GDK – Capítulo 865

0

Capítulo 865: Carnada


Las toxinas contenidas en la Nube Demoníaca de Miasma eran extremadamente mortales. Una porción de las fuerzas invasoras comenzó a expulsar sangre de sus orificios. Esos expertos que estaban cerca del Pandemonio tenían su piel y carne licuadas y fueron reducidos a esqueletos.

Los coloridos gases miasmáticos fueron creados con toda clase de sustancias extremadamente nocivas. Han Shuo, como un cultivador de las artes demoníacas, era muy versado en el uso de semejantes sustancias siniestras. Con la ayuda del zombi élite de madera y el Caldero de la Miríada de Demonios, él se las arregló para preparar la nube extremadamente tóxica y mortal. Nunca antes se había creado algo tan tóxico en ese universo.

Esos que poseían la fuerza de dioses altos se las arreglaron para resistir la embestida de la nube de miasma. Tenían fuertes cuerpos divinos y habían reaccionado lo suficientemente rápido, extendiendo sus energías divinas a cada parte de sus cuerpos, moviéndose al exterior con la velocidad de un dios alto. El resto, sin embargo, no fue tan afortunado. Todos los dioses medios que fueron engullidos por la nube de miasma, perecieron.

En un abrir y cerrar de ojos, la nube tóxica de miasma había matado a cincuenta o sesenta dioses medios de Salas. Las fuerzas invasoras se retiraron frenéticamente a una gran distancia. Los pocos dioses altos quienes escaparon de la nube, aunque ilesos, tenían sus mentes llenas de miedo por las nubes tóxicas que habían agotado una gran parte de sus energías divinas en muy poco tiempo.

Bajo el Pandemonio, los Cinco Zombis de Élite estaban riendo malignamente.

“¡Buena, Pequeño Madera! Jaja, si esos idiotas no hubieran usado su estúpida energía del viento, el miasma tóxico no habría podido engullirlos a una velocidad tan grande”, dijo Han Huo riendo. Se sintió bastante emocionado.

“Jeje, padre había anticipado desde hace mucho que el enemigo podría intentar dispersar el miasma tóxico con la energía del viento. Por lo tanto, había construido esta función especial que puedo activar y usar la energía de viento del enemigo en su contra”, dijo Han Mu. En lugar de clamar el crédito para sí mismo, señaló que esa maliciosa idea era una idea de Han Shuo.

Los Cinco Zombis Élite discutían relajadamente los maravillosos usos de la Nube Demoníaca de Miasma. Su confianza creció después de obtener la victoria en el primer encuentro de la batalla.

Rose, Zovic y los otros se asombraron al ver que un gran número de invasores fueron asesinados y heridos aunque ni siquiera habían derrotado la primera capa de defensas del Pandemonio.

Fue solo en ese momento que comenzaron a sentir algo de confianza en el poder defensivo del arreglo de formaciones dentro del Pandemonio. Tenían un vago sentimiento de que los invasores pagarían un precio inimaginable.

Rose repentinamente se relajó más. Admiro incluso más a Han Shuo quien actualmente se encontraba perdido. Su dispositivo se las había arreglado para detener mil o más expertos formidables en las afueras del valle, incluso cuando él no estaba en los alrededores. Semejante hecho tan extraordinario no podría ser logrado por un hombre ordinario. ¡Fue en ese momento que Rose supo que Han Shuo se alzaría para ser una leyenda en la Franja!

***

Sobre un empinado muro de una montaña en las afueras del valle se encontraba una persona. Había estado manteniendo un ojo cerca del Pandemonio, observando atentamente la situación. No era otro que el Soberano Ossora quien se había apresurado allí desde su palacio subterráneo.

El Ossora de ese momento tenía una expresión de sobresaltó. Con un movimiento de su mano, una porción del miasma tóxico flotó hacia él y se colocó en su palma.

Ossora se sorprendió todavía más después de analizar cuidadosamente la nube. Descubrió nuevas toxinas que él nunca había visto antes. Cada toxina en la colorida nube de miasma tenía su función única. Toda clase de toxinas raras y extrañas, pero aun así notorias estaban mezcladas de una forma indescifrable para formar esa extraordinaria nube.

También sintió que tan formidable y mortal era la nube de miasma. Incluso con su energía en el reino del dios supremo, no podía aislarse completamente de las toxinas y tenía que consumir una pequeña cantidad de su energía divina para neutralizarlas.

Ossora observó hacia el Pandemonio. Sus ojos estaban llenos con una compleja serie de emociones mientras murmuraba, “Bryan, oh, Bryan, ¿quién demonios eres?”

***

“Mi Soberano, ¿qué debemos hacer?” Después de retirarse del Pandemonio, ese anciano de cabello largo y desordenado fue hacia Salas y le preguntó con un rostro patético e impotente.

Salas había atestiguado la falla de su general. Las nubes de miasma no sólo eran extremadamente tóxicas, estas tampoco podían ser alejadas con la energía del viento. Sus generales no tenían idea de cómo debían irrumpir en el Pandemonio.

“¡Puñado de basuras!” Salas estaba furioso. Pensó que el enorme grupo de expertos podría capturar fácilmente el Pandemonio y asesinar a todos en su interior. Quién podría saber que muchas docenas de ellos morirían antes de que pudiera siquiera romper a través de la primer capa defensiva.

Si el mundo exterior supiera esas noticias humillantes, la reputación de Salas caería por debajo del abismo y sería la burla de cada Franjista.

Ese anciano y los otros generales encogieron sus cuellos y pusieron rostros impotentes, tratando de verse lastimeros. Sabían que Salas asesinaría a su propia gente cuando se encontraba de mal humor. Por tanto, cuando él se enfureció, su opción más sabia fue mantener cerrada su boca tanto como fuera posible.

Salas resoplo y barrio con sus ojos a sus subordinados. En días normales, él habría asesinado a unos cuantos para ventilar su enojo. Pero en esta ocasión, él lo dejó pasar. Sabía que las cosas habían cambiado. Su reputación en la Franja estaba en el fondo y por lo menos de momento, no habría nuevos expertos rogando por servirle a su Soberanía.

Para tener un cimiento en la Franja, uno debía comandar un poder adecuado. Se estaba quedando con pocos seguidores y ya no podía simplemente arrojar sus vidas.

“¡Retrocedan! ¡Voy a destruir esa barrera de nubes tóxicas!” Salas gruñó fríamente y decidió encargarse de las cosas él mismo.

Desplegó su dominio de la divinidad. El elemento del rayo fluyó salvajemente hasta el dominio de todas partes. En nada de tiempo Salas estaba rodeado por deslumbrantes relámpagos y ensordecedores truenos.

“La fuerza de Salas no disminuyó en absoluto. ¡Bryan definitivamente tiene algunas habilidades para ser capaz de escapar de él!” El rostro de Ossora se volvió serio después de sentir cuidadosamente el elemento del rayo que fluía en el área. Los rumores decían que Salas había sufrido un contragolpe en su cultivación y su fuerza había disminuido, por tanto, Han Shuo tuvo la oportunidad de escapar. Pero por el elemento del rayo en el ambiente, Ossora era capaz de estimar su fuerza y darse cuenta de que los rumores eran incorrectos.

Después de hacer ese descubrimiento, él reconoció a Han Shuo incluso más.

Él sabía que si Han Shuo podía escapar fácilmente de Salas, eso significaba que también podría escapar de él o cualquier otro Soberano durante una batalla. Por tanto, eso significaba que si cualquiera de ellos se convertía en enemigo de Han Shuo, serían incapaces de eliminarlo y la amenaza de Han Shuo siempre estaría allí.

Luego, Ossora recordó la información que se originaba de la Ciudad de las Sombras sobre Han Shuo. Después de un momento de consideración, llegó a una sabia decisión – ¡nunca debía convertirse en el enemigo de Han Shuo!

Mientras él hizo una decisión que sería increíblemente feliz para su futuro, Salas, quien había reunido y llenado el cielo con la energía del rayo, comenzó a bombardear el Pandemonio con sus rayos apocalípticos.

El plan de Salas era muy directo – bombardear ciegamente cualquier matriz o barrera en el Pandemonio con sus rayos más feroces, golpeándolas con un abrumador poder bruto. Aunque el razonamiento era simple, era el más efectivo. El cielo se volvió más brillante que el sol mientras se llenaba con incontables rayos. Cada segundo, sonaban explosiones que podían sacudir el mundo por todo el valle.

Como un Soberano en la Franja, Salas se sentía muy molesto por tener que avanzar justo desde el comienzo de la invasión. Si no fuera por el hecho de que la nube tóxica de miasma que cubre el valle era simplemente muy aterradora, él no habría tenido que entrar en acción tan pronto. La presencia de la nube de miasma tóxico había asustado a sus tropas. Mientras la nube estuviera presente, estarían muy asustados para proceder con la invasión.

“¡Maldición, es muy pronto! ¡Todavía no he tenido suficiente diversión! Todavía hay montones de formaciones demoníacas que no han tocado. ¡¿Por qué está tan emocionado?!” maldijo Han Huo. Sentía que Salas no estaba jugando según las reglas.

Zovic tenía una sonrisa amarga mientras explicaba, “la nube tóxica de miasma es simplemente muy tóxica. No pueden sobrepasarla y no están dispuestos a sólo arrojar sus vidas. Es por eso por lo que Salas avanzó tan pronto”.

“¡Viejo, debiste decirnos eso antes!” dijo Han Mu de forma grosera. “Esto no sirve, necesitamos matar a más de sus seguidores… ¡Si! ¡Haremos ver que el Pandemonio ha sido parcialmente destruido y les pondremos una carnada para llevarlos a las formaciones demoníacas!”

“¡Jajaja, fantástica idea! ¡Es seguro que eres alguien siniestro, Han Mu!” dijo Han Huo riendo.

Han Mu puso una mueca malvada mientras conectaba su alma con los árboles antiguos que actuaban como los pilares de las formaciones demoníacas. Esos árboles comenzaron a retorcer sus ramas y sacudieron sus frondosas hojas como si estuvieran danzando.

Los relámpagos de Salas habían estado bombardeando el Pandemonio por un tiempo. Estos habían creado incontables explosiones que sacudían el mundo, pero la nube de miasma tóxico permanecía sobre el Pandemonio. Salas se enfurecía más mientras pasaba el tiempo. Reunió incluso más energía del rayo con un poder todavía mayor.

Repentinamente, de alguna manera, la nube que flotaba en el espacio sobre el Pandemonio parecía como si estuviera siendo movida por un enorme poder de succión. Esta desapareció en incontables y densos agujeros pequeños que se veían por todo el valle.

Salas quedó en blanco por un segundo antes de reír suciamente y gritar, “cualquier torre de energía o barrera que alimentaba las nubes tóxicas ha sido destruida por mi energía del rayo. ¡Carguen al valle y aniquilen a todos! ¡En esta ocasión, ese mocoso llamado Bryan no tendrá a donde correr!”

Salas tenía una confianza absoluta en su fuerza. Desde su punto de vista, el poder defensivo del Pandemonio era muy limitado. Asumió que ninguna barrera o torre podría soportar el poder total de su poder de dios supremo. Pensando que las defensas habían caído, les ordenó directamente a sus tropas que fueran.

Los seguidores de Salas confiaban en él tanto como él confiaba en sí mismo. Él había armado un alboroto alrededor de la Franja por muchos años. Ningún Franjista o barrera podía soportar su rayo. La repentina desaparición de la nube tóxica parecía probar que el juicio de Salas era correcto.

Esos dioses altos que habían sufrido en la nube habían estado esperando por este momento. Sin ninguna vacilación, les ordenaron a todos sus subordinados que cargaran al Pandemonio detrás de su liderazgo. Todas las tropas de Salas descendieron en el Valle desde cada dirección.