GDK – Capítulo 856

0

Capítulo 856: Piérdete


En el océano noroeste de la Montaña Colmillo Venenoso, Han Hao estaba recostado tranquilamente en el lecho marino.

Durante los pasados dos años, él, con su grupo de cazadores de dioses, había estado muy activo en todos los alrededores de la Franja. Después de consumir las energías divinas de varios dioses altos, finalmente, avanzó al reino del dios alto en la etapa media de su cultivación de la energía de la muerte. Simultáneamente, también hizo enormes progresos en su cultivación de las artes demoníacas.

Como él no era un ser humano normal, era difícil determinar exactamente el reino de las artes demoníacas en que estaba. Igual que el Dragón Oscuro Gilbert, la energía divina en su cuerpo tenía propiedades demoníacas. Pero a diferencia del dragón, él tenía un entendimiento de las artes demoníacas más grande y más completo. Con su gran inteligencia, él era capaz de pavimentar su camino único en la cultivación.

Unos días antes, al pelear con ese seguidor de Salas, él obtuvo una cruda idea de su verdadera fuerza. Sabía que incluso si se enfrentaba a un dios alto en la etapa tardía, con certeza obtendría la victoria usando su energía de la muerte y su energía demoníaca.

Él no reunía el elemento de la muerte para cultivar. En su lugar, dejó su mente completamente en blanco y se hundió en un estado inimaginable de paz.

Dentro de su cuerpo, la mezcla de energía divina de la muerte y energía del yuan demoníaco estaba circulando lentamente. Han Hao noto que cuando se relajaba completamente, contradictoriamente, la velocidad de su cultivación se volvería rápida.

Después de recostarse bajo el océano por cinco días, Han Hao perdió el rastro del paso del tiempo. Su mente estaba viajando en sus propios pensamientos.

Los peces, langostinos y otras criaturas extrañas que vivían bajo el mar pasaban nadando junto a él como si no estuviera allí, como si se hubiera fusionado y se hubiera vuelto uno con el lecho marino.

Luego, un día, el alma de Han Hao fue sacudida y él fue sacado de su profunda meditación. Observo los alrededores con sus ojos que brillaban con luces siniestras. Arrugó sus cejas, abrió su alma y comenzó a sentir cuidadosamente los cambios en el ambiente.

Por alguna razón, cada ser vivo bajo el mar estaba tratando de dejar la zona. Estaban extremadamente aterrorizados y parecían estar tratando de escapar de algo.

Ligeras hebras de una extraña fluctuación de energía viniendo desde la superficie del océano, penetraban profundamente. Eran como miles y miles de tentáculos invisibles extendidos a través de grandes regiones, como si estuvieran buscando algo. Las formas de vida de bajo nivel en el mar no sabían que eran, pero instintivamente sintieron una amenaza y trataron de dejar la zona. El alma de Han Hao, cuya sensibilidad había sido mejorada por su cultivación de las artes demoníacas, sintió una diminuta cantidad del elemento del rayo en esas ondulaciones sin forma.

A Han Hao no le tomo tiempo volver en sí. Varios demonios salieron de las siete púas de hueso en su espalda y se extendieron lentamente en todas las direcciones. Luego sujetó su lanza de hueso, oculto toda su aura y comenzó a apresurarse a través del lecho marino.

Sobre el océano, Salas, quien estaba de pie orgullosamente, repentinamente sonrió y se dijo a sí mismo, “¡allí estas!”

Pero cuando él estaba a punto de atacar, repentinamente descubrió que su alma divina estaba perdiendo el rastro de su enemigo. Incluso los hilos de energía del alma que inyectó en el océano estaban perdiendo rápidamente su agarre.

Salas dejó salir un gruñido helado. Su majestuosa figura repentinamente se disparó hacia el fondo del océano y comenzó a perseguir a su objetivo cuyo rastro estaba siendo perdido por sus sentidos.

Estar bajo el mar no afectaba en absoluto la velocidad de vuelo de Salas. Viajo a través del suelo marino como un cohete.

La sensación de peligro seguía implacablemente a Han Hao. Él, estando consciente de la identidad de su perseguidor, activó la energía divina única en su cuerpo y corrió con todas sus fuerzas.

Bajo el mar, uno estaba escapando por su vida, otro perseguía vigorosamente.

Medio día después, Han Hao salió del océano y fue a una cordillera llena de un bosque frondoso. No continuó escapando y en su lugar se paró bajo un enorme árbol con la lanza de hueso en sus manos. Era como si estuviera esperando algo.

Unos minutos después, rayos aterradores aparecieron de la nada antes de transformarse gradualmente en la enorme figura de Salas. Sus fríos ojos brillantes observaron hacia el Han Hao inmóvil mientras gritaba, “La juventud irradia heroísmo, en efecto. ¡Pero también irradia imprudencia! ¡Así que resulta que la persona que asesinó a Ansike fuiste tú! Han Hao, te has vuelto más y más descarado en la Franja en los pasados dos años. ¡Cómo te atreves a tocar a mi hombre!”

Han Hao no respondió. Su cabeza estaba ligeramente agachada mientras su mano estaba sujetando firmemente su lanza de hueso.

“Han Hao, te daré una opción. ¡Mientras que estés dispuesto a servirme, perdonaré tu vida!” grito Salas fríamente. Han Hao había creado una multitud de noticias en la Franja, algunas de ellas llegaron a oídos de Salas. Ese joven había probado por sí mismo ser un experto formidable y aterrador al asesinar a Ansike quien poseía la fuerza de un dios alto en la etapa tardía. Era exactamente la clase de talento que Salas había estado buscando y por tanto le hizo esa oferta.

Llevando un rostro sin emociones, Han Hao alzó su cabeza y miró a Salas. Dijo con una voz sin emociones, “piérdete, perra”.

Aparte de Han Shuo, la persona que lo creo, Han Hao nunca le serviría a nadie. ¡Incluso en la Alianza de Cazadores de Dioses, él haría lo que deseaba y no aceptaría las ataduras de ningún ser!

“Qué lástima”, Salas dejó salir un ligero suspiro. Un enorme rayo esférico aparecio abruptamente sobre el pequeño esqueleto.

El deslumbrante rayo esférico era del tamaño de una colina. Los filamentos y chispas podían ser vistos rondando en su superficie. Mientras descendía hacia él, miles y miles de relámpagos se extendieron desde la bola, formando una red gigante hecha de electricidad. Han Hao había sido rodeado completamente.

Aunque Salas no poseía el Epítome, aun así era un dios supremo. Le tomó un gesto de su dedo para reunir todos los elementos del rayo en varios cientos de millas de radio en su bola de rayo. La red hecha de electricidad llevaba una asombrosa cantidad de joules. Todas las criaturas vivientes en las cercanías fueron carbonizadas por su energía.

La red eléctrica era densa y extensa y había atrapado completamente a Han Hao. Incluso las leyes del espacio tiempo fueron distorsionadas por el poderoso poder eléctrico de Salas. Un pergamino espacial sería inútil. Tan pronto como la enorme red se conectó en el suelo, la gigantesca bola de rayos comenzó a estrellarse con ferocidad sobre Han Hao. Al parecer ese sería su final.

La aterradora bola de rayos hizo contacto y una explosión que sacudió el mundo fue escuchada. Todos los árboles, rocas e incluso arena se convirtieron en polvo. Una montaña fue aplanada por el poder abrumador.

Salas hizo sólo un ataque. Después de arrojar su bola de rayos, sólo se quedó de pie, no hizo absolutamente nada y espero por la muerte de Han Hao. Sin embargo, después de todo se calmó y el polvo se asentó, su rostro se sacudió y comenzó a observar los alrededores con sus ojos que estaban destellando con electricidad. Descubrió que Han Hao había desaparecido sin dejar el más ligero rastro.

Debería ser imposible para un dios alto para escapar del ataque, ni siquiera aquellos que cultivaban el edicto del espacio. Salas pensó que Han Hao moriría sin duda alguna. Se sorprendió enormemente al descubrir que él inexplicablemente se había desvanecido sin dejar rastros.

El rostro de Salas se oscureció. Su alma divina reunió el elemento del rayo y comenzó a extenderse al exterior, tratando de localizar a Han Hao. Sin embargo, por alguna razón, él ya no podía sentir el alma del pequeño esqueleto. Él estaba confundido, ya que en su conocimiento, eso sólo sería posible si Han Hao estuviera extremadamente lejos o estuviera bajo la protección de una barrera muy poderosa.

Pero sin saberlo, el pequeño esqueleto no estaba bajo una barrera y estaba sólo a unas miles de millas de él. La razón por la que Salas no podía sentir su posición era que él había dominado el método para transformar su alma.

Se dio cuenta de que Salas de alguna manera debió aprender su firma del alma desde que noto que siempre se las arreglaba para encontrarlo. Después de pensarlo por un momento, estaba seguro de que Salas debió haber dejado algo en el alma divina de Ansike que le permitía sentir su firma del alma después de asesinarlo.

La única manera posible para que escapara de su persecución era alterar la firma de su alma. Esta tenía que transformar fundamentalmente sus características o Salas siempre podría encontrarlo donde quiera que se ocultara.

Esta era una tarea imposible para los dioses de este universo. La firma en sus almas divinas era invariable y no cambiaba a menos que hicieran un rompimiento en su cultivación lo que alteraría ligeramente su firma. Para ellos, era imposible cambiar activamente las firmas de sus almas usando cualquier método o energía. Salas conocía ese hecho y por tanto había dejado un rastro único en Ansike que le permitiría sentir la firma del alma de su asesino.

Podría ser una tarea imposible para la mayoría de las personas, pero Han Hao era una forma de vida única y un cultivador de las artes demoníacas. Había una técnica especial en las artes demoníacas específicamente para alterar el alma. Él había comenzado a aprender y entender su teoría y la práctico rápidamente mientras era perseguido por Salas.

¡Luego, finalmente, cuando la bola de rayos se estrelló, Han Hao aprendió exitosamente la técnica y la firma de su alma se transformó! Pero el pequeño esqueleto sabía que incluso aunque había alterado exitosamente su firma, todavía no era rival en contra de Salas. Por tanto, activó decididamente el Desmontaje de Sangre Demoníaca y escapó.

Dentro de la cueva que estaba a miles de millas de distancia, él estaba sentado, inmóvil. Su cuerpo estaba empapado en sangre.

Después de cambiar la firma de su alma, él ya no sentía que era acechado por miradas ocultas. Sin embargo, su cuerpo estaba severamente herido después de activar el Desmontaje de la Sangre Demoníaca. Aparte de su esqueleto blanco como el jade que estaba completamente intacto, su piel, carne y meridianos estaban rasgados. También había agotado la mayoría de su alma divina.

En ese momento tenía un rostro tranquilo como si estuviera completamente adormecido ante cualquier cantidad de dolor. Lentamente estaba dirigiendo la energía divina en su cuerpo para que circulara y reparara su carne rota. Ese cuerpo suyo que había sido producido utilizando un método único poseía un poder de curación simplemente tan milagroso como el cuerpo demoníaco de Han Shuo. En ese momento, la sangre había dejado de brotar de sus heridas. Sus venas y meridianos también se volvieron a unir bajo el efecto de su energía divina.

El proceso de recuperación le tomó medio mes, lo que era mucho más grande de lo que necesitaba Han Shuo. Después de recuperar su habilidad para moverse, sacó varias píldoras medicinales que Han Shuo había refinado específicamente para él, las trago y pasó un período de tiempo para recuperarse. Luego, dejó la cueva y comenzó a cazar salvajemente a otros dioses, consumiendo su energía divina para reponer la energía usada al activar el Desmontaje de Sangre Demoníaca.

Mientras él estaba recuperando su fuerza al cazar a otros, Han Shuo, que falló al localizar a su hijo, llegó sólo al Pico Celestial.

Se detuvo al pie de la montaña, alzó su cabeza y observo la amenazadora cima con un rostro inquebrantable.