GDK – Capítulo 855

0

Capítulo 855: Expansión


Las energías elementales encontradas en el Pandemonio se volvieron extremadamente intensas después de que las formaciones fueron completadas. Todos lo que vivían en el valle podían sentir los beneficios que las formaciones brindaban.

En el centro del Pandemonio estaba una enorme Formación de Recolección de Yin, estaba rodeada por una variedad de formaciones demoníacas. Aquellos que no conocieran las intrincadas formaciones demoníacas, serían recibidos por ataques catastróficos tan pronto como entraban. Incluso un dios alto podría perecer fácilmente.

Aparte de los edificios localizados cerca del centro, el palacio subterráneo excavado por el zombi élite de tierra también era extremadamente grandioso. La mayoría de aquellos quienes vivían en el palacio subterráneo eran aquellos cercanos a Han Shuo, por ejemplo, los cinco Zombis de Élite y Rose. Mientras tanto, sus guardias demoníacos vivían en esas cámaras talladas por el zombi élite de metal en la montaña. Aquellos edificios en el centro del valle estaban preparados para los miembros de la Casa Han de la Ciudad de las Sombras.

Durante esos dos años, Han Shuo y los Cinco Zombis de Élite habían convertido el Pandemonio en una fortaleza impenetrable. Estaba llena de tantos peligros enormes, que incluso Luolong y sus hombres no se atrevían a vagar alrededor del valle.

La mente de Han Shuo entró en un estado de calma total cuando colocó toda su atención en la construcción de la formación demoníaca. Sin saberlo, su reserva de yuan demoníaco había incrementado enormemente. Tenía una vaga sensación de que estaba cerca de un rompimiento, como si estuviera a sólo un paso del siguiente reino.

Sus dos encarnaciones también habían avanzado inesperadamente a la etapa temprana del dios alto durante ese tiempo. Uno de esos días en que él estaba totalmente absorbido en trabajar en las formaciones demoníacas, sus encarnaciones repentinamente tuvieron una iluminación y ganaron un profundo nivel en las energías de la muerte y la destrucción. Instantáneamente, las energías divinas de la muerte y destrucción en su cuerpo comenzaron transformarse.

¡De la profunda comprensión de la naturaleza de las energías a su avance al reino del dios alto le tomó a sus encarnaciones sólo tres días!

En el corto tiempo de tres días, ambas encarnaciones llegaron a poseer la fuerza de un dios alto en la etapa temprana. Y cuando fusionaron sus dominios de la divinidad, el elemento de la muerte extremadamente intenso se apresuró salvajemente hacia Han Shuo y comenzó a formar un huracán que podría devorarlo todo y a todos.

Él no se atrevió a explorar su dominio de la divinidad fusionado dentro del Pandemonio porque no quería arriesgarse a dañar las formaciones incompletas. En su lugar, continuó poniendo todo su esfuerzo en construir su fortaleza.

¡Luego, un día, la mega construcción finalmente se completó! La gran visión de su construcción había sido actualizada.

Han Shuo reunió a los cinco Zombis de Élite, Rose, Romon, Zovic, Goron y todos los guardias demonio y comenzó a explicarles el método correcto para entrar y salir del Pandemonio. También les advirtió que no vagaran en los alrededores del valle a menos que quisieran encontrarse con trampas mortales.

Los doscientos guardias demoníacos guiados por Goron se habían dado cuenta de lo misterioso y traicionero del lugar. Algunos de ellos habían entrado accidentalmente en las viciosas formaciones demoníacas y estuvieron cerca de perder sus vidas. No necesitaban el recordatorio de Han Shuo para siempre permanecer en sus cámaras.

“El Pandemonio ha sido completado. Desde este día en adelante, comenzaremos a expandir nuestro territorio con el valle como su centro. Conquisten todas las regiones y fuerzas, grandes y pequeñas. Si no están dispuestos a rendirse y someterse, mátenlos”, después de haber estado tranquilo por dos años, Han Shuo estaba listo para armar un infierno. Quería someter a la docena o más de fuerzas localizadas alrededor del Pandemonio.

Su fortaleza estaba localizada en una parte bastante remota de la Tierra del Caos. Aquellos que ocupaban las tierras alrededor del valle eran fuerzas esparcidas de la Franja y ninguna era seguidora de los Cinco Soberanos. Para Han Shuo, eran pequeñas hormigas que no representaban una amenaza.

Las varias docenas de formaciones demoníacas grandes y pequeñas en el Pandemonio estaban acomodadas en un patrón único y complicado que les permitía trabajar juntas para formar la ‘Formación del Supercúmulo de Aniquilación Demoníaca’. Cuando Han Shuo estaba en el interior, podía amplificar significativamente su fuerza utilizando el conjunto de formaciones demoníacas. Por tanto, él estaba confiado de que incluso si los Cinco Soberanos unieran sus fuerzas atacándolo en el Pandemonio, podría pelear en contra de ellos.

Con semejante paraíso defensivo, no había manera de que Han Shuo no iniciara su conquista. Su primer paso era conquistar a las fuerzas dispersas alrededor de su valle. Consideraría una expansión futura de su territorio después de que aquellos a su alrededor fueran capturados.

“No te preocupes, maestro. ¡Haré que ellos se postren!” dijo Romon con una mueca malvada y siniestra. Durante tiempos recientes, descubrió que había muchos exploradores rondando cerca del Pandemonio. Esas fuerzas dispersas cerca estaban preocupadas sobre los cambios inexplicables en el valle. Quizás incluso si Han Shuo permanecía pacifico, sería cuestión de tiempo antes de que fueran a tocar su puerta.

“Bien. ¡No muestren piedad a los que no obedezcan!” ordenó Han Shuo. La Franja era un lugar donde el fuerte era honrado. Era sólo al enviar un baño de sangre a sus enemigos que ellos podrían ganar el respeto de los otros.

Siguiendo las instrucciones de Han Shuo, Romon, Zovic y Goron guiaron a los doscientos poderosos guardias demoníacos lejos del Pandemonio y comenzaron su conquista.

Mientras tanto, Han Shuo, se quedaría en el valle. El primer paso de la conquista debía ser lo suficientemente fácil para que él no necesitara pelear en la línea frontal. Comenzó a meditar, cultivar y a prepararse para la inminente calamidad demoníaca. Él deseaba avanzar al siguiente reino para enfrentar mejor la amenaza de los Cinco Soberanos.

Un día, mientras él estaba meditando en el palacio subterráneo del Pandemonio, Rose fue con él y le reportó, “Maestro, recibí noticias de Luolong de que Han Hao aniquiló a otra facción. Esta estaba liderada por un cultivador de la energía de la luz que poseía la fuerza de un dios alto en la etapa tardía”.

“¡Fantástico, se las ha arreglado para hacer otro nuevo rompimiento!” Han Shuo estaba deleitado por las noticias. “Hace dos años, aquellos a los que asesinaba eran en su mayoría dioses altos en la etapa media. Pero las cosas han cambiado ahora. ¡Jaja, apuesto a que le está dando un buen dolor de cabeza a muchos Franjistas!”

Han Hao nunca había visitado el Pandemonio en esos dos años. Desde que sus seguidores en el Dominio de la Muerte habían llegado a la Franja, él comenzó a llevarle miedo a los corazones de los Franjistas. En el corto tiempo de dos años, una docena o más de fuerzas grandes y pequeñas habían perecido en sus manos.

La reputación de Han Hao también se había estado elevando y se había convertido en una de las fuerzas más temidas en la Franja. Muchos de los cazadores de dioses dispersos en la Franja se sometieron a sus reglas. Tanto su fuerza como el poder que comandaba habían estado creciendo rápidamente.

Desde que Han Shuo estableció una buena relación con el maestro de Luolong, el último le contaba los eventos importantes que ocurrían en la Franja, dándole un buen entendimiento de que estaba ocurriendo alrededor de la Franja.

“¡Maestro, se dice que la fuerza aniquilada por Han Hao era de seguidores cercanos de Salas!” Rose llevaba una expresión grave y parecía preocupada mientras decía, “anteriormente, nunca había atacado a ninguno de los seguidores de los Cinco Soberanos. ¿Por qué fue tan temerario en esta ocasión? Los Cinco Soberanos son diferentes de cualquier otra fuerza. ¿Estará bien?”

Han Shuo también comenzó a sentirse preocupado después de escuchar esas palabras. Casi nadie retaría la autoridad de los Cinco Soberanos en la Franja. Han Hao había asesinado a un seguidor del Soberano Salas e incluso lo expuso. ¡Esto podría invitar potencialmente la venganza de un Soberano! No importaba que tanto había mejorado la fuerza de Han Hao, todavía no era rival en contra de ningún Soberano. Por tanto, Han Shuo no pudo evitar el preocuparse.

“¿Dónde fue visto Han Hao por última vez?” preguntó solemnemente después de murmurar para sí mismo por un momento.

“La Montaña Colmillo Venenoso”, respondió Rose.

“Estaré lejos del valle por un tiempo. Tú y mis cinco chicos cuidaran el Pandemonio. Y no se preocupen por ser atacados. Mis chicos saben cómo operar las formaciones. Incluso si los Cinco Soberanos vienen aquí, no podrán romper fácilmente nuestras defensas”, instruyó Han Shuo. Fue con los Cinco Zombis de Élite, les dio algunas instrucciones y se fue del Pandemonio en solitario.

***

“¿Jefe, qué debemos hacer? Ese tipo resultó ser uno de los seguidores de Salas. ¡Él seguramente buscará venganza al aniquilarnos!” Arthurs, un dios alto de la destrucción en la etapa temprana, le dijo gravemente a Han Hao quien tenía un rostro indiferente mientras estaba sentado en una roca con las piernas cruzadas.

Había casi quinientos cazadores de dioses reunidos ante él. El grupo de dioses feroces habían acabado con incontables fuerzas en la Franja. Todos llevaban actitudes respetuosas mientras buscaban al pequeño esqueleto por su guía. Entre ellos estaban esos adolescentes que le habían pagado quinientas mil monedas de cristal negro en el Nexo.

“No importa. Sólo necesitamos permanecer ocultos por un tiempo”, respondió Han Hao con un rostro sin emociones. Era como sí aunque una persona le clavara un cuchillo en su pecho, él no tendría la menor reacción. Sus seguidores encontraron que esa actitud suya era admirable.

“¡Pero, Jefe, estamos hablando de Salas!” Arthurs enfatizo, “Salas es extremadamente influyente en la Franja y comanda una extensa red de exploradores. Nuestros números son grandes. No parece factible que todos nosotros nos ocultemos”.

“Todos se extenderán alrededor de la Franja. No se reúnan sin mi orden. Si Salas fuera a atacar, vendrá por mí. No se tomará el tiempo para cazarlos uno por uno si están dispersos. Y recuerden esto, no vayan a entrar en el Nexo”, ordenó Han Hao después de pensarlo por un momento.

“¿Por qué? ¿El Nexo no es un lugar seguro?” preguntó Arthurs después de quedar en blanco por un momento.

“Es casi como si arrojaras tu vida. Si cualquiera de los seguidores de Salas te descubre en el Nexo, pueden crear una excusa y sacarte. Para entonces, morirás sin duda alguna”, explicó el pequeño esqueleto antes de ordenar tranquilamente, “dispérsense usando el método que les enseñe. No ataquen a nadie sin mi orden. Ahora, váyanse”.

Como él ordeno, los cazadores de dioses se dividieron en muchos escuadrones pequeños y se marcharon rápidamente en todas direcciones.

Después de que sus seguidores desaparecieron, Han Hao se puso de pie. Miro en la dirección del Pandemonio por un tiempo como si estuviera considerando algo, antes de partir en la dirección opuesta.

Tres días después, un aterrador rayo que salió de la nada se movía a través del cielo. El Soberano Salas se materializó bruscamente en la roca exacta donde el pequeño esqueleto se sentó anteriormente. Las chispas eléctricas brillaban desde sus ojos mientras observaba los alrededores. Un momento después, se convirtió en un rayo y voló en la dirección en la que Han Hao partió tres días antes.