GDK – Capítulo 854

0

Capítulo 854: Una muestra de buena voluntad


De los Cinco Soberanos, Ossora era relativamente amistoso y de bajo perfil. En sus incontables peleas por el control sobre el Nexo, él usualmente estaba a la defensiva. No peleaba a menos que tuviera que hacerlo.

Han Shuo fue guiado hasta un pabellón relativamente aislado y pacífico en el Nexo. Cuando se encontró con Ossora, él notó que tenía una apariencia ordinaria, todo el tiempo con una sonrisa amistosa en su rostro. Se miraba como el típico vecino de edad media, en absoluto malvado o feroz como decían los rumores.

Aunque Ossora era un dios supremo de la energía de la tierra, Han Shuo no sentía ninguna aura de energía particularmente intensa viniendo de él. De hecho, sentía como si esa persona no fuera un dios poderoso. El aura que emanaba era tranquila y calmada. Se sentía magnánima como el suelo que él pisaba, en lugar de ser abrumadora y penetrante.

Si no fuera por los expertos con la fuerza de dioses altos en la etapa tardía de pie respetuosamente a su lado, Han Shuo ni siquiera habría observado a ese extraño en el pabellón, porque se veía muy normal.

Él caminó hacia Ossora. Con una sonrisa natural y relajada, dijo, “hola, soy Bryan”.

Un experto que podía ocultar completamente su aura hasta el punto donde él no podía notarlo, debía poseer una fuerza extraordinaria. No hacía falta decirlo, él no era un ignorante. No había sido irrespetuoso con Ossora sólo debido a que parecía ordinario.

Ossora se giró para mirar a Han Shuo quien estaba entrando, rio ligeramente y le hizo gestos de una manera amistosa, diciendo, “¡ven, ven! Por aquí. Jaja, no necesitas ser tan cortés. Es un honor el encontrarme al fin con el famoso Bryan. ¡Tu reputación como un farmacéutico genio en los Dominios de la Muerte, Oscuridad y Destrucción te precede!”

Han Shuo sabía que desde el momento en que le dio a Luolong su nombre, la información debió haberse extendido por toda la Franja a través de la red de soportes. Y no pasaría mucho para que descubrieran su identidad y orígenes. Por tanto, él no estaba sorprendido de que Ossora supiera sobre su identidad como farmacéutico. Respondió calmadamente, “me halagas, Lord Ossora. ¡Puedo ser bien conocido en los tres Dominios, pero su Señoría no podría ser más famoso en los Doce Dominios!”

Ossora puso una sonrisa amarga después de escuchar su cumplido. Respondió, “es ser más infame que famoso, ¿cierto?”

Han Shuo se quedó en blanco por un momento antes de reír y decir, “¿no son muy parecidos?”

“Lo son”, Ossora sonrió y dijo, “sin embargo, nosotros los Franjistas siempre seremos discriminados por aquellos de los Doce Dominios. Ellos pueden entrar en la Franja e incluso ser asimilados por nuestra sociedad mientras tengan la fuerza suficiente. Nosotros los Franjistas, sin embargo, nunca seremos capaces de mezclarnos en su sociedad. ¡Es algo vergonzoso!”

Ossora hablaba con la verdad. Aquellos que no podían vivir en los Doce Dominios podrían ir a refugiarse a la Franja. Sin embargo, los Franjistas se encontrarían con incontables problemas para vivir en cualquier ciudad de los Doce Dominios. La mayoría de las ciudades le prohibían la entrada a los Franjistas.

En sus ojos, todos aquellos que vivían en la Franja eran ladrones, asesinos y cazadores de dioses. Ellos no querían que algún Franjista entrara en sus ciudades y perturbara su estabilidad.

“Es lo mismo vivir en cualquier parte. Pero no debería ser un problema si un personaje de tu nivel desea viajar alrededor de los Doce Dominios, ¿cierto?” preguntó Han Shuo sonriendo.

Ossora sacudió su cabeza y suspiró ligeramente como si estuviera conteniendo algunos pesares ocultos. Sin embargo, no se lo explico a Han Shuo.

Después de hacer una pequeña pausa, él miró al último sonriendo y preguntó, “lo has estado haciendo bien en la Ciudad de las Sombras del Dominio de la Oscuridad. ¿Por qué has venido a la Franja?”

“Bien, no por mucho. Sólo sentí que un lugar lleno de conflictos sería mejor para la cultivación”, Han Shuo, naturalmente no le contaría su verdadera razón para ir a la Franja, que era gobernarla.

Ossora le dio unas cuantas miradas intensas como si supiera que él no dijo su verdadero propósito. Sin embargo, no hizo ninguna pregunta más sobre eso. Pensó por un momento y dijo, “¡bien, ahora hablemos de negocios! Soy consciente de que puedes refinar algunas medicinas bastante milagrosas. Hay batallas que ocurren constantemente en la Franja y hay una gran demanda para tus medicinas. El Nexo tiene sus reglas. Si deseas establecer tu farmacia en el Nexo y hacer negocios aquí, tendrías que pasar por demasiados problemas y encontrarte con una carga de requerimientos. Pero, puedo ayudarte a evitar todo eso. Todo lo que te pido a cambio es el derecho de comprar primero cada lote de medicinas que produzcas”.

Han Shuo había permanecido en el Nexo por algún tiempo y conocía el costo de establecer un negocio allí. Aparte de pagar una enorme cantidad de monedas de cristal negro como impuestos de registro, también necesitaban la aprobación de al menos tres Soberanos. Y si ellos lo aprobaban, los negocios entregarían la mitad de sus ganancias. Las condiciones eran tan estrictas que Han Shuo no podía imaginar el esfuerzo que le tomaría colocar una rama de la Perla Celestial en el Nexo.

Sin embargo, había otro tipo de tienda en ese lugar que no necesitaba pagar ningún impuesto de registro o entregar ganancias. Ese tipo de tienda único era llamado Tienda del Soberano. Como el nombre implicaba, eran bienes de los propios Soberanos. Como los administradores del Nexo, cada Soberano poseía diez tiendas. Quizás había miles y miles de tiendas grandes y pequeñas en el Nexo, pero sólo había cincuenta Tiendas del Soberano.

Han Shuo quedo en blanco por un momento después de escuchar la propuesta de Ossora. Preguntó con una voz dudosa, “¿quieres decir…?”

Este asintió y respondió, “sí, haré que una de mis tiendas esté disponible para ti. Debes saber sobre los beneficios de estas tiendas. Sus maestros y trabajadores tienen derechos residenciales y no necesitan pagar ninguna tarifa por quedarse en el Nexo”.

Han Shuo no aceptó de inmediato. Alzó una ceja, observo a Ossora y preguntó, “¿la única condición es el derecho a comprar primero las medicinas que refino personalmente?”

“Si, es así de simple”, afirmó Ossora.

Han Shuo puso una ligera sonrisa y respondió, “la oferta suena demasiado bien para ser verdad. No me atrevo a aceptar apresuradamente. Lord Ossora, no desperdiciemos palabras. ¿Por qué me ofreces semejante regalo tan enorme?”

Ossora mantuvo silencio por un momento antes de reír levemente y decir, “para mí, es mucho más interesante volverme amigo de personajes como tú que ser tu enemigo. No eres la clase de persona que se inclinaría ante alguien. No soy tan ingenuo como ciertas personas que piensan que es posible convertirte en un sirviente. Con el fin de no convertirme en tu enemigo, debo de mostrar por adelantado mi buena voluntad. Esto también creará la posibilidad de una cooperación en el futuro. Jaja, no tengo ninguna intención maliciosa. Está bien si no estás dispuesto a tomar mi Tienda del Soberano. No voy a forzarte a tomarla”.

“¿Por qué no la tomaría?” Han Shuo sonrió y le respondió, “rechazar semejante regalo sería maleducado. ¡Gracias por el regalo!”

“Luolong, estarás a cargo de este asunto”, instruyó Ossora. Luego, giró hacia Han Shuo y dijo sonriendo, “eres un chico decente. Pero aun así, ten cuidado en la Franja. Espero tener una buena ganancia por la inversión en mi tienda”.

Han Shuo asintió sonriente, pero no dijo nada. Sabía que Ossora hizo eso para que no fueran enemigos temporalmente. Dado el modo en que Han Shuo había estado actuando, sólo era cuestión de tiempo antes de que él tuviera conflictos con los cuatro Soberanos. Mientras tanto, Ossora, sería capaz de evitar los conflictos. Él incluso podría usar los conflictos para conocer su verdadera fuerza. Si él pudiera diezmar las fuerzas de los otros cuatro Soberanos, esas serían noticias grandiosas para Ossora que seguiría ileso.

Incluso si Han Shuo terminará siendo débil y era asesinado por los otros Soberanos, Ossora simplemente podría recuperar la Tienda del Soberano que le regalo. No importaba el resultado, este soberano no perdería nada. No podría haber una mejor inversión que él pudiera hacer.

Ambos charlaron por un tiempo. Ossora le dio instrucciones relevantes a sus seguidores antes de asentir sonriente hacia Han Shuo y marcharse.

Después de marcharse, Luolong fue a felicitarlo por recibir una Tiendas del Soberano con un tamaño de decenas de miles de metros cuadrados. En nombre de Han Shuo, él se haría cargo de los procedimientos para establecer la rama de la Perla Celestial. El anterior ocupante de la tienda fue expulsado en un día.

Cada pulgada de suelo en el Nexo valía una maldita tonelada de monedas de cristal. Había sólo cincuenta Tiendas del Soberano en toda la ciudad y a Han Shuo se le había regalado un poco después de llegar a la Franja. Muchos envidiaban el tratamiento que recibió, pero nadie se atrevió a causarle problemas.

Han Shuo había pensado colocar los cuarteles generales de la Farmacia Perla Celestial en el Nexo antes de llegar a la Franja. Los farmacéuticos más lunáticos y de primera estaban todos en la Franja. Además, venenos, núcleos de cristal y todos los ingredientes prohibidos en los Doce Reinos se vendían en abundancia en este lugar. La Franja era un paraíso para Han Shuo quien cultivaba en las siniestras artes demoníacas.

Él no tenía planes de comenzar pronto un negocio. Después de asegurar la tienda, él continuó instruyendo a sus sirvientes y a los cinco Zombis de Élite para que compraran los materiales necesarios para reconstruir Pandemonio. A estos les tomó cerca de tres meses y una increíble cantidad de fortuna, comprar los materiales. Han Jin también desenterró algunos materiales más de las montañas y valles en las cercanías.

Finalmente, el grupo comenzó a regresar al Pandemonio. Han Shuo volvió a activar la Formación de Recolección Yin y las energías elementales comenzaron a reunirse en el valle. Goron y los otros estaban increíblemente asombrados por la intensidad de las energías elementales.

Después de crear habitaciones para sus seguidores en el Pandemonio y acomodarlos, Han Shuo y los Cinco Zombis de Élite comenzaron a construir su futuro hogar. El zombi élite de tierra excavó profundo en el suelo. Le tomó un año el excavar un enorme palacio subterráneo. El zombi élite de metal talló cámaras de roca en las montañas que rodeaban el valle. Los Cinco Zombis de Élite también habían erguido numerosas estructuras firmes y robustas en el valle.

Por dos años, Han Shuo y los zombis trabajaron sin descanso en el Pandemonio, antes de finalmente completar el mega proyecto de construcción. El valle había sido convertido en un lugar traicionero donde cada paso podría significar la muerte. La Formación de Recolección Yin como el centro había sido rodeada de varias docenas de formaciones demoníacas enormes y pequeñas. Un colorido gas miasmático por el que nadie podía ver rodeaba el valle.

Durante esos dos años, algunos Franjistas habían vagado por allí o intentaron explorar el área, pero todos ellos desaparecieron milagrosamente sin dejar rastros. Con el tiempo, nadie se atrevía a entrar en el área.

Con todo colocado, Han Shuo reunió a todos sus hombres y les dio la primera de muchas órdenes que les daría en su conquista de la Franja.