GDK – Capítulo 852

0

Capítulo 852: También deben obedecerlo


Uno de los adolescentes quedó en blanco por un momento. No entendían por qué Han Hao les pregunto eso. “Erm, cargamos muchas monedas de cristal negro cuando entramos a la Franja. De lo contrario, no hubiéramos sido capaces de vivir en el Nexo hasta ahora”, uno de ellos medio respondió después de vacilar por un momento.

Esos adolescentes se originaban de varios Dominios. O habían sido degenerados o debieron haber hecho algo cuestionable. De lo contrario, no habrían sido excomulgados por sus familias y exiliados a la Franja. El hecho de que pudieran permitirse vivir en el Nexo por años, gastando al menos cien monedas de cristal negro por día, significaba que llevaban una tonelada de monedas con ellos.

Han Hao observo con cuidado a los jovencitos, arrugó sus ojos y comenzó a pensar. Permaneció en silencio por un tiempo antes de anunciar, “los tomaré como mis seguidores, pero cada uno de ustedes deberá pagarme quinientas mil monedas de cristal negro como tarifa. No garantizaré su seguridad – de hecho, estarán en un peligro constante. Sin embargo, les garantizaré que ninguno será tratado como carne de cañón”.

“¡Qué! ¡¿Quinientas mil?!” la chica de apariencia tímida gritó con sorpresa.

Los adolescentes se miraron unos a otros y encontraron difícil tomar la decisión. Quinientas mil monedas de cristal negro no eran una pequeña fortuna para los adolescentes. Era más que suficiente para que ellos vivieran con seguridad en el Nexo por al menos una década. Pagar esa cantidad a cambio de exponerse a un peligro constante no les parecía racional.

“Todos vienen de clanes de los doce Dominios. Les prometo que si se convierten en mis seguidores, cuando posean la fuerza suficiente, los ayudaré a recuperar de sus clanes lo que por derecho es suyo. Y, desde luego, los ayudaré a hacerse cargo de las personas que los forzaron a dejar su hogar”, dijo Han Hao tranquilamente después de notar su vacilación.

Él luego le hizo gestos para que se marcharan y dijo, “regresen y piensen en ello cuidadosamente. Si no tienen la fuerza suficiente, incluso si yo les entregara sus clanes, ¿serían capaces de asegurarlos?”

Los adolescentes parecían algo tentados por sus palabras. Nuevamente se miraron unos a otros y pensaron sobre la propuesta. Luego, uno de ellos dijo, “tus palabras tienen sentido. Debemos regresar y discutirlo. Después de todo, no es fácil para todos nosotros sacar quinientas mil monedas”.

Han Hao nuevamente cerró sus ojos y regresó a estar silencioso y quieto como una estatua.

Los adolescentes se inclinaron ante él antes de marcharse con sus cejas arrugadas.

Justo después de que se marcharon, Han Tu preguntó, “Hermano, ¿por qué los quieres?”

“Vienen de varios clanes en varios Dominios que poseen algo de influencia en sus lugares. Si podemos hacer que esos tipos crezcan y maduren, con sus relaciones de sangre y nuestra ayuda, podemos instalarlos como los patriarcas de sus clanes. Nosotros, a cambio, tendremos el control de esos clanes”.

“Les pedí quinientas mil monedas de cristal negro sólo para evitar su escape. Es sólo cuando no tengan dinero que no pensaran en huir al Nexo cuando se encuentren en peligro. Sólo entonces podrán sacar todo su potencial”.

“Esas personas han estado tomando toda clase de esencias divinas desde jóvenes y por tanto deben tener una aptitud y potencial decentes. De lo que carecen ellos es de experiencia en combate real y un bautismo a través de la sangre. Yo les daré ambas cosas”, explicó Han Hao después de abrir sus ojos y mirar a Han Tu. Luego, lo reprendió, “Pequeño Tierra, aparte de mejorar tu fuerza, debes mejorar tu entendimiento de las formas del mundo. Intenta entender qué y cómo piensa la gente. Es sólo con una gran sabiduría mundana que serás de más ayuda para Padre”.

Han Tu puso una apariencia pensativa después de escuchar las palabras de Han Hao. Pensó que él sin ninguna reserva merecía el ser su hermano mayor. Aparte de poseer una gran fuerza, también poseía una enorme sabiduría mundana e inteligencia.

“¡Lo entiendo, Hermano!” Han Tu no podría admirar más a su hermano mayor. Pensó, ‘el hermano mayor es tan astuto que puede pensar cien pasos más en el futuro que los demás. No me sorprende que se elevara tan alto en el Dominio de la Muerte’.

***

Han Shuo, Romon, Zovic, Rose y los Zombis de Élite se acercaban al Nexo. Tan pronto como llegaron al registro de la ciudad, ese guardia del Nexo quien anteriormente le dio a Han Shuo advertencias amistosas, rio fuerte y saludo, “¡hola, amigo! ¡Bienvenido de regreso!”

Era también esa persona quien le divulgó los rumores de Kage a Han Shuo. Aunque esa persona no había mostrado ninguna intención malvada hasta ese momento, como el sirviente de uno de los Soberanos, Han Shuo permaneció en guardia ante él. Han Shuo dijo sonriendo, “¡hey! Eres tú de nuevo. Que coincidencia. ¿Siempre manejas este registro?”

“No, pero será así en el futuro”, respondió la persona antes de poner un rostro serio y decir, “la última vez no me presente apropiadamente. Me llamo Luolong, un sirviente del Soberano Ossora. Señor, ¿podría conocer su nombre?”

“Soy Bryan. Soy nuevo en la Franja y apreciaré cualquier clase de consejo que tengas”, respondió Han Shuo tranquilamente. Le entregó algunas monedas a Luolong, para recibir varias medallas pequeñas y las distribuyó con Romon y los otros.

“¡Jeje, escuche que Kage está muerto! La gente de Salas está buscando al asesino”, dijo Luolong en voz baja después de poner repentinamente una mueca. Observó intensamente a Han Shuo para ver las emociones en su rostro.

Este último había experimentado toda clase de situaciones y conocido a toda clase de personas. Era claro para él lo que Luolong intentaba. Actuó como si se hubiera sorprendido y respondió, “¿qué? ¡Maldición! Había escuchado que se las arregló para saquear algunos minerales raros y he estado buscándolo para comprarle algunos. ¡Pero quién habría pensado que él sería asesinado tan pronto! ¡Qué desafortunado!” Después de una pequeña pausa, Han Shuo le preguntó con curiosidad, “¿sabes quién lo asesinó y donde están los minerales?”

Luolong había estado observando atentamente las expresiones de Han Shuo, pero no descubrió nada inusual. ‘¿Huh? ¿No tuvo nada que ver con la muerte de Kage? Eso es extraño’, pensó Luolong antes de sacudir su cabeza y responder, “sólo sé que su cabeza fue cortada. Había cuerpos de los seguidores de los Soberanos Tyre y Longue a su alrededor. Nadie sabe quién lo hizo. Sin embargo, se sobre esos minerales. Kage se los entregó al Soberano Salas como un tributo”.

Han Shuo pretendió quedar en blanco por un momento antes de apesararse, sacudir su cabeza y decir, “desde que es el Soberano Salas, creo que no es posible obtener los minerales. Definitivamente no carece de monedas. ‘Suspiro’, creo que debo rendirme en esto”.

Él secretamente estaba regocijado cuando escuchó que Kage había sido asesinado y que ninguna evidencia había sido dejada atrás. Pensó que Han Hao en efecto era bueno. Mientras tanto, el zombi élite de metal que estaba de pie no muy lejos de Han Shuo tenía un rostro complacido. Sabía que Han Hao debió haber intervenido en la muerte de Kage y su admiración por las capacidades de su hermano mayor creció más.

“Es bueno que lo entiendas. Ese Salas es un lunático. Pocos en la Franja incluso intentan hacer negocios con él”, remarcó Luolong muy suavemente. Luego, repentinamente se acercó a Han Shuo y lo invitó en voz baja, “Señor Bryan, el Maestro a quien le sirvo, el Soberano Ossora, le gustaría encontrarse contigo. ¿Estás interesado?”

Han Shuo estaba sorprendido. Alzó una ceja y dijo, “¿el Soberano Ossora? ¿Le gustaría encontrarse conmigo?” Hizo una pausa breve antes de poner una ligera sonrisa y responder, “debes saber que no estoy interesado en trabajar para nadie, ni siquiera para los Cinco Soberanos”.

“¡Me malentendiste!» Luolong apresuradamente aclaro, “el Soberano Ossora definitivamente no tiene esa intención. ¡Puedo garantizarte eso! En realidad, Su Alteza está buscando oportunidades para una cooperación con el Señor Bryan en la Franja. Señor, incluso si no deseas postrarte ante ningún poder, incluso con tu extraordinaria fuerza, todavía es necesario tener amigos en este enredado y complicado lugar llamado la Franja”.

Esas palabras se las arreglaron para invocar el interés de Han Shuo. Aunque era verdad que él no se uniría ni se inclinaría ante ningún poder, estaba más que dispuesto a trabajar con un Soberano para derrotar a los otros.

Después de pensarlo, asintió sonriente. “Muy bien, puedes arreglar una reunión. Me quedaré en el Nexo por algunos días. Sólo notifícame cuando esté listo”.

“Muy bien, eso haré. Ya no debería molestar más al Señor Bryan”, Luolong parecía muy feliz después de escucharlo aceptar la reunión con su maestro. Les gritó a sus guardias, “quiero que todos recuerden sus rostros. Son invitados del Señor Ossora. Asegúrense de que tengan una estadía placentera. Arrojen fuera a cualquiera que intente darles problemas en el Nexo”.

Han Shuo asintió sonriente antes de entrar al Nexo con Rose y los otros.

Con un pensamiento de su conciencia, Han Shuo inmediatamente localizo las posiciones de Han Hao y Han Tu. Inmediatamente guio a su grupo hacia ellos.

Han Shuo incluso se tranquilizó más por la seguridad de Han Hao después de escuchar sobre la muerte de Kage. No era sólo debido a la fuerza del pequeño esqueleto, sino por su habilidad de ejecutar una misión hasta semejante perfección, tanto que incluso Luolong no sospechaba de él. Esto mostraba que su inteligencia había excedido por mucho a un ser común del Elysium.

Mientras Han Shuo estaba en su asombro, llegó a una zona aislada del Nexo.

Cuanto más se acercaba, veía al pequeño esqueleto de apariencia helada sentado con las piernas cruzadas sobre una roca. Varios adolescentes que llevaban ropas lujosas y costosas estaban postrados ante él, jurando solemnemente su devoción hacia Han Hao. También sacaron enormes cantidades de monedas de cristal negro y las presentaron respetuosamente a Han Hao.

Cuando las monedas fueron presentadas, Han Tu puso una enorme sonrisa y avanzó para recibirlas de parte de Han Hao. Incluso tocó sus hombros en una manera amistosa y dijo, “bien, bien… De ahora en adelante, todos estamos en el mismo bote… jeje…”

Han Hao alzó su cabeza y miró a Han Shuo y su grupo quienes se acercaban desde la distancia. Instruyó solemnemente a los adolescentes, “recuerden esto – ¡aparte de mí, ustedes también deben obedecerlo!” y señaló hacia Han Shuo.