GDK – Capítulo 848

0

Capítulo 848: ¿Qué tan poderoso es?


Polo no esperaba que Han Hao podría aparecer repentinamente en el campo de batalla en ese momento. Estaba asombrado. Llevando una expresión de asombro, preguntó, “¿por qué estás aquí?”

No había ni un rostro de emoción en el rostro de Han Hao. Sus ojos estaban viendo fijamente a Kage como si no estuviera rodeado por la escena de una batalla caótica. Respondió, “para lo mismo que tu – ¡para matar!”

Polo quedó en blanco por un momento hacia Han Hao un momento antes de repentinamente estallar en risas y decir, “entonces está bien, por favor procede – él es todo tuyo. Eso me ahorrará algo de energía”.

Como si Kage no estuviera en suficientes problemas con Polo, Han Hao repentinamente apareció para darle un dolor de cabeza mayor. Este miró al pequeño esqueleto confundido. Trato de recordar y estaba seguro de que nunca antes se había encontrado con él antes. «¿Quién eres? No recuerdo haberme encontrado contigo. No eres uno de mis rivales”.

“Recientemente saqueaste una caravana que llevaba metales y minerales, aniquilaste a un puñado de ellos, ¿no es cierto?” preguntó Han Hao con una voz helada en lugar de atacar inmediatamente a Kage.

Los seguidores de Polo seguían atacando a los seguidores de Kage, varios seguidores del último murieron al tener sus energías divinas drenadas. Los cazadores de dioses hacían gritos de batalla fuertes y salvajes mientras volaban por los alrededores, interceptando a sus víctimas quienes trataban de escapar.

Kage se sentía más y más preocupado, por primera vez en un largo tiempo, se sintió arrepentido. Sus seguidores estaban siendo brutalmente asesinados, pero él no sabía cómo manejar la situación. Era obvio que Polo no habría intentado el asesinato sin llevar fuerzas mucho más grandes y de mayor calidad que las del Kage, sabía que su escape era muy difícil.

“Es correcto, saque un puñado de minerales no hace mucho”, Kage no negó la acusación, “¿pero eso qué tiene que ver contigo? Seguramente no estabas allí en esa ocasión. La única persona que escapó no era tan poderosa como tu”.

Han Hao asintió y respondió, “el que escapó es mi amigo. Estoy aquí para cortar tu cabeza y llevársela”.

“Ja, te gusta hablar en grande. ¿Realmente piensas que puedes detenerme?” gritó Kage. Miro a Polo y Han Hao con sus ojos helados mientras decía, “que tan tontos son para pensar que pueden matarme. Humph, todavía tengo más seguidores en mi base. ¡Una vez que reúna a mis seguidores, conocerán las consecuencias de ofender al Soberano Salas y a mí!”

“Ten cuidado, Han Hao. ¡Puede que intente escapar por algún método especial!” gritó Polo.

En ese momento, la mayoría de los seguidores habían sido asesinados. En contra de dos expertos formidables que eran Polo y Han Hao, Kage sabía que era imposible pelear para escapar y que debía abandonar a sus seguidores.

Sabía que mientras estuviera vivo, habrá esperanza para recuperarse. Después de terminar sus palabras, sacó un equipo de la energía divina del viento que Salas le había entregado – el Lazo de Viento e intento dejar el campo de batalla tan pronto como fuera posible.

Las siete púas de hueso en la espalda de Han Hao repentinamente se apresuraron siguiendo su pensamiento. Antes de que Kage pudiera activar el Lazo del Viento, las siete púas habían ido a gran velocidad a través del aire y llegaron ante él. Mientras tanto, Han Hao, sosteniendo su lanza de hueso de tres metros, se disparó hacia Kage como un demonio.

Justo cuando el Lazo del Viento estaba listo para activarse, Kage descubrió que siete energías malignas lo habían rodeado, bloqueando su escape. Una barrera extremadamente extraña se formó bruscamente a su alrededor. El aire y el viento dejaron de circular dentro de esta.

Kage estaba aturdido. Se dio cuenta de que no era posible utilizar el Lazo del Viento dentro de la extraña barrera.

Con las siete púas comenzando a atacarlo, este no tuvo más opción que poner sus defensas y posponer temporalmente su plan de escape. Saco un escudo negro y tan pronto como lo alzó, un intenso elemento de la oscuridad fluyó desde este. Este formó una enorme masa de nubes oscuras y lo envolvieron.

Justo como Rose, Kage poseía la fuerza de un dios alto de la oscuridad en la etapa media. Un personaje de su fuerza era considerado bastante formidable entre los habitantes comunes de la franja. Sin embargo, en contra de Han Hao quien cultivaba tanto el elemento de la muerte como las artes demoníacas, él no tenía ni una oportunidad de ganar.

Kage sintió como si el resultado de la batalla había sido decidido desde que fue envuelto por el extraño campo de energía generado por las siete púas de hueso. Cuando Han Hao lo alcanzó, fue bombardeado con una ola de poder incluso más poderosa de feroces ataques.

Incluyendo la lanza de hueso en la mano del pequeño esqueleto, las ocho púas de hueso silbaban por todos los alrededores bajo el control de las artes demoníacas. Estas volaron erráticamente y cada una de ellas contenía el poder para matar. Estaban diezmando rápidamente las defensas que Kage desplegó usando su energía divina de la oscuridad.

Este trato de correr en cada dirección pero descubrió que no podía liberarse de las ocho púas. Desde que comenzó la pelea, él sólo podía tomar medidas defensivas. Aunque tenía el Lazo del Viento, no era capaz de usarlo.

Aunque Polo tenía un buen conocimiento de Han Hao, no había tenido la oportunidad de atestiguar cómo atacaba en persona. Por tanto, él en este momento tenía su completa atención en la cruel apariencia del pequeño esqueleto. Después de observarlo con ojos brillantes por un momento, nuevamente se sorprendió.

Desde que Han Hao se unió a la Alianza de Cazadores de Dioses, muchos habían tratado de adivinar su fuerza actual. Al principio, Han Hao solamente era capaz de apenas derrotar un dios medio. Pero luego, un día, él se las arregló para asesinar un dios alto. Esto causó que todos volvieran a evaluar su juicio.

La principal razón de que los cazadores de dioses no fueran capaces de adivinar la fuerza del pequeño esqueleto era debido a que cultivaba en las artes demoníacas. Al combinar las energías de dos universos diferentes, Han Hao a menudo podría aniquilar a un experto de mayor fuerza. Polo había escuchado de varias fuentes que Han Hao era un dios alto de la muerte en la etapa temprana. Después de reunirse con él en varias ocasiones y habiendo sentido su aura, Polo también pensaba que era verdad.

Sin embargo, lo que veía justo en este momento contradecía su creencia. Han Hao había demostrado una fuerza abrumadora en contra de un experto con la fuerza de un dios alto en la etapa media. ¡Justo desde el inicio, él había estado ejerciendo mucha presión en Kage, tanta que este no podía hacer ni un contrataque!

‘¿Qué tan poderoso es verdaderamente este tipo?’ Polo se preguntó a sí mismo mientras observaba la pelea con luces centelleantes en sus ojos.

‘Shhhuk’.

Finalmente, los extraños e impredecibles ataques de las ocho púas de hueso tomaron a Kage con la guardia baja. Una de las púas de Han Hao apuñaló su hombro.

Poco después de recibir la puñalada, Kage se sintió mentalmente agotado mientras la energía divina en su cuerpo estaba circulando incontrolablemente como caballos salvajes liberándose de su encierro. Una sensación adormecedora comenzó a expandirse desde el hombro. Kage giro para ver y descubrió que la carne en su hombro estaba pudriéndose lentamente. Se veía como si millones de gusanos diminutos estuvieran rasgando su carne.

‘¡Es venenoso!’ Kage estaba enormemente alarmado y horrorizado.

Después de pelear con Han Hao por un tiempo, él descubrió que el pequeño esqueleto sin emociones era simplemente la perfecta máquina de matar que no cometía ningún error. Vio que este no había mostrado ninguna emoción a través de la batalla. Era como un gran maestro del ajedrez, eliminando calmada y sistemáticamente las piezas de su oponente, empujándolo más y más cerca de la derrota con cada movimiento.

‘¿Quién demonios es esta persona? ¿Es incluso una persona? ¿Cómo es posible que no tenga ni el más pequeño rastro de emociones?’ el miedo en la mente de Kage crecía mientras peleaba con Han Hao.

El último quizás era ligeramente mejor que Han Shuo en el entendimiento y uso del Reino de los Nueve Cambios. Tal vez era debido a las circunstancias únicas de su nacimiento, el pequeño esqueleto no sentía ni la menor emoción cuando peleaba con otros. Esto le permitía lograr una calma absoluta tanto de corazón como del alma, entrando en el estado óptimo en cada ocasión.

Uno sería capaz de pelear con su potencial completo si era capaz de permanecer completamente tranquilo en una pelea y no era afectado por el lenguaje provocativo de su oponente. Kage llegó a reconocer que tan aterrador era pelear con alguien que pudiera hacer eso.

‘¡Golpe!’, un estallido de aura de la muerte estalló desde la lanza de hueso y lo golpeó, causando que él se tambaleara hacia atrás.

Las otras púas de hueso que habían estado esperando, repentinamente se lanzaron sobre él. Tres de estas rompieron las defensas de Kage y perforaron su espalda.

Han Hao repentinamente dejo de atacar. Observó al moribundo Kage y dijo con una voz indiferente, “esos seguidores tuyos en tu base subterránea – los asesine a todos. Los ahorros que tenías – ¡los tomé todos!”

Cuando terminó esas palabras, las tres púas de hueso que apuñalaron a Kage repentinamente cobraron vida y comenzaron a serpentear en su cuerpo como gusanos.

‘Grieta, grieta… Grieta, grieta’, ruidos que helaban los huesos comenzaron a sonar desde el interior de Kage. Luego, repentinamente, sangre brotó desde cada uno de sus orificios. Estaba perdiendo su vitalidad visiblemente mientras su sangre escapaba desde su cuerpo.

La lanza de hueso de tres metros cortó a través de su cuello y envió a su cabeza a girar en el aire. Las púas de hueso atraparon la cabeza decapitada y la llevaron a un contenedor de vidrio que el pequeño esqueleto había preparado.

‘¡Salpicar!’ el cuerpo de Kage que perdió la cabeza, explotó bruscamente. Las tres púas que se veían como sanguijuelas alimentadas, regresaron a la espina de Han Hao.

En ese punto, todos los seguidores de Kage fueron asesinados. Polo y sus cazadores de dioses estaban observándolo tontamente. Habían atestiguado como el asesinó despiadadamente a Kage y no vieron ninguna emoción en su rostro. Era como si Han Hao estuviera tan acostumbrado a hacer eso que estaba entumecido.

‘No me sorprende que el Jefe lo estime tanto. Este adolescente es verdaderamente aterrador. Es despiadado y violento a una edad tan joven, por no mencionar poderoso. ¡Está destinado a lograr grandes cosas!’ pensó Kodiak. Repentinamente sintió que el poder del juicio de Polo era casi tan extraordinario como Han Hao.

“Ermm… Han Hao, creo que te debo un agradecimiento”, Polo estaba entre las lágrimas y risas. Su plan original era asesinar a Kage y llevarle su cabeza al pequeño esqueleto como un regalo. Pero fuera de sus expectativas, este apareció de la nada y él mismo mató a Kage. Con eso, en lugar de que le debiera un favor a Polo, era este quien le debía un favor a Han Hao.

El último giró para observar sin emociones a Polo. Asintió y respondió, “de nada. Te hiciste cargo de los seguidores de Kage por mí. Teníamos la misma meta. No nos debemos nada el uno al otro”.

“Bien, está bien”. Polo pensó por un momento antes de preguntar, “si Salas investiga la muerte de Kage, ¿qué vas a hacer?”

“Sólo encuentra algunos chivos expiatorios y arroja sus cuerpos aquí. Haz que se vea como si los otros cuatro Soberanos lo hicieron”, Han Hao arrugó sus cejas ligeramente y continuó, “Kage es un personaje insignificante. Dudo que Salas se preocupe por él tanto como Kage pensaba que lo haría”.

Polo asintió, puso una sonrisa malvada y dijo, “¡en efecto, debemos hacer eso!”