GDK – Capítulo 846

0

Capítulo 846: ¡Ahhh! ¡Está caliente!


Han Shuo estaba instruyendo a sus hijos para que vertieran toda clase de materiales en el pantano en el que estaba sumergido el cuerpo de Romon, con sólo su cabeza fuera del mismo, con un rostro ansioso y de sospecha, este preguntó, “¿exactamente qué estás haciendo?”

“Eso, lo descubrirás muy pronto. Jeje, no tienes de qué preocuparte. ¡Sólo será bueno para ti, sin ningún efecto secundario!” Respondió Han Shuo sonriendo. Le pidió a Han Jin que lanzará más rocas coloridas en el pantano.

Los pantanos contenían ciertos minerales raros que el zombi élite de metal podía localizar y recoger con un mínimo esfuerzo. Además, Han Shuo y Han Jin tenían un enorme número de minerales milagrosos almacenados en sus anillos espaciales. Han Shuo tenía materiales más que suficientes para reconstruir el cuerpo de Romon.

“Maestro, ¿esto funcionara?” Rose parecía un tanto intranquila. Lo había visto refinar armas y sabía que era un maestro en eso. Sin embargo, Rose no sabía qué Han Shuo también podía refinar el cuerpo de un ser vivo. Por tanto, estaba preocupada de que el procedimiento pudiera herir o incluso matar a Romon que anteriormente la había ayudado cuando estuvo en peligro.

Aunque el procedimiento era inimaginable para ella, Han Shuo lo había estado realizando por un tiempo. El pequeño esqueleto, los Cinco Zombis de Élite y Gilbert fueron reconstruidos o encantados por Han Shuo de manera similar. Él estaba muy experimentado en hacer el procedimiento y no estaba preocupado sobre la seguridad de Romon.

“El proceso será un poco doloroso, pero estoy seguro de que estarás muy feliz con los resultados. ¡No te preocupes, sé lo que estoy haciendo!” respondió Han Shuo sonriendo.

Rose sabía que él era un hombre de palabra y estaba tranquila al escuchar su seguridad. Luego le gritó a Romon en la distancia, “Romon, no necesitas preocuparte. ¡Puede ser un poco doloroso, pero quédate tranquilo que estarás bien!”

Después de escuchar sus palabras, no sólo él no se tranquilizó, se volvió incluso más nervioso. Le rogó a Han Shuo como si estuviera a punto de llorar, “¿podría no hacer esto? ¡Ya estoy bastante contento con el estado actual de mi cuerpo!”

Han Shuo sacudió su cabeza, puso una sonrisa bastante malvada y respondió, “¡es bastante bueno en este momento, pero lo haré mucho, mucho mejor! Jeje, sólo necesitas quedarte donde estás. Tomará por lo menos un mes. ¡Te lo aseguro, tu nuevo cuerpo trabajara con el metal y las toxinas mucho mejor de lo que sientes!”

“¡Pequeño Oro, arroja esos metales raros! ¡Pequeño Madera, vierte esos materiales venenosos que recogiste!” ordenó Han Shuo sonriendo.

“¡Si, Padre!” respondió el inquieto Han Mu. Llevaba una enorme cesta de madera en el aire, recorrió el pantano y barrio el apestoso y negro fluido contenido en el pantano.

Cuando Han Shui vio que los metales y venenos fueron añadidos, inmediatamente reunió la energía del elemento agua y la inyectó en el pantano. La energía del agua hizo que el pantano se agitara a una gran velocidad, distribuyendo los materiales contenidos.

Cuando todo estuvo listo, Han Huo entro en acción. Nubes de llamas salieron desde su Loto de Fuego y fueron al pantano. Todo el agua en el pantano, incluyendo aquella que fue inyectada por Han Shui, se convirtió en vapor. Cuando el lodo se secó, formó un enorme molde duró alrededor de Romon, sujetándolo fuertemente.

Las diecisiete espadas voladoras salieron, siguiendo el pensamiento de Han Shuo y lo ayudaron a desplegar una Formación de Reunión del Alma en miniatura. Para proceder, él comenzó a inyectar su yuan demoníaco en el pantano. Como si alguien hubiera encendido el apagador en una estufa de gas, las llamas producidas por Han Huo repentinamente se volvieron miles de veces más fuerte. El fuego emergió y comenzó a quemar el pantano con un calor abrasador. El alza del calor causó que Rose y Han Shui dieran unos pasos atrás.

“¡Ahhh! ¡Está caliente! ¡Ahhh! ¡Ayuda!” gritó Romon que sentía como si el fuego consumiera su cuerpo. Aunque el metal en su cuerpo lo volvía inmune a los ataques de espada, como cada metal, era muy buen conductor del calor. A los metales no les tomaba tiempo pasar todo el calor a las terminales nerviosas del cuerpo de Romon.

“¡Este es sólo el comienzo! ¿No puedes soportar ese pequeño dolor?” Han Shuo puso una sonrisa traviesa y malvada, dijo, “mis chicos pueden soportar fácilmente ese nivel de dolor. Si ellos pueden, también tú. Romon, necesitas tener perseverancia. Ignora todo lo que ocurre en tu cuerpo y detén tu alma divina. ¡Sólo así puedes soportar!”

Romon sentía como si todos sus órganos estuvieran ardiendo y las llamas estuvieran debajo de su pecho. Continuó gritando en voz alta de dolor y forcejeando, tratando de liberarse del ardiente molde.

Han Shuo dejó salir un largo suspiro. Giró hacia Han Jin y le dio un lento asentimiento. El zombi puso una enorme mueca traviesa en respuesta.

‘¡Golpe!’ el Báculo Dorado salió de la nada y golpeó la cabeza de Romon, dejándolo medio consciente. Temporalmente perdió la energía para liberarse del molde.

Rose, quien había estado observando cerca, se asombró. Tenía miedo de que el enorme y pesado Báculo Dorado pudiera matar a Romon. Comenzó a dudar, ya que no podía entender por qué Han Shuo trataba tan cruelmente a su amigo.

“La mayoría de las veces, para incrementar rápidamente la fuerza de alguien se requiere que soporte un dolor extremo”, Han Shuo sabía lo que había en la cabeza de Rose y dijo sonriendo, “Romon estará bien. ¡Y después de que complete el proceso, estará agradecido de lo que le hice!”

Rose no sabía que decirle a Han Shuo y por eso no respondió.

Por los siguientes siete días, Han Huo continuó horneando el pantano usando el Loto de Fuego mientras Han Jin arrojaba ciertos minerales de vez en cuando. Durante esa semana, Romon sintió como si estuviera en el infierno y estuviera siendo torturado por el Demonio. Estaba bajo un constante dolor ardiente e insoportable. Cada vez que intentaba liberarse del molde o estaba a punto de desmayarse por el dolor, el Báculo Dorado de Han Jin descendía del cielo y aterrizaba en su cabeza así que no podía liberarse del dolor inhumano, ni siquiera por un momento.

En el décimo día, sintió como si hubiera muerto muchas veces, repentinamente descubrió que hebras de energías extrañas estaban fluyendo a su cuerpo divino desde el pantano. Esas energías tenían una cierta clase de conexión extraña con su cuerpo y se sintió enormemente aliviado de su dolor.

Otra extraña transformación comenzó a ocurrir. Él notó que había más y más minerales contenidos en su cuerpo y estos se ensamblaban basándose en cierta clase de ritmo milagroso. Las hebras de toxinas también comenzaron a fluir alrededor de su cuerpo, haciendo una transformación milagrosa en sus órganos.

Romon que había estado haciendo constantemente ruidos, repentinamente se volvió silencioso. Comenzó a aceptar el ardiente dolor y ya no trato de liberarse del pantano.

Medio mes pasó en un parpadeo. Romon y el molde que cubría su cuerpo estaban brillando como el hierro ardiente. No había hecho ni un sonido y estaba quieto como una roca.

“¿Fue cocinado hasta la muerte?” preguntó Rose quien estaba llevando una expresión asustada. Parecía que para ella él había perecido.

“Nah, todo está ocurriendo según lo planeado. Actualmente se encuentra en su estado más óptimo. No pasará mucho antes de que vuelva a emerger” la consoló Han Shuo.

Ella era un poco escéptica, pero esperaba que sus palabras fueran verdad. Observó a Romon atentamente por cualquier signo de vida.

Otros tres días pasaron. El zombi élite de fuego dejó de cocinar a Romon con sus llamas. El barro que cubría su cuerpo se había convertido en un extraño metal con una dureza increíble. De la distancia, Romon se veía como un pequeño volcán irradiando luz y calor.

“Casi está listo. Debería emerger esta noche”, remarcó Han Shuo después de sentir cuidadosamente el estado del alma divina de Romon.

“Espero que este bien”, dijo Rose. Su rostro estaba lleno de arrepentimiento, como si sintiera que fue un error llevar a Han Shuo con él, ‘si Bryan realmente mató a Romon, ¿qué debería hacer? ¿Cómo voy a enfrentarlo?’ pensó ella antes de suspirar.

Y pronto, el brillo de la luna llena tomó el lugar del abrasador sol. Era de noche.

El grueso vapor comenzó a emerger del cuerpo de Romon como si estuviera siendo enfriado con agua helada. Su temperatura también estaba cayendo rápidamente como si hubiera sido arrojado a un baño de hielo.

Después de un tiempo, él dejó de lanzar vapor y ya no brillaba con un color rojo. Nuevamente se veía normal

Bajo las atentas miradas de la multitud, él repentinamente abrió sus ojos y puso un rostro estático. Se agitó ligeramente y su cuerpo se separó del molde como si fuera metal líquido. De pie en el pantano, Romon extendió sus brazos al frente y estos se transformaron en un par de cuchillas. Pequeñas cuchillas que brillaban con luces escalofriantes también se dispararon desde sus codos y rodillas. Luego abrió su boca y dejo salir una corriente de gas incoloro pero apestoso. Las plantas que toco este inmediatamente se pudrieron y se volvieron líquido.

Romon estaba riendo de corazón al darse cuenta de que tenía un control absoluto de los metales dentro de su cuerpo. No sólo podía transformar sus brazos y piernas en armas de cualquier forma, incluso podía transformar su cuerpo en una enorme espada que lanzaba veneno.

Rose estaba anonadada y gritó con sorpresa, “¿cómo hiciste eso? ¡Es asombroso!”

“Entonces, pienso que no me culparas por torturarle, ¿o sí?” dijo Han Shuo burlonamente.

“Amigo, deberías saber qué tan afortunado eres. Aparte de mi padre, ¿quién más podría liberar el potencial completo de tu cuerpo? ¿E incluso en tan corto tiempo? Con tu nuevo cuerpo, hay muy poca gente que pueda lastimarte. ¡Incluso un dios alto normal no sería capaz de causarte algún daño!” remarcó Han Jin.

Mientras estaba dentro del molde, inspirado por la transformación, Romon había estado pensando cómo usar los metales para elevar los poderes defensivos de su cuerpo. Había estado discutiendo con Han Shuo y Han Jin sobre esos métodos. El zombi incluso le dio algunos conocimientos sobre los metales.

Romon avanzó al frente y se arrodilló con ambas rodillas, postrándose ante Han Shuo y dijo con una sinceridad extrema, “¡gracias, mi Maestro!”