GDK – Capítulo 833

0

Capítulo 833: Acabalo


Viviendo en la parte noroeste de la región de la Franja, Polo, el líder de una facción de cazadores de dioses, había recibido el pago de dos millones de monedas de cristal del pequeño esqueleto. Polo no mostró ningún enfado o molestia sobre Han Hao forzando el intercambio justo a las afueras de la ciudad ya que él había recibido el dinero que pidió.

Un día, mientras estaba atormentando a una de las bellezas bajo su cautiverio, uno de sus seguidores regresó con enormes noticias de Ciudad Etérea.

“Mi Señor, Baum está muerto. ¡De acuerdo con los rumores, el Dios Supremo del Espacio arrasó toda la mansión del Señor de la Ciudad hasta sus cimientos!” Kodiak, el cazador quien intercambió el cuerpo divino de McKinley con Baum, se inclinó y le reportó a Polo.

Este estaba estupefacto y gritó con sorpresa, “¡¿qué?!”

“El Dios Supremo desató su ira sobre Baum. ¡El antiguo Señor de Ciudad Etérea fue aniquilado junto a su mansión!” repitió Kodiak.

Polo estaba tan alarmado que dejó de embestir a la belleza bajo él. Dijo, “¡anticipe la muerte del anciano, pero no esperaba que el asesino fuera el mismo Dios Supremo del Espacio! ¡Eso es tan inimaginable! ¿Cómo es la situación en la ciudad?” Polo pensó que McKinley uniría fuerzas junto a Han Hao para asesinar a Baum en lugar de algo tan inesperado.

“McKinley regresó a Ciudad Etérea con un Decreto Divino del Dios Supremo del Espacio y se convirtió en el nuevo Señor de la Ciudad. Mi Señor, no creo que McKinley sea la clase de persona que haría negocios con nosotros. ¡Con él asumiendo la posición de Señor de la Ciudad no hay beneficio para nosotros!” dijo Kodiak.

Polo arrojó lejos a la belleza bajo él y dijo con una voz profunda, “no me interesa McKinley. Lo que importa más en este momento es Han Hao. Desde que él rescató a McKinley y es uno de los líderes de nuestra Alianza de Cazadores de Dioses, hacer negocios con él no está completamente fuera de lugar. Cierto, ¿qué noticias hay de Han Hao? ¡Estoy más interesado en él!”

“Nos entregó un mensaje a través de uno de sus hombres, preguntando sobre el incidente donde una caravana de la Empresa Goldstone fue saqueada. Hemos estado preguntando en los alrededores, pero no hemos descubierto nada”, respondió Kodiak.

“Hmm, al parecer Han Hao y el maestro de la Empresa Goldstone tienen una relación cercana. La Empresa Goldstone tiene ramas en cada Dominio. Se dice que poseen minerales que sus competidores nunca podrían encontrar. ¡Si creamos una conexión con esa empresa, será muy benéfico para nosotros! Investígalo con todos nuestros recursos, averigua todo lo que puedas del saqueo. ¡Repórtamelo tan pronto como descubras nueva información!” instruyó Polo.

«¡Entendido, mi señor!» Kodiak se inclinó y se retiró. Inmediatamente dejó la base con un grupo de cazadores.

***

Medio mes después, Han Shuo y su grupo finalmente habían dejado el territorio del Dominio del Espacio y entraron oficialmente en la Franja.

La primera cosa que Han Shuo notó fue que tan caótica era realmente la Tierra del Caos. Había cuerpos ensangrentados regados y dejados para pudrirse en todas partes. Batallas mortales eran comunes. Incluso había cazadores devorando abiertamente a otros expertos como si nadie los estuviera observando. Era una tierra en extremo sin leyes.

¡Y era sólo el área exterior de la Franja!

Mientras él y su grupo viajaban al interior de la Franja, las escenas de batallas y asesinatos se volvieron más frecuentes. No había orden en la Tierra del Caos y no había guardias divinos para mantener la paz. Las personas podían entrar en batallas por la más ligera razón. No sólo nadie interrumpiría la pelea, era probable que observaran emocionados desde los lados. Incluso se unirían a la pelea si sentían que podrían robar una muerte.

Para alguien sin fuerza suficiente, viajar a la Franja sería lo mismo que caminar a la muerte. Esto era especialmente verdad si alguien llevaba armas divinas valiosas o tenían apariencias atractivas. Era muy probable que se encontrará con un fuerte cazador de dioses que cultivará su misma energía y fuera su presa. En la Franja, podía haber incontables motivos para que alguien fuera asesinado.

Han Shuo y el grupo finalmente ganaron un conocimiento de primera mano de que tan caótica era la Franja. Mientras viajaban, gradualmente adaptaron sus mentes a la retorcida visión de cuerpos muertos cubriendo cada pulgada de la tierra.

Del grupo, sólo Rose daba el aura distintiva de una diosa alta. Han Hao llevaba su rostro cruel mientras luces feroces destellaban desde sus ojos. Los Cinco Zombis Élite, después de haber sobrevivido en el Elysium por muchos años, ya no se veían como personajes débiles y patéticos que podían ser acosados. Por tanto, el grupo no se encontró con nadie suficientemente tonto como para pelear con ellos.

“No bajen la guardia. ¡Esta es sólo la orilla de la Franja!” Rose conocía muy bien la Tierra del Caos. Les recordaba constantemente a través del viaje, “entre más profundo viajemos en la Franja, más fuertes serán los dioses que encontremos. Como han visto, todos aquellos que nos encontramos en las afueras son simplemente dioses medios. Esos cazadores de dioses con la fuerza de dioses medios no se atreven a ir más profundo en la Franja o ellos mismos se convertirían en presas de los cazadores más fuertes”.

“Dada nuestra fuerza, nadie debería ser lo suficientemente estúpido para iniciar una pelea con nosotros, ¿cierto?” preguntó Han Huo. Se veía como si estuviera ansioso por entrar en batalla. Guardaría silencio y se alegraría cuando veía una feroz batalla a lo largo del viaje.

“No por ahora. Pero es difícil decirlo cuando entremos más”, Rose no estaba calmada y despreocupada como Han Shuo y los otros. La Tierra parecía causarle un montón de ansiedad.

Tres días después, Han Shuo y su grupo cruzó a través de la parte interna de la Tierra del Caos. Comenzaron a observar que los que peleaban tenían las fuerzas de dioses altos. Todos esos dioses tenían apariencias heladas y crueles. Era como si ellos atacarán inmediatamente a extraños al azar si los veían de la forma equivocada.

“Han Jin ¿esta es la región donde tu caravana fue saqueada?” preguntó Han Shuo después de que llegaron a una región llena de colinas y montañas.

La última vez que el zombi élite de metal estuvo en ese lugar, había una docena o más de guardias junto a él. Cada uno de esos guardias poseía una fuerza de dios medio en la etapa tardía. El zombi élite de metal había elegido viajar a través de esa región porque era montañosa y era poco probable que se toparan con expertos poderosos. Pero a pesar de su planeación cuidadosa, su caravana fue interceptada y la tragedia descendió sobre ellos.

“Sí, Padre, justo en el centro de esas montañas”, Han Jin parecía un tanto apesarado cuando recordó la escena de sus trabajadores siendo brutalmente asesinados. Señalo algunos lugares mientras le explicaba a Han Shuo, “por allí, y allí, observé a mis trabajadores siendo salvajemente asesinados. Ninguno de ellos sobrevivió. Me habría unido a ellos si no fuera por las montañas cercanas”.

Mientras Han Shuo viajaba a la Franja, se dio cuenta de que en esta tierra caótica, el fuerte mandaba mientras que el débil era asesinado.

Aquellos que habían vivido en la Franja por un largo tiempo eran en su mayoría depravados o sádicos. Cuando cometían un homicidio, lo harían en varias formas y procedimientos peculiares, algunos incluían torturar a la víctima, infringiendo tanto dolor mientras los mantenían con vida tanto como fuera posible. Trataban el asesinato como un pasatiempo o entretenimiento.

Han Shuo se enfadó más cuando recordó que el zombi élite de metal casi fue asesinado. Libero varios demonios y dijo, “por ahora no vayamos a lo profundo de la Franja. Nos quedaremos cerca y preguntaremos en los alrededores. Quizás podremos descubrir algunas pistas”.

Rose y el resto del grupo asintieron y no pusieron objeciones.

Han Shuo permaneció recto y firme como una roca. Transformó a unos cuantos demonios que desplegó en viajeros solitarios de varias apariencias. Tan pronto como descubrió personas viajando en par o más, los demonios se mostrarían y comenzarían a provocarlos, atrayéndolos hacia donde estaban Han Shuo y los otros.

Después de un tiempo, uno de los demonios que tomó apariencia humana se las arregló para enfurecer a un grupo de siete. Estos cargaron y siguieron al demonio sin pensarlo.

Luego, cuando el demonio llegó ante Han Shuo este, desapareció bruscamente.

“¿A dónde fue ese imbécil?” gritó fríamente el dios alto que guiaba al grupo. “¿Están en el grupo de ese payaso?”

Han Shuo puso una ligera sonrisa y dijo, “hola, amigos. Estoy buscando a ciertas personas. ¿Serán de ayuda?”

“¿Qué demonios? ¡Entréganos en este momento a ese tipo o te acabaré maldito imbécil!”

Rose, quien conocía bien los modales apropiados de la Franja, cargo al frente si ninguna advertencia y asesinó directamente los pocos acompañantes débiles que iban con el dios alto. Este recientemente se había convertido en un dios alto en la etapa media. Inmediatamente entendió la verdadera fuerza de Rose cuando ella atacó. Un escalofrío viajó hacia abajo por su espina.

Sin embargo, la Franja, estaba llena de personajes violentos y con agallas que no temían tomar riesgos. Aunque el dios alto no estaba seguro de si podría derrotar a Rose, aun así gritó enfadado, “¡perra estás muerta!” y cargó hacia Rose.

‘¡Silbido!’ la lanza de hueso en la mano del pequeño esqueleto repentinamente se disparó. Una aterradora energía siniestra instantáneamente lleno la zona. Se disparaba hacia el dios alto con la fuerza de un asteroide cataclísmico.

Ese dios alto se horrorizó e inmediatamente hizo maniobras defensivas. Tenía una apariencia aterrada después del corto pero difícil intercambio. Después de observar a Han Hao y Rose por un momento, preguntó en voz baja, “¿a quién estás buscando?” El dios alto sabía que no tenía oportunidad en contra de Rose y Han Shuo y que moriría a menos que comenzara a ser cooperativo.

“Sólo recientemente, una caravana fue saqueada y sus minerales robados cuando viajaban por aquí. ¿Sabes quién lo hizo?” Han Shuo luego le preguntó a Han Jin que describiera las apariencias de los atacantes.

El dios alto arrugó sus cejas y pensó por un momento antes de sacudir su cabeza y responder, “no lo sé. Nunca escuche nada relacionado”.

“Acabalo”, ordeno Han Shuo. Todavía llevaba una ligera sonrisa.

Han Hao y Rose inmediatamente comenzaron a atacarlo salvajemente. Los Cinco Zombis Élite también lo rodearon. Optaron por no usar su formación.

De cómo Han Shuo lo vio, Rose ya había asesinado a todos los seguidores del dios alto, estaban destinados a ser enemigos. Por tanto, bien podría acabar en ese momento al dios alto, a menos que quisiera un día regresará en el futuro y le causara problemas potenciales. Después de todo, no había leyes para seguir la Franja y no habría ninguna consecuencia por cometer asesinato. Pero lo más importante, esa persona era un dios alto y su alma divina era el mejor combustible que el Caldero de la Miríada de Demonios podría tener. No vio razón para no asesinarlo.

Después de viajar a la Franja por algunos días, Han Shuo descubrió que ni una sola persona valía la menor simpatía. Todos aquellos en la Franja eran los villanos más crueles de cada esquina del Elysium. Debieron haber dejado de lado su conciencia y habían cometido un incontable número de horribles crímenes. Han Shuo no sentía la más ligera cosa incluso si todas esas criaturas morían.

Rose podría derrotar fácilmente a ese dios alto por sí misma. Y con Han Hao y los cinco zombis trabajando junto a ella, el dios alto no podría ni siquiera tratar de escapar. Sólo tomó unos momentos antes de que las siete púas del pequeño esqueleto lo empalaran.

El Caldero de la Miríada de Demonios salió rápidamente y recogió el alma divina del dios alto junto a las de sus acompañantes. Esa alma podría reemplazar a ese demonio que fue asesinado accidentalmente por el Dios Supremo del Espacio en Ciudad Etérea.

Después de matar a ese dios alto y su grupo, Han Shuo no abandonó el área, en su lugar repitió el mismo proceso. Le preguntaría a todos esos que mordían su carnada antes de asesinarlos y recolectar sus almas divinas. Pero desafortunadamente, aunque le había preguntado a muchos, no obtuvo la información que quería.

Justo cuando él iba a darse por vencido y comenzaría a viajar a lo profundo de la Franja, Kodiak, el seguidor de Polo, llegó después de escuchar los sonidos de silbidos de las púas de hueso del pequeño esqueleto.