GDK – Capítulo 816

0

Capítulo 816: ¿Estafa?


Han Shuo se apresuró al oeste de Ciudad Etérea y encontró al zombi élite de fuego o Han Huo. Tan pronto como él lo vio, podía decir que la inteligencia y fuerza de Han Huo también habían avanzado a un nuevo nivel.

Después de entrar a la ciudad, Han Huo noto que había toda clase de tiendas en los alrededores. No tenía prisa por buscar a Han Shuo, así que comenzó a comprar alrededor de la ciudad. Él estaba peleando con la vendedora de una tienda de cristales de energía debido a que estaban en desacuerdo sobre el precio de cierto mineral.

El zombi que cultivó en la energía del fuego, también poseía las milagrosas habilidades en el uso de esa energía. La tienda no poseía ningún experto extraordinariamente poderoso. Cinco o seis vendedores rodeaban a Han Huo, pero al final, todavía fueron golpeados. Si los guardias de la ciudad no se hubieran mostrado a tiempo, él quizás habría quemado la tienda.

Cuando los guardias supieron de la identidad de Han Huo y que también era el hijo de Han Shuo. Después de descubrir ese hecho, ellos no se atrevieron a hacerle nada a Han Huo, a menos que quisieran enfadar a Han Shuo. Frenéticamente enviaron un mensajero hacia la mansión del Señor de la Ciudad para informarle a Han Shuo del incidente mientras luchaban por mantener controlados a los dos lados.

Todos esos guardias escucharon los rumores sobre Han Shuo. Y de la actitud del Señor de la Ciudad hacia él, podían decir que no era un personaje que pudieran arriesgarse a ofender. Más que eso, Han Shuo era conocido como un farmacéutico genio y su Farmacia Perla Celestial pronto abriría para los negocios en Ciudad Etérea. Si deseaban comprar sus medicinas altamente codiciadas, debían intentar mantener por lo menos una relación neutral con él. Por tanto, los guardias no se atrevieron a hacer algo que pudiera ofenderlo.

Cuando Han Shuo y Han Tu llegaron a las afueras de la tienda, descubrieron que la entrada frontal había sido chamuscada. Han Huo y los vendedores se miraban con enojo unos con otros, justo frente a ellos.

“¡Padre! ¡Pequeño Tierra!” Han Huo inmediatamente celebró cuando su padre y su hermano se mostraron. Emocionado fue para abrazar a Han Tu antes de ver a Han Shuo con alegría.

“¿Qué ocurre?” Han Shuo estaba muy feliz de encontrarse nuevamente con el zombi élite de fuego. Sin embargo, noto que los guardias de la ciudad llevaban rostros complicados y los vendedores tenían rostros enfadados. Sabía que debía tratar de descubrir toda la situación antes de tomar un bando.

“Erm… Señor Bryan, su hijo está robando…” el jefe de los guardias en la escena le reportó torpemente a Han Shuo.

Este último quedó en blanco por un momento antes de girar hacia Han Huo, alzar una ceja y preguntar, “¿es eso verdad?”

“Están diciendo tonterías. ¡Están pidiendo cincuenta monedas de cristal negro sólo por un trozo de Piedra Chispa de Fuego! En aquel entonces, Pequeño Oro me dijo que una piedra así no es algo valioso y él podía encontrar tantas como quisiera. ¡He sido muy generoso al pagar cinco monedas de cristal negro por esta piedra sin valor!” dijo Han Huo. Incluso señaló a los vendedores y dijo enojado, “puñado de bastardos, ¡cómo se atreven a tratar de estafarme a plena luz del día! ¡No piensen que no puedo destruir su deshonesta tienda!”

“¡Despreciable acosador! ¡Te voy a matar, tu enorme saco de mierda!” gritó una de las vendedoras con una apariencia elegante. Su rostro estaba enrojecido y su cuerpo estaba temblando de enojo.

Los otros vendedores también estaban furiosos por sus palabras. Si no fuera por los guardias, quizás habrían cargado e intentado golpear de nuevo a Han Huo.

“¡Si no tienes las monedas suficientes, no compres! Nadie te está forzando a comprar la roca. ¡Intentas irte con un objeto después de pagar sólo cinco monedas de cristal negro es un robo a plena luz del día! ¡Cómo te atreves a dar excusas para justificar tu desvergonzado acto!” reprendió furiosamente la vendedora mientras apretaba sus dientes.

“Mujer loca, ¿si abres una tienda desvergonzada, entonces por qué no puedo comprarte?” Han Huo puso un rostro desdeñoso y dijo con contemplación, “¡y es mejor que dejes de gritar o te quemaré hasta la muerte!”

“¡Te voy a matar!” chillo la vendedora. Luchó para liberarse de los guardias de la ciudad y cargar hacia Han Huo.

“¡Por favor, compórtate!” gritó el guardia divino a cargo y rápidamente formó una barrera de energía del viento para bloquear a la vendedora que se acercaba. Luego giró hacia Han Shuo y con una sonrisa torcida explicó, “no importa en qué lugar del Elysium, una Piedra Chispa de Fuego nunca cuesta menos de cuarenta y cinco monedas de cristal negro. El precio puesto por esta tienda es razonable. Por favor, entienda, Señor Bryan”.

“¡Pequeño Oro me dijo que no es valiosa! ¡Así que no traten de mentirme!” Han Huo le disparó una mirada de enojo al guardia, rodó sus ojos y dijo, “debes estar de su lado debido a que te sobornaron, ¿no es así?”

“Estúpido, Pequeño Oro nunca necesita gastar mucho esfuerzo para encontrar rocas preciosas. ¡Eres tan tonto que tomaste sus palabras como una verdad!” dijo a Han Tu mientras se reía.

El zombi élite de metal poseía el extraordinario poder de sentir los minerales y metales. Podía encontrar rocas raras y preciosas con facilidad. Esos minerales quizás no tenían valor para el zombi élite de metal, pero para los seres ordinarios, podían ser enormes tesoros.

“Ohh…” Han Huo inmediatamente volvió a sus sentidos después de escuchar las palabras de Han Tu. Palmeó su cabeza y dijo, “entonces eso significa que ¿estoy equivocado?”

“Erm, mujer, aquí, toma te devuelvo la estúpida roca. Ahora vete. ¡No me molestes más!“ Un trozo de Piedra Chispa de Fuego fue lanzado y aterrizó justo frente a los pies de la vendedora. La piedra que debería estar brillando con una luz roja, por alguna razón, estaba opaca y oscura. Se miraba grisácea como cualquier otra piedra común y no parecía ser algo especial.

“¡Esa no es una Piedra Chispa de Fuego! ¡¿Tratas de engañarme?!” gritaron furiosos los vendedores después de ver la roca. Miraron con enojo a Han Huo con unos ojos incluso más furiosos como si hubieran sido insultados. Incluso un ciego podía ver que la roca que Han Huo regreso era completamente diferente de la que tomó.

“¡Es una Piedra Chispa de Fuego, es sólo que su energía ha sido drenada!” un anciano que era todo piel y hueso salió abruptamente de la tienda. Fue a recoger la piedra de apariencia ordinaria antes de ver a Han Huo con un rostro sorprendido. Preguntó con curiosidad, “¿cómo hiciste esto? Incluso un alquimista maestro necesita matrices mágicas para extraer la energía dentro de la Piedra Chispa de Fuego y les tomaría algunos días. Tú has sostenido la roca por no más de diez minutos y aun así te las arreglaste para extraer toda la energía en ella. ¿Cómo es eso posible?”

“¡Abuelo Myles!” Todos los vendedores se sorprendieron por la abrupta aparición de ese anciano. Todos se volvieron respetuosos en su actitud. Incluso la vendedora que amenazó con matar a Han Huo se tranquilizó.

Myles hizo gestos con su mano, pidiendo que los vendedores guardaran silencio. Su mirada nunca se apartó de Han Huo, como si esperará obtener una explicación.

“Es sólo un trozo de Pieza de Piedra Chispa de Fuego. Extraer la energía de fuego de su interior es simple. ¡No hay nada impresionante en ello!” respondió el zombi con un rostro desdeñoso, como si se estuviera negando a hablar con el viejo.

Después de un momento de observación, Han Shuo descubrió que Myles, aunque tenía una apariencia senil, en realidad poseía la fuerza de un dios alto. Sin embargo, él no pudo determinar cuál de las Doce Fuerzas Fundamentales cultivaba.

“Te daré otra roca, sin costo. ¿Puedes hacer eso de nuevo para mí?” Myles puso una ligera sonrisa, sacó una Piedra Chispa de Fuego todavía más grande de su anillo espacial y se la entregó a Han Huo.

“Viejo, eres un tipo muy interesante. Jeje, observa cuidadosamente”, Han Huo sostuvo la piedra de brillo rojo en su palma. Bajo las miradas de la multitud, la roca lentamente se opacó. En menos de un minuto, la piedra dejó de brillar y se volvió una opaca roca gris de apariencia ordinaria.

“¡Esto es milagroso!” gritó Myles con todo su aliento. Miro al zombi con incredulidad y dijo, “¡esto es increíble! ¡Conozco a muchos cultivadores del elemento fuego, pero nunca conocí a nadie que pueda extraer la energía de la Piedra Chispa de Fuego, tan rápidamente!”

Esa roca podía ser considerada como un cristal de energía y era muy diferente de una energía divina del fuego. Un cultivador normal del elemento fuego nunca podría extraer esa energía de fuego en la piedra. No sólo Myles, incluso los vendedores y los guardias de la ciudad estaban enormemente asombrados de la habilidad que demostró el zombi.

Un cultivador normal de la energía del fuego quizás no podría ser capaz, pero Han Huo no era un cultivador normal. Su cuerpo fue forjado usando la energía yuan del fuego en el Lugar Extremo de Fuego. Para él, absorber la energía de fuego en la roca era tan fácil como comer un pedazo de pastel.

“Te quedaste sin palabras, ¿no es así?” Dijo Han Huo complacido. Con su cabeza alzada en alto, dijo, “¿hay algo más? Si no, nos vemos”.

“Mocoso, ¿dónde aprendiste a ser tan engreído?” Han Shuo no pudo evitar sonreír cuando vio que el zombi era tan arrogante.

“Jeje, justo aquí, padre. No nos hemos visto por un largo tiempo. No desperdiciemos el tiempo con ellos. ¡Dejemos esta tienda deshonesta y celebremos nuestra reunión!” Han Huo inmediatamente se acobardó.

Han Shuo lanzó un saco de monedas de cristal negro y este aterrizó junto en el frente de la tienda. Con una sonrisa ligera, dijo, “son mil monedas de cristal negro. Considérenlo una compensación por las pérdidas de su tienda. ¡Por favor, no lo tomen como una ofensa!”

“¡¡Qué… espera!!” Fuera de sus expectativas, Han Tu y Han Huo simultáneamente comenzaron a gritar. Y antes de que él pudiera reaccionar los dos habían llegado al frente de la tienda y recogieron el saco de monedas que él arrojó. Mientras sostenía fuertemente la bolsa, Han Tu saco cien monedas de la bolsa y las colocó en el suelo, diciendo, “mi padre debe haberse equivocado de bolsa. ¡Cien monedas son más que suficientes para compensar las pérdidas de su tienda!”

Todos en la escena escucharon claramente como Han Shuo dijo ‘mil monedas de cristal negro’. Han Tu intentaba retirar desvergonzadamente las palabras de su padre.

Han Huo asintió frenéticamente y dijo, “¡Sí! ¡Es suficiente! ¡Es más que suficiente! ¡Hemos sido muy magnánimos para darle a su tienda deshonesta cien monedas! ¡No pidan más!”

“Erm…” el guardia a cargo puso una mueca y quedo sin palabras.

Han Shuo se sintió muy avergonzado. No esperaba que esos dos chicos fueran tan tacaños.

“¡Padre, como puedes ser tan derrochador! Las monedas de cristal negro son cosas buenas. ¡Con suficientes, no hay nada que no se pueda comprar! ¡Cómo puedes despilfarrar así!” Han Huo suspiró y se lamentó, “si tuviera suficientes monedas, no habría desperdiciado tanto tiempo con estas personas. ¡Cómo puedes arrojar mil monedas simplemente así!”

“¡Ustedes idiotas!” Han Shuo verdaderamente estaba entre las risas y lágrimas después de ver a Han Tu y Han Huo tan preocupados por asuntos de dinero. Varios miles de monedas de cristal negro estaban cerca de no ser nada para él. Al parecer aunque esos dos chicos suyos habían hecho tremendos progresos en su fuerza e inteligencia, todavía no eran muy buenos haciendo dinero.