GDK – Capítulo 813

0

Capítulo 813: De rivales hasta amigos


Al instante en que la barrera del edicto del espacio se partió, la consciencia de Han Shuo detectó a Baum claramente y se centró en él. Sin embargo, mientras el Caldero de la Miríada de Demonios estaba fuera de su cuerpo, él no podía tomar prestada la energía del Espíritu del Caldero y por tanto no ataco inmediatamente al viejo.

Fue en ese momento que él escuchó el último chillido del moribundo Verón. Quedó en blanco por un momento y comenzó a considerar si debía seguir peleando con Baum.

Él no tenía rencores o agravios hacia el viejo y no había razón para pelear a muerte con él. Además, Han Shuo sintió algo de aprensión hacia ese experto. Incluso aunque la barrera en el edicto del espacio había sido destruida, él no tenía una certeza completa de asesinar a Baum.

Fue en ese momento que el Caldero regresó a su cuerpo. El Espíritu del Caldero transmitió, “Maestro, la barrera del espacio tiempo ha sido removida. Este tipo posee una fuerza decente. Debe tener otros trucos bajo su manga. ¿Todavía quieres atacarlo?”

Después de asesinar a Verón, Rose regresó y se colocó a un lado de Han Shuo y observó cuidadosamente a Baum. Si Han Shuo le daba la orden, ella instantáneamente cargaría al frente y lo atacaría.

“Verón está muerto. Creo que ya no hay una causa por la que debamos seguir peleando, ¿no es así?” Fuera de las expectativas de Han Shuo, mientras todavía estaba pensando, Baum tomó la iniciativa en arrojar la rama de olivo. Su actitud era mucho más educada que antes. Incluso había una sonrisa forzada e inoportuna en su rostro.

Era evidente que esa persona llamada Baum era pobre en los modales educados. Parecía como si alguien estuviera tirando de sus músculos faciales para hacer esa desagradable sonrisa falsa.

Han Shuo continuó observándolo por un momento sin decir nada. Sus ojos estaban brillando con indecisión.

El corazón de Baum se sacudió. Pensó, ‘¿no me digas que este tipo va a pelear hasta la muerte conmigo?’

En el momento en que la barrera del espacio tiempo fue destruida, Baum supo que Han Shuo sería capaz de tener una batalla verdadera con él. También sabía que debía tener algunos otros trucos mortales bajo su manga. El anciano estaba muy preocupado por Han Shuo. No quería convertirlo en su enemigo mortal por Verón.

Mientras Baum dejaba correr salvajemente su imaginación, secretamente tomó ciertas medidas defensivas, temiendo que Han Shuo lanzará repentinamente un ataque.

“Tienes razón. No hay agravios entre nosotros. No hay necesidad de hacer semejante escándalo por un personaje tan insignificante”, mientras la mente de Baum estaba preocupada y ansiosa, Han Shuo repentinamente puso una ligera sonrisa y declaró su postura. Guardo las espadas voladoras que flotaban en el aire, indicando que ya no continuaría peleando.

Él estaba en Ciudad Etérea y todavía necesitaba esperar a sus otros cinco hijos en la ciudad. Si él siguiera peleando con Baum, el Señor de la Ciudad, incluso si ganaba la pelea, lo más probable era que no fuera capaz de quedarse por más tiempo en la ciudad. Además, era muy poco probable para él ganar sin sufrir alguna herida.

Si los dos fueran a continuar peleando, el resultado más probable serían unas heridas severas para ambos lados. Y si Han Shuo sufriera heridas en esta ocasión, su plan de visitar la Franja tendría que posponerse indefinidamente. Lo que sería inconsistente con su intención original. Por tanto, él no atacó temerariamente.

Una vez que Baum vio que él retiró sus milagrosas armas, dejo salir un suspiro de alivio en su mente y también desmanteló sus defensas restantes. Observó cuidadosamente a Han Shuo de pies a cabeza varias veces antes de explicar, “tuve la oportunidad de reunirme con el Señor de Ciudad Akaji y podemos considerarnos conocidos. En efecto, mi intención era proteger a Verón. Sin embargo, no esperaba que tuvieras semejante fuerza. Mi amistad con el Señor de Ciudad Akaji no es lo suficientemente profunda como para arriesgar mi vida. Bien, con Verón muerto, imagino que sólo lo dejaré pasar”.

‘Ja, ahora está siendo honesto’ pensó Han Shuo. Aunque Han Shuo no tenía una buena impresión de Baum, tampoco tenía alguna enemistad con él. Asintió calmadamente y dijo cordialmente, “si, ha habido algunos malentendidos entre nosotros. Espero que Su Señoría no lo tome como una ofensa”.

Repentinamente, una compañía de guardias divinos llegó desde la lejanía. Entre ellos había tres dioses altos. Dos en la etapa temprana y uno en la etapa media.

Después de que llegaron, el dios alto en la etapa media que guiaba a la compañía preguntó apuradamente, “Señor de la Ciudad, ¿qué ocurrió?”

La batalla entre Han Shuo y Baum había creado intensas ondas de choque. Los expertos que habían alcanzado ciertos reinos serían capaces de decir que una pelea estaba ocurriendo en las cercanías sólo por las fluctuaciones inusuales en el espacio tiempo. Resultó que la compañía de guardias estaba patrullando el área y se apresuraron a la escena para ver qué ocurría.

Después de llegar, rodearon a Han Shuo, Rose y el zombi élite de tierra. Cada uno de ellos llevaba un rostro grave y poco amistoso. Automáticamente asumieron que el trió eran enemigos tratando de causar desorden en Ciudad Etérea. Si Baum les daba la orden, inmediatamente cargarían al frente y atacarían a los tres.

La situación que recién había comenzado a suavizarse repentinamente se revirtió a una enorme tensión.

Con los generales demonios dispersos por todas partes, Han Shuo sabía de antemano que la compañía estaría allí. También sabía que con sus fuerzas, podría escapar fácilmente con Rose y el zombi élite de tierra, por tanto, él no estaba preocupado por los guardias. Miró a Baum tranquilamente con una pequeña sonrisa como si esperara a que respondiera.

El anciano que apenas había tenido una enorme batalla con él sabía mejor que nadie lo aterrador que era. Cuando la compañía de guardias se mostró en un momento tan inapropiado e incluso rodearon a los tres como si fueran enemigos, Baum entró un poco en pánico y dijo rápidamente, “no ataquen. Solamente tuve un pequeño malentendido con este amigo. Ya hemos resuelto eso”.

Los guardias parecían confundidos cuando escucharon las palabras del viejo. Todos ellos habían sentido intensas fluctuaciones que venían desde ese lugar. Y siendo veteranos, podían decir de estas que Baum había atacado con todas sus fuerzas. Además, Verón, un invitado que se había estado quedando en la mansión del Señor de la Ciudad, estaba tirado y sin vida en el suelo donde todos podían verlo. Parecía muy ilógico que Baum dijera que todo había sido un malentendido.

Después de escuchar al viejo pedirles a sus guardias que se calmaran, Han Shuo se dio cuenta de que este no estaba planeando pelear más con él. Puso una ligera sonrisa y dijo, “Señor de la Ciudad Baum, si no hay nada más, ¿ya podemos retirarnos?”

“Por supuesto, por supuesto”, dijo Baum mientras asentía repetidamente. Luego, como si algo lo hubiera golpeado, gritó, “¡espera!”

Han Shuo puso un rostro solemne y arrugó ligeramente sus cejas antes de girar hacia el viejo.

“¡Por favor, no lo malinterpretes, sólo quiero hacerte una pregunta!” Baum explicó apresuradamente cuando Han Shuo parecía descontento, “¿puedo saber quién eres? Un experto tan joven y formidable no puede ser un personaje desconocido en cualquier Dominio. Sólo quiero conocer la identidad de la persona a la que me enfrente. ¿Podría tener ese honor?”

Han Shuo no pudo evitar reír. Respondió, “jaja, me llamo Bryan. Vengo de la Ciudad de las Sombras, del Dominio de la Oscuridad”.

“Bryan… Bryan… “Baum murmuró para sí mismo mientras rascaba su cabeza como si tratara de recordar algo. Después de un largo tiempo, dejó salir un grito sorprendido, “¿eres el maestro de la Farmacia Perla Celestial?”

Esta vez fue el turno de Han Shuo para estar asombrado. La Ciudad de las Sombras estaba muy lejos de Ciudad Etérea. Han Shuo no esperaba que el Señor de la Ciudad Etérea lo conociera.

“Erm… Sí, soy el maestro de la Farmacia Perla Celestial”, admitió Han Shuo. No veía el punto de esconder ese hecho.

Los guardias de Ciudad Etérea a su alrededor estaban todos asombrados de escuchar como lo admitía. Al parecer todos habían escuchado su nombre. Sus miradas hacia él se volvieron muy diferentes. Era como si estuvieran emocionados por algo.

“Realmente no esperaba que los rumores fueran verdad. ¡La juventud desborda heroísmo!” Baum estaba muy asombrado. Nunca había creído los rumores que venían de la Ciudad de las Sombras en el Dominio de la Oscuridad. Pensaba que lo que había escuchado exageraba la fuerza de Han Shuo. Pero después de la pelea, él descubrió que los rumores definitivamente estaban equivocados – no habían exagerado la fuerza de Han Shuo, ¡en su lugar subestimaron su fuerza!

El anciano sobresaltado rápidamente atormento su cerebro antes de proponer repentinamente, “Bryan, ¿estarías interesado en abrir una rama de tu Farmacia Perla Celestial en Ciudad Etérea? Si estás dispuesto, podemos discutirlo a detalle. Hay un montón de personas del Dominio de la Oscuridad que alaban enormemente tu maestría al refinar medicina. ¡Creo que no importa la ciudad, mientras tenga dioses, tus medicinas se venderán en nada de tiempo!”

Los guardias de Ciudad Etérea quienes observaban con ferocidad a Han Shuo hace un momento comenzaron a verlo con ojos llenos de luces fervientes mientras llevaban expresiones de asombro.

Habían escuchado mucho sobre lo milagroso de las medicinas de Han Shuo de los dioses que venían del Dominio de la Oscuridad. Pero desafortunadamente para ellos, la Ciudad de las Sombras estaba a millones de millas de Ciudad Etérea. Incluso si querían comprar sus medicinas, no era factible para la mayoría de ellos el gastar tanto tiempo atravesando múltiples Dominios sólo para llegar a la Ciudad de las Sombras.

Además, era imposible para los dioses que cultivaban en la energía de la vida, luz y agua el entrar en los Dominios de la Muerte, Oscuridad y Destrucción. No importa cuántas monedas de cristal tuvieran, no había manera de que pudieran comprar las medicinas de Han Shuo. Mientras tanto, aquellos quienes ponían sus manos en sus medicinas las tratarían como tesoros y nunca las revenderían. Por tanto, aunque muchos habían escuchado lo milagroso de sus medicinas, sólo una porción muy pequeña de esas personas podrían obtenerlas.

¿Cómo podrían esos guardias no estar emocionados después de saber que la persona de pie frente a ellos era el maestro de la Farmacia Perla Celestial?

Han Shuo quedo en blanco por un momento. No esperaba que Baum quien había peleado con él justo hace un momento podría tomar la iniciativa e invitarlo a colocar una rama de la Perla Celestial en Ciudad Etérea. La propuesta lo tomó por sorpresa.

Después de pensarlo cuidadosamente por un tiempo, Han Shuo sintió que su propuesta era todo menos algo dañino para él. ¡Si él fuera a abrir una rama de la Farmacia Perla Celestial en la Ciudad Etérea, no sólo podría ganar más monedas de cristal, posiblemente podría utilizar la situación única de la ciudad para extender la influencia de la Perla Celestial a cada Dominio que había en el Elysium!

La tentación era mucha como para rechazarla. Han Shuo vaciló por sólo un pequeño momento antes de asentir y aceptar, “seguro, definitivamente. ¡Le agradezco al Señor de la Ciudad por adelantado!”

“De nada. ¡Mi Ciudad Etérea está enormemente honrada de tener el privilegio!” Baum respondió apropiadamente con palabras amables. Parecía estar enormemente sorprendido de una manera muy placentera. “Si no tienes nada por hacer, ¿deberíamos ir a alguna parte para discutirlo? Me aseguraré de elegir una localización adecuada para tu farmacia. Y si lo necesitas, también puedo ayudarte a contratar mano de obra. El Dominio del Espacio es muy diferente de los Dominios de la Muerte, Destrucción y Oscuridad. Somos mucho más libres en la economía y movimiento. El ambiente que tenemos es mucho más adecuado para hacer negocios”.

“¡Muy bien, vamos a discutirlo!” Han Shuo alegremente estuvo de acuerdo. No esperaba que iniciando una pelea pudiera terminar con una ganancia tan enorme.