GDK – Capítulo 811

0

Capítulo 811: ¡Si yo digo que morirán, ustedes morirán!


La extraña energía de ataduras emitida desde el bastón amarillento sostenido por el anciano había pausado el tiempo para Verón y Rose.

La extraña energía también había afectado a Han Shuo. Tomó dos segundos antes de que él volviera a sus sentidos y viera a Rose y Verón quienes estaban en medio de una pelea habían sido bruscamente separados. El dominio de la divinidad de Rose también había desaparecido.

Han Shuo inmediatamente se dio cuenta de que también había sido afectado por la pausa del tiempo. Estaba asombrado. Se giró para observar con gravedad al anciano y gritar, “¡identifícate!”

A Rose y Verón les tomó unos cuantos segundos más darse cuenta también lo que recién había ocurrido. Ella habría sido capaz de asesinar a Verón en sólo un momento más si no hubiera sido interrumpida. Estaba bastante molesta de que fuera congelada inexplicablemente en tiempo por unos segundos y de que se previniera que asesinara a su presa.

En el polo opuesto a Rose, Verón, cuya vida fue salvada a sólo unas pulgadas de la muerte, estaba regocijado. Dejo salir un suspiro de alivio, se giró hacia el anciano que sostenía el bastón y dijo apuradamente, “¡gracias Lord Baum!”

El anciano llamado Baum mantuvo la calma y un rostro sin perturbaciones. Asintió con su cabeza y dijo indiferente, “Verón, quizás es tiempo de que regreses. No creo que seas capaz de arrestar a esa persona llamada Han Tu.

Verón forzó una sonrisa y respondió, “entiendo. Regresaré e informaré a mi superior del asunto. Lord Baum, perdón por los problemas”.

“Está bien”, respondió Baum.

“Han Tu y tu jovencito, esto no ha terminado. ¡Ciudad Akaji no dejará de lado este asunto! ¡Sólo esperen!” Verón intentó parecer duro aunque su corazón todavía estaba temblando de miedo. “Y tu mujer ¿cuál es tu nombre? ¡Te recordaré!”

Rose no se molestó en responderle. Permaneció en silencio mientras se ponía de pie a un lado de Han Shuo.

“¿Piensas que puedes marcharte?” Han Shuo gruño fríamente y gritó, “¡si yo digo que te quiero muerto, entonces morirás! ¡Nada me detendrá!”

Después de terminar esas palabras, él comenzó a marchar hacia Verón paso a paso. Sus ojos, sin embargo, estaban fijos en el anciano llamado Baum.

Baum arrugó sus cejas como si estuviera descontento por la actitud irrespetuosa de Han Shuo. Lo miro y con una voz suave pero firme, dijo, “soy el Señor de Ciudad Etérea. No permitimos las peleas en esta Ciudad. Caballero, no importa quién puedas ser, debes ser respetuoso y acatar las reglas de esta ciudad mientras estés en ella”.

“¿Por qué no te mostraste cuando Verón y sus hombres trataban de matar a Han Tu, pero llegaste abruptamente a interrumpir cuando Verón estaba a punto de morir? ¡Si tu deber es prevenir las peleas, entonces no parece que estés haciendo un buen trabajo!” se burló Han Shuo.

Baum poseía la fuerza de un dios alto en la etapa tardía y cultivaba en el misterioso espacio del edicto. En circunstancias normales, Han Shuo no estaría dispuesta a tener semejante enemigo. Sin embargo, basado en las observaciones, él podía decir que Baum y Verón estaban familiarizados. Para Han Shuo parecía que Baum estaba intentando proteger a Verón.

Él no tenía miedo de ofender a Baum por el zombi élite de tierra. Aunque este podía congelar el tiempo, no podía hacerlo por un período extendido de tiempo. Han Shuo anteriormente fue afectado por el congelamiento de tiempo debido a que no estaba en guardia. Él creía que al tomar ciertas precauciones y medidas defensivas, no sería fácil para Baum el congelarlo de nuevo.

“Las peleas entre dioses medios ocurren en cada esquina de la Ciudad Etérea. No me es posible detener cada una de esas peleas. Sin embargo, puedo detectar batallas entre dioses altos a través de torres sensoriales desplegadas alrededor de la ciudad”, explicó Baum tranquilamente mientras sus ojos estaban fijos en Han Shuo.

El anciano podía sentir que esa persona era bastante inusual. La conducta que llevaba no debería ser encontrada en un dios medio normal. Una persona con las agallas de retar la autoridad del Señor de la Ciudad debía ser o un tonto o un experto formidable que poseía una fuerza extraordinaria.

¡Obviamente, Han Shuo pertenecía al último grupo!

“¡Puras tonterías de mierda!” Han Shuo negó desdeñosamente la explicación de Baum. Dejo salir un ligero gruñido y sus pisadas hacia el viejo y Verón aceleraron bruscamente. La energía del Espíritu del Caldero fue inyectada en su cuerpo en un instante. El Cuerpo Invencible del Presagio también se desplegó.

El corazón de Baum se sacudió y pensó, ‘oh mierda’, blandió su bastón de madera amarillenta con su mano y un pulso de energía milagrosa emanó desde este. La energía había alterado la ley del espacio tiempo. Una barrera de la energía del edicto del espacio envolvió a Han Shuo.

Una fracción de segundo después, este se encontró a sí mismo incapaz de moverse como si el espacio estuviera congelado. Siguiendo a eso, una ola de energía estaba viajando hacia su consciencia, tratando de congelar sus pensamientos.

La consciencia de Han Shuo repentinamente se partió en cientos de miles de hebras y se arremolinó alrededor de su cerebro. Formaron un vórtice que devoró la ola de energía que apuntaba a su consciencia. Antes de que esa ola de energía extraña pudiera poner alguna resistencia, fue despedazada por los continuos ataques de su consciencia.

Después de que la amenaza hacia su consciencia fue neutralizada, él inmediatamente sintió que cada célula en su cuerpo parecía haber sido congelada en hielo. También podía sentir que su cuerpo estaba congelado en medio del aire como si se hubiera convertido en una estatua viviente. Era un sentimiento muy extraño y a Han Shuo no le gustaba.

La energía de la barrera del edicto del espacio lleno cada pulgada de la zona pero su consciencia se las arregló para evitar ser congelada. Inmediatamente activó cada célula en su cuerpo. Cada una de ellas explotaría, se desintegraría, ensamblaría y se repetiría.

El Cuerpo Invencible del Presagio era como una pólvora siendo encendida. Una asombrosa cantidad de energía defensiva emergió. Suaves pero claros ruidos de rasgado sonaron desde todo el cuerpo de Han Shuo y se detuvieron con un fuerte ‘¡grieta!’ Han Shuo se las arregló para recobrar una movilidad completa.

Al siguiente momento, él sintió que la barrera espacio tiempo se partía como cristal. Fisuras visibles a simple vista aparecieron en el espacio a su alrededor antes de fusionarse rápidamente y desaparecer.

Era como si nada hubiera ocurrido y Han Shuo todavía estaba marchando hacia Baum y Verón con un rostro sombrío.

Rose, el zombi élite de tierra y Verón temblaron después del fuerte sonido de rasgado. Sabían que algo debió haber ocurrido entre Han Shuo y Baum. Sin embargo, como fueron afectados por la barrera de la energía del espacio, no estaban seguros de los detalles. Lanzaron miradas desconcertadas hacia esos dos.

Verón quien planeaba marcharse inmediatamente, se alegró cuando vio que Han Shuo ignoró la advertencia de Baum. En lugar de escapar rápidamente de la zona de peligro, se quedó y observo, esperando que una calamidad cayera sobre Han Shuo y Rose.

Verón sabía que tan poderoso era el Señor de Ciudad Etérea. Aunque el anciano usualmente no interfería en los negocios de nadie, su fuerza era inconmensurablemente enorme. Verón no se atrevería a cazar al zombi élite de tierra en Ciudad Etérea sin primero buscar la aprobación de Baum y presentarle a este su insignia del Señor de la Ciudad.

Cuando vio que Han Shuo se atrevió a retar al poderoso Señor de la Ciudad y cuando vio que este parecía molesto, nuevamente vio un brillo de esperanza en capturar al zombi.

Después de destruir la barrera del espacio tiempo, Han Shuo siguió marchando hacia el viejo paso a paso. Deliberadamente liberó el aura intimidante del Espíritu del Caldero. Mientras miraba fijamente a Baum, él gritó, “esto es entre Verón y yo. Esto no tiene nada que ver contigo. ¿Estás seguro de que quieres detenerme?”

¡El viejo parecía tener problemas y estar indeciso porque sabía que la persona que podía liberarse de su barrera del edicto del espacio en sólo tres segundos definitivamente tenía la fuerza para pelear en su contra! Él sabía que si fuera a pelear con Han Shuo, era muy probable que terminaría mal. ¡Incluso podría sufrir heridas!

Un cultivador del edicto del espacio usualmente no perecería en una pelea, eso mientras se mantuviera en guardia. Para ellos, era suficientemente malo un resultado donde sufrieran heridas. Aunque Baum estaba en guardia ante el poder de Han Shuo, no estaba preocupado sobre perder su vida en su contra mientras él no mostrara una fuerza abrumadoramente superior.

Sin embargo, para un experto en el reino en que se encontraba, el sufrir heridas sería una cosa muy dolorosa. Mientras Han Shuo se acercaba más y más, Baum comenzó a reconsiderar seriamente si él debía pelear con él por Verón.

Este parecía haber notado la vacilación del anciano y advirtió rápidamente, “Lord Baum, esta es Ciudad Etérea – tu ciudad. ¡Cómo el Señor de la Ciudad, debes ser duro en contra de un forastero tan atrevido y testarudo para retar tu autoridad!” Verón no conocía cómo era la relación entre su Señor de la Ciudad y Baum, pero de la reacción del anciano, era claro para él que no eran tan cercanos. Comenzó a preocuparse de que el viejo lo dejara morir debido a que la fuerza de Han Shuo era muy poderosa.

Sus desesperadas palabras habían empujado a Baum en contra de las cuerdas. Finalmente, se había decidido. ¡Cómo el Señor de Ciudad Etérea, debía pelear para mantener su prestigio!

“¡Si debes matar a Verón, puedes esperar hasta dejar Ciudad Etérea!” La mirada del anciano hacia Han Shuo lentamente se volvió más intensa mientras decía, “¡mientras él esté en la ciudad, voy a detenerte!”

“Rose, mata a ese tipo por mí. ¡Yo voy a contener a este anciano!” ordenó Han Shuo tranquilamente después de obtener la respuesta de Baum. No quería darle a Verón ninguna oportunidad de escapar.

Después de terminar esas palabras, el Filo Cazador de Demonios apareció desde su palma mientras las diecisiete espadas voladoras silbaban. Han Shuo, con la espada en su mano y las espadas voladoras, se disparó ferozmente hacia Baum. Él también desplegó la Bandera de la Alucinación con su mano izquierda para interferir con la visión y detener el escape de Verón.

Después de haber trabajado con Han Shuo por tanto tiempo y haber pasado mucho tiempo entrenando con él, Rose conocía muy bien sus métodos de ataque.

Tan pronto como él tomó acción, ella voló con rapidez y llenó su cabello largo con energía divina de la oscuridad. Bajo la cubierta de la Bandera de la Alucinación, su cabello largo se deslizó justo a un lado de Verón quien escapaba. Nuevamente, la absoluta oscuridad envolvió bruscamente a este y lo sorprendió

Mientras las espadas voladoras comenzaron a cortarlo, Baum sintió un incremento sustancial de presión. Fue forzado a manipular el edicto del espacio usando el bastón de madera en su mano. El espacio a su alrededor comenzó a distorsionarse mientras él parecía haber caído en una discontinuidad espacio tiempo. Deslumbrantes resplandores pasaban a su lado mientras las fisuras rasgaban y se fusionaban a través del espacio tiempo.

Las espadas voladoras fueron disparadas claramente hacia el viejo pero de alguna manera, una distorsión en el espacio tiempo apareció y las espadas se encontraron en el borde de cruzar a otra dimensión. Si no fuera por el hecho de que la consciencia de Han Shuo estaba fuertemente conectada con sus espadas y él había dominado su manejo, de no haberlas retirado lo suficientemente rápido, las espadas voladoras habrían sido consumidas por la discontinuidad en el espacio tiempo y él las habría perdido.

‘¡Maldición, en efecto es problemático lidiar con un cultivador en el edicto del espacio tiempo!’ pensó Han Shuo.