GDK – Capítulo 810

0

Capítulo 810: ¡Ven y mátame!


Han Shuo quien se estaba apresurando hacia Han Tu había sentido la emoción en su alma igual que este la sintió. El zombi élite de tierra también detectaba la presencia de Han Shuo dentro de cierto rango.

Rose quien había estado siguiendo a Han Shuo al vagar en la Ciudad Etérea estaba sorprendida cuando él repentinamente acelero y voló en una dirección a toda velocidad. No tenía idea de que estaba ocurriendo en la cabeza de Han Shuo.

Ella no lo cuestionó y en su lugar lo siguió por detrás silenciosamente mientras hacía suposiciones.

“¡Padre!” un grito emocionado desde la profundidad del alma del zombi élite de tierra sonó en la consciencia de Han Shuo incluso cuando se encontraban a muchos metros de distancia.

“¡Estaré allí pronto!” Los demonios de Han Shuo habían llegado a ese lugar desde hace mucho. Habían visto al zombi peleando con los tres dioses medios y también escucho la conversación entre Verón y este.

Han Shuo no esperaba que el zombi élite de tierra hubiera alcanzado el reino del dios medio en la etapa media en sólo unas pocas décadas. Incluso se hizo un nombre por sí mismo en el Dominio de la Tierra. Para él, cuanto más fuerte se volviera el zombi, más seguro estaría. Él estaba incluso más asombrado de saber que incluso el Dios Supremo de la Tierra deseaba encontrarse con el zombi.

No sabía nada sobre las disputas entre el zombi élite de tierra y Verón y no le importaba. Incluso si el zombi era quien estaba equivocado, él no dejaría ir a Verón por atacar a su hijo.

Estar del lado de su hijo sin importar si este tenía la culpa o no era una regla universal que cada padre tendría. ¡Han Shuo no era una excepción!

“Sólo espera. ¡Cuándo mi padre esté aquí, todos ustedes morirán!” dijo el zombi élite de tierra arrogantemente para enfadar a Verón.

“Bien. Quiero ver quien es tu padre. ¡Si no puedo tocarte, no me importa intentarlo con él en su lugar!” gritó Verón mientras miraba enojado al zombi en la distancia. Él sabía que si hiciera un movimiento, el zombi élite de tierra, cuya parte baja del cuerpo todavía estaba sumergida debajo del suelo, inmediatamente desaparecería en este.

Verón estaba exasperado por el hecho de que él, un dios alto de la tierra, no podía hacerle nada a un dios medio de la tierra. En ocasiones, incluso se preguntaba si el zombi había estado engañándolo sobre su verdadera fuerza en todo ese tiempo, porque parecía irracional que un simple dios medio tendría un entendimiento tan insanamente profundo del elemento de la tierra.

“¡Bien! ¡Quédate justo allí si tienes las agallas!” El zombi élite de tierra salió completamente del suelo y continuó provocando a Verón.

Este podía sentir que Han Shuo llegaría en cualquier momento y eso lo animó a ser incluso más condescendiente. Aunque él todavía era ingenuo en apariencia, para Verón, se veía como la persona más abominable en el Elysium.

“¡Me quedaré! ¡No importa quien venga a tu rescate, no te salvaras de nosotros!” respondió Verón.

Mientras el zombi y él se estaban gritando uno con el otro, un extraño brillo apareció desde el horizonte y atravesó el cielo antes de caer bruscamente a un lado del zombi.

“¡Padre! ¡Estás aquí! ¡Es grandioso verte!” alabó el zombi élite de tierra y le sonreía tontamente a Han Shuo.

«¿Estás bien?” Han Shuo sólo se tranquilizó después de darle un par de vistazos cuidadosos al zombi y descubrir que no estaba herido. Justo después de eso, miro con enojo a Verón, arrugó sus cejas y preguntó, “¿así que es ese tipo?”

“Lo es. Me ha estado cazando por todo el camino desde el Dominio de la Tierra. ¡Simplemente no se va! ¡Qué molesto!” dijo el zombi élite de tierra de una forma enfadada. “Todo lo que hice fue matar algunas personas en su ciudad. ¡Además, fueron ellos quienes me ofendieron primero!”

“Aquellos que asesinaste eran miembros de clanes prestigiosos. ¡Si no te llevo de regreso, no podría responderle a esos clanes!” Verón estaba enfurecido por la justificación del zombi e inmediatamente gritó en respuesta.

“No habrá necesidad de responder nada. ¡Desde que nos hemos encontrado, no voy a dejar que se vayan!” Han Shuo observó a Verón con sus helados ojos mientras le preguntaba al zombi élite de tierra, “dime, ¿cómo quieres que muera?”

Verón finalmente vio de dónde había aprendido el zombi a ser tan engreído y arrogante – de su padre quien lo era incluso más. Ese chico de origen desconocido estaba dándole una sentencia de muerte justo frente a su cara, como si matar a un dios alto fuera tan fácil como comer un pedazo de pastel.

En lugar de enfadarse, Verón rió, “¡jajaja, que pareja! Uno sólo sabe cómo ocultarse y el otro sólo sabe cómo presumir. Hey, estoy justo aquí. ¡Ven y mátame si puedes!”

“¡Rose, mátalos a todos!” Han Shuo arrugó sus cejas e instruyó a Rose quien acababa de alcanzarlo.

Rose quien apenas había llegado a su lado observo confundida al zombi élite de tierra y preguntó, “él, ¿él es tu hijo?”

“Si”, Han Shuo asintió y preguntó, “¿por qué? ¿Hay algún problema?”

Rose sacudió su cabeza y respondió, “no, es sólo que lo encuentro bastante confuso”. En aquel entonces en la Montaña del Demonio, la Diosa Araña Rose se había encontrado con el zombi élite de tierra y el zombi élite de metal. Nunca le cruzó por la mente que los dos zombis pudieran tener semejante relación cercana con él.

“Padre, ¿quién es ella?” preguntó el zombi élite de tierra.

“¡Siente cuidadosamente su aura!” respondió Han Shuo con una ligera sonrisa.

Aunque la habilidad de sentir del zombi no era tan absurdamente buena como la de Han Shuo, era mucho mejor que la de la mayoría de las personas en el Elysium. El zombi élite de tierra observó a Rose por un momento y repentinamente se sacudió. Gritó, “¡esa cosa en la Montaña del Demonio!”

«¡Humph!” Rose miró con enojo al zombi. Todavía estaba un poco enfadada, “¡te recuerdo, ladrón penoso!”

“Jeje, si, fui yo quien robó tus cosas. ¿Qué vas a hacer?” El zombi élite de tierra podría verse como alguien de mente simple en el exterior, pero había aprendido mucho después de sobrevivir en ese mundo brutal por tantos años. Tan pronto como vio a Han Shuo ordenándole, sabía que ella actualmente tenía alguna clase de relación con este y por tanto no le temía.

“Maldita sea, piensan que somos invisibles” uno de los guardias de Verón ya no pudo soportar su furia y maldijo en voz alta.

Verón estaba enojado. Finalmente, no pudo soportar su enfado y cargó hacia Han Shuo con un rugido en voz alta.

“¡Muy bien, es suficiente!” gritó Han Shuo. Se giró hacia Rose y dijo, “no puede esperar para morir. ¡Ve y complace su deseo de morir!”

Rose le disparó otra mirada de enojo al zombi antes de finalmente cargar hacia Verón. Una oscuridad absoluta abruptamente envolvió la región, consumiendo cada fotón. Rose se las arregló para matar a varios dioses medios en un instante.

Ella era una diosa alta en la etapa media mientras que Verón era sólo un dios alto en la etapa temprana. Aunque los dos estaban a sólo un nivel de distancia, aun así era una enorme brecha en distancia.

Para hacerlo peor para Verón, Rose había tomado la ventaja al hacer el primer ataque, rodeando la zona con su dominio de la divinidad de la oscuridad. Verón no sólo había sido capturado con la guardia baja, también selló su destino de encontrarse con la muerte.

“Padre, ¿cómo terminó ella contigo?” preguntó el zombi élite de tierra. Tenía mucha curiosidad sobre su relación después de ver qué tan obediente era ella.

“Erm, después de que ustedes se fueron, me las arregle para mejorar mi fuerza. Hice un viaje a la Montaña del Demonio intentando tomar venganza por ti y tu hermano. Después de derrotarla, pidió ser mi esclava. Necesitaba ayudantes así que la tome”, Han Shuo estaba un poco avergonzado cuando hablo sobre el asunto. Estaba preocupado de que el zombi no estuviera feliz porque él no la había matado.

“¡Jeje, ya veo! ¡En aquel entonces fue tan agresiva y encaprichada en matarnos, y aun así terminó sirviéndonos! ¡Jaja!” respondió alegremente el zombi élite de tierra. No parecía descontento de que Han Shuo no matara a Rose.

Después de estar junto a él por tanto tiempo, ella había aprendido algunos trucos de él. En lugar de atacar a Verón justo desde el comienzo, ella atacó a sus subordinados dioses medios y engaño al primero que estaba desorientado en su dominio de la divinidad de la oscuridad para que acabara con sus propios guardias.

Los dioses medios no tenían oportunidad en contra de Rose. Todos los guardias divinos que habían estado persiguiendo al zombi élite de tierra desde el Dominio de la Tierra por todo el camino hasta el Dominio del Espacio fueron asesinados por ella en nada de tiempo. Fue después de que estuvieron muertos que ella centró toda su concentración en atacar a Verón.

Este apenas podía defenderse a sí mismo en contra de sus ataques y no pudo realizar ningún contrataque. Se sintió más y más débil.

Desde el comienzo él había asumido que Han Shuo era un dios medio. Como nadie podía sentir su fuerza en las artes demoníacas y Han Shuo había estado revelando el aura de su encarnación de la muerte, Verón pensó que él era sólo un dios medio común.

Naturalmente, un dios medio no era una amenaza ante sus ojos. Ni siquiera tomo a Rose como una amenaza.

Aunque él no pudo determinar la fuerza de Rose, vio a Han Shuo dándole órdenes. Pensó que un experto bajo las órdenes de un dios medio no podía ser alguien fuerte.

Fue sólo hasta que ella desplegó su dominio de la divinidad de una diosa alta que él se dio cuenta del terrible error que cometió. Si él supiera que ella tenía la fuerza de una diosa alta en la etapa media, no se habría quedado y hubiera salido huyendo.

Verón no podía sentirse más arrepentido. Se encerró a sí mismo en defenderse en contra de los despiadados ataques de Rose. Era sólo cuestión de tiempo antes de que él agotara toda su energía y fuera derrotado.

Justo cuando él pensó que toda la esperanza se había perdido, una voz envejecida sonó desde la distancia, “¡dama y caballero, por favor paren!”

Un anciano con un largo cabello blanco, sujetando un bastón hecho de una madera seca amarillenta rompió el espacio tiempo y apareció de la nada. Con un movimiento de su mano, Rose y Verón estuvieron congelados en el combate como si alguien hiciera una pausa en el flujo del tiempo.