GDK – Capítulo 808

0

Capítulo 808: Ciudad Etérea


Han Shuo y Rose viajaron a través de los Dominios de la Muerte y el Rayo y llegaron al Dominio del Espacio. El viaje les tomó dos años.

Han Shuo no se apresuró en su viaje. Había estado vagando a través de varias ciudades principales de los Dominios de la Muerte y el Rayo, visitando numerosas montañas y valles, tomando su tiempo para meditar, recolectando incontables materiales preciosos e ingredientes medicinales. Incluso forjó algunas armas demoníacas extraordinarias.

Han Shuo estaba tranquilo ya que no tuvo una carga durante esos dos años. Su corazón y alma habían estado en un estado tranquilo. Su yuan demoníaco se había elevado muy rápidamente gracias a la nutrición de las milagrosas píldoras medicinales que hacía para sí mismo. Tenía el vago sentimiento de que un rompimiento a través del Reino del Presagio podría ocurrir pronto.

Tanto su encarnación de la destrucción como la de la muerte habían alcanzado la etapa tardía del reino del dios medio durante esos dos años. Si carecían de energía divina de la muerte o destrucción, Han Shuo sólo atacaría a los cazadores de dioses que plagaban los remotos valles y montañas. Sus dos encarnaciones nuevamente se encontraban al borde de un rompimiento. Pronto ascenderían al reino de los dioses altos.

Han Shuo se volvió más y más adepto al uso de su dominio híbrido de la divinidad. Mientras practicaba con Rose, su dominio hecho por sus dos encarnaciones de dioses medios se las arreglaba para suprimirla, incluso podía mantener su dominio de la divinidad firmemente contenido.

Han Shuo había puesto su concentración en cultivar a través del viaje. Aunque sólo habían sido dos años, Han Shuo hizo un progreso tremendo en el estado de su reino. Eso causo que su conducta cambiará. Incluso Rose, quien había estado con él todo ese tiempo, encontró que era más y más enigmático.

Durante ese período, ella también había obtenido beneficios abundantes de él. Él compartía generosamente las invaluables medicinas que hacía de los preciosos ingredientes naturales que recogía a lo largo de su viaje con ella. Las medicinas habían transformado y mejorado su cuerpo. Cuando cultivaba usando la Píldora de la Tranquilidad, haría que su mente se calmará y ella a menudo obtendría nuevos conocimientos profundos en la energía de la oscuridad. Con la nutrición de toda clase de píldoras medicinales, la fuerza de Rose también se alzó y también se encontraba al borde de un rompimiento.

Rose quien estaba junto a él las 24 horas del día se dio cuenta de que él nunca la trataba como su esclava. Por el contrario, seguramente obtendría una parte de cualquier cosa buena que él encontrara. Durante dos años, Rose sin saberlo se había vuelto dependiente de Han Shuo. Incluso habría una ligera sonrisa en su rostro cuando hablaba con él. Ella inconscientemente aceptó su nueva identidad y a él.

Tan pronto como ambos entraron en el Dominio del Espacio, notaron la diferencia con cualquier otro Dominio de la Divinidad.

En los Dominios de la Muerte, Oscuridad y Destrucción, los dioses que más comúnmente se encontraban eran aquellos que cultivaban en esas energías. Era poco común encontrar cultivadores en la energía del viento, fuego, tierra y rayo. No hacía falta decir que los cultivadores de la vida, luz y agua nunca eran vistos allí.

Pero las cosas eran muy diferentes en el Dominio del Espacio. Uno fácilmente podría encontrar dioses quienes cultivaban en cualquier tipo de energía. Los cultivadores de la energía de la muerte, oscuridad y destrucción no intentarían asesinar espontáneamente a cada cultivador de la energía de la vida, luz y agua que observaban y viceversa.

La Franja estaba localizada entre los Dominios del Espacio y el Destino. Si Han Shuo planeaba avanzar directamente, le tomaría por lo menos tres meses llegar allí. Sin embargo, él tenía otro plan.

Han Shuo, los Cinco Zombis de Élite y el Pequeño Esqueleto habían hecho una cita para reunirse en la Ciudad Etérea del Dominio del Espacio y el tiempo de la reunión se acercaba. Por tanto, Han Shuo planeó quedarse en el Dominio del Espacio por un tiempo. Pensaba que podría visitar la Franja después de la reunión.

Él no los había visto por un largo tiempo y los extrañaba mucho. Cuando los Zombis de Élite y el pequeño esqueleto lo dejaron, sus fuerzas no eran nada sobresalientes. Como cualquier padre preocupado por sus hijos que viajaban lejos, no había un día en que él no se preocupara por su seguridad.

Los cinco zombis fueron refinados de las cinco energías elementales yuan. Nacieron con un abrumador entendimiento de sus respectivas energías yuan y Han Shuo estaba seguro de que no tendrían problemas en comprender la energía que cultivaban, él reconocía que si ellos podían reunir suficiente energía divina, los cinco zombis podrían mejorar en fuerza a un rango mayor que Sanguis, Bollands y Gilbert.

Después de alejarse de ellos por cerca de cincuenta años, Han Shuo no podría estar más emocionado al verlos de nuevo. Pensó, ‘me pregunto hasta qué reino han cultivado. Por lo menos al reino del dios medio, ¿eso creo?’

Aparte de los zombis, Han Shuo también le había prometido a McKinley, el cultivador del edicto del espacio atrapado en el Santo Grial, que visitaría el Dominio del Espacio. Por tanto, era necesario para él permanecer en ese dominio por al menos un tiempo.

Después de que él observó sus alrededores con sus demonios, asegurándose que la cordillera era segura, Han Shuo saco el Santo Grial y usando su consciencia, transmitió, “McKinley, he llegado al Dominio del Espacio. ¿Qué debería hacer ahora?»

“¿Estamos aquí?” McKinley estaba emocionado de recibir esa transmisión. Gritó, “¿realmente estamos en el Dominio del Espacio?”

Han Shuo no hablo con McKinley por un largo tiempo, pero cumplió su promesa de llevarlo hasta ese dominio. McKinley estuvo atrapado en ese Grial por muchos milenios. Su alma se volvió muy activa cuando descubrió que su libertad parecía estar en su agarre.

“Debo decirlo, este Dominio es realmente un lugar interesante. Jaja, entre en el territorio del Dominio del Espacio. Dime, ¿ahora qué debo hacer?” transmitió Han Shuo.

“Dirígete a Ciudad Etérea. ¡Es donde solía vivir!” respondió emocionado el alma divina de McKinley.

Aunque la tierra que pertenecía al Dominio del Espacio no era más pequeña que la del Dominio de la Oscuridad, sólo había tres ciudades principales, llamadas, Ciudad Etérea, Ciudad Alabanza y Ciudad Fantasía. Las tres ciudades ocupan dos terceras partes de todo el Dominio. No hay restricciones en quien podía entrar. Todos los dioses, no importaba la energía que cultivaran, tenían permitido entrar y vivir en esas ciudades.

Los guardias divinos de esas ciudades normalmente no interferían con las actividades del día a día de sus habitantes. Pequeñas peleas y disputas eran comunes en el Dominio del Espacio, en las cuales los guardias no se molestaban en interrumpir. Sólo se presentaban en algunas peleas a gran escala y en asuntos que podrían interferir con las operaciones normales de la ciudad.

No todos los guardias de este Dominio eran cultivadores del edicto del espacio. La mayoría de ellos eran voluntarios creados de expertos extranjeros quienes iban a ese lugar para evitar conflictos entre otros Dominios Divinos. Su único deber era mantener a sus ciudades funcionando con normalidad. Amaban la libertad que disfrutaban y deseaban preservar su despreocupada forma de vida que sólo el Dominio del Espacio les podía dar.

El Dios Supremo del Espacio frecuentemente viajaba entre varios planos materiales y raramente permanecía en su Dominio. Su acercamiento en el manejo de su Dominio era estar completamente liberado y dejárselo todo a sus seguidores. La mayoría de los poderes y todas las tareas eran delegadas a los administradores. Eso convertía al Dominio del Espacio en una región muy única.

Cuando Han Shuo escuchó que el destino de McKinley era Ciudad Etérea, sonrió y respondió, “¡eso es grandioso! También voy a ese lugar. ¡Tenemos el mismo destino y no tengo que tomar una desviación!”

“¿Qué planeas hacer en Ciudad Etérea?” McKinley estaba confundido. Sabía que Han Shuo nunca había estado en el Dominio del Espacio y no podía entender por qué iría a esa ciudad.

“Oh, tengo una cita con alguien”, respondió Han Shuo. Después de pensarlo un poco, él preguntó, “¿A dónde debo ir después de entrar a la ciudad? ¿A quién debo buscar y cómo?”

McKinley vaciló por un momento antes de transmitirle, “ve primero a la ciudad y aprende sobre la situación actual. Todavía no lo he decidido”.

Han Shuo entendió que McKinley sólo tenía su alma divina, no tenía mucho poder para defenderse a sí mismo. Si la persona que quería encontrar quería lastimarlo, no había mucho que pudiera hacer, por ello, debía pensar muy cuidadosamente su plan.

“Entonces está bien, me dirigiré a Ciudad Etérea. ¡Todavía tienes tiempo para decidir!” sin decir mucho, Han Shuo guardo el Grial que encerraba a McKinley-

“El alma divina en el Grial es muy poderosa. ¿Quién es esa persona?” preguntó Rose. Ella estaba a un lado cuando Han Shuo y McKinley charlaban y pudo sentir la fluctuación de su alma divina.

“Un dios alto muy desafortunado. Él es una de las razones por las que vine al Dominio del Espacio”, Han Shuo explicó casualmente.

Rose parecía asombrada. Después de quedar en blanco por un momento, preguntó, “¿en qué reino se encuentra?”

“Un dios alto en la etapa tardía. Pero sin su cuerpo divino, sólo puede permanecer en ese lamentable y pequeño Grial. Jaja”, respondió Han Shuo. Después de tomar una respiración profunda, él instruyó sonriendo, “¡vamos, nos dirigimos a Ciudad Etérea!”

Medio mes después, Han Shuo y Rose entraron en la ciudad. Los guardias no eran estrictos sobre impedir la entrada en la ciudad. Ni siquiera demandaron algún pago de monedas de cristal de Han Shuo o Rose. Después de darle un vistazo a sus tablillas divinas, se le permitió entrar a la pareja.

Aquellos que vivían en ese Dominio no necesitaban preocuparse sobre los ataques de otros Dominios Divinos. Normalmente, no había ninguna pelea a gran escala ocurriendo en las ciudades. Esos guardias básicamente sólo necesitaban mantener el orden más básico. Sus presencias estaban cerca de ser prescindibles en la ciudad.

En la Ciudad Etérea, aparte de los dioses cultivando en una amplia variedad de energías, Han Shuo noto que era mucho más bulliciosa que otras ciudades que visito. Podría ser debido a que ese dominio sólo tenía tres ciudades. Tiendas vendiendo armas divinas, pergaminos divinos, cristales de energía, medicinas y muchas otras cosas cubrían cada esquina.

La ciudad era tan enorme que tomaría alrededor de una semana de vuelo para visitarla completa. Un dios menor común y un dios medio podrían necesitar incluso más tiempo.

Han Shuo no estaba tan interesado en las bulliciosas actividades de la ciudad. Tan pronto como entró, desplegó su consciencia y comenzó a vagar alrededor de la ciudad junto a Rose.

Los cinco zombis y el pequeño esqueleto fueron hechos usando su esencia de sangre. Han Shuo podría sentir sus presencias si se encontraban dentro de cierto rango. Si alguno de ellos estaba en Ciudad Etérea, él sería capaz de localizarlos después de recorrer la ciudad.

Él voló a través de las calles con su consciencia completamente desplegada. Sin embargo, después de volar por un día completo, todavía no descubrió la presencia de ninguno de los zombis o del pequeño esqueleto. Pensó, ‘¿quizás ninguno de ellos ha llegado todavía? ¿O se encontraron con problemas?’

Justo cuando él comenzó a preocuparse, repentinamente sintió la presencia del zombi élite de tierra.

Han Shuo estaba deleitado. Inmediatamente aceleró y voló hacia el zombi junto a Rose.