GDK – Capítulo 787

0

Capítulo 787: Tercer lugar, por lo menos


Aunque era claro que Han Shuo era un excelente chico lleno de potencial, ningún padre estaría abierto a la idea de convertirse en su suegro. Han Shuo ya tenía una horda de acompañantes femeninas y ninguna de ellas tenía ningún reconocimiento formal de ninguna clase. Si eso no era suficiente, no se esperaba si Han Shuo explicará más adelante su harem. Wallace no pensaba que Carmelita pudiera mantenerlo a raya.

Desde la forma que Wallace lo veía, Carmelita no tendría una vida feliz si se casaba con Han Shuo. Por tanto, él se resistía bastante a la idea.

Sin embargo, el escenario que Andre mencionó era muy probable que ocurriera en el futuro. Dada la fuerza que Han Shuo mostró hasta este momento, Wallace sentía que él no era alguien que estaría satisfecho con estar bajo la autoridad de alguien más. Con la Farmacia Perla Celestial siendo una máquina de imprimir dinero, era sólo cuestión de tiempo antes de que la Casa Han remplazará completamente el vació dejado por la Casa Lavers en la Ciudad de las Sombras.

Con su patriarca, Han Shuo, teniendo una fuerza tan grande y con la constante corriente de riqueza generada a través de la Farmacia Perla Celestial, la Casa Han tenía la certeza de tener un futuro brillante. Un día, la presencia de la Casa Han inevitablemente amenazaría la posición de la Casa Sainte, sin una atadura firme sujetando a ambas familias, uniéndolas, Wallace estaba seguro de que los ancianos en su clan harían algo al respecto.

Después de pensarlo cuidadosamente, él descubrió que el resultado de no hacer nada sobre el asunto sería desastroso. La propuesta de Andre, si se realizaba pronto, podría evitar el resultado desastroso que presentía. Aunque Wallace fue tentado a hacerlo, también sentía que Han Shuo era demasiado mujeriego. No podría tomar una decisión en un corto tiempo.

“No nos apresuremos. Aunque estoy muy complacido con la actuación de ese jovencito en casi cada aspecto, es sólo que tiene demasiadas parejas románticas a su alrededor. Además, Carmelita no ha mostrado ningún interés romántico por él. Esto necesita ser pensado cuidadosamente”, respondió Wallace después de mantener silencio por un largo tiempo.

Andre asintió y no dijo nada. Sabía exactamente lo que le preocupaba a Wallace, pero no tenía ningún consejo que darle.

La competencia entre los Siete Cuerpos todavía tenía que comenzar. La mayoría de los participantes estaban usando su tiempo libre para estudiar el terreno de la Cordillera Nube Ascendente, excepto por aquellos del Quinto Cuerpo. Habían llegado a la cordillera mucho antes y habían completado sus preparativos desde hace mucho tiempo. Siguiendo las órdenes de Han Shuo, ninguno de los guardias del Quinto Cuerpo viajó alrededor de la cordillera y en su lugar permanecieron dentro de su zona de acampada para descansar y ahorrar energía.

Han Shuo, sin embargo, no hizo eso. Él fue a beber y charlar con Erebus y Aobashi. Carmelita usualmente también se les uniría. Esos Jefes de los Guardias Divinos no mostraban la tensión o la solemnidad antes de la competencia.

Uno de esos dias, Han Shuo, Erebus y Carmelita estaban charlando alegremente con Aobashi en el campamento de su Primer Cuerpo. Sin ninguna advertencia, apareció un joven con una piel verde oscuro y ojos agudos. Tenía un cabello corto muy bien recortado que estaba erguido con firmeza en su cabeza. Se veía como una persona helada, arrogante y recta.

Cuando se mostró ante el grupo, simplemente asintió ligeramente hacia Erebus antes de caminar directamente hacia Aobashi y procedió a mirarla intensamente sin decir ni una palabra. Unos segundos después, asintió fríamente y dijo, “¡no está mal, tu fuerza no ha declinado!” Luego anunció en voz alta, “¡Aobashi, este año, voy a derrotarte!”

Aobashi parecía saber lo que ese hombre diría. Puso una mueca desdeñosa, gruñó suavemente y dijo, “han sido muchas centurias pero nunca has sido capaz de derrotarme, ni una sola vez. No será diferente en esta ocasión”.

“¡Será diferente!” respondió el hombre con un rostro solemne que brillaba de confianza. Aquellos que no conocieran mejor el tema serían fácilmente influenciados por su confianza.

“Nah. Nuevamente perderás conmigo, como siempre”, refuto Aobashi. Ella dejó salir una ligera risa y dijo, “Ralph, siempre has manejado a tus tropas con el método más cruel. Los entrenas en los ambientes más peligrosos con absolutamente ninguna preocupación por sus vidas. ¡Esa es la única razón por la que tu Segundo Cuerpo puede quedar en primer lugar en la competencia en equipos!” Aobashi hizo una pequeña pausa antes de continuar, “estoy absolutamente en desacuerdo con tus métodos. ¡Aunque tu Segundo Cuerpo siempre toma el primer lugar en la competencia en equipo, eso no justifica tus métodos crueles!”

“¡Cómo maneje a mi Segundo Cuerpo no es asunto tuyo!” Ralph gruñó fríamente y dijo, “¡dentro de poco, en esta ocasión, mi Segundo Cuerpo obtendrá una victoria total! ¡Y te derrotaré en el duelo!”

“¡Hump, que tipo tan fastidioso!” Carmelita no pudo aguantar por más tiempo y comento. Aunque Ralph era leal a su padre, él no era particularmente amistoso con los otros miembros de la Casa Sainte. Cuando él apareció, no asintió o saludo a Carmelita. Eso significaba que él era sirviente sólo de Wallace y no de la Casa Sainte.

Ralph vio con enojo a Carmelita y dijo con una voz indiferente y sin emociones, “has sido herida seriamente dos veces en sólo unos años y has desperdiciado muchas de las esencias divinas de Su Señoría. ¿No sientes vergüenza? Deberías estar cultivando en lugar de venir a la competencia”.

Carmelita estaba enfurecida. Señaló a Ralph y dijo”, ¿qué hay de ti? Todo lo que has hecho es volver a cada guardia de tu Segundo Cuerpo tan frio e inhumano como tú. ¿Primer lugar en fuerza en equipo? ¿A qué costo? ¡No pienses que no estamos conscientes de cuántos han muerto en tu entrenamiento ridículamente difícil!”

Aunque la Ciudad de las Sombras era enorme, muy pocos se atrevían a criticar abiertamente a Carmelita como lo hizo Ralph. A ella siempre le había desagradado. Pero como él era de confianza y altamente apreciado por Wallace, no había mucho que ella pudiera hacerle. Más importante, Ralph tenía una fuerza mayor a la suya, lo que la hacía sentir impotente cuando tenía que enfrentarlo. Era también debido a eso que él no necesitaba preocuparse por sus sentimientos cuando hablaba con ella.

“¡Bryan, enséñale a este tipo una lección por mí!” Carmelita debía estar ardiendo en furia. Busco a Han Shuo, la única persona en el grupo que no era miembro de la Casa Sainte, para que la respaldara.

Han Shuo forzó una sonrisa y respondió de manera impotente, “este es un asunto personal de tu clan. No es mi lugar el entrometerme”.

Aunque Han Shuo no encontraba agradable a Ralph, no era un miembro de la Casa Sainte o una persona de relevancia para Wallace. El asunto entre Ralph y Carmelita podría considerarse como un asunto privado de la Familia Sainte. Él no estaba en una posición adecuada para intervenir.

Han Shuo podría no tener intención de tener ninguna fricción con Ralph, pero este no parecía pensar igual. Le disparó una mirada helada a Han Shuo y se burló desdeñosamente. Con un tono indiferente, remarcó, “¿este tipo? ¡Pfft, él no tiene la capacidad de hacer eso!”

Han Shuo arrugó sus cejas ya que ahora estaba molesto. Desde hace mucho había escuchado sobre el infame carácter de Ralph. No tenía absolutamente ningún escrúpulo en cualquier cosa que hacía o decía y ni siquiera le guardaba algún respeto a los patriarcas de los otros tres clanes mayores. A diferencia de Aobashi y Erebus, Ralph no sabía lo que era la cortesía. Después de finalmente encontrarse con él, Han Shuo aprendió que los rumores en efecto eran verdad.

‘¡Esto no va a terminar bien para Ralph!’ pensaron inmediatamente Aobashi y Erebus. Los dos sabían que aunque Han Shuo podía verse inocente y amistoso todo el tiempo, él no tomaba las provocaciones a la ligera y una vez que estallaba, se desataría un infierno.

Y como esperaban, después de que vio a Ralph por un momento, no mostró ninguna ira y en su lugar puso una sonrisa sin sinceridad y dijo, “escuche que el Segundo Cuerpo se ubica primero en la fuerza de combate, pero encuentro eso difícil de creer. ¡Jeje, mi recién creado Quinto Cuerpo está buscando avanzar por el campo de batalla para descubrir de lo que está hecho el Segundo Cuerpo!”

Después de una pequeña pausa, Han Shuo puso otra sonrisa falsa y remarcó, “oh, por cierto, estoy seguro de que Lord Ralph no va a tomar el segundo lugar en la competencia entre los Jefes de los Guardias Divinos”.

“¡Y tampoco va a obtener el primer lugar!” añadió Aobashi.

Han Shuo giró hacia ella y dijo sonriendo, “¡eso es seguro!” Él hizo una pequeña pausa para dejar que la oscuridad surgiera en el rostro de Ralph antes de clamar confiadamente, “por como lo veo, al menos obtendrá el tercer lugar”.

Aobashi alzó una ceja, puso una sonrisa divertida y dijo, “¿te refieres a que tú tomaras el segundo lugar?”

Han Shuo puso una sonrisa traviesa y respondió, “estoy bastante seguro de que puedo derrotarlo. ¡No será difícil!”

Carmelita y Erebus pusieron rostros sorprendidos cuando escucharon esas palabras. Después de algunos segundos, Erebus sacudió su cabeza de forma extraña mientras Carmelita festejaba o aplaudía. Dijo felizmente, “muy bien, Bryan. ¡Me gusta esa confianza suya! ¡Si lo derrotas en la competencia, tendrás mi gratitud!”

“¡Considéralo hecho!” respondió Han Shuo arrogantemente.

El rostro de Ralph se había estado volviendo más y más oscuro mientras escuchaba su conversación. Finalmente, estallo. Gritó repentinamente, “¡no hay necesidad de esperar hasta la competencia! ¡Veamos si tienes algo para respaldar tu gallardía, justo aquí y justo ahora!”

Después de terminar esas palabras, Ralph repentinamente ataco. Su palma llena con la energía divina de la destrucción se disparó hacia Han Shuo quien estaba sólo a unos cuantos pasos de él.

La sonrisa cordial en el rostro de este último no desapareció mientras observaba fríamente como se acercaba la gran mano de Ralph. La energía del Espíritu del Caldero repentinamente llenó su cuerpo y una tremenda cantidad de energía se reunió en su dedo índice. Lo movió a la velocidad del rayo e hizo contacto con la palma de Ralph. Un extraño brillo emergió, extendiéndose desde el dedo hasta la palma.

Una violenta fuente de energía vino desde el dedo de Han Shuo y rodeo completamente la palma de Ralph. Inmediatamente siguiendo a eso, el dedo extendido de Han Shuo se contrajo para cerrarse en un puño. Una fuerza explosiva incluso más feroz que la última golpeó la palma.

‘Ruido sordo, ruido sordo, ruido sordo…’ Ralph fue forzado a dar unos pasos hacia atrás por el tremendo poder.

Cuando finalmente recuperó su equilibrio, ya no había ningún rastro de desdén en su rostro cuando miro a Han Shuo y fue reemplazado por solemnidad. Asintió fríamente y remarcó, “no está mal, has probado que tienes más que sólo una gran boca. ¡Sin embargo, con lo que tienes, derrotarme no es nada más que un sueño vacío!” Después de terminar esas palabras, se dio la vuelta, comenzó a alejarse mientras decía, “Lord Wallace prohíbe las peleas fuera de la competencia. ¡Te aplastaré hasta el núcleo cuando llegue la competencia!”

Era obvio que el ataque de Ralph sólo era para probar el poder de Han Shuo y él no había usado toda su fuerza. Ralph no perdió el valor después de ser forzado a retroceder por el contrataque de Han Shuo. De ese pequeño encuentro, ganó un ligero entendimiento de su fuerza.

Él no había aplicado toda su fuerza, pero Han Shuo tampoco lo hizo. Ni siquiera había utilizado las diecisiete espadas voladoras.

Han Shuo no pudo evitar reír. Le dijo a Ralph mientras este se marchaba, “déjame decirte esto, no sólo te derrotaré en la categoría individual, tu Segundo Cuerpo también descenderá del primer lugar en la categoría en equipo. ¡Has tenido ese título por mucho tiempo!”

Ralph se detuvo y se giró para darle una mirada a Han Shuo. Puso una mueca burlona y dijo, “¡lo veremos!”

El Segundo Cuerpo siempre había sido el campeón en la competencia en equipo. Ralph tenía más confianza en la fuerza de su Cuerpo que en la suya. ¡Repentinamente sintió que Han Shuo estaba siendo más arrogante de lo que él era!