GDK – Capítulo 785

0

Capítulo 785: Refinando Armas


Sanguis, Bollands y Gilbert practicaban ramas de las artes demoníacas impartidas por Han Shuo. Gilbert practicaba un arte demoníaca que fortalecía su alma de una forma muy parecida a un complemento para su cultivación de la energía de la oscuridad. Aunque la energía divina de la oscuridad que él tenía fue alterada por su práctica de las artes demoníacas y su cuerpo demoníaco único, podía utilizar las armas divinas que se encontraban en este universo.

Bollands solía ser un cultivador del aura de pelea. Abandonó completamente la cultivación de esa energía después de que Han Shuo le impartió el Camino Demoníaco de Asesinato de Dioses. Colocó todos sus pensamientos en practicar el arte demoníaco que él le entregó. Por tanto, las armas regulares en este universo ya no eran adecuadas para él. Pero afortunadamente para Bollands, Han Shuo le había hecho una espada voladora decente que le ajustaba perfectamente.

La situación de Sanguis, a diferencia de la de Gilbert y Bollands. Antes de encontrarse con Han Shuo, a pesar de que lo intento, no podía cultivar en ninguna energía. Todo ese tiempo, Sanguis sólo cultivó el Mantra del Dios de la Sangre que Han Shuo le entregó. Siendo alguien con el cuerpo especial Sanguis, él fue capaz de hacer un rápido progreso en su cultivación.

Fue debido a que el Mantra del Dios de la Sangre que Sanguis cultivaba que Han Shuo no pudo encontrar o hacerle un arma demoníaca adecuada para él. Han Shuo le había regalado desde hace mucho el Abanico de la Sed de Sangre a Sanguis. Sin embargo, como el Abanico de la Sed de Sangre era solamente un arma demoníaca cruda que él había refinado. No sólo estuvo limitado por los materiales accesibles en ese momento, pero el arma tampoco estaba hecha con el Mantra del Dios de la Sangre en su mente. Por tanto, Sanguis siempre sentía que su arma no era adecuada para él.

El arte demoníaco que él cultivaba era muy único. Era difícil hacer un arma demoníaca que fuera adecuada para él. Han Shuo siempre había querido refinar un arma demoníaca que era adecuada para Sanguis, pero no pudo encontrar los materiales adecuados.

Pero ese ya no era el caso. ¡La roca rojo sangre que encontró bajo la corriente era el material perfecto!

“Maestro, ¿qué hace esa roca?” preguntó Sanguis con un rostro confundido. Aunque el color de la roca era agradable a sus ojos, no parecía así de especiales para él.

Repentinamente, el guardia quien guió a Han Shuo y Sanguis hasta la pequeña corriente comenzó a actuar extrañamente. Su rostro estaba sonrojado y confundido. Miró hacia Han Shuo y Sanguis y gritó, “¡mi sangre! ¡Algo está mal con mi sangre!”

Sanguis miró de la cabeza a los pies al guardia con ojos confundidos. Aunque él había sido calumniado, exclamó, “¡no te estoy haciendo nada!”

Una gran mano sujetó al guardia y lo lanzó al aire en un instante. Cuando estaba a varios cientos de metros de la roca, su rostro comenzó a regresar a la normalidad y podía respirar de nuevo. Han Shuo se detuvo y lo dejó ir. Le ordenó al guardia, “permanece lejos del área” y regresó con Sanguis.

“No fuiste tú. ¡Fue eso!” dijo Han Shuo mientras señalaba hacia la roca rojo sangre.

Sanguis estaba sorprendido. Con incredulidad, pregunto, “¿¡cómo es eso posible!?” Mientras miraba a la roca con sus ojos muy abiertos, preguntó, “¿por qué es que yo no siento nada raro con mi sangre?”

“Tú puedes ser la única persona en el mundo que es invulnerable a la roca”, respondió Han Shuo sonriendo.

Sanguis estaba asombrado. Miro a la piedra colocada en el suelo frente a él y luego hacia Han Shuo antes de preguntar, “pero, Maestro, ¿no estás bien tú también?”

“También estoy afectado por la energía pero es manejable para mi cuerpo. No es suficiente para hacer que mi sangre se mueva anormalmente”, explicó Han Shuo.

Sanguis finalmente supo que tan única era la roca ante él. Miro la roca con un hermoso color rojo sangre. Cuanto más la miraba, más le gustaba. Sentía como si la roca era como él.

“Coloca tu mano en ella y siéntela. Sentirás que hay de diferente con esta roca aparte de su color”, instruyó Han Shuo sonriendo.

Sanguis quería hacerlo y presionó su palma en la roca. Tan pronto como hizo contacto con la roca, hizo una expresión de alegría y sorpresa en su rostro. Giro hacia Han Shuo y dijo emocionado, “hay una energía en la roca, es igual a la energía en el Pasto de la Esencia de Sangre. Oh, espera, no es exactamente la misma – ¡es más pura que la del pasto!”

Han Shuo asintió y explico, “esta roca se llama Cristal de Sangre. Es gracias a este cristal que tantos Pastos de la Esencia de Sangre crecieron aquí. El Cristal de Sangre puede atraer y reunir la energía de la sangre de las criaturas que caen en las cercanías. Si este cristal no estuviera enterrado en lo profundo del suelo, cualquier cosa viviente con sangre que vagara en la región sería afectada por su energía de la misma manera que sería afectada por tu Mantra del Dios de la Sangre. Sangrarían abundantemente y podrían perder sus vidas fácilmente por el cristal”.

El asombrado Sanguis fue renovado después de escuchar su explicación. Preguntó, “¡esto es milagroso! ¿Pero qué puede hacer por mí?”

“Por lo menos, puede amplificar el poder de los ataques de tu mantra y muy probablemente incrementar la velocidad de tu cultivación. No puedo numerar todos los beneficios que te traerá ya que yo no cultivo el Mantra del Dios de la Sangre. Tendrás que descubrir el resto por tu cuenta. ¡Pero estoy seguro de que el Cristal de Sangre será tremendamente benéfico para ti!” explicó Han Shuo. Poco después, preguntó, “oh, sí, ¿qué clase de arma quieres que haga con el cristal?”

“Es bastante grande en tamaño. ¿En qué puede convertirse?” preguntó Sanguis emocionado.

Para él, un arma demoníaca que pudiera elevar su poder de ataque y la velocidad de su cultivación era simplemente maravilloso. Había visto como Bollands se volvía mucho más poderoso después de obtener una espada voladora de su maestro y había estado admirando el aterrador poder destructivo de sus diecisiete espadas voladoras. Sería de extrañar si él no se emocionara al saber que pronto poseería un arma destructiva de su propiedad.

“Puede ser grande ahora, pero después de que la corteza exterior y las impurezas sean removidas, será mucho más pequeña”, respondió Han Shuo. “Piénsalo por un momento y dime que arma quieres que sea. Puedo cambiar la forma del Cristal a lo que elijas”.

“¡Una espada! ¡Me gustan las espadas!” respondió Sanguis emocionado. Estaba influenciado por Han Shuo y Bollands quienes usaban espadas voladoras.

“¡Muy bien, tendrás una espada!” Han Shuo luego añadió, “solo puedo ayudarte a remover las impurezas y a moldear la espada. Para que el arma demoníaca sea tuya, tendrás que completar algunos toques finales y refinar más la espada”.

“¡Entiendo, Maestro!” respondió Sanguis mientras asentía entusiasmado. Parecía estar muy impaciente.

Han Shuo no dijo nada más y comenzó a calmar su mente. La energía del yuan demoníaco comenzó a canalizarse a través de sus manos y elevó a la roca rojo sangre del suelo. Esta flotó entre las palmas de Han Shuo y comenzó a agitarse rápidamente.

‘¡Rugido!’ dos corrientes de llamas fluyeron desde sus palmas y se reunieron en una esfera justo debajo de la roca. Las llamas estaban ardiendo a una temperatura abrasadoramente alta. Sanguis quien estaba de pie a su lado inmediatamente sintió el calor e inconscientemente dio varios pasos hacia atrás.

Mientras las llamas recorrían la roca rojo sangre, la sólida piedra era suavizada. El centro del Cristal de Sangre se volvió más y más rojo mientras la corteza se quemaba y se agrietaba. Era como si las llamas estuvieran forzando y comprimiendo la energía en el cristal hacia su centro.

“¡¿Eh?!” Un suave grito de sorpresa vino desde la distancia. Rose, llevando un rostro asombrado, estaba de pie en silencio y miraba tontamente hacia Han Shuo quien estaba refinando un arma.

Después de haber llegado a la Cordillera Nube Ascendente, ella se las había arreglado para localizar unas aguas termales. En los días pasado, ella y algunas guardias habían estado relajándose en esas aguas. Ella recién había terminado su ritual de baño por ese día y fue a ese lugar después de saber por un guardia que él estaba en ese lugar. No esperaba encontrar a Han Shuo refinando un arma.

Era de conocimiento común en el Elysium que un herrero requería por lo menos de varias torres de energía para derretir los materiales necesarios para forjar un arma. Además de eso, necesitaría grabar numerosas matrices mágicas extrañas y complicadas en el suelo, reuniendo varias clases de energías sólo para producir un arma divina. El proceso era largo, fastidioso y complicado.

Nunca había escuchado en el Elysium que un arma divina pudiera ser producida sin un molde o matrices y sólo de una pieza de material crudo y un par de manos como Han Shuo lo estaba haciendo. Rose no podía entender cómo podía convertir la roca derretida entre sus manos a la forma que deseaba sin usar ninguna matriz mágica o torre de energía.

Con asombro continuó observándolo mientras él se concentraba en refinar el arma demoníaca. Por alguna razón, al menos por un momento, ella encontró que él, quien estaba completamente concentrado en la tarea era muy atractivo. También sintió que el arma que estaba produciendo sería perfecta.

Con Rose y Sanguis observando atentamente, piezas de roca oscura se agrietaron y cayeron desde los bordes del Cristal de Sangre uno tras otro. El cristal de dos metros se encogió gradualmente mientras él lo horneaba con el fuego lanzado desde sus manos. El rojizo del exterior parecía haberse movido hacia el centro del cristal más pequeño. La luz escarlata en el centro del cristal se volvió más y más brillante. Se veía como si la sangre estuviera fluyendo en este.

Gradualmente, el Cristal de Sangre comenzó a tener la burda forma de una espada ancha. El fuego de en las palmas de Han Shuo se volvió más feroz. Pequeñas piezas de roca continuaron cayendo del cristal con forma de espada ancha que se agitaba.

Después de un tiempo, las llamas que salían de sus palmas comenzaron a disminuir, pero el brillo rojo sangre que salía del Cristal de Sangre se volvió mayor. Deslumbraba como un sol rojo y volvía todo a su alrededor rojo sangre. Una ligera esencia de sangre comenzó a emanar desde el mismo.

La impaciencia y emoción podían verse en Sanguis quien había estado observando al lado de Han Shuo. Después de que este último removió las impurezas del cristal, el Cristal de Sangre, en su forma más pura ardía con una luz rojo sangre. Sanguis repentinamente sintió como si se formara una conexión milagrosa entre él y la espada ancha. Incluso la sangre en su cuerpo se volvió enormemente emocionada.

‘Ruido sordo’, el Cristal de Sangre, ahora con la forma de una espada ancha, cayó al suelo. Han Shuo dejó de lanzar fuego de sus palmas y usó una fuerza para redirigir la corriente cercana. Un grueso vapor de agua silbó desde la espada ancha hecha del Cristal de Sangre mientras era bañada.

Después de lavar la espada ancha en varias ocasiones, el cristal quedó inmaculadamente limpio y ya no era caliente al tacto. Han Shuo finalmente se giró hacia Sanguis quien estaba saltando una y otra vez, dijo, “¡adelante!”

Sanguis estaba deleitado e inmediatamente tomo y alzó el espadón hecho usando el cristal. Exclamó, “¡es pesada!”

Un intenso brillo sangriento estalló repentinamente desde el espadón. Este incluso hizo que la sangre de Han Shuo viajará anormalmente por un breve momento. Pudo sentir que su sangre esperaba para escapar de su cuerpo y volar hacia el espadón.

“¡Jaja, esto es maravilloso, la amo! ¡Gracias, Maestro! ¡Gracias!” alabo Sanguis.