GDK – Capítulo 780

0

Capítulo 780: Atrapado


Han Shuo siempre tenía a algunos demonios que patrullaban a su alrededor todo el tiempo. Tan pronto como él tuvo esa sensación incómoda, sus demonios flotaron a su alrededor y revisaron por todas partes.

Aunque sus demonios no descubrieron nada, el sentimiento incómodo no lo había dejado ni un momento. Eso hizo a Han Shuo aún más alarmado. Tenía las diecisiete espadas voladoras en espera, listas para manejar cualquier ataque repentino.

En el presente, Sanguis, Gilbert y algunos guardias del Quinto Cuerpo a cierta distancia estaban escuchando la lección de Bollands sobre las técnicas de asesinato. Los guardias cercanos a él estaban a trescientos metros de distancia.

Todo se veía perfectamente bien, pero todo se sentía totalmente mal. El inexplicable sentimiento de enorme peligro continuó amenazándolo incluso cuando sus demonios no encontraron anormalidades en los alrededores. Han Shuo no lo tomo como un signo de que debía relajarse, en su lugar se volvió más cuidadoso. Su corazón podría ser tan turbulento como el mar en una tormenta, pero aun así él llevaba la misma expresión calmada y despreocupada en su rostro. Se sentó en silencio en una roca con su cabeza hundida como si estuviera meditando en algo.

De pronto, el espacio ante él parecía haberse partido mientras una luz deslumbrante envolvió la región. El espacio tiempo comenzó a agitarse violentamente.

Al siguiente momento, Han Shuo descubrió que el espacio parecía haberse congelado. El viento, la hierba y cada cosa se volvió rígida al instante como si el tiempo se hubiera congelado.

Varias figuras humanoides hechas de luz y sombras aparecieron de repente en la región con la intensa fluctuación del espacio tiempo. En nada de tiempo reunieron un potente poder de atadura y lo enviaron hacia Han Shuo. El poder llegó rápida y repentinamente. Antes de que Han Shuo pudiera reaccionar, descubrió que su cuerpo había sido restringido sólidamente como si cadenas incorpóreas lo hubieran atado con firmeza de sus brazos y piernas.

Luego las figuras que emergieron de la brillante luz cargaron hacia él. Cada uno de ellos llevaba una delgada máscara con un toque blanco pálido. No había aperturas en las máscaras salvo por dos delgadas hendiduras que revelaban sus ojos. Hacía que los atacantes lucieran bastante aterradores.

Estos estaban compuestos de cinco dioses altos. El que estaba al frente cultivaba en el edicto de la destrucción. Era bastante corto en estatura. Llevaba un guante oscuro hecho de un desconocido pero precioso material. Estaba decorado con extrañas manchas y poseía una asombrosa aura de la destrucción a su alrededor.

Los cuatro detrás de la persona baja también eran dioses altos, pero eran ligeramente más débiles en fuerza. Todos llevaban la misma ropa que la persona baja que lideraba la carga pero diferentes alturas. Cada uno llevaba diferentes armas y era obvio que las armas eran muy preciosas y sobresalientes.

Los cinco tenían los mismos ojos helados. El intento asesino emanando de sus cuerpos estaba fluyendo hacia Han Shuo. No podía ser más obvio que intentaban tomar su vida justo en ese lugar.

La energía atando su cuerpo era tremenda. Sus brazos y piernas fueron asegurados fuertemente en el lugar por cinco energías diferentes. Él inmediatamente detectó que las energías se originaban de los cinco atacantes que cargaban hacia él. En un instante, él abruptamente calmo su mente.

Los cinco asesinos poseían la fuerza de un dios alto. El hombre bajo liderando la carga era un dios alto en la etapa tardía. Solo manejarlo a él sería tan demandante como pelear con Hofs con quien recientemente había tenido la experiencia. Sabía que liberarse de los grilletes canalizados por los cinco dioses altos sería extremadamente difícil.

Viendo que los cinco pronto lo alcanzarían, con un pensamiento, las almas divinas de las encarnaciones en su cuerpo se volvieron perfectamente sincronizadas con su consciencia. Con sus encarnaciones todavía en el interior del Caldero de la Miríada de Demonios, sus dos dominios de la divinidad se fusionaron. El dominio híbrido de la divinidad fue desplegado alrededor de su cuerpo principal en un instante.

El elemento de la muerte en los alrededores repentinamente fluyo y convergió salvajemente hacia él mientras las hebras invisibles a simple vista del poder de la fe se agitaban rápidamente en las trayectorias del edicto de la destrucción. El dominio híbrido de la divinidad rápidamente se expandió desde él y purgo agresivamente a cualquier otro elemento a su alrededor.

Los cinco asesinos quienes intentaron aniquilarlo fueron inmediatamente envueltos por su dominio. Las hebras del poder de la fe eran como incontables manos invisibles y diminutas sujetando a los cinco. Estos, que habían cargado hacia él a una rápida velocidad, bruscamente se volvieron torpes en sus movimientos. Era como si hubieran caído en una piscina de miel.

Los ojos debajo de las máscaras revelaron una emoción de sorpresa. Los cinco intercambiaron miradas antes de desplegar inmediatamente sus propios dominios de la divinidad. Tres dominios de la energía de la oscuridad, uno de la energía de la muerte y uno de la energía de la destrucción se extendieron rápidamente desde los atacantes.

El pequeño espacio repentinamente fue abarrotado con seis dominios de la divinidad. Los cinco dominios de la divinidad fueron expandidos rápidamente dentro del dominio de Han Shuo, ejerciendo una aplastante y abrumadora cantidad de presión sobre este.

A diferencia de él, los cinco asesinos tenían un control completo sobre sus propios dominios de la divinidad. No sólo podían hacer que sus dominios no entrarán en conflicto entre ellos, también podían hacer que sus dominios trabajaran unos con otros y centrarán la presión en Han Shuo. Este último sintió inmediatamente la enorme presión en su dominio híbrido de la divinidad a través de su cuerpo. Sentía como si estuviera siendo aplastado por cinco enormes e hinchados balones. ¡Era tormentoso!

Aunque su dominio híbrido era agresivo, este sólo podía retroceder en derrota cuando fue presionado por los cinco dominios de la divinidad de los dioses altos a la vez. Después de todo su dominio era creado por dos dioses medios y él todavía tenía que dominar completamente todo lo maravilloso de su dominio híbrido.

Mientras su dominio se encogía gradualmente, los cinco atacantes se acercaban más y más a él. Se estaban riendo cruelmente con sus ojos como si estuvieran seguros de que él sería masacrado en sólo un momento.

Las manos y piernas de Han Shuo fueron encadenadas por los cinco. No sólo no podía usar armas divinas para defenderse, tampoco tendría forma de evitar sus ataques. Incluso su dominio de la divinidad fue empujado. Desde su punto de vista, Han Shuo había perdido toda forma posible de defenderse y estaba indefenso como una oveja atada. ¡Por eso lo veían como si él ya fuera un hombre muerto!

Pero estaban muy equivocados. ¡Incluso si él no podía mover ninguna de sus extremidades o hacer sonidos, eso no significaba que fuera un objetivo indefenso!

La consciencia sin forma e incorpórea de Han Shuo permanecía libre de la energía de restricción proyectada por los cinco. Él era capaz de permanecer calmado y pensar en una solución para liberarse del peligro incluso mientras los cinco atacantes lo miraban fijamente con sus helados y despiadados ojos.

Repentinamente, un brazo salió de la espalda de Han Shuo. Era un brazo de una de sus encarnaciones. ¡Estaba sosteniendo un puñado de Perlas de la Aniquilación!

La atadura de energía canalizada por los cinco fue apuntada únicamente a su cuerpo principal. Esta no afectó a sus dos encarnaciones. Estas actualmente poseían solamente la fuerza de dioses medios y ambas serían aniquiladas en nada de tiempo si fueran a aparecer temerariamente ante los dioses altos asesinos. Han Shuo no se atrevía a revelarle completamente a sus encarnaciones a esos atacantes y por eso expuso sólo un brazo de su encarnación desde su espalda, fuera de la vista de los asesinos.

La encarnación lanzó con fuerza y envió las Perlas de la Aniquilación a volar desde su espalda. Simultáneamente, las diecisiete espadas voladoras emergieron desde su cuerpo e hicieron que él se viera como un erizo gigante. Las afiladas espadas voladoras comenzaron a cortar las ataduras de energía incorpórea que lo conectaban a los cinco atacantes.

Han Shuo poseía conexiones milagrosas con sus armas demoníacas. Incluso con su cuerpo principal completamente restringido, mientras él pudiera pensar y su consciencia funcionara, podría usar y controlar sus armas como siempre.

Las Perlas de la Aniquilación volaron lejos. Con calma él maniobró las perlas con su consciencia. Cuando las perlas llegaron detrás de los cinco atacantes, él estalló todas y cada una de las gotas de la esencia de sangre contenidas en esas perlas.

Cada Perla de la Aniquilación era inyectada con una gota de esencia de sangre cuando eran producidas. Era la clave para permitir que él las controlara a distancia y las maniobrara. Las esencias de sangre hirvieron y salpicaron mientras las Perlas de la Aniquilación que volaron sin ser detectadas a las espaldas de los asesinos fueron detonadas.

Estas perlas que fueron hechas usando una fórmula mejorada estallaron con una asombrosa cantidad de fuerza explosiva. Con los cinco asesinos localizados cerca uno de otro, la fuerza de las explosiones se las arregló para impactar cada uno de sus dominios de la divinidad. Los perforadores del alma dentro de las perlas fueron disparados hacia los cinco atacantes en un enjambre densamente agrupado. Los cinco fueron pinchados de la cabeza a los pies.

Simultáneamente, bajo el control de la consciencia de Han Shuo, las diecisiete espadas voladoras contaron las cadenas sin forma que lo ataban a esos cinco. Una vez que los canales de energía fueron rotos, usando su cuerpo demoníaco, él instantáneamente superó la energía de atadura que quedaba alrededor de su cuerpo. Finalmente, estaba libre.

‘Temblores…’ las Perlas de la Aniquilación produjeron explosiones ensordecedoras. La tremenda fuerza estruendosa de las explosiones comprimió y estreso los dominios de la divinidad de los atacantes, lo cual causó que perdieran sus equilibrios. Los cinco atacantes junto a sus dominios fueron barridos por la ola expansiva de las explosiones. Fueron lanzados para golpearse en el dominio de la divinidad de Han Shuo lo cual causaría que él, quien recién se había liberado también fuera dañado.

Pero afortunadamente para él, había esperado que eso ocurriera. Tan pronto como las perlas explotaron, guardó su dominio de la divinidad y por tanto fue capaz de reaccionar y moverse más rápido que sus atacantes. Las diecisiete espadas voladoras simultáneamente silbaron fuertemente y se dirigieron hacia el atacante más bajo.

Han Shuo también había reunido a los generales demonios hechos usando las almas de los dioses altos que se localizaban en la distancia y los transformó en su estado material al mismo momento que comenzó a atacar. Los demonios se lanzaron ferozmente hacia los otros cuatro dioses altos, manteniéndolos ocupados a cualquier costo. Los cuatro asesinos fueron abrumados por los ataques de los demonios y no tenían tiempo para lidiar con Han Shuo.

Las explosiones retumbantes habían alertado a todos en las cercanías. Rose quien se estaba bañando en el lago bajo la cascada, salió rápidamente del agua y se puso una túnica amplia sin secar su voluptuoso cuerpo. Inmediatamente se apresuró a donde estaba Han Shuo.

Bollands y los otros guardias quienes estaban cerca también se apresuraban a él. Esos guardias quienes habían sido templados por la Formación de las Ocho Desolaciones y Tormentos no le temían al peligro. Llevando rostros graves y serios, rápida y valientemente volaron para apoyar a Han Shuo.

Tan pronto como Han Shuo se liberó de los grilletes invisibles, atacó a los asesinos con todo lo que tenía. Mientras maniobraba las espadas voladoras en contra del más bajo, pero más poderoso asesino, invoco a cada demonio para atacar al resto de los asesinos. Esos demonios refinados de las almas de dioses altos que recogió en Ciudad Hushveil eran increíblemente aterradores. Los cuatro asesinos estaban completamente ocupados defendiéndose y no podían apoyar a su líder.

Cuando Rose y los guardias llegaron a la escena, vieron la proeza de Han Shuo en toda su gloria, lidiando con los cinco asesinos enmascarados que eran dioses altos por sí mismo.

Las auras de los dioses altos emanando de los asesinos eran muy obvias, especialmente el más bajo. Él tenía la energía de la destrucción desbordándose salvajemente desde su cuerpo – una clara señal de que había alcanzado la cima del reino en la cultivación del edicto de la destrucción. Han Shuo, sin embargo, era capaz de mantenerlo a él junto a sus cuatro asociados a la defensiva sólo con su propio poder. Más importante, él no estaba mostrando ningún signo de estar en desventaja. Los guardias quienes atestiguaban su poder estaban todos estupefactos.

Entre ellos, secretamente habían estado adivinando su fuerza. Imaginaban que él era ligeramente más fuerte que Avery, el antiguo Jefe del Quinto Cuerpo. ¡Pero ahora, habiendo atestiguado la escena de Han Shuo peleando en contra de cinco dioses altos a la vez, se dieron cuenta de que Avery ni siquiera estaba en su mismo nivel!