GDK – Capítulo 770

0

Capítulo 770: ¡Cobarde, sal y pelea conmigo!


Pequeños y delgados hilos aparecieron en el dominio de la divinidad amalgamado. Aunque no eran visibles a simple vista, Han Shuo podía percibir claramente los delgados hilos a través de su alma. Después de tomar un momento para sentirlos cuidadosamente, descubrió que esos finos hilos parecían ser el poder de la fe que se originaba del Continente Profundo y el Reino del Abismo.

El poder de la fe podía incrementar el poder del dominio de la divinidad de un dios, así como proveer un diminuto pero constante flujo de energía divina. La energía divina del poder de la fe podría ser minúsculo, pero si se acumulaba por muchos años, se volvería una cantidad considerable de energía.

En todo ese tiempo, Han Shuo pudo sentir el flujo constante de la minúscula energía divina que venía del poder de la fe que le ofrecían sus creyentes. Él nunca había observado que el poder de la fe causara algún efecto en su dominio de la divinidad. Pero en este momento, por primera vez, él podía sentirlo claramente.

El poder de la fe como hilos, emergió del interior de los dominios de la divinidad amalgamados y viajó en trayectorias conforme al edicto de la destrucción. Los delgados hilos se retorcían constantemente, vibrando y revolviéndose alrededor de él. Los hilos se entretejían y se retorcían juntos para formar unos hilos más gruesos.

Esto era visible sólo a través del alma divina de Han Shuo y no se podía observar a simple vista.

El elemento de la muerte convergió hacia el dominio de la divinidad incluso más salvajemente. Repentinamente, las Barreras del Envejecimiento, Miedo y Debilidad se formaron espontáneamente en el dominio de la divinidad incluso aunque Han Shuo no hacía el esfuerzo de crearlas. Las Barreras estaban llenas de finos hilos. Al parecer a través de los delgados hilos podían absorber el constante flujo del elemento de la muerte fluyendo hacia el dominio y usarlo para alterar la estructura de las tres barreras.

Repentinamente, el poder de las tres barreras comenzó a alzarse espontáneamente. El área de efecto rápidamente se expandió y se sobrepuso en todo el dominio de la divinidad en nada de tiempo.

Los hilos del poder de la fe atados al elemento de la muerte fluyeron al dominio mientras se retorcían y se agitaban alrededor del Han Shuo de una forma que estaba conforme al edicto de la destrucción. Estos modificaban y alteraban constantemente las barreras y causaban que su poder se volviera más y más fuerte.

“¡¿Huh?!” exclamó Rose. Repentinamente descubrió un flujo anormal de energía desde la localización de Han Shuo y gritó, “¿qué ocurre?”

Han Shuo repentinamente fue despertado del trance. Inmediatamente descubrió que ahora no era el tiempo para apreciar lentamente su nuevo dominio de la divinidad. Para ese momento, Anker y el dios medio de la destrucción estaban muertos y sus energías divinas habían sido completamente devoradas. Han Shuo maniobró sus espadas voladoras para apuñalar sus cuerpos, causando que se derritieran.

El largo cabello plateado de Rose estaba manchado con sangre. Mientras estaba de pie fríamente en el terreno cubierto de cuerpos, observó a Han Shuo con sus brillantes ojos que estaban llenos de asombro y confusión.

El grupo de varias docenas de guardias guiados por Anker fueron completamente aniquilados por Rose y Han Shuo. No había sobrevivientes. A través de sus demonios, él sintió que los numerosos expertos de la Casa Simón se estaban reuniendo rápidamente en el área. Él instruyó, “¡muévete!” y se retiró junto a Rose.

Poco después de que se marchó la pareja, Westin y Chandler, junto a unos cientos de guardias de élite de su clan llegaron a la escena.

Era una escena devastadora y sombría con los cuerpos incompletos cubriendo cada pulgada del suelo. El cuerpo particularmente derretido de Anker, se convirtió rápidamente en líquido.

Era claro y obvio por su cuerpo quien había sido el responsable del horrendo crimen. Westin nunca se había sentido tan enfurecido. La fuerza de su Casa Simón abruptamente había decaído. Y ahora, como si no pudiera empeorar incluso más, su clan perdió otro dios alto. Más importante que todo eso, Anker era el hermano de su esposa. Westin comenzó a preguntarse cómo justificar esta pérdida con su esposa y clan.

“Patriarca, ¿qué debemos hacer?” preguntó Chandler, “los dos no sólo poseen una fuerza aterradora, también son muy buenos ocultándose. ¿Qué podemos hacer para encontrarlos y asesinarlos?”

A diferencia de Anker, Chandler había atestiguado personalmente que tan mortíferos eran Han Shuo y Rose. Como un miembro de la Casa Simón, Chandler odiaba a la pareja hasta los huesos. Sin embargo, aparte del odio, él también sentía miedo. Sabía que en una batalla uno a uno, incluso él no era competencia en contra del jovencito de apariencia cruel y atractiva. Había sido muy cuidadoso y mantuvo a sus guardias cerca de él ya que tenía miedo de perder su vida.

Fue precisamente debido a su cautela que Han Shuo no fue por él y en su lugar fue tras el inocente Anker. Su muerte fue enormemente perturbadora para Chandler. Estaba preocupado de convertirse en el siguiente objetivo de Han Shuo.

Westin repentinamente gritó después de mantener silencio con un rostro oscuro, “¡libera señales y diles que los asesinos están cerca del área!” Luego, después de una corta pausa, continuó, “debemos quedarnos cerca, nadie debe apartarse del grupo. Nuestro entendimiento de los atacantes está mal, él no está seriamente herido. De lo contrario, seguramente no tomarían tanto riesgo como para realizar un asalto”.

Chandler estaba aturdido. Rápidamente reviso los alrededores antes de preguntar en voz baja, “Patriarca, ¿estás implicando que el Señor de la Ciudad mintió?”

Westin sacudió su cabeza, dejó salir un suave suspiro y explicó, “el Señor de la Ciudad no haría esa clase de bromas durante un momento como este. Además, de mi entendimiento de su carácter, no es alguien que dice mentiras”. Westin se dio la vuelta hacia Chandler, lo miró con sus profundos ojos y continuó, “el relato del Señor de la Ciudad no es falso. El hecho de que el asesino estando herido no intenta escapar y en su lugar nos está acechando, sólo puede significar una cosa – ¡él es más fuerte que el Señor de la Ciudad!”

El rostro de Chandler se sacudió. Después de un momento para considerar cuidadosamente las palabras de Westin, su expresión se volvió incluso más pálida. De alguna manera, él comenzó a pensar en los dioses supremos sin el epítome. El miedo en su corazón creció incluso con más fuerza. De una manera ligeramente frustrada, preguntó, “entonces, ¿qué debemos hacer?”

“Debemos darnos por vencidos al tratar de matarlos. Nuestro clan ha recibido muchas bajas. Lo que debemos hacer ahora es sacar con seguridad a nuestros hombres de la cordillera”, dijo Westin con un rostro impotente y humillado. Hizo una pausa por un momento antes de continuar, “si otros clanes quieren atraparlos, deja que lo intenten. Es tiempo de que también sufran algunas pérdidas. De lo contrario, después de pasar por esto, el lugar de nuestra Casa Simón en Ciudad Hushveil es muy probable que sea amenazado”.

Como el patriarca de la Casa Simón, Westin en algunas ocasiones tenía que realizar decisiones difíciles y desagradables por el beneficio de su clan. El gran instinto y sabiduría que Westin ganó de los incontables años que pasó en las batallas le permitió juzgar correctamente que Han Shuo reaparecería en la puerta de la ciudad. Y ahora, le permitió tomar la decisión correcta – darse por vencido.

Gracias al Cuerpo Invencible del Presagio, Westin había sobrestimado la fuerza de Han Shuo. Aunque él y sus fuerzas se rindieron al cazarlo, Han Shuo ahora tenía un nuevo problema.

Durante el asalto sobre Anker y sus fuerzas, aunque Rose no lo vio devorar la energía divina del dios alto ya que estaba cubierto dentro de las diecisiete espadas voladoras, lo vio devorar la energía divina de un dios medio de la destrucción. No se pudo sorprender más de sus acciones.

En el Elysium, los cazadores de dioses eran personajes universalmente odiados. Su corazón se llenó de horror cuando vio que él devoraba la energía divina del dios medio quien cultivaba en el edicto de la destrucción. Él siendo un abominable cazador de dioses, era lo último que Rose esperaba.

Incluso desde que escaparon con éxito de la escena del crimen, ella lo había estado observando sin parar con ojos dudosos y juiciosos, lo cual hizo que él se sintiera incómodo. Él finalmente dejó de moverse después de llegar a un árbol y ocultarse entre sus frondosas hojas. Invocó su coraje y preguntó, “¿por qué me miras así?”

“¿Eres un cazador de dioses?” preguntó Rose mientras lo miraba profundamente.

“¡No lo soy!” Han shuo lo negó resueltamente. Luego le explicó con un rostro serio, “los cazadores de dioses son aquellos quienes no pueden controlar el deseo en sus corazones. Sus mentes han sido corroídas por la avaricia. Su único deseo y anhelo es devorar la energía divina de otras personas para mejorar su propia fuerza. Tienen una alianza hecha de personas de su clase. ¡Mientras estén con vida, ellos siempre intentarán cazar y matar a otros por su energía divina!”

“No necesitas decirme eso. He estado viviendo en el Elysium por más tiempo que tú y tengo un pleno conocimiento sobre los cazadores de dioses”, después de una corta pausa, Rose continuó con calma, “¿no me digas que eres diferente de ellos?”

“¡Desde luego que soy diferente!” Han Shuo, puso una ligera sonrisa y explicó, “yo he superado esa codicia. Mi mente está libre del insaciable deseo de devorar energía divina. Incluso si tú pones a un hombre impotente ante mí, puedo elegir si devorar o no su energía divina. Los cazadores no pueden actuar en contra de su insaciable avaricia. Soy diferente en eso porque tengo un control completo de mi mente y racionalidad. Mi mente no está corrompida”.

«Yo no te creo. Nunca he conocido o he escuchado de alguien que haya superado esa adicción. ¡Una vez que comienzas, nunca te detendrás!” Las delgadas cejas de Rose se arrugaron ligeramente. Dejo salir un suave suspiro y dijo, “¿por qué eres esa clase de persona?”

Han Shuo puso una ligera sonrisa y respondió, “no, no lo soy. ¡Deberías saber bien esto! Si fuera un cazador de dioses, todo lo que haría sería consumir la energía divina de otras personas. En todo este tiempo que has estado junto a mí, ¿es mi única meta y propósito el devorar la energía divina de otros?”

Rose quedó en blanco por un momento después de escuchar su respuesta. Pensó con cuidado en ello por un momento y se dio cuenta de que sus palabras tenían sentido. Ella lo había estado siguiendo por algún tiempo. Sabía que un cazador de dioses se sentiría intranquilo si no devoraba energía divina por un tiempo y siempre buscaría la oportunidad de atacar.

Había pasado un tiempo desde que ella se convirtió en su sirvienta y siempre había estado a su alrededor. Durante el tiempo que paso con él, no observó ninguna señal de adicción a la energía divina desde él. No sólo parecía perfectamente normal, incluso parecía poseer una mente extremadamente tenaz y una fuerza de voluntad poderosa, un hombre quien tenía un completo control de su mente y cuerpo.

Era claro por su actuación y conducta que él era diferente de los cazadores de dioses. Después de pasar un largo tiempo pensando, Rose preguntó con escepticismo, “nunca nadie ha superado esa adicción, ¿pero tú pudiste?”

“Estoy seguro de que hay otros quienes se las arreglaron para superar la adicción, es sólo que la mayoría de las personas no saben de ellos”, Han Shuo luego sonrió y dijo, “verás la verdad con el tiempo, ya que pasaremos mucho más tiempo juntos”.

“¡Confiaré en tus palabras por ahora!” respondió Rose. Repentinamente, como si pareciera haber recordado algo, exclamó, “cierto, recuerdo que cuando estabas devorando la energía divina del dios medio, también estabas peleando con los guardias en otro lugar. ¿Usaste esas extrañas formas de vida para que devoraran la energía divina para ti? ¡Si ese es el caso, no te verías afectado por la adicción!”

Han Shuo sabía que como ellos pasarían por lo menos los siguientes cien años juntos, Rose debía aprender tarde o temprano sobre sus encarnaciones. Pero él no quería explicarle mucho en ese momento ya que era bastante complicado. Después de un momento de vacilación, él respondió, “es algo así”.

Rose podía decir que él no tenía interés en explicarle a detalle. Aunque tenía mucha curiosidad sobre él, no lo cuestiono más.

Después de escapar de la escena del crimen, Han Shuo pasó tiempo vigilando a su presa usando sus demonios. Vio que los guardias de la Casa Simón se estaban reuniendo en un grupo. Sabía que Westin ahora se encontraba en guardia y no sería fácil golpear a sus fuerzas de nuevo.

Otros clanes en Ciudad Hushveil, habiendo recibido la señal de Westin, se estaban apresurando al lugar. Viendo que más y más guardias estarían allí, Han Shuo y Rose evacuaron rápidamente el área.

Para el momento en que Hofs el Señor de la Ciudad llegó, ellos desde hace mucho se habían ido. Nuevamente los buscaron en los alrededores. Naturalmente, la búsqueda no dio resultados.

Muy pronto, el grupo de búsqueda nuevamente se dividió en clanes y continuó la búsqueda en la cordillera. Los Jefes de los Guardias Divinos de Ciudad Hushveil también se unieron a la cacería. Algunos estaban en equipo con los miembros de sus clanes mientras otros fueron a buscar con sus hombres.

Por el siguiente medio mes, cada vez que Han Shuo tenía la oportunidad, atacaría a las fuerzas de Ciudad Hushveil y se retiraría rápidamente antes de que los refuerzos llegaran. Cerca de cien guardias y dos dioses altos de la Familia Hofley y la Familia Granro perdieron sus vidas durante ese tiempo.

No importaba lo precavido que Hofs y los otros fueran, inevitablemente, algunos de sus hombres perecerían ante la pareja. Tan pronto como el grupo de búsqueda se dispersaba hasta cierto punto, las horrorosas muertes se presentarían en algunos de ellos. Y no importaba qué tan rápido se apresuraran a la escena y que tanto buscarán, siempre fallarían al localizarlos. En esa inmensa cordillera, la pareja era como dos depredadores invisibles, aniquilando por todas partes a los indefensos guardias de Ciudad Hushveil.

Todos los guardias comunes estaban cubiertos de miedo. Incluso algunos de los dioses altos se sentían atemorizados. El grupo de búsqueda ya no se atrevía a extenderse y siempre se encontraban cerca unos de otros. No se atrevían a minimizar los peligros que eran los dos asesinos ocultos.

“¡Deja de ocultarte y correr como un cobarde! ¡Sal y pelea conmigo uno a uno si tienes las agallas! ¡No voy a llevar a un solo guardia divino conmigo! ¡¡Ven a mí!!” rugió Hofs. Su voz se extendió a lo ancho y largo.

Él fue sacado de su personaje y parecía haber enloquecido. Su conducta en este momento no era adecuada para un Señor de la Ciudad. Toda su calma y compostura, se habían agotado durante el estresante y frustrante medio mes.

Mientras gritaba en voz alta, volaba lejos de su grupo. Cuando cualquier guardia intentaba seguirlo, este, inmediatamente lo miraba furioso y gritaría, “¡lárgate de aquí! ¡Aléjate de mí!”

¡Él hablaba en serio sobre tener un duelo con Han Shuo!

Los guardias le tenían mucho miedo a Hofs en ese momento. Estaban más que dispuestos a cumplir sus órdenes y permanecer lejos de él. Los expertos de la Casa Hofley originalmente querían ir con él. Pero después de pensar un poco, recordaron la fuerza que él poseía, sentían que no había necesidad de preocuparse por su seguridad.

Él en ese estado extremadamente irritable era un tormento para cualquiera a su alrededor. Los guardias de la Casa Hofley incluso se regocijaron en secreto por su partida.

“¡Muéstrense, hijos de perra! ¡Salgan!” maldecía Hofs mientras se alejaba más y más del grupo de búsqueda.

Sus gritos de furia eran extremadamente fuertes. Han Shuo y Rose quienes estaban a varios cientos de millas de él podían escuchar claramente sus palabras. Rose rio adorablemente antes de decirle en voz baja a Han Shuo, “¡escucha a ese tipo, casi lo has llevado a la locura!”

Durante el período de medio mes, Han Shuo le había demostrado ampliamente a Rose que tenía un completo control sobre su propia mente, liberándolo completamente del incontrolable deseo de energía divina. Si ella decía no, él siempre dejaría de devorar la energía divina de los guardias divinos. Después de haber mostrado repetidamente que no tenía problemas para controlar sus acciones, ella finalmente se convenció de que él era diferente de los cazadores de dioses.

Rose estaba asombrada por ese hecho. Ya no lo detuvo cuando devoraba la energía divina. Entendía que aunque él estaba haciendo lo mismo que los cazadores de dioses, no era uno, sino algo sobre su clase.

“¡Se ha vuelto loco!” Han Shuo asintió y estuvo de acuerdo. Después de medio mes de devorar energía divina, sus dos encarnaciones habían acumulado una cantidad crítica de esta y debían pasar tiempo digiriendo la energía. Luego de completar su digestión, los rompimientos dependerían completamente de la propia habilidad de las encarnaciones para comprender las energías que cultivaban.

“Creo que casi es tiempo de marcharnos. Los guardias están todos juntos y no nos dan la oportunidad de atacar”, sugirió Rose.

Él puso una sonrisa y sacudió su cabeza. Respondió, “eso no es completamente verdad”. Cuando ella puso una expresión confundida, continuó, “los guardias definitivamente se han unido. Pero, ese tipo ¿no acaba de dejar a todo el grupo?”

Rose quedó en blanco por un momento antes de exclamar, “¿quieres pelear con el Señor de Ciudad Hushveil? ¡Es un dios alto en la etapa tardía! Ha perdido su mente. ¿No me digas que tú también has perdido la cabeza?”

Han Shuo asintió y respondió sonriendo, “él ha demostrado ampliamente su sinceridad. ¿Cómo podría decepcionarlo?”