GDK – Capítulo 768

0

Capítulo 768: El escenario ahora es nuestro


La intensa explosión en la puerta de la ciudad mató instantáneamente a docenas de guardias y envió pedazos de sus cuerpos a volar por todas partes. El sonido retumbante era como si una montaña estuviera colapsando y había alterado a toda la ciudad. La puerta de Ciudad Hushveil fallo en soportar el feroz estallido y fue destruida.

“¡Apúrate!” dijo Han Shuo en voz baja. Alzó el poder de sus armas demoníacas al máximo, atacando a todos los guardias de la Casa Simón que los rodeaban.

En ese momento, Westin y Chandler quienes habían estado ocultos en las torres de energía todo ese tiempo, descendieron simultáneamente. Se unieron para atacar a Han Shuo y Rose.

Las diecisiete espadas voladoras repentinamente aparecieron ante Han Shuo y entretejieron una pantalla hecha de luz, protegiendo completamente el espacio frente a él. También bloquearon los ataques de Westin y Chandler.

Rose sabía que su movimiento fue principalmente para comprarle tiempo. Mientras Westin y Chandler estuvieran bloqueados, los guardias normales quienes estaban siendo manejados por las numerosas armas demoníacas no podrían detenerla en su escape.

Viendo que Han Shuo arriesgaba su vida en semejante momento tan importante para ganar tiempo y que ella escapara, hizo que el sentimiento más extraño se alzara en su corazón. Se dio la vuelta para darle una mirada rápida y agraciada a Han Shuo, quien estaba obstruyendo a Westin y Chandler con un rostro atractivo y cruel antes de marcharse.

Con los dos poderosos dioses altos manejados por Han Shuo y la mayoría de los guardias siendo violentamente atacados por los demonios y las armas demoníacas, ella no se enfrentó a mucha presión cuando se marchó. Se defendió a sí misma de los ataques de dioses medios normales y cruzó exitosamente el agujero en la puerta de la ciudad. Finalmente, había escapado de Ciudad Hushveil.

Repentinamente, el rostro de Han Shuo se sacudió. Inmediatamente voló hacia la apertura para dejar la ciudad.

“¡¡¡MUERE!!!” un rugido violento lleno de ira vino desde la distancia. Una pica oscura cruzó a través del cielo como un rayo negro moviéndose rápidamente hacia Han Shuo. Llevaba una asombrosa cantidad de energía divina de la oscuridad.

Westin y Chandler, escuchando el rugido, ejercieron incluso más presión sobre él. Estaban determinados a capturarlo.

Westin era un dios alto en la etapa media mientras que Chandler era un dios alto en la etapa temprana. Aunque defenderse de sus ataques no era fácil, tampoco era tan difícil. Las diecisiete espadas voladoras podían desintegrar sus ataques sólo con liberar luces.

Sin embargo, la pica oscura que llegó como un rayo, era mucho más poderosa. Además, como muchos guardias se estaban moviendo hacia la puerta de la ciudad para sellar el agujero, si él centraba toda su fuerza en defenderse en contra de la pica, podría perder la oportunidad de dejar la ciudad.

La pica oscura llegó como una sombra ante las espadas voladoras que se enfrentaban a Westin y Chandler antes de que estas pudieran regresar a Han Shuo. Este tuvo que llegar a una difícil decisión. Con toda su fuerza, cargo a la puerta de la ciudad que pronto iba a ser bloqueada por los guardias.

Sus dos manos se movían constantemente, bloqueando los interminables rayos de ataques a distancia. El Cuerpo Invencible del Presagio también se desplegó automáticamente. Los ataques de los dioses medios no podían infligirle daño incluso cuando lo golpeaban directamente.

¡Golpe! Cuando la pica estaba a instantes de hacer contacto, el Filo Cazador de Demonios atravesó la capa en la espalda de Han Shuo y apareció para atrapar el ataque.

Un feroz estallido y una feroz energía divina de la oscuridad fluyeron por él a través del Filo Cazador de Demonios. El Cuerpo Invencible del Presagio se desplegó instantáneamente para resistir la devastación de la energía divina de la oscuridad. Ese ataque con toda la fuerza del Señor de la Ciudad Hofs fue abrumador. Incluso el Cuerpo Invencible del Presagio no pudo neutralizar todo su poder destructivo.

Un área en la espalda de Han Shuo repentinamente fue hundida como si fuera una placa de metal siendo deformada después de ser golpeada por una bala. Él sintió un dolor creciendo desde su pecho y un sabor metálico en su boca. La sangre fluyó desde su boca, formando dos rastros de sangre desde las esquinas de sus labios.

Inmediatamente, se dio cuenta de que sufrió heridas después de tomar ese ataque con todo el poder de ese dios alto en la etapa tardía.

Él fue afortunado de que el Cuerpo Invencible del Presagio hubiera disuelto la mayoría del poder en ese ataque. De lo contrario, el poderoso golpe seguramente habría hecho un agujero a través de su pecho y habría reducido severamente su poder de pelea.

Han Shuo dio una inspección rápida de la condición de su cuerpo e inmediatamente entendió que las heridas que recibió no eran críticas. Usando el impulso de la pica oscura de Hofs, él aumentó su velocidad y viajo hacia la puerta de la ciudad a una velocidad incluso más rápida. Simultáneamente, las diecisiete espadas voladoras se alejaron de Westin y Chandler para ayudarlo a defenderse en contra de los ataques de los guardias a su alrededor.

Su figura se escabulló a través del agujero en la puerta de la ciudad como un rayo. La atravesó como un destello. Afuera de la puerta estaba Rose, esperando ansiosamente por él.

“El Señor de Ciudad Hushveil está aquí. ¡Vuela!” gritó Han Shuo mientras tomaba su mano. Luego activo el Arte de los Nueve Cielos Demoníacos, incrementando su velocidad de vuelo al usar la energía del Espíritu del Caldero y se convirtió en el rastro de una sombra apenas visible que se desvaneció rápidamente en la distancia.

Hofs, el Señor de la Ciudad, poseía la fuerza de un dios alto en la etapa tardía. Han Shuo creía que en una batalla uno a uno, con acceso a las diecisiete espadas voladoras y la energía del Espíritu del Caldero, no perdería ante Hofs.

Pero actualmente, aparte de este, Westin y Chandler también estaban presentes. Además, más dioses altos de Ciudad Hushveil se apresuraban rápidamente para apoyar. Era claro para él que tener un duelo con Hofs en la puerta de la ciudad era algo poco menos que imposible.

Si él era rodeado por ese enorme número de dioses altos, sería imposible escapar sin usar su técnica demoníaca, la cual le causaría un tremendo daño a su cuerpo. Él intentaría evitar usar la dañina técnica demoníaca especialmente en ese momento cuando su progreso en la cultivación de las artes demoníacas era lento.

Rose poseía la fuerza de una diosa alta en la etapa media y podía volar más rápido que la mayoría de las personas. Sin embargo, comparada con Hofs detrás de ella quien también cultivaba en la energía de la oscuridad pero que poseía la fuerza de un dios alto en la etapa tardía, Han Shuo creía que él primero sería capaz de atraparla. Como él podía volar incluso más rápido al tomar prestada la fuerza del Espíritu del Caldero, él decidió tirar de ella.

En un instante, las dos sombras fantasmales afuera de Ciudad Hushveil se desvanecieron entre los antiguos árboles y arbustos densamente crecidos.

Hofs, Westin y algunos expertos de sus clanes rápidamente fueron tras la pareja. Hofs llevaba un rostro maligno. Mientras se disparaba a través del aire, ordenaba enfurecido, “¡encuéntrenlos! Golpee a ese mocoso con mi pica. ¡No será capaz de ir lejos! ¡Cualquiera que se las arregle para matarlos tomará el puesto de Eugene!”

Los patriarcas de otros dos clanes mayores finalmente llegaron a la puerta de la ciudad y por coincidencia escucharon ese grito. Eso los despertó de mirar tontamente hacia la escena de devastación en el muro de la ciudad. Tan pronto como regresaron a sus sentidos, guiaron a sus guardias y se unieron a la cacería.

Hofs estaba al frente del grupo. Westin, Chandler y algunos otros dioses altos se lanzaron en la dirección donde Han Shuo y Rose escaparon, a una velocidad extrema.

Incontables guardias se perdieron durante el caos en Ciudad Hushveil. Los atacantes no sólo se las arreglaron para eliminar sus objetivos, incluso se las arreglaron para escapar de la ciudad. Si las noticias de eso se extendieran, Hofs perdería toda su cara y prestigio en el Dominio de la Oscuridad. El estado de su Casa Hofley en Ciudad Hushveil también estaría en juego. Esa sería la situación más indeseable para él.

Westin, el patriarca de la Casa Simón, también estaba furioso. Su clan era responsable de la seguridad de la puerta de la ciudad por la que Han Shuo y Rose habían escapado. El hecho de que la pareja se las arreglará para liberarse de la pesada fortificación y cerco era simplemente un gran insulto para su clan. También sabía que después del evento, dado el temperamento de Hofs, este seguramente castigaría a su clan por fallar al asegurar la puerta.

Pero ninguna de esas cosas podría compararse con el dolor de perder a los guardias élite de su Casa Simón en los cuales gastó decenas de miles de años para reclutarlos, nutrirlos y organizarlos. La enorme explosión en la puerta de la ciudad por si sola había tomado más de cien vidas. Con más de doscientos de sus extremadamente valiosos guardias élite perdiendo sus vidas, la fuerza de su clan se redujo significativamente. ¿Cómo podría Westin no sentirse enfadado por esto?

Numerosos expertos de Ciudad Hushveil dejaron la ciudad y entraron en la cordillera justo a su lado.

Sin las torres de energía y torres de barreras cubriendo cada pulgada del terreno, con la presencia de incontables árboles antiguos y enormes, colinas y montañas donde Han Shuo y Rose podrían ocultarse, encontrarlos se había vuelto cientos de veces más difícil para esos expertos de la ciudad.

Rose estaba siendo arrastrada por Han Shuo quien estaba volando como un misil. Al principio, ella se sentía muy nerviosa cuando vio que Hofs y los otros dioses altos de Ciudad Hushveil estaban persiguiéndolos. Pero gradualmente, noto que los dioses altos de Ciudad Hushveil fueron dejados muy por detrás. También notó que no sólo Han Shuo no bajó su velocidad, en su lugar estaba acelerando. Parecía como si él conociera bien la cordillera. Cambiaba constantemente la dirección de su viaje y causaba que sus perseguidores se retrasaran todavía más.

Rose finalmente se tranquilizó.

Con eso, ella finalmente podía comenzar a pensar en otras cosas. Pronto noto el fuerte agarre de la enorme y dura mano de Han Shuo. Era fuerte y cálida. Podía sentir que cada pulsación de esta estaba llena de poder. Repentinamente se dio cuenta del sudor en su mano y descubrió que ella había estado muy nerviosa.

Giro para ver a Han Shuo quien estaba sólo a pulgadas de ella. Noto la inquebrantable determinación en su firme rostro. Vio la calma y confianza en los labios de Han Shuo manchados con su propia sangre, las facciones bien definidas de su atractivo rostro y la conducta poderosa y despiadada de un hombre de verdad.

En este momento, incluso los rastros de sangre en las esquinas de sus labios lucían muy encantadores. Aunque Rose quería ayudarlo a limpiar la sangre, no lo hizo. Simplemente miro torpemente a Han Shuo mientras su imaginación corría salvajemente en su mente.

‘¡Quizás sólo un hombre como él puede estar en lo alto del mundo!’

Después de haber pasado a través de muchas situaciones mortales junto a él, no sólo ya no sentía ningún prejuicio en su contra, incluso admiraba su tenacidad y actitud indomable. Era firme, decisivo, siempre centrado y sin escrúpulos para lograr sus metas, junto a muchas otras excelentes cualidades. Añadiendo su potencial ilimitado y fuerza aterradora que mostró, ¿cómo podría una persona como él no tener éxito?

Han Shuo no notó en absoluto la mirada de Rose. Estaba concentrado en volar, escapar y pensar sobre el siguiente curso de acción. Sabía que dado lo asombroso de sus acciones cometidas, serían los enemigos de Ciudad Hushveil. Incluso si cambiaban de apariencia y se ocultaban, Hofs eventualmente descubriría sus identidades.

Habiendo sufrido semejante humillación, no había manera en que Ciudad Hushveil estuviera dispuesta a dejarlos ir. Él sabía que estaban obligados a ser sus enemigos. Por tanto, comenzó a considerar como debilitar a la ciudad tanto como fuera posible, cortando la fuerza de Hofs y su clan para que no tuvieran la energía para buscar venganza.

Repentinamente, él giró para observar a Rose y dijo, “en la cordillera, somos cazadores. Aquellos que nos están persiguiendo se han dispersado. ¡El escenario ahora es nuestro!”