GDK – Capítulo 766

0

Capítulo 766: Devastación en Ciudad Hushveil


Han Shuo y Rose fueron fuertemente rodeados y puestos bajo cerco. Si no hacían nada radical y escapaban pronto, su situación se volvería incluso peor cuando los otros guardias y sus Jefes los alcanzaran. Por tanto, él sabía que no tenía más opción que usar todos los ases bajo su manga.

Desde que llegó al Elysium, él había estado llenando constantemente el Caldero de la Miríada de Demonios con almas divinas. Después de varias décadas, él había acumulado alrededor de seiscientas almas en el Caldero. En un día normal, él sólo utilizaría una fracción muy pequeña de los demonios para obtener información. Nunca antes había liberado a todos los generales demonio en el Caldero para atacar.

El Espíritu del Caldero y Han Shuo habían conectado sus mentes y también sabían que tan crítica era la situación en la que estaban. En el instante en que él dio la orden, comenzó a liberar a los demonios. Rose quien estaba peleando al lado de Han Shuo repentinamente sintió que incontables formas de vida estaban fluyendo desde el cuerpo del último. Sin embargo, los guardias quienes estaban lanzando ataques a distancia sobre ambos, no pudieron detectar a los demonios que estaban en sus formas sin materia.

En una fracción de segundo, cientos y cientos de formas de vida sin materia y casi invisibles se extendieron en cada dirección y se colocaron entre los guardias que atacaban a la pareja. Luego, cuando estuvieron en posición, el Espíritu del Caldero les ordenó que atacaran. Sombras grisáceas aparecieron en un instante y se lanzaron sobre los guardias sin ninguna advertencia.

Algunos de los demonios que fueron usados para vigilar también se transformaron a su estado material y se unieron al ataque. Cientos de formas malignas y aterradoras cargaron violentamente hacia ellos. Estos sisearon y aullaron mientras rasgaban y rasguñaban a los guardias.

Los más de doscientos guardias que rodeaban a la pareja estaban todos chillando de miedo en voz alta. Muchos de sus cuerpos fueron invadidos por los demonios y sus energías divinas estaban siendo drenadas rápidamente. Sus almas divinas estaban siendo corroídas y sus conciencias estaban siendo eliminadas poco a poco.

Los demonios en su forma material podrían causar un daño tremendo a los cuerpos divinos y almas divinas. Los guardias no podían liberarse de los ataques de los generales demonio y sus poderes estaban siendo minados lentamente. Una vez que su energía divina y fuerza de vida fueran vaciadas por los demonios, sus almas divinas perderían su conciencia, convirtiéndose en un excelente material para nutrir al Caldero de la Miríada de Demonios y crear nuevos demonios.

Las sombras grisáceas zumbaban y pasaban como rayos por todas partes. Muchos de los guardias gritaban miserablemente mientras sus fuerzas de vida estaban siendo vaciadas rápidamente. Muchos estaban tirados rígidamente en el suelo con sus ojos rodando hacia atrás incluso aunque no había una señal de heridas en su cuerpo. Pero cuando sus camaradas se acercaban para examinarlos, descubrirían que estos guardias habían perdido sus vidas.

La escena era caótica. Alrededor de seiscientos demonios estaba cargando a cada dirección y atacaban cualquier cosa con un alma. Había presentes más demonios que guardias. Los generales demonio volaban en grupos de decenas y asaltaban salvajemente a un guardia como grupo. Después de entrar al cuerpo de una persona, el demonio podría extinguir la fuerza vital de esta en poco tiempo.

“¡Qué ocurre! ¿¡Qué demonios está ocurriendo!? ¡Ah! ¡Locke está muerto!”

“¿Qué demonios son esas malditas cosas? ¿Cómo pueden ser invulnerables a los ataques de las armas divinas? ¡Ah! ¡Ahh! ¡Están dentro de mí!”

“¡Si no puede ser dañado, no puede ser asesinado!”

“¿La ciudad está siendo invadida? Deberíamos retirarnos…”

“Mierda, estoy… Estoy muriendo…”

Esos guardias de Ciudad Hushveil estaban perdiendo sus cabezas. Nunca habían visto formas de vida tan extrañas como los generales demonio. Los ataques físicos normales no eran una amenaza para los demonios. Antes de poder encontrar el método correcto para atacar a los demonios, los guardias no podrían contratacar y por tanto eran vulnerables. En sólo unos momentos, varias docenas de guardia habían perdido sus vidas ante los demonios.

El Espíritu del Caldero flotaba suavemente alrededor con su forma inmaterial, recogiendo las almas divinas de los fallecidos mientras les ordenaba a los demonios que atacaran en grupo a los guardias más débiles.

El Jefe del Segundo Cuerpo estaba gritando en voz alta todo ese tiempo, pidiéndoles a los guardias que formarán defensas efectivas. Sin embargo, como todos estaban en pánico y los generales demonio estaban haciendo, silbidos que inducían escalofríos, no muchos podían escucharlo.

El Espíritu del Caldero sabía que el Jefe del Segundo Cuerpo tenía una fuerza excelente y por tanto les ordenó a los demonios que lo evitaran y en su lugar se centraran en atacar a los débiles guardias. Los demonios refinados de las almas de los dioses altos eran especialmente mortales e incluso más letales en equipo. Estos demonios del grado más alto podían consumir la vitalidad de un guardia normal en sólo una fracción de segundo.

Con cada momento que pasaba, algunos guardias perecerían. Bajo semejantes circunstancias, nadie tenía la energía para lidiar con Han Shuo y Rose. Ellos no dejaron ir la oportunidad para golpearlos mientras estaban debilitados. Las diecisiete espadas voladoras silbaron a través de la densa multitud de guardias desmembrándolos. Sus cabezas y extremidades fueron enviadas a volar mientras la sangre salpicaba por todas partes.

Mientras maniobraba con calma las espadas voladoras para que cometieran una masacre, Han Shuo no olvido colocar algunos de sus demonios lejos en el perímetro para observar a cualquier enemigo que se acercara. Asesinó a muchos guardias junto a Rose y con eso el Espíritu del Caldero tendría más demonios para jugar en su Caldero.

Rose aniquiló sin misericordia a los guardias detrás de él mientras parecía emocionada por alguna razón. Quizás la repentina aparición de una oportunidad de sobrevivir cuando pensó que toda la esperanza se había perdido, había elevado su espíritu de pelea.

Dentro de unos cuantos minutos, Han Shuo y Rose se las arreglaron para matar a más de cien guardias que anteriormente tenían rodeada a la pareja. Los gritos del Jefe del Segundo Cuerpo fueron completamente inefectivos. Observó impotente mientras más y más de sus guardias perdían sus vidas.

Estos estaban gritando de miedo y estaban en pánico. Cuanto más nerviosos estaban, más vulnerables eran. Los lamentos de sus camaradas muertos y la vista de sus compañeros de equipo muertos hicieron las cosas peores.

Su jefe que había estado gritando en vano, repentinamente descubrió que Han Shuo y Rose estaban cargando hacia él de forma homicida.

Con las diecisiete espadas voladoras pavimentando el camino, todos los guardias entre ellos fueron despedazados. Han Shuo se movía con varias docenas de demonios como una nube oscura y amenazante a su alrededor. Eso intimido enormemente al Jefe del Segundo Cuerpo.

El cabello plateado de Rose estaba bailando salvajemente. Lleno con la energía divina de la oscuridad, su largo cabello era tan helado y agudo como agujas. Su cabello atravesaba los cuerpos de los guardias a su alrededor, asesinándolos en un instante.

El Jefe del Segundo Cuerpo llevaba un rostro oscuro mientras observaba a la pareja que se acercaba. Él atormentó su cerebro por una solución. Cerca de diez segundos después, se dio por vencido en la idea de pelear en contra del dúo y se retiró.

“Los ataques físicos son inútiles. Ataquen usando fuego. Le temen al frio y al calor. ¡También le temen a ser encerrados por la energía divina!” repentinamente gritó un guardia divino quien había descubierto las debilidades de los demonios.

Los espíritus de todos los guardias quienes habían estado impotentes en contra de los demonios fueron elevados. Siguieron las instrucciones del guardia sobre cómo atacar a los demonios. Inmediatamente, estos se retiraron con miedo. Algunos demonios que fueron quemados por las llamas incluso daban chillidos diabólicos como si hubieran sido heridos.

Con eso, los guardias ya no estaban paralizados. Volvieron a ordenar su acercamiento al atacar a los demonios. El rango de muertes se redujo ampliamente cuando los guardias descubrieron el método correcto para atacarlos. Los guardias aprendieron a forzar a los demonios a salir de sus cuerpos al prenderse fuego a sí mismos. Los demonios escaparían antes de que el fuego pudiera lastimar sus cuerpos divinos.

Cuando Han Shuo vio que los guardias descubrieron las debilidades de los demonios y observó con sus vigías que más guardias estaban acercándose hacia la zona, dejó salir un gruñido helado y le dijo a Rose, “¡muévete!”

Él procedió a alejarse. Rose no vaciló e inmediatamente lo siguió por detrás.

Varios cientos de demonios se reunieron a su alrededor y cubrieron las espadas voladoras como una enorme nube oscura. Estos abrieron camino para la pareja. Varios guardias en sus caminos fueron aplastados por los demonios y picados por las espadas, permitiendo que ambos se movieran sin obstáculos.

Cada cosa viviente tenía su debilidad y los generales demonio no eran la excepción. Sin embargo, incluso aunque le temían al fuego y el frio extremo, aun así podrían aplastar una persona instantáneamente como un enjambre. Esto era similar a las hormigas come hombres. Cualquiera podía aplastar a una sola hormiga y matarla. Por si sola, no era una amenaza. Pero en contra de un enjambre hecho de millones de hormigas, uno debía salir de su camino o sería reducido a un esqueleto.

Ninguno de esos guardias en el camino de Han Shuo y Rose era un obstáculo en contra de la nube de varios cientos de demonios y las diecisiete espadas voladoras ocultas en su interior. Representaban tanta resistencia para detener a la pareja como las hojas secas al detener una bala.

Utilizando la visión de varias docenas de demonios invisibles, Han Shuo guio a Rose para cargar hacia el ala más débil del cerco recién formado y se las arregló para masacrar su salida. Inmediatamente, viajaron en la dirección de la puerta de la ciudad más cercana.

Han Shuo sabía que tan salvajes y escandalosas habían sido sus acciones. Creía que si no dejaba la ciudad esa misma noche, todos los patriarcas de los grandes clanes y quizás incluso el Señor de la Ciudad se unirían personalmente a la cacería. Él no sentía que pudiera ir en contra de toda la ciudad. Por ello, concluyó que debía escapar de Ciudad Hushveil antes de que se pusieran en marcha.

Justo afuera de la puerta de Ciudad Hushveil estaba una vasta cordillera montañosa. Él tenía la confianza de que una vez que alcanzara ese terreno, incluso si era cazado por cada experto de la ciudad, podría salir con facilidad del territorio de influencia de Ciudad Hushveil.

Después de salir de la zona que albergaba a la Farmacia Dios del Pantano, la pareja continuó apurándose hacia la puerta de la ciudad a la velocidad más rápida, sin mostrar intención de ocultar su rastro. Intentaban forzar su salida.

Fue en ese momento que el Señor de la Ciudad, Hofs, recibió las noticias de que ambos causaron estragos en la ciudad.

Si alguien fuera a describir a Hofs como enfurecido la última vez, entonces en esta ocasión se había vuelto completamente loco.

“Informa a los patriarcas de todos los clanes que pongan en marcha a los guardias de sus clanes. ¡Cualquier clan que se las arregle para aniquilar a esos dos heredará la posición de Eugene!” Hofs verdaderamente se había vuelto loco. Su clan tenía el control sobre tres Jefes de los Guardias Divinos. Si cualquier otro clan obtuviera dos Jefes, posiblemente podrían amenazar la posición de su clan. Hofs había dado esa orden incluso estando consciente de esa posibilidad.

“¡Patriarca, debe considerar nuevamente esto!” un anciano de la Familia Hofley inmediatamente expresó su desacuerdo.

“¡Cállate y transmite mi orden de inmediato!” Hofs rugió furiosamente y dejó la Residencia Hofley. Guio a la mayoría de los guardias de élite de su casa para apresurarse hacia la puerta de la ciudad. Había recibido información de sus Jefes de los Guardias Divinos y sabía a dónde iba la pareja.

Como Wallace, él era un dio alto de la oscuridad en la etapa tardía. Por muchos años, Hofs no había estado personalmente en el campo. Pero en esta ocasión, él había enloquecido y estaba determinado a cortar a Han Shuo y Rose en un millón de pedazos.

Entre las siete ciudades principales del Dominio de la Oscuridad, aunque Ciudad Hushveil estaba ubicada en el fondo de la lista, nadie se atrevería a molestar a su lider como ellos lo hicieron. Al parecer Hofs estaba furioso porque ambos habían masacrado en su territorio y hasta ese momento ninguno de sus Jefes de los Guardias Divinos se las arregló para asesinarlos.

Ciudad Hushveil era pobre en términos de fuerza cuando se comparaba con las otras seis ciudades. Y ahora, gracias a las rondas de masacres cometidas por Han Shuo y Rose, la fuerza de la ciudad se reduciría incluso más. Si la ciudad fuera a dejar que los dos escaparan con todas las pérdidas que causaron, la ciudad nunca sería capaz de darle vuelta a la situación. Lo peor de todo, el Dios Supremo de la Oscuridad incluso castigaría su incompetencia y lo ejecutaría.

Los Dioses Supremos de la Muerte, Destrucción y Oscuridad, eran violentos y combativos. No demandaban nada complicado de sus sirvientes – debían ser fieles y más importante, ¡debían ser poderosos!

Wallace, Hofs y los otros se convirtieron en los maestros de las siete ciudades principales del Dominio de la Oscuridad debido a que ellos mismos y sus clanes poseían fuerzas extraordinarias. ¡Si no podían probar que eran útiles para el Dios Supremo de la Oscuridad y mantener esa imagen, era probable que serían abandonados por este!

Mientras Hofs estaba dejando la Residencia Hofley con la mayoría de los guardias de élite, los patriarcas de otros clanes en la ciudad recibieron el mensaje de la Casa Hofley. Sus ojos destellaron con luces de codicia y emoción cuando escucharon que se les daría la oportunidad de pelear por la vacante dejada por Eugene. Todo lo que tenían que hacer era matar a Han Shuo y Rose.

Estos patriarcas abandonaron sus planes originales, cualesquiera que fueran y convocaron a la mayoría de los guardias de élite de sus clanes. Por el interés de sus clanes en las próximas decenas de miles de años, todos se unieron personalmente a la cacería.

En nada de tiempo, un enorme número de clanes de toda la ciudad, grandes y pequeños, pusieron en marcha a sus fuerzas.

La activación de la mayoría de las tropas de élite de los clanes mayores sobresalto a la Ciudad Hushveil que no había descansado. Esto había asombrado a todos los civiles. Algunos de ellos incluso pensaron que las fuerzas de los Dominios de la Vida y la Luz habían enviado ejércitos para invadir su ciudad.

Ciudad Hushveil se volvió un desorden. Los rumores se extendieron como un incendio. Se contaron diferentes historias sobre el porqué las fuerzas militares se pusieron en marcha. Algunos de los guardias quienes conocían el evento, exageraron las fuerzas de Han Shuo y Rose en sus relatos, añadiendo un velo de misterio sobre ambos.