GDK – Capítulo 764

0

Capítulo 764: Eliminando a la competencia


Caída la noche. Las calles de Ciudad Hushveil estaban llenas de guardias divinos. Llevaban rostros sombríos y se veían serios. Observaban a cada dirección con sus ojos bien abiertos.

Muchos clanes pequeños y gimnasios fueron visitados por los guardias y se les preguntó por una belleza de cabello blanco. La mayoría de los clanes pequeños y dioses comunes cultivando en gimnasios no sabían nada sobre los asesinatos en la ciudad que ocurrieron una noche antes. Sin embargo, por la presencia de los grandes números de guardias por todas las calles, llegaron a la conclusión de que algo enorme debió ocurrir en la ciudad.

Ciudad Hushveil estaba en un estado de emergencia sin precedentes. La mayoría de las calles concurridas fueron revisadas por los guardias. Lentamente, movieron el área de registro a las regiones más pobres y lejanas. Era claro que no iban a dejar ni una roca en la ciudad sin ser registrada.

Pero en ese momento, Han Shuo y Rose habían dejado en silencio el remoto gimnasio. Fueron de regreso a la animada y concurrida calle donde se localizaba la Farmacia Dios del Pantano.

Tan pronto como dejaron la región alejada, Han Shuo inmediatamente liberó a sus generales demonios para revisar todo a su alrededor. Él estaba confiando mucho más en la visión de los demonios comparado a la noche anterior ya que el número de guardias patrullando había incrementado dramáticamente. Fueron enormemente restringidos y se movieron lentamente teniendo un cuidado extra al evitar la interminable corriente de guardias.

Rose parecía bastante intranquila mientras se dirigían a la farmacia. Como una experta que era una diosa alta en la etapa media, su poder de audición era extraordinario. Escucho ‘belleza de cabello blanco’ siendo pronunciado desde los guardias localizados no muy lejos de ella. Eso la enfado y la aterro al mismo tiempo.

Hubo múltiples ocasiones en que ella quiso persuadir a Han Shuo para que se rindiera de ir a la Farmacia Dios del Pantano Estaba muy asustada por el número de guardias que encontró a lo largo del camino. Cuanto más avanzaban, más guardias y puntos de revisión encontraban. Cargar a esa área era básicamente cortejar a la muerte.

Sin embargo, antes de que pudiera persuadirlo para que se rindiera, cuando vio la expresión confiada en su rostro, por alguna razón, ella sintió como si la misión no fuera particularmente difícil. Era como si con Han Shuo a su lado, todo estaría bien.

Gradualmente, Rose incluso sintió una vaga emoción y miró al frente hacia el peligro que enfrentarían pronto.

Entre más se acercaban a la farmacia, más guardias habría en las calles. Como la Farmacia Dios del Pantano era la escena del crimen más importante, era la más protegida. El Jefe del Sexto Cuerpo, así como numerosos guardias, estaban patrullando rigurosamente alrededor del área. El primero era como una bestia que había enloquecido. Gritaba y maldecía mientras trabajaba.

Después de haber revisado la farmacia por lo menos dos veces, Han Shuo conocía el complejo como su propio patio. Fue capaz de localizar objetos adecuados para ocultarse tan pronto como se acercó a la zona. Tanto él como Rose eran extraordinarios en sus fuerzas. Mientras hubiera objetos que pudieran ocultar sus figuras, los guardias cuyas fuerzas estaban por debajo de ellos no serían capaces de detectar su presencia.

Rose liberaría una ligera niebla oscura para asistir a Han Shuo al camuflarse en la oscuridad mientras viajaban entre los escondites. Después de hacer tremendos esfuerzos, los dos finalmente llegaron a las proximidades de la farmacia.

A diferencia del día anterior, el escondite que encontraron estaba a cierta distancia. Como había muchos guardias patrullando alrededor de la farmacia y no había muchos objetos que pudieran ocultar su localización, los dos no pudieron acercarse más sin ser descubiertas. Por tanto, tuvieron que ocultarse más lejos.

Después de asesinar a Avery y su grupo, varias docenas de generales demonios se añadieron a la colección del Espíritu del Caldero. El grado más alto de general demonio requería un tiempo relativamente largo para refinarse y por tanto el alma divina de Avery todavía no estaba disponible para su uso. Han Shuo colocó a los demonios más débiles lejos y alrededor de la farmacia mientras usaba a los dos demonios espíritu para infiltrarse en el complejo.

Han Shuo fue incluso más cauteloso en esta ocasión debido a que sabía que era muy seguro que Hassling estuviera en el interior. Este último era extraordinario en su fuerza. Si los dos demonios hechos usando las almas de dioses altos de Eugene y Jirofi se acercaran a él, era seguro que serían detectados. Han Shuo no quería que nada saliera mal en esta misión.

Los dos generales demonios evitaron cuidadosamente al Jefe del Sexto Cuerpo y avanzaron a través de los guardias que vigilaban por todas partes. Entraron en el complejo para buscar su objetivo.

La misión de vigilancia fue incluso mejor que la pasada. Poco después de que los demonios entraron en la farmacia, vieron a Hassling quien estaba en la cima de un edificio. Sus cejas estaban arrugadas como si estuviera pensando profundamente.

Dado el incidente significativo ocurrido en la ciudad y su farmacia siendo la principal localización de la escena del crimen, él, como el dueño y teniendo albergado en secreto a Avery, debía compartir parte de la culpa de una forma u otra. Para mostrarle al Señor de la Ciudad que era leal a la ciudad y que cooperaría completamente, él removió todas las barreras y sellos dentro de la farmacia. Él incluso permaneció en el punto más visible de la farmacia como si quisiera mostrar que no tenía nada que ocultar.

Como había guardias en cada esquina de Ciudad Hushveil y sin ser consciente de que Han Shuo lo tenía como objetivo, él no estaba preocupado en absoluto por su seguridad. Aunque se veía preocupado y molesto en el exterior, en su corazón, no podía ser más feliz. Todo lo que había estado haciendo en estos años era para dañar y lastimar a la Casa Sainte. ¿Cómo no podría estar feliz de saber que el Señor de la Ciudad Hushveil muy seguramente le declararía la guerra a su archienemigo?

El general demonio descubrió que Hassling estaba de pie en el punto más alto del lugar. Su cabello era como el de un anciano, pero su rostro era como el de un chiquillo, estas facciones eran muy obvias y distintivas. Han Shuo inmediatamente estuvo seguro de que era él. Le dijo a Rose quien estaba a su lado, “¡lo encontré!”

“¿Dónde está?” Rose estaba un poco aturdida. No esperaba que él localizara a su objetivo tan rápidamente.

Han Shuo señaló hacia la estructura más alta en la Farmacia Dios del Pantano y dijo sonriendo, “allí, en lo alto del edificio. Estamos muy lejos de allí así que no puedes verlo. Ahora debemos pensar cómo llegar a ese edificio sin ser detectados. Luego podemos acabar con Hassling”.

“Hay un gran trayecto desde aquí hasta la Farmacia Dios del Pantano sin nada que pueda ocultarnos. Es prácticamente imposible evitar a todos los guardias. Creo que debemos esperar y ver”, dijo Rose después de ver los alrededores y considerar sus opciones. Ella estaba segura de que no había manera de que llegaran al edificio sin ser detectados.

‘Cómo desearía que Pequeño Tierra estuviera aquí’, pensó Han Shuo mientras miraba hacia el edificio en la distancia. Comenzó a extrañar los tiempos cuando los cinco zombis de élite estaban a su alrededor.

Dada la situación, serían detectados por los guardias si viajaban a través del aire o por tierra. Sería sólo al viajar bajo tierra que podrían acercarse al área sin alertar a nadie. Pero como Pequeño Tierra y sus hermanos estaban lejos de él para elevar sus fuerzas, él sólo podía desear que estuviera allí.

“No quiero sentarme y esperar. No tenemos tiempo para eso”, respondió Han Shuo tranquilamente mientras miraba fijamente hacia Hassling con su demonio.

“Entonces dime, ¿cómo podemos llegar sin ser detectados?” Rose estaba un poco admirada por su persistencia, pero pensó que la misión era imposible.

Han Shuo guardó silencio mientras revolvía su cerebro. Luces extrañas destellaban desde sus ojos mientras él consideraba sus opciones.

Después de un largo tiempo, las esquinas de sus labios se curvaron e hizo una sonrisa confiada. Pregunto, “todos te están buscando. Si apareces cerca, ¿cómo reaccionarían?”

El rostro de Rose se puso triste y bajo su cabeza con pesar. Miró al suelo y respondió, “¿te refieres a entregarme? Si yo repentinamente me muestro en esta situación, sin ti alrededor, no creo que pueda escapar de la persecución de toda la ciudad. Maestro, ¿estás planeando sacrificarme?”

Desde el día en que Han Shuo la esclavizó, nunca lo había llamado ‘maestro’ sin que se lo pidiera. Pero en esta ocasión, quizás para atraer lastima o quizás por pesar, Rose en realidad lo llamó ‘Maestro’.

Él inmediatamente supo que Rose lo había malentendido. Por alguna razón, él se sintió ligeramente desconcertado en su corazón cuando vio la miraba deprimida en el rostro de Rose. Él sacudió su cabeza, lanzando el extraño sentimiento a un lado y respondió, “¡nunca he pensado en enviar a mi gente a la muerte!”

La apariencia desconcertada en el rostro de Rose mejoró. Alzó su cabeza con una sorpresa placentera y preguntó, “¿entonces cuál es tu plan?”

Han Shuo comenzó a ver a Rose con ojos destellantes. La instruyó, “remueve tu bufanda”.

Rose se sintió incómoda al ser mirada tan intensamente. Evito las atentas miradas de Han Shuo mientras removía su bufanda. Su suave cabello plateado cayó gentilmente por su cintura.

Él la miró fijamente. Ella no tenía idea de en qué pensaba al verla con tanta intensidad.

Repentinamente, Rose cubrió sus encantadores labios con asombro como si tratara de contenerse de chillar. Su otra mano estaba señalando hacia un general demonio. Rose estaba incrédula y su mente estaba dando saltos.

“Esta no eres tú. Es sólo una imagen falsa que hice. ¿Qué piensas? Parece viva, ¿no es así?” A través de la manipulación de la consciencia de Han Shuo, el demonio se transformó en la apariencia de Rose. Lucia tan atractiva como la verdadera.

Rose asintió. Estaba tan sorprendida que olvido como hablar por un momento. Aquellos quienes vieran una réplica de sí mismos usualmente estarían en una pérdida temporal.

“Alejara a los guardias por ti. Mientras se mantengan a cierta distancia, los guardias no serán capaces de decir si eres realmente tú. ¡Para el momento en que descubran que algo está mal, ya habremos eliminado a Hassling!” dijo Han Shuo sonriendo.

Rose estuvo entumecida por un tiempo antes de que finalmente volviera en sí. Exclamo, “¡tan milagroso!”

“¿Algún problema?” preguntó Han Shuo quien no podía esperar para terminar con Hassling.

“¡Ninguno en absoluto!” Rose repentinamente se sintió algo avergonzada por malentender las intenciones de Han Shuo.

“Muy bien. Comenzare a mover la imagen, ¡Tan pronto como los guardias se alejen, avanzaremos para matar!” dijo Han Shuo. Luego, el demonio que tomó la apariencia de Rose se movió para salir lentamente de su escondite y voló en la dirección de la farmacia.

Los generales demonio no tenían peso incluso en su estado material. El demonio flotó suavemente hacia la farmacia. Como incontables guardias estaban patrullando todos los alrededores, el demonio que tomó la apariencia de Rose fue descubierto rápidamente. Inmediatamente gritaron alertando a sus camaradas.

“¿Una mujer de cabello blanco? ¡Debe ser ella! ¡Qué atrevido de su parte!”

“El Señor de la Ciudad ha ordenado que los atrapemos vivos o muertos. ¡No muestren piedad!”

“¡Muévanse todos! ¡No dejen que se aleje o no seremos capaces de explicarnos!”

Los gritos de los guardias repentinamente llenaron la silenciosa noche. Aquellos quienes no vieron la imagen falsa de Rose también fueron alertados. Rápidamente se apuraron a la fuente del sonido y persiguieron al demonio.

Este parecía como si hubiera notado que algo no estaba bien e inmediatamente se giró para marcharse. Se movió lejos de la Farmacia Dios del Pantano a una velocidad extrema.

Todos los guardias se animaron y fueron tras ella. Incluso los guardias que protegían la puerta principal de la farmacia salieron mientras gritaban.

El Señor de la Ciudad Hofs les dio un plazo de tres días. Todos sabían que tan temperamental era. Si no podían encontrar y atrapar a los asesinos después de tres días, no habría forma de saber cómo castigaría Hofs a los Jefes de los Guardias Divinos. Si sus jefes eran castigados, sus subordinados tampoco serían capaces de escapar del castigo. ¡Sus jefes seguramente los regañarían y maldecirían como un infierno!

Por tanto, para evitar las desagradables consecuencias, fueron tras ella como locos.

Los guardias alrededor de la farmacia se dispersaron en un instante. Todos fueron tras el general que tomó la apariencia de Rose. Hassling quien estaba en la cima del edificio más alto había descubierto la anormalidad. Vaciló por un momento, pero al final, decidió no perseguir la imagen falsa y permaneció donde estaba de pie.

Perseguir y arrestar a los asesinos constituían los deberes de los guardias. Como un ciudadano normal, aunque tenía una gran curiosidad, no era apropiado que él persiguiera al asesino. Pensó, ‘¿esa mujer está loca? ¿Por qué sería tan atrevida como para regresar a la Farmacia Dios del Pantano cuando seguramente habría un gran número de guardias en los alrededores?’

Tan pronto como los guardias de la puerta principal de la farmacia se alejaron, Han Shuo instruyó en voz baja, “¡muévete!”

Sin muchos guardias observando en cada esquina, Han Shuo y Rose ahora podían infiltrarse en la farmacia sin ser detectados. Aunque Hassling estaba en un edificio alto, no era capaz de observar cada detalle debajo de él. Además, como la pareja avanzaba a través de un punto ciego, Hassling no los notó en absoluto.

Los dos entraron exitosamente en la farmacia. Una vez dentro, había muchos más lugares donde podrían ocultarse. Con los generales demonios vigilando por adelantado, Han Shuo había seleccionado su camino para entrar antes de que incluso entraran al lugar. Tomó a Rose y viajó bajo la sombra de los muros y rocas, evitando algunos guardias en el interior del complejo y finalmente llegó por debajo del edificio donde estaba Hassling.

Los dos no volaron directamente desde el exterior y en su lugar recorrieron el edificio un nivel a la vez. Ascendieron el edificio muy rápidamente.

Fue sólo cuando Han Shuo llegó al nivel bajo Hassling que este detectó la poderosa aura que se apresuraba a él desde abajo. Gritó en voz alta, “¡¿quién es?!” y lanzó un ataque hacia el recién llegado sin pensar. ¡No era difícil para Hassling el pensar que cualquiera que se estuviera acercando de la nada en ese momento no era un amigo!

Las losas de roca en la cima del edificio repentinamente estallaron y los fragmentos de roca se dispararon violentamente hacia Hassling. Las diecisiete espadas voladoras repentinamente emergieron y rodearon a Hassling. Han Shuo inmediatamente procedió a cerrar sus ojos, absorbiendo la energía del Espíritu del Caldero en su cuerpo a la velocidad más rápida posible y activo el Dolor Incesante, haciendo un esfuerzo con toda su fuerza para matar a Hassling.

La enorme perturbación en la cima del edificio atrajo la atención de los guardias de la farmacia. Una docena o más de guardias les gritaron a sus camaradas y se apresuraron a la escena. Como no tenían que viajar nivel por nivel, alcanzaron la cima del edificio en un parpadeo. Comenzaron a lanzar ataques tan pronto como vieron a Rose quien llevaba un rostro helado.

La razón por la que Han Shuo la llevo todo el tiempo en su asesinato era para que ella lidiará con los estorbos y así él pudiera centrarse en manejar al jefe. Ella sabía que para que él acabara con Hassling en el menor tiempo posible, no debía distraerse. Rose no lo decepciono. Su largo cabello comenzó a agitarse violentamente. La docena o más de guardias quienes alcanzaron la cima del edificio fueron todos capturados por el largo cabello de Rose y enviados a volar lejos con nuevos agujeros en sus pechos.

Han Shuo cerró sus ojos e ignoró los alrededores. Colocó toda su atención en activar el Dolor Incesante de la Formación de Espada Asesina de Dioses Avici. Los silbidos agudos de las diecisiete espadas voladoras atravesaron la noche silenciosa y se extendieron a lo largo y ancho.

Muchos de los guardias divinos en las cercanías escucharon los silbidos que aturdían el alma viniendo desde la farmacia. Sintiendo que algo no estaba bien, se apuraron de regreso.

Hassling estaba en un nivel más alto comparado con Avery. Poseía la fuerza de un dios alto en la etapa media y podía soportar el Dolor Incesante por mucho más tiempo. Mientras resistía el intenso poder corrosivo y el aura helada de las espadas voladoras, gritó, “te reconozco. ¡Eres el maestro de la Farmacia Perla Celestial!”

“Yo también te reconozco. Me has causado problemas y casi causabas que mi Perla Celestial se arruinara. Tienes una gran relación con los cazadores de dioses y tu farmacia es la más grande en el Dominio de la Oscuridad. ¡Debes morir!” Han Shuo repentinamente gritó y abrió sus ojos ampliamente. Las diecisiete espadas voladoras que rodeaban a Hassling repentinamente se convirtieron en rastros de sombras borrosas que atraparon a Hassling en lo que parecía una red gigante.

Han Shuo repentinamente se le acerco. Saco el Filo Cazador de Demonios, reunió toda la energía en su cuerpo principal y sus encarnaciones y corto a Hassling. Alguna clase de transformación extraña pareció ocurrir en un instante. La cabeza de Hassling fue enviada a volar lejos de su cuerpo.

El Espíritu del Caldero de pronto salió y recogió rápidamente su alma divina. Han Shuo, quien vio a través de sus demonios que los guardias en las cercanías se estaban aproximando a ellos, casualmente recogió el anillo espacial de Hassling e instruyó a Rose, “¡vamos!” e inmediatamente se alejaron de la escena del crimen. Rose lo siguió rápidamente por detrás.