GDK – Capítulo 763

0

Capítulo 763: ¡Ella no mató a tus hijos, fui yo!


Los dos cargaron hacia la localización de Avery como una fuerza imparable. Todos esos guardias de Avery que encontraron a lo largo del camino fueron aniquilados por ambos.

Los aullidos miserables llenaron el espacio de la cámara secreta. Todos esos guardias que murieron por las espadas voladoras de Han Shuo fueron derretidos hasta llegar a nada más que un charco sangriento. Los cuerpos de esos guardias asesinados por Rose también fueron derretidos rápidamente cuando tuvieron contacto con el líquido sangriento.

Estaban en la Farmacia del Dios del Pantano de Ciudad Hushveil. Han Shuo sabía que debían completar el objetivo y escapar de este lugar tan pronto como fuera posible. De lo contrario, si les tomaba mucho, los guardias de Ciudad Hushveil estarían en la escena y los rodearían en un gran número. Incluso con las fuerzas extraordinarias de él y Rose, quizás no podrían ser capaces de escapar del cerco.

Por tanto, él no mostró ni la más ligera misericordia. Las hileras de dioses fueron transformadas en hileras de sangre. Han Shuo y Rose forzaron su camino hasta la parte más profunda de la cámara subterránea.

Mientras él estaba conduciendo su marcha asesina, sus generales demonios habían ido a revisar al frente. Él ya había descubierto exactamente donde se encontraba Avery. Por tanto, él no tenía que desperdiciar más tiempo en buscarlo. Llegó a una cámara fuertemente sellada donde Avery estaba oculto.

El farmacéutico del Dios del Pantano llamado Kraft repentinamente salió corriendo de las habitaciones. Dos espadas voladoras golpearon a través de su cuello como un rayo de luz. Su cabeza fue separada de su cuerpo y fue enviada lejos dando vueltas, todo esto antes de que su voz se apagará. El extremo cortado en su cuello todavía estaba salpicando sangre cuando su cuerpo colapsó con un ruido sordo.

La energía divina de la oscuridad repentinamente fluyó desde el espacio detrás de Kraft y un dominio de la divinidad tomó forma en un instante. Ya estaban en una cámara bajo tierra con una luz tenue y bruscamente se volvió completamente oscura. Una figura sombría comenzó a moverse rápidamente en la oscuridad. Esa energía divina sopló el líquido sangriento en el suelo y este salpicó hacia Han Shuo y Rose.

Como ella cultivaba en la energía de la oscuridad y él no se vio afectado por los cambios en el ambiente en absoluto, nada escapó de la vista de ambos, incluyendo los líquidos corrosivos que fueron lanzados hacia ellos. Han Shuo tenía un rostro calmado y no pronunció ni una palabra. Las diecisiete espadas voladoras se dispararon con precisión hacia la figura sombría en movimiento a la velocidad del rayo con un poder feroz.

Las espadas hicieron fuertes sonidos de silbidos que podían atravesar los oídos y las almas, desestabilizando a todos aquellos en la habitación. Todas las espadas llegaron junto a la figura sombría en un instante y la rodearon, sin darle oportunidad de escapar.

Mientras las espadas estaban haciendo su trabajo, Han Shuo se movió como una sombra, evitando el líquido sangriento que caía como lluvia sobre él. Gritó, “¡hoy será el último día de tu vida, Avery!”

Después de terminar esas palabras, la energía del Espíritu del Caldero fluyó hacia su cuerpo. La más aterradora energía emanó de él en un instante. Los ruidos de silbidos se volvieron más fuertes y agudos mientras las diecisiete espadas voladoras que atraparon a Avery formaron el Dolor Incesante a su alrededor. Estaba emanando el aura más despiadada, brutal y siniestra.

Rose originalmente intentaba ayudarlo para matar a Avery, pero al instante en que Han Shuo utilizó la energía del Espíritu del Caldero, ella quedó anonadada. La feroz aura que inducía miedo que dejaban salir las espadas voladoras causó que ella estuviera abrumada por el asombro.

‘Así que resulta que él ni siquiera utilizó toda su fuerza en mi contra. Pensé que podría obtener mi venganza después de que él anulara el contrato de maestro y esclavo. Ja, que ridículo, que ridículo de mi parte’, pensó Rose.

Incluso aunque ella estaba fuera del Dolor Incesante, estaba intimidada por el aterrador campo de energía producido por la formación de espada. Quedó tontamente de pie detrás de Han Shuo, sin tener el coraje de acercarse a la formación de espada para ayudar en el ataque sobre Avery. Fue también en ese momento que ella se rindió completamente en obtener una retribución en contra de Han Shuo. Incluso sintió sentimientos mezclados de miedo y reverencia hacia él.

Rose actualmente conocía a Han Shuo mejor que la mayoría de los dioses en el Elysium. De regreso en Continente Profundo, a través de su creyente Adele, ella lo había sentido y conocía su fuerza. Nunca espero que él pudiera poseer semejante fuerza tan aterradora en un período tan corto de tiempo. El radio al cual su fuerza se alzó era inimaginable para ella.

Dado que la fuerza de Avery estaba por debajo de la suya y la de Han Shuo se alzó al tomar prestada la fuerza de la energía del Espíritu del Caldero, Avery estaba en desventaja y ni siquiera podía hacer un contrataque. La energía divina de la oscuridad en su cuerpo estaba siendo asaltada por el aura helada y el poder corrosivo de las diecisiete espadas voladoras que lo tenían atrapado en el infierno. Justo en sólo unos pocos segundos después de que el Dolor Incesante se formó, su corazón fue abrumado con el sentimiento de la desesperación.

Han Shuo repentinamente voló hacia Avery. Con un rostro cruel, dijo, “por cierto, Carmelita no mató a tus hijos. Lo hice yo”.

El brillo del odio extremo y la rabia estallaron desde sus ojos. Parecía estar indispuesto a morir de esta manera. Apretó sus dientes y trató de lastimar a Han Shuo con su muerte.

Pero desafortunadamente para él, Han Shuo no le daría la oportunidad para hacerlo. Las espadas voladoras volaron alrededor de su pecho y tomaron hasta el último rastro de su vitalidad. Antes de que el veneno convirtiera completamente a Avery en líquido, las espadas bruscamente se alejaron.

Han Shuo se movió rápidamente hacia su cuerpo. Abrió su mano izquierda, desplegó las Cuchillas Demoníacas y cortó el cuello de Avery. Como él había desplegado un aura helada, ni una gota de sangre salió de su cuello.

Rápidamente sacó un contenedor de vidrio que había preparado desde hace mucho, colocó la cabeza de Avery en él y dejó un poco del aura helada dentro del contenedor antes de sellarlo. Mientras tanto, el Espíritu del Caldero salió de su cuerpo para recolectar el alma divina de Avery a la velocidad más rápida que fuera posible.

Han Shuo miró por todas partes en la escena sangrienta. Viendo que ni un alma quedó con vida, rápidamente instruyó, “tiempo de irnos”.

Rose estaba viéndolo tontamente. Después de escuchar esas palabras, ella respondió suavemente “o” y lo siguió por detrás en silencio. El asombro y el miedo podían verse en sus brillantes ojos mientras miraban su espalda.

La duración completa de irrumpir en la cámara secreta y asesinar a todo el mundo en el interior no pasaban de los dos minutos. Aquellos quienes habían detectado una anormalidad bajo el suelo de la Farmacia Dios del Pantano todavía debían llegar a la entrada del túnel.

Han Shuo y Rose viajaron a través del túnel y se fueron por el camino que llegaron. Muy pronto, estuvieron de regreso en la superficie. Fue entonces que vieron a los guardias de la farmacia quienes se apuraban al lugar.

Han Shuo había revisado todos los alrededores de la farmacia con sus demonios antes del asunto y no descubrió señales de Hassling. Actualmente, no había ni una sola persona en toda la farmacia que en realidad pudiera causarles daño.

Todos los guardias que cargaban hacia la pareja estaban simplemente arrojando sus vidas. El dúo no mostró la menor misericordia. Múltiples guardias murieron horriblemente en un instante. Después de matar a más guardias lo suficientemente tontos como para bloquear sus caminos, los dos inmediatamente se alejaron de la farmacia, antes de que los guardias de la ciudad pudieran llegar y los rodearan.

El asesinato fue completado limpia y suavemente. Han Shuo y Rose escaparon sin esfuerzos en la oscuridad de la noche.

Dos asesinatos sangrientos ocurrieron en Ciudad Hushveil en menos de 24 horas y los crímenes fueron cometidos por el mismo grupo. Esto alarmó a los expertos de los clanes mayores de la ciudad, especialmente al Jefe del Sexto Cuerpo quien estaba cazando salvajemente a los asesinos de su hijo. Había amenazado que una vez que encontrará a los asesinos, los despellejaría vivos.

*En la Residencia Hofley

La Casa Hofley era el clan más poderoso en la Ciudad Hushveil. Hofs, el patriarca del clan, tenía un rostro sombrío y estaba lleno de rabia. Los Jefes de los Guardias Divinos estaban todos de pie ante él en silencio y con miedo.

“¡En tres días tráiganme a los asesinos, vivos o muertos!” Aunque el delgado y alto Hofs podría parecer educado y refinado, todos aquellos que convivían con él sabían que era extremadamente irracional en su carácter. En esta ocasión, Hofs había alcanzado su punto crítico. No había pasado mucho desde la muerte de uno de sus Jefes de los Guardias Divinos, Eugene, antes de que semejantes asesinatos tan escandalosos ocurrieran en su ciudad. Su ira había explotado antes de poder siquiera disminuir. Claramente se encontraba en los límites de su tolerancia.

Los Jefes no se atrevían a pronunciar ni una palabra pero el Jefe del Sexto Cuerpo, Salouhucci, respondió en voz alta, “descanse tranquilo, mi Señor. Todos los guardias divinos de mi Sexto Cuerpo han sido activados y todas las puertas de la ciudad han sido notificadas de no permitir que ninguna mujer de cabello blanco deje la ciudad. El asesinato en la Farmacia Dios del Pantano se llevó a cabo después del cierre de la ciudad y por tanto, podemos estar seguros de que los asesinos todavía están en la ciudad. Mientras sigamos buscando, eventualmente encontraremos a los dos asesinos”.

“No me importa cuál sea el método que uses. ¡Pero en tres días, quiero verlos, vivos o muertos!” gritó Hofs. “¿Dónde está Hassling?”

“Mi Señor, el Señor Hassling está en el Pueblo Arena de Fuego. Ya se le envió un mensaje. Dada la corta distancia del Pueblo Arena de Fuego y la ciudad, creo que el Señor Hassling llegará pronto”, dijo Lordaeron, el Jefe del Quinto Cuerpo.

Hofs repentinamente golpeó su mesa partiéndola en pedazos. Gritó, “¿por qué fueron a la Farmacia Dios del Pantano para matar? La cámara secreta estaba llena de cuerpos muertos pero no había ni uno con el cuerpo completo. ¿Quiénes eran los asesinados?”

El rostro de Lordaeron se volvió agrio. Respondió, “hemos examinado la escena del crimen pero no pudimos descubrir nada útil. Debemos esperar a que Hassling nos lo diga”.

“Señor de la Ciudad, el maestro de la Farmacia Dios del Pantano pide su permiso para entrar”, fue en ese momento que la voz de un guardia sonó desde el exterior de la habitación.

Todos en la habitación estaban esperando a Hassling. Los ojos de Hofs se volvieron helados y grito, “¡déjalo pasar!”

Muy pronto, Hassling, cuyo cabello lucia viejo pero su rostro se miraba joven, camino a la habitación respetuosamente. Tan pronto como llegó, le dio a Hofs una reverencia y dijo con una voz apesarada, “¡por favor busque justicia para mí, Señor de la Ciudad!”

Hofs tenía un rostro irritado. Gruño fríamente, “aquellos que murieron en tu cámara secreta, ¿quiénes eran?”

“Avery y sus guardias divinos quienes anteriormente estaban en el Quinto Cuerpo de la Ciudad de las Sombras. Él me contactó después de tener disputas con la Casa Sainte ya que sabía que yo tengo desacuerdo con ellos. Me pidió que le diera un lugar para resguardarse. Como yo he visto lo irracional que es la Casa Sainte, viendo que él era sincero y teniendo el pensamiento de reclutar su talento para Ciudad Hushveil, acepte ayudarlo y lo coloque en la cámara secreta de mi farmacia. La Casa Sainte es escandalosamente atrevida. La última vez, mataron a Eugene. Y ahora, se han vuelto más desvergonzados para cometer un asesinato en Ciudad Hushveil. Claramente están retando la soberanía de nuestra ciudad. ¡Mi Señor, Ciudad Hushveil no debe doblegarse ante ellos por más tiempo!” lloro Hassling resentidamente.

Él sabía que no había manera de que pudieran ocultar el secreto por más tiempo, dado lo significativo que era el asunto. Sin embargo, en la crisis, vio la oportunidad de inculpar a la Casa Sainte que él odiaba tanto. Si la Ciudad Hushveil y la Ciudad de las Sombras iban a la guerra – eso sería maravilloso. Si no, por lo menos, Hofs estaría enfurecido y le daría problemas a la Casa Sainte.

“Avery. ¡Resulta que era él!” Hofs gritó furiosamente, “¿por qué no lo supe hasta ahora?”

“No deseaba perturbar a Su Señoría ya que sabía que es un hombre ocupado. Además, sé que la Casa Sainte ha estado tratando de rastrear agresivamente a Avery. Por tanto, planeaba esperar algunos días más antes de reportárselo. No esperaba que semejante cosa pudiera ocurrir antes de eso. ¡Por favor, perdóneme mi Señor! Yo, Hassling, siempre he sido fiel y sincero con Su Señoría. Por favor, sabe que lo digo en serio”, respondió Hassling apresuradamente.

“Mi Señor, como el asesinado fue Avery de la Ciudad de las Sombras y no es miembro de nuestra Ciudad Hushveil, de alguna manera estamos en un error. Después de todo, hicimos un pacto con Wallace de que ninguno de nosotros en el Dominio de la Oscuridad albergaríamos a Avery. Ahora que él fue encontrado dentro de la cámara secreta de la Farmacia Dios del Pantano y si la Casa Sainte sabe esto, no estamos completamente en lo correcto”, el Jefe del Segundo Cuerpo le recordó en silencio.

“¿Y qué? ¿Significa que es justificable para la Casa Sainte no hablar de ellos con el Señor de la Ciudad para que hiciera algo al respecto y en su lugar irrumpir y cometer asesinato en nuestra ciudad? Incluso si no hablamos de Avery, ¿qué hay de mi hijo? Lo asesinaron abiertamente en la calle sólo porque mi hijo discutió con ellos. ¿Deberíamos perdonarlos también por ese asunto? Está claro por sus acciones que no piensan que la Ciudad Hushveil es una fuerza a tomar en cuenta. ¡Si nos comprometemos ahora, ellos sólo se volverán más y más descarados en nuestras tierras!” gritó Salouhucci.

Hofs miró con enojo la disputa de sus Jefes de los Guardias y luego miró a Hassling. Con un rostro sombrío, instruyó, “no importa quién o qué, no voy a permitir que nadie que cometió múltiples asesinatos en mi ciudad camine libremente. Envíen a todos sus hombres a buscar e investigar, Una vez que los encuentren, arréstenlos. Si se resisten, mátenlos en el lugar. La Ciudad de las Sombras mató a Eugene y ahora están fastidiando por todas partes en mi ciudad. ¡No importa lo que Wallace vaya a decir, no voy a tolerarlo por más tiempo!”

Hofs no cambíó de opinión incluso después de saber sobre la identidad de las víctimas e instruyo que capturaran a los asesinos vivos o muertos. Esos Jefes de los Guardias Divinos sabían que él no cambiaría de opinión. Salieron de la habitación con rostros helados y comenzaron a reunir a todos los guardias de la ciudad para la cacería humana más grande que haya habido.

En ese momento, Han Shuo y Rose quienes habían lanzado la Ciudad Hushveil al máximo caos estaban en la parte más desolada de la Ciudad. Encontraron un nuevo gimnasio para quedarse.

Antes de buscarlo, Rose había cubierto completamente su cabello largo con una bufanda negra para ocultar su rasgo más llamativo.

Han Shuo usó su tablilla divina para rentar el lugar. Se sentó pacíficamente en el gimnasio y no se veía preocupado en absoluto.

Sin embargo, descubrió que después del asesinato en la farmacia, las miradas de Rose hacia él habían cambiado de alguna manera. De vez en cuando, ella lo observaría con las cejas arrugadas como si hubiera algo que quisiera preguntarle, pero no tenía el valor.

Después de ver eso una y otra vez, él de alguna manera se molestó. Giro para verla a una cierta distancia y preguntó, “habla. ¿Qué es?”

Rose vaciló por un momento antes de preguntar, “en la Montaña del Demonio, ¿por qué no trataste de matarme desde el inicio? Por la fuerza que mostraste esta última noche, si hubieras usado toda tu fuerza en mi contra, estaría muerta sin lugar a dudas”.

Han Shuo de hecho si la había atacado con toda su fuerza. Era sólo que en ese momento el Espíritu del Caldero no estaba con él y por tanto no podía elevar su fuera para matarla directamente. El Espíritu del Caldero era el mayor secreto de Han Shuo. No había manera de que él le contará sobre la presencia del Espíritu del Caldero. Él quedó en blanco por la curiosidad y agudeza de Rose. Después de medio día, incapaz de llegar a una excusa razonable, decidió simplemente ser condescendiente, “recuerda tu identidad. No hagas muchas preguntas que son irrelevantes para ti”.

Él cerró sus ojos y boca, sin prestarle ninguna atención más a Rose.

Esta se enfadó. Cuanto más tiempo pasaba con él, más deseaba golpearlo. No sólo no le contaba una sola verdad sobre sus misterios, incluso le ordenaba callar. Esto llenó el corazón de Rose con un descontento que no podía ventilar.

“¿Cuándo vamos a dejar la ciudad?” Rose miró fijamente a Han Shuo con ojos enojados y dijo, “después de un día y una noche del asesinato, puedo imaginar que toda la ciudad está en el caos. Como me pediste que cubriera mi cabello, debes saber qué Ciudad Hushveil no nos dejara ir. Bajo semejantes circunstancias, si somos descubiertos, todos los expertos de la ciudad se reunirán y nos rodearán. Para entonces, incluso aunque nuestras fuerzas son decentes, me temo que no seremos capaces de escapar”.

Aunque ella tenía confianza en su poder, sabía que no habría forma de escapar de un fuerte cerco. Después de todo, por sí solo el Señor de la Ciudad era suficiente para derrotarla. Si todos los expertos de la ciudad los cercaran, creía que incluso él no sería capaz de escapar sin rasguños.

“La ciudad actualmente se encuentra en un modo de alerta alto. Hay más guardias en las calles que ciudadanos comunes. Todas las puertas de la ciudad han sido selladas. Ahora no es momento de marcharnos ya que es muy probable que seamos capturados”, con sus ojos todavía cerrados, él dijo perezosamente, “además, el asunto no se ha resuelto completamente”.

“¿No están muertos todos? ¿Qué más quieres?” preguntó Rose con asombro.

“No, queda uno más. Esta persona es incluso más difícil de manejar comparado con Avery. Él es el maestro de la Farmacia Dios del Pantano, Hassling”, Han Shuo abrió los ojos y se giró hacia Rose explicando, “incluso si no es por mis rencores con él, con el fin de que mi Perla Celestial domine el mercado en el Dominio de la Oscuridad, debo acabar con él”.

“¿Todavía tienes las agallas de atacar incluso en este momento?” Rose estaba aturdida por lo escandalosamente atrevido que era Han Shuo. Gritó con sorpresa, “debes saber que cada lugar en la ciudad está lleno de guardias. Todos nos están buscando. ¿No es muy arriesgado atacar de nuevo en esta ocasión?

Han Shuo reveló una sonrisa calmada, se encogió de hombros y la consoló, “no te preocupes, tengo la confianza para sacarte de la ciudad con vida. Descansa bien porque esta noche nuevamente nos dirigiremos a la Farmacia Dios del Pantano. Pienso que después de un incidente tan grande en la farmacia, Hassling debe haber regresado”.

Rose tenía un rostro helado, pero su mente estaba más allá de estar calmada. Pensó, ‘no esperaba que terminaría siguiendo a un lunático. ¿Realmente voy a lograr salir de Ciudad Hushveil con vida?’

Aunque ella había vivido por incontables años, nunca encontró a nadie tan atrevido como Han Shuo. De alguna manera, sintió una ligera emoción en su corazón. Estaba tanto preocupada como emocionada sobre el asesinato que iba a ocurrir por la noche. No fue capaz de calmar su corazón por un largo tiempo.