GDK – Capítulo 751

0

Capítulo 751: No eres rival para nosotros


¡Bollands había estado esperando esas palabras!

Tan pronto como acabó la voz de Han Shuo, Bollands cargo al frente de forma asesina. El intento asesino se extendió alrededor de su cuerpo antes de condensarse en sustancia y dispararse hacia los dos guardias de pie en la entrada de la cueva.

Los dos quienes intentaban burlarse más de Anito y sus compañeros de equipo quedaron aturdidos. El intento asesino de Bollands era tan aterrador que encontraban difícil respirar. Incluso la energía divina en sus cuerpos fue afectada, eran incapaces de elevar más de la mitad de sus fuerzas habituales.

‘¡Shiiiig!’ Una delgada y fina espada destelló pero los dos guardias permanecieron congelados en sus aterradas posturas. Seguían viendo tontamente hacia Han Shuo y su grupo.

Pero unos segundos después, ruidos sordos fueron escuchados. Sus trozos de carne limpiamente cortados se deslizaron lentamente antes de que cayeran al suelo. El aroma de la sangre que asaltaba las fosas nasales comenzó a extenderse en cada dirección. Sus carnes, intestinos y órganos decoraron el suelo mientras su sangre escurría por todas partes. Era una escena inhumana.

Bollands, mientras miraba los cuerpos, puso una ligera sonrisa de satisfacción. Era como si él disfrutara mucho el asesinar y esa escena sangrienta.

Como él cultivaba en el Camino Demoníaco de Asesinato de Dioses, cuanto más avanzaba en el arte demoníaco, más extremo se volvía. Iba ganando una perversa obsesión con asesinar personas. Una vez que entraba en acción, no podía detenerse hasta que alguien muriera en sus manos, usualmente de una manera sangrienta. Era por esa razón que Han Shuo le pidió que “no lo hiciera tan sangriento”.

Anito, Deco y los otros dos guardas del Tercer Cuerpo sintieron escalofríos por sus espinas cuando vieron que Bollands, quien usualmente no mostraba ninguna emoción, puso una sonrisa de satisfacción cuando estaba de pie en un charco de carne picada. Pensaron, ‘¡lunático, es verdaderamente un lunático! ¡Por ningún motivo debemos ofender a ese tipo!’

Han Shuo arrugó sus cejas y preguntó, “¿no te pedí que no lo hicieras tan sangriento?”

La sonrisa de Bollands se volvió amarga. Se inclinó ante Han Shuo y explicó, “¡lo siento, mayor, pero hice lo mejor que pude!”

Han Shuo agitó su mano y dio unos pasos hacia atrás. Dijo, “no importa. Sólo esperaremos a que salgan”.

Dado el intenso hedor a sangre que había en la entrada de la cueva, aquellos en el interior seguramente se alertarían por el olor. Él planeaba llevar el campo de batalla al exterior de la cueva como esta era muy estrecha y por tanto era menos adecuada para una batalla feroz.

La esencia de la sangre viajó a través del aire. Muy pronto, unos pocos guardias de Eugene salieron para revisar la situación. Casi vomitan cuando vieron la sangrienta escena pintada usando los intestinos de sus camaradas. Después de ver a Anito y al grupo que se encontraba afuera, gritaron en voz alta para alertar a los otros.

Las esquinas de los labios de Bollands se curvaron para formar una sonrisa siniestra y homicida. Alzó la espada larga en su mano, listo para tomar más vidas.

“¡Espera! Espera hasta que estén todos aquí”, instruyó Han Shuo.

“¡Si, mayor!” respondió Bollands respetuosamente. Se quedó de pie inmóvil y observo a esos guardias divinos con ojos feroces. Se veía como una bestia, esperando para matarlos y comer sus ojos.

Más y más guardias divinos salieron de la cueva. Podían decir de las armaduras teñidas con sangre que esos difuntos eran sus compañeros.

Esas personas no se veían bien después de atestiguar la escena inhumana en la entrada de la cueva. Algunos de los guardias se pusieron pálidos y casi vomitaban.

El personaje más importante usualmente entraba en escena al final. Después de que todos sus guardias divinos salieron de la cueva, Eugene de Hushveil finalmente apareció, revelando su rostro helado. Su mirada se volvió incluso sombría después de ver la carne humana troceada. “¡Debes estar aquí para morir!”

«¡Estúpido, serás tú quien muera aquí! Debes estar cansado de vivir al robar a mi maestro. ¡Pero está bien, debido a que vamos a terminar con tu pobre vieja vida!” Gilbert le gritó esas abusivas palabras hacia Eugene sin contenerse. “Mira, imbécil, si todavía tienes algún sentido, corta tu propia garganta. ¡No me hagas desperdiciar mi preciosa energía para matarte!”

Han Shuo estaba bastante sorprendido de que tan fluidamente Gilbert había dicho esas maliciosas palabras. Al parecer incluso el ser asesinado no fue suficiente para cambiar su naturaleza. De hecho, Gilbert parecía haber avanzado en su arte de maldecir. Al menos esas palabras eran nuevas en los oídos de Han Shuo.

Gilbert continuó bombardeando a Eugene con maldiciones. Cuando la cabeza de Eugene estaba brillando, Gilbert dijo con satisfacción, “tsk tsk, mira tú puta cara. Asco. ¡Si fuera tu por lo menos llevarían una máscara si saliera – no espera, no sería tan desvergonzado para mostrarme ante alguien!”

“¡Mataré a ese desgraciado payaso!” gritó Eugene en voz alta. Ya no podía soportarlo.

Eugene originalmente iba a intentar usar la diplomacia en lugar de la violencia. Pero quién sabría que Gilbert lo recibiría con semejantes e interminables palabras maliciosas y rudas. El enfurecido Eugene simplemente no podía proceder con ninguna discusión pacífica hasta que Gilbert estuviera muerto.

Algunos guardias inmediatamente salieron de atrás de Eugene. Habían esperado por mucho tiempo para acabar con Gilbert, especialmente cuando descubrieron que él simplemente estaba en el reino del dios menor en la etapa temprana. Semejante dios menor tan desenfrenado y grosero merecía una dura lección.

“Jeje, que montón de estúpidos”. Gilbert rio maníacamente. Cuando el primer dios medio fue tras él, lanzó un golpe mientras aullaba con risas. Su brazo se veía profundamente oscuro. Las venas en sus brazos se veían como diminutas serpientes oscuras extrañas, causando que su brazo se viera violentamente hermoso.

‘¡Golpe!’ el dios menor en la etapa temprana quien cargó hacia Gilbert fue enviado a volar hacia atrás junto al arma divina en su mano. Ese guardia quien había subestimado enormemente a Gilbert recibió serias heridas antes de que incluso mostrara su poder.

Los ojos rojo sangre de Sanguis dieron un destello brillante mientras observaba al guardia herido a los ojos. Este sintió como si alguna clase de energía hubiera entrado desde los ojos de Sanguis. Al siguiente instante, se asombró al descubrir que la sangre en su cuerpo estaba fuera de su control. Estaba sangrando de sus oídos, ojos, fosas nasales, boca, pene y ano.

“¡Ah!” ese dios medio estaba sangrando desde cada orificio de su cuerpo. El sentimiento de inclinarse lentamente hacia la muerte lo hizo gritar y aullar de miedo.

Los ojos rojos de Sanguis comenzaron a brillar mientras él ponía una ligera sonrisa

Los otros guardias cargando hacia Gilbert se asombraron y se retiraron con pánico. En ese momento, llevando un rostro lleno de salvajismo y sed de sangre, Bollands repentinamente sacó su espada llena de un aura homicida. La espada que llevaba fue refinada por Han Shuo y brillaba con una luz helada. Voló hacia esos guardias que se retiraban con miedo, aparecieron agujeros sangrientos en sus armaduras del pecho.

“¿Qué está ocurriendo? ¿Qué pasa? ¡Mi sangre está dejando mi cuerpo!” el dios medio lastimado por Gilbert todavía estaba aullando con miedo, pero su voz se estaba haciendo débil mientras su rostro se volvía pálido.

Con la multitud observando atentamente, el cuerpo del dios medio temblaba lentamente. Dio espasmos por algunos momentos antes de que toda la sangre y agua fuera drenada desde su cuerpo. Se convirtió en un cuerpo seco y sin vida.

Anito y sus guardias quienes originalmente intentaban ayudar a Gilbert para que resistiera a sus enemigos, se habían quedado viendo en blanco y aturdidos. Entendían claramente la fuerza de Bollands pero no la de Gilbert y Sanguis ya que nunca dejaron la Perla Celestial antes de esto. No tenían idea de que los dos fueran tan asombrosos.

Gilbert, un dios menor en la etapa temprana, había herido severamente a su oponente en una clase superior con sólo un golpe. Sanguis, mientras tanto, hizo que el dios medio se desangrara incontrolablemente sólo con verlo. Nunca hubieran esperado ver que algo como eso ocurriera y fueron profundamente intimidados por los dos.

‘¡Monstruos! ¡Todos los de la Perla Celestial son monstruos!’ pensaron Anito y sus hombres.

Ellos no eran los únicos que estaban asombrados. Todos los guardias divinos liderados por Eugene estaban estupefactos. La expresión de Eugene se volvió fea. No esperaba que Han Shuo tuviera semejantes subordinados tan poderosos y no tenía ni idea sobre las energías que Sanguis y Bollands cultivaban aunque sabía que Gilbert cultivaba en la energía de la oscuridad, no podía entender cómo pudo lastimar seriamente a su guardia sólo con un golpe.

“Lárguense de esta cueva. ¡De hoy en adelante, todo aquí le pertenece a la Casa Han de la Ciudad de las Sombras!” Gilbert nuevamente comenzó a actuar agresivo. Alzó su dedo medio hacia Eugene y dijo desdeñosamente, “¡no eres rival para nosotros!”

“¡Maten a esos malditos estúpidos!” rugió el enfurecido Eugene, “¡equipo dos y tres, ataquen! ¡Yo lidiaré con las consecuencias!”

Esos guardias detrás de Eugene habían querido acabar con Gilbert desde hace mucho. Un gran grupo de guardias cargo ante la orden de Eugene. Se hicieron una seña con sus ojos unos con otros y decidieron dividirse en tres grupos de diez, cada uno para Gilbert, Sanguis y Bollands.

Han Shuo tenía un claro entendimiento de las fuerzas de sus tres aprendices por la observación que acababa de hacer de ellos. De los tres, Sanguis era el más fuerte y tenía aproximadamente la fuerza de un dios medio en la etapa media. Bollands y Gilbert eran ligeramente más débiles. Poseían las fuerzas de dioses medios en la etapa temprana.

Han Shuo tenía confianza en que los tres podían derrotar fácilmente a los oponentes de la misma clase en una batalla uno a uno. Pero en contra de diez guardias a la vez, sus vidas estarían en peligro. ¡Después de todo, todos esos guardias bajo las órdenes de Eugene eran dioses medios!

Sanguis, Bollands y Gilbert tenían rostros solemnes pero Han Shuo formo una sonrisa. Con un pensamiento, las diecisiete espadas voladoras salieron desde su cuerpo. Las espadas voladoras viajaron a unas velocidades extremas, silbaron e hicieron un círculo. Chillidos miserables repentinamente comenzaron a sonar.

Luego los cuerpos comenzaron a llover desde el cielo. Cuando cayeron al suelo, estaban partidos en trozos, como globos que fueron llenados usando sangre y carne acuosa. Poco después, todos los cuerpos se derritieron quedando solo sangre acuosa. Ni un trozo de hueso o carne permanecía.

Los treinta guardias que habían ido de conquista junto a Eugene por incontables años fueron reducidos a nada más que charcos de agua sangre, fluyendo lentamente en el suelo.

Anito y sus hombres no pudieron entender por qué, Sanguis, Bollands y Gilbert, esos tres demonios eran tan obedientes con Han Shuo. ¡Pero después de atestiguar la escena, se volvió claro para ellos!

El Han Shuo en ese momento todavía llevaba una sonrisa gentil en su rostro. ¡Sin embargo, para Anito y sus hombres, esta sonrisa parecía llevar un rastro de maldad y salvajismo!

“¡Eugene, toma a tus hombres y piérdete! Deja atrás todos los minerales de energía que extrajiste. ¡Desde este día en adelante, todo en esta montaña le pertenece a mi Casa Han!” dijo Han Shuo despreocupadamente mientras le sonreía a Eugene.

“¿Mataste a treinta de mis hombres? ¡Cómo, cómo te atreves!” chillo Eugene. Estaba temblando de rabia después de ver que las élites que le tomó tanto tiempo nutrir habían sido reducidas a nada.

Han Shuo sacudió su cabeza y suspiro. Murmuró, “qué persona sin tacto. ¡Bien, será de la forma dura!”

Tan pronto como terminó esas palabras, las diecisiete espadas voladoras que estaban flotando en medio del aire volaron hacia los guardias restantes. ¡Después de muchos silbidos y chillidos, todos los guardias divinos de Eugene fueron asesinados y convertidos en charcos de agua sangre!

El Espíritu del Caldero repentinamente salió del cuerpo de Han Shuo. Voló en círculos sobre la escena de la masacre, recogiendo aquellas almas divinas antes de que se disiparan entre el cielo y la tierra.

“¡Tú, tú!” Eugene señaló a Han Shuo con su mano temblorosa y gritó como si hubiera perdido su mente, “¡acabaré contigo!”

Las diecisiete espadas voladoras inmediatamente volaron hacia Eugene. La sonrisa en el rostro de Han Shuo gradualmente se volvió helada mientras cerraba sus ojos. Con su consciencia, comenzó a desplegar la Formación de Espada Asesina de Dioses Avici. Las espadas voladoras formaron unos patrones difíciles de comprender en el aire. Feroces vientos helados comenzaron a soplar en el centro mientras el intento asesino se elevaba. Era como si él hubiera sido condenado al infierno.

Eugene era un experto del nivel dios alto en la etapa media. En contra de semejante poderoso experto, Han Shuo había utilizado su formación. Él operaba la formación usando su consciencia, tejiendo brillos de espada que desestabilizaban el dominio de la divinidad de Eugene, impidiendo que utilizara mucha de la energía elemental a su alrededor.

En aquel entonces, el Espíritu del Caldero le informó que podría masacrar a un dios alto en la etapa temprana usando la Formación de Espada Asesina de Dioses Avici sin usar su energía. Después de haber hecho una prueba de la formación de espada, Han Shuo confirmó que eso en efecto era verdad.

Sin embargo, Eugene era un dios alto en la etapa media. Aunque no podía hacer un contrataque en el interior de la Formación de Espada Asesina de Dioses Avici, al parecer podía resistir su poder por bastante tiempo.

“¡Espíritu del Caldero, regresa!” Han Shuo no quería desperdiciar mucho tiempo y esfuerzo en él. Con un pensamiento, el Espíritu del Caldero que había recogido todas las almas divinas, regreso a su cuerpo. La energía de los generales demonios fluyó en su cuerpo en un instante. Fue entonces que la primera forma de la formación de espada, el Dolor Incesante, pudo ser activada.

Tan pronto como el Dolor Incesante se activó, los brillos de espada entrecruzados se convirtieron en sustancia, el viento helado se volvió diez veces más feroz. Hilos de enfurecidas energías extrañas en la formación, destruyeron las capas defensivas de Eugene. Luego, sonó un fuerte aullido miserable. Eugene se partió con su carne enviada a volar en cada dirección.

“¡El alma de un dios alto! ¡Jaja, maravilloso, finalmente, podre refinar un general demonio de alto grado!” se alegró el Espíritu del Caldero. ¡Salió del cuerpo de Han Shuo emocionado y se abalanzó sobre el alma de dios alto de Eugene!