GDK – Capítulo 742

0

Capítulo 742: No se marcharan


Han Shuo no podía descubrir la identidad de ese anciano que vio su general demonio. Finalmente, ahora, a través de Eugene, él verificó que el anciano era en efecto el propietario de la Farmacia Dios del Pantano – Hassling. Era claro para él que los malos actos que realizaba la farmacia en la Ciudad de las Sombras fueron aprobados o bien ordenados por Hassling.

Desde ese día en que él expuso los malos actos de la Farmacia Dios del Pantano en la ciudad, nació una enemistad irreconciliable entre él y Hassling. El rencor incluso se volvió peor ahora que la Farmacia Perla Celestial había tomado el lugar de la Farmacia Dios del Pantano en la Ciudad de las Sombras. Incluso si él no quería volverse el enemigo de la farmacia, no había manera de que Hassling pudiera dejarlo en paz.

¡Por tanto, después de llegar a esa conclusión, él decidió que debía hacer todo lo que pudiera para derribar a la Farmacia Dios del Pantano y eliminar la amenaza que era Hassling!

“Eugene, no podría estar más seguro de que Hassling está asociado con los cazadores de dioses. ¡Deberías preguntarte si en realidad lo conoces o sólo conoces el lado que él te muestra!” dijo Han Shuo burlándose.

Eugene dejó salir un suave y desdeñoso gruñido, obviamente sin tomar su consejo en su corazón. Él todavía pensaba que Han Shuo estaba tratando de calumniar a Hassling. Al parecer su relación con Hassling era muy buena.

La batalla continuó.

Las fuerzas de asalto lideradas por Aobashi bombardearon salvajemente a los cazadores en las cuevas con ataques de largo alcance, Otros seis cazadores quienes salieron de las bocas de las cuevas perecieron por sus ataques.

“¡Todos retírense!” un rugido sonó desde una de las cuevas más grandes.

Esos cazadores quienes habían estado tratando de cargar desde sus cuevas se retiraron al escuchar la orden. También bloquearon las entradas de las cuevas con rocas. Con eso, Aobashi y las fuerzas de asalto ya no tenían ningún objetivo para atacar.

“¡Es Brovst! ¡En efecto está en este lugar!” Erebus gritó ligeramente. Se sintió bastante emocionado.

“Los cazadores se han encerrado en sus cuevas. ¿Qué hacemos ahora?” Blightsoar voló al lado de Aobashi y la consulto.

“¡Hay pasajes en esas cuevas!” dijo Han Shuo con sus ojos cerrados, probando las cuevas usando algunos de sus generales demonios. Repentinamente, gritó en voz alta, “hay otras salidas, son muy angostas. ¡Los cazadores están evacuando!”

Después de haber atestiguado su sobresaliente desempeño al infiltrarse en la base, Aobashi y los otros no dudaron de sus palabras. Ella ordenó rápidamente, “cada cuerpo tome veinte personas y vayan fuera del valle para encontrarlos, el resto entrará en las cuevas y los perseguirá. ¡No ha sido fácil para nosotros el encontrarlos, no debemos permitir que escapen!”

“¡Aceptamos!” grito Blightsoar. Inmediatamente se dio la vuelta hacia sus hombres y dio instrucciones, asintiendo hacia Aobashi.

“¡Vamos!” Eugene también les dio a sus hombres instrucciones relevantes y comenzó a volar hacia las cuevas.

La figura de Andrina se desdibujó mientras cargaba al frente, tomando la iniciativa junto a Han Shuo siguiéndola de cerca. Aobashi, Erebus, Blightsoar y Eugene cargaron desde cuatro puntos diferentes. Sombras pasaron por encima del lago, volando hacia las cuevas detrás de este.

En un instante, más de cien figuras estaban volando sobre el lago.

“¡Cuidado, algunos de los cazadores están regresando!” gritó Han Shuo.

Tan pronto como su voz sonó, la gravedad sobre el lago repentinamente creció por cien veces. Aquellos que volaban sobre el lago se ralentizaron. Los cazadores de dioses nuevamente se mostraron en las bocas de las cuevas y comenzaron a atacar al grupo que volaba sobre el lago con dificultad.

Todos esos que levitaban fueron enormemente afectados por la gravedad aumentada cien veces. No sólo sus velocidades de vuelo cayeron significativamente, también agotaron mucho más energía divina que la normal para mantenerse en el aire. Habiéndose esforzado más allá de sus límites, una docena o más de guardias divinos fallaron al defenderse en contra de los ataques de los cazadores e impotentes cayeron hacia el lago después de ser golpeados.

Pronto, chillidos miserables sonaron desde las bocas de aquellos que cayeron en el lago. Después de un corto tiempo, incluso más conjuntos de huesos blancos fueron añadidos al lago.

Esos guardias quienes todavía estaban en tierra respondieron inmediatamente, lanzando ataques de largo alcance hacia esos cazadores expuestos. Algunos de ellos fueron golpeados. Sus cuerpos cayeron de las cuevas y fueron al lago.

“¡Deténganlos!” Brovst reveló su figura valiente y musculosa desde una gran cueva y gritó con ferocidad.

Luego, Gallas y Taylin quienes cultivaban en la energía de la oscuridad y la muerte respectivamente avanzaron hasta ponerse al lado del primero. Las miradas de los tres se reunieron bruscamente en Andrina.

Después de eso, la atacaron en conjunto, centrando todos sus ataques sólo en ella. Los otros dioses altos fueron ignorados.

Andrina estaba al frente del grupo que cargaba y era la más cercana a los tres cazadores. Los repentinos ataques de los tres parecían haberla capturado con la guardia baja. Pantallas hechas de luz florecieron desde sus palmas. Ella se miraba como un gran cristal brillante en medio del aire mientras resistía los tres ataques.

“¡Ataquen al trio de Brovst!” grito Han Shuo. Luego, con su mano izquierda, lanzó hacia los tres el Polvo Hipergólico Verde, que había refinado antes de llegar al Elysium.

Aobashi y Erebus rápidamente atacaron a Brovst, Gallas y Taylin. Aobashi, cuyos cabellos finos estaban flotando salvajemente, formando un rápido tornado en un instante y lo arrojó hacia la cueva. Mientras tanto, Erebus arrojó la pica oscura en su mano. Un rastro de un rayo oscuro voló como un dragón serpenteante.

Los tres quienes estaban tratando de asesinar a Andrina, no tuvieron más opción que detener el bombardeo de sus ataques sobre ella y alzaron sus defensas en contra de los ataques de Aobashi y Erebus. Desplegaron capas tras capas de barreras en la boca de la cueva.

“¡¿Huh?!” Los tres gritaron simultáneamente con sorpresa. Descubrieron que las finas motas de polvo verde que llenaban la cueva podían hacer arder cualquier cosa que tocaban. Taylin, quien accidentalmente había tocado algunas motas de Polvo Hipergólico Verde, repentinamente comenzó a arder. Las brillantes flamas verdes eran extremadamente maliciosas y no les tomo tiempo achicharrar su cuerpo.

A los ojos de un cazador de dioses de nivel dios alto, un ataque producido por un personaje tan miserable como Han Shuo no era nada y por tanto de la forma más imprudente permitieron que el polvo entrará en la cueva. Sin embargo, poco después de que el polvo comenzó a arder, se dieron cuenta de que habían fallado en su juicio.

“¡Qué demonios es esa maldita flama, por qué no puedo retirarla! ¡Argh! ¡Qué jovencito tan retorcido, voy a matarlo!” Taylin gritó con dolor. Al parecer ella había sido atormentada gravemente por el polvo.

Brovst y Gallas se asombraron al descubrir que incluso alguien tan poderoso como Taylin no pudo neutralizar inmediatamente ese polvo verde. Por tanto, decidieron rendirse al atacar a Andrina y se retiraron en la cueva.

La presión en la pequeña inmediatamente se aligeró. Hizo uso de la oportunidad para saltar rápidamente a una cueva. Fue la primera en cruzar el lago.

Como había polvo flotando en la cueva donde Brovst y los otros habían estado anteriormente, Andrina no aterrizó en ese lugar. En su lugar, entró en una cueva donde estaban tres dioses medios. Justo después, comenzó a matarlos sin la menor piedad. Sujeto a los tres cazadores con sus pequeñas manos y los lanzó al lago.

Los tres cazadores de dioses pronto fueron reducidos a nada más que huesos. Ella escaneó rápidamente los alrededores con sus ojos y voló a otra cueva. Estaba apuntando a la cueva con más cazadores para el máximo asesinato. Tan pronto como aterrizó en la cueva, su pequeña mano comenzó a sujetarlos y lanzarlos. En nada de tiempo, otros siete fueron arrojados al lago.

Sin Brovst, Taylin y Gallas interviniendo, Aobashi, Erebus y los otros se las arreglaron para cruzar el lago. Esos expertos de nivel dios alto fueron a las cuevas con más cazadores. Chillidos miserables sonaron repetidamente. Una docena o más de cazadores fueron asesinados en un instante.

Con eso, la presión que enfrentaban esos guardias divinos levitando sobre el lago se redujo enormemente. También se las arreglaron para cruzar el lago y entrar en las cuevas.

“¡Todos dispérsense, revisen cada cueva!” grito Aobashi. Ella luego le preguntó a Han Shuo, “Bryan, ¿puedes llevarnos al trio de Brovst?”

“No hay problema. ¡Síganme!” Él respondió rápidamente. El Polvo Hipergólico Verde en Taylin todavía ardía. Él podía rastrearla al seguir la esencia única que se producía.

Después de escuchar esas palabras, Andrina, Aobashi y Erebus lo siguieron. Blightsoar quien apenas había cruzado el lago también decidió seguirlo sin vacilar. Eugene de la Ciudad Hushveil dejó salir un suave gruñido y no los siguió. En su lugar, entró en otra cueva y fue a explorar por sí mismo.

“¡Tengan cuidado, podría haber un dios alto en la etapa tardía en la cueva!” Han Shuo le recordó al grupo mientras los guiaba.

El túnel se volvía más y más angosto y se encontraron con más y más desviaciones. Se encontraron con algunos cazadores dispersos a lo largo del camino y los eliminaron fácilmente. Después de aventurarse en lo profundo del interior, repentinamente encontraron una enorme y brillante cueva. Los muros estaban cubiertos con brillantes cristales de energía, iluminando el área.

Múltiples túneles pequeños se extendieron en cada dirección. Hacia el centro de la cueva había una enorme columna vertical que iba a lo profundo bajo el suelo. Esos cazadores en pánico habían estado excavando en esa columna.

“¡Debe haber una salida en ese lugar!” Han Shuo señalo hacia el túnel y explicó.

“¡Vamos!” Aobashi voló al interior del túnel sin vacilar.

Después de ella, Erebus la siguió sin vacilar. Sin embargo, Andrina, quien había estado al frente todo ese tiempo, vaciló por un momento. Sólo bajo después de Han Shuo. Blightsoar fue el último en entrar.

Descendió por varios miles de metros. La columna era completamente oscura. Aparte de Erebus quien cultivaba en el elemento de la oscuridad, quizás sólo Han Shuo podía ver los alrededores, aunque apenas.

Después de ver los alrededores por un momento, él notó que los ojos de Andrina estaban brillando como los cristales de energía. Justo después, él entendió que ella también podía ver en la oscuridad.

Después de caer por un periodo de tiempo desconocido, el grupo repentinamente encontró un suelo sólido.

Han Shuo bajo su cabeza y miró. Vio que había un enorme palacio subterráneo que ocupaba varios cientos de miles de metros cuadrados. Era simple y solemne en su estilo arquitectónico. Había torres de energía erguidas en cada esquina pero no dejaban salir ni un poco de luz. Los cazadores quienes parecían diminutos estaban volando a ciegas alrededor de los muros como moscas atrapadas en un bote. Al parecer no encontraron una ruta de escape.

Repentinamente, una inmensa presión llenó el espacio. Era como si una enorme montaña estuviera presionándolos, tan intensamente que robo sus alientos. Un aura que parecía llena con una energía sin fin emergió de la nada. ¡Daba un sentimiento primordial y etéreo, como si fuera tan antiguo como las estrellas y las galaxias, una Existencia Etérea!

Dentro de un espacio completamente oscuro, una enorme figura flotó gradualmente para aparecer. Su colosal cuerpo llenaba el valle. Su par de ojos verdes estaba alto en el cielo, como un par de lunas en arco. Estaba mirando fríamente hacia esos que estaban sobre el palacio.

“Encontraron este lugar. ¡Qué sorpresa!” una voz antigua sonó desde la boca de la figura colosal. Esta hizo eco a través del espacio.

“¿Quién eres?” Erebus preguntó con una voz profunda.

“¡Pero desde que han venido, no deben irse!” la figura colosal agitó su mano. Una energía tan inmensa y que parecía tener el poder del armagedón llenó cada rincón. Un gran pero desconocido número de barreras instantáneamente se formó alrededor del espacio. Las energías de la muerte y destrucción en el cuerpo de Han Shuo repentinamente se sellaron. No podía utilizar ni un poco de su energía divina.

Él estaba alarmado. Cuando alzó su cabeza y miró, vio una figura brumosa tan grande como una enorme montaña y un par de ojos verdes.

Él tenía un extraño sentimiento. Sentía que la escena le era muy familiar, como si se hubiera encontrado con tal situación antes.

Después de intentar recordar, su rostro se sacudió. Finalmente, recordó cuando fue que se cruzó con tal escena.

En aquel entonces, en el Cementerio de la Muerte del Continente Profundo, cuando exploro el segundo nivel del cementerio, un dios maligno trato de tomar su alma. Su cerebro se sintió como si fuera cortado por decenas de miles de cuchillas mientras se resistía. Era exactamente esta figura colosal la que apareció en su mente. Pero recordó claramente el par de ojos verdes que lo observaban con desdén.

“Ríndanse. ¡No habrá dolor, sólo vida eterna!” en aquel entonces, en el Cementerio de la Muerte, la figura colosal repitió esas palabras en su mente para apurarlo a que rindiera su alma y fuera su sirviente. Como estaban separados por varios años luz y teniendo una fuerza de voluntad inmensa, él fue capaz de resistir su poder.

Sin embargo, en esta ocasión, esa figura que vio no era simplemente una imagen en su mente y la voz que escuchó no fue transmitida a su mente. ¡Ahora que él estaba físicamente en presencia de ese ser incomparablemente formidable, se dio cuenta de que su experiencia anterior no sólo palidecía en comparación, ni siquiera valía la pena mencionarla!

“¡Ríndete o perece!” grito el ser colosal. Su voz llevaba un extraño poder de atracción.

“¿Quién eres exactamente?” aunque Aobashi no podía ver en la oscuridad, el par de enormes ojos verdes del ser misterioso e incomparablemente poderoso estaba brillando ligeramente, iluminando su enorme cuerpo.

“No necesitas saberlo”, el ser respondió y dijo, “lo pediré una última vez, ¿quieren vivir o quieren morir?”

“¡Vivir!” grito Erebus abruptamente y lanzó un pergamino. Una fluctuación de energía terriblemente poderosa estalló repentinamente desde el pergamino, afectando instantáneamente la infinita oscuridad en los alrededores. Se reunió en un solo punto y se disparó hacia el ser colosal

“¡Cortejan la muerte!” la figura agitó su mano. El pergamino que Erebus lanzó se partió con un estallido. Un rastro de luz se disparó desde su ojo derecho y cayó en Erebus. Este aulló miserablemente y fue enviado a volar lejos.

Antes de entrar en el valle, Han Shuo repetidamente le pregunto a Aobashi y Erebus sobre esta posible amenaza y le aseguraron que tenían las formas de lidiar con un experto en la etapa tardía del dios alto. Sin embargo, de lo que se veía ahora, Erebus ni siquiera pudo contratacar.