GDK – Capítulo 740

0

Capítulo 740: Créelo o no


Desde el perímetro del valle, un pequeño grupo de guardias divinos hablaban en voz alta mientras caminaban lentamente hacia el valle.

“Su Señoría es realmente prudente y no dejará ningún área sin revisar. Esos cazadores de dioses saben que las tres ciudades los están persiguiendo. Debieron escapar lejos desde hace mucho. ¿Cómo podrían seguir cerca?” uno de los guardias divinos se quejó.

«Deja de quejarte. Sólo queda un valle a donde debemos ir. Si lo revisamos, podemos irnos antes a casa. Además, no somos el único grupo que trabaja tiempo extra. Todos los demás también están buscando”, respondió otro guardia.

Las armaduras divinas de esos guardias no pertenecían a la Ciudad de las Sombras. Eran de un verde oscuro y tenían el diseño de una espada y un escudo en su pecho, el emblema único de la Casa Tule de Ciudad Espejismo.

El pequeño grupo de diez personas estaba completamente compuesto por dioses medios en la etapa media, excepto por el líder quien tenía la fuerza del dios medio en la etapa tardía. Cultivaban en la energía de la muerte, oscuridad y destrucción excepto por uno que cultivaban en la energía del fuego.

Esas personas no tenían ni una pista de que tan traicionero era el valle frente a ellos. Caminaron más y más cerca del valle mientras se quejaban en voz alta sobre su trabajo.

A través de las observaciones de los generales demonios, Han Shuo descubrió que varias torres de energía disfrazadas como enormes árboles acomodados muy ligeramente. Un diminuto pulso de energía estaba siendo transmitido en secreto hacia el centro del valle. Varias figuras borrosas aparecieron en la distancia y se acercaban en silencio a los guardias divinos.

“Esas torres de energía disfrazadas como árboles han entregado mensajes. ¡Esas personas se quedaron sin suerte!” Andrina tocó gentilmente el hombro de Han Shuo y susurró.

Ella tenía una sensibilidad especial hacia todas las cosas con cristales de energía, lo que tenía que ver con la energía que cultivaba, Han Shuo sabía que ella podía incluso controlar y manipular ciertas torres de energía y torres de barreras dentro de cierto rango. Básicamente, mientras los mecanismos y dispositivos fueran alimentados usando cristales de energía, ella podía interactuar con ellos.

Han Shuo asintió y respondió pensativo, “así fue. Después de todo, son de Ciudad Espejismo. Nada de nuestra preocupación”.

Después de escuchar esas palabras, Andrina entendió que él no tenía intención de advertirles a esas personas. Los cazadores de dioses en el valle no eran nada que esos guardias divinos podrían soportar. Si Han Shuo y Andrina no hacían nada, esos quienes entraran descuidadamente al valle enfrentarían una muerte segura.

Pronto, una persona encubierta salió desde el valle. Era Taylin a quien Han Shuo había visto anteriormente. Ella era una experta del nivel dios alto en la etapa media. Su llegada significaba que su acercamiento a la muerte había sido sin dudas decidido.

Taylin se acercó en silencio al grupo de guardias divinos completamente inconscientes del peligro a mano. Ella hizo gestos con su mano. Esos cazadores de dioses quienes habían estado esperando en sus posiciones lentamente los rodearon.

‘¡Ssss!’

Ruidos de personas moviéndose rápidamente repentinamente sonaron desde las cercanías. Múltiples figuras emergieron bruscamente desde las sombras y se abalanzaron hacia los guardias divinos de Ciudad Espejismo.

Como se esperaba, con la intervención de Taylin, la batalla terminó en poco tiempo. Miserables quejidos terminaron tan pronto como sonaron. Esos desafortunados guardias de Ciudad Espejismo murieron con sus energías divinas siendo drenadas.

Después de que todo se completó, con los gestos de Taylin, los cazadores esparcieron algo de polvo en los cuerpos. Un momento después, sus cuerpos se licuaron y se mezclaron en el suelo. Aparte del ligero aroma de sangre en el aire, ninguna evidencia fue dejada atrás.

Han Shuo repentinamente abrió sus ojos ampliamente. Exclamó en voz baja, “¡esos venenos que los cazadores están usando son similares a esos hechos por los toxicólogos de la Farmacia Dios del Pantano!”

La expresión de Andrina cambió ligeramente y pregunto en voz baja, “¿qué quieres decir?”

“La Farmacia Dios del Pantano puede estar asociada con los cazadores de dioses. De lo contrario, ¿cómo podrían poseer esos venenos?” respondió Han Shuo con una voz profunda.

“Ya veo. ¿Los mataron a todos?” Andrina y Han Shuo estaban a una gran distancia desde donde las acciones tomaron lugar. Ella no podía ver la situación.

“Sí. Desde luego ese pequeño grupo de guardias no tenía oportunidad en contra de un gran número de cazadores de dioses. Vámonos y vayamos al Fuerte Orquídea del Cielo. Le informaremos a Erebus de la situación en el valle. Debemos reunir fuerzas suficientes antes de atacar el valle”, Han Shuo y Andrina se marcharon rápidamente.

*** Fuerte Dios del Pantano

“Jaja, Bryan, finalmente estas aquí. ¡Vamos, vamos, déjame presentarte, esta es nuestra Jefa de los Guardias Divinos principal, Aobashi!” Erebus tiró de Han Shuo hasta el frente de Aobashi y dijo sonriendo, “este es Bryan de quien te hable. Ahora es miembro de mi Tercer Cuerpo y nos ayudará a encontrar a los cazadores de dioses”.

“¡Saludos, Señora Aobashi!” Han Shuo saludo sonriendo.

Aobashi le dio algunas miradas hacia Han Shuo antes de poner una ligera sonrisa y dijo, “he escuchado buenas palabras sobre ti de Erebus en todo este tiempo. ¡Bienvenido!”

“¿Y tú debes ser Andrina?” Aobashi agraciadamente floto al lado de Andrina, esperando sostener sus pequeñas manos. Parecía ser mucho más cordial con ella.

Andrina arrugó sus cejas y dio unos pasos hacia atrás. Llevaba una expresión fría y obviamente no quería que Aobashi la tocara.

“¿Ee?” Una extraña luz destelló en los ojos de Aobashi cuando ella la evadió. Rio y remarcó, “bien, parece que Erebus no ha exagerado. Eres bastante asombrosa, pequeña”.

“Debes estar cansado del viaje. Déjame arreglar sus habitaciones para que puedan descansar”, Erebus dijo de forma amistosa.

«No, no hay necesidad de eso. ¡Vamos directo a los negocios!” dijo Andrina, fríamente.

“Ermm”, Erebus se puso de cierta manera incomodo al ver que ella no recibió su amabilidad. Explico, “bien, no sabemos dónde se ocultan los cazadores. No hemos sido capaces de descubrir sus rastros después de haber buscado por un largo tiempo, así que no hay necesidad de apresurarnos”.

“Bryan sabe dónde están. Puedes comenzar a reunir un ejército. ¡Una vez que reunamos fuerzas suficientes, podremos comenzar!” Andrina, le disparó una mirada a Aobashi y continuó suavemente, “¡debes reunir más expertos aparte de ti y Erebus, o no tendremos la oportunidad de derrotar a esos cazadores de dioses!”

«¿Oh?” Aobashi no parecía creerlo. Preguntó mientras sonreía, “pequeña, ¿estás diciendo que al unir la fuerza de Erebus y la mía no es suficiente para hacernos cargo de los cazadores?”

“No”, Andrina sacudió su cabeza y con un rostro serio, explicó, “estoy diciendo que incluso con Bryan, ustedes dos y yo misma – cuatro dioses altos uniendo fuerzas, todavía pasaríamos un tiempo difícil para derrotarlos”.

Aobashi estaba asombrada por esas palabras. No pensaba que Andrina estuviera diciendo tonterías y por tanto, puso un rostro solemne y pregunto con gravedad, “¿cuál es la situación de la que estamos hablando?”

“Deberías preguntarle a él, nadie conoce el lugar mejor que él, excepto por los cazadores de dioses. Después de todo, es el que descubrió la base”, Andrina dijo mientras señalaba a Han Shuo.

“Bryan, ¿descubriste los rastros de los cazadores de dioses?” Erebus gritó con sorpresa.

Han Shuo asintió y dijo con una voz profunda, “he descubierto una base de la Alianza de Cazadores de Dioses localizada en un valle entre nuestra Ciudad de las Sombras, Ciudad Espejismo y Ciudad Hushveil. Esta pesadamente resguardada. Por lo que sé, hay tres dioses altos en la etapa media en ese lugar. Parecen ser Brovst, Taylin y Gallas. Esos tres por si solos serán difíciles de manejar. Pero, basado en mis observaciones, esos tres no son los jefes en el valle. Si debo adivinar hay al menos un dios alto en la etapa tardía en el valle. ¡Es por eso por lo que estamos lejos de tener suficiente para derrotarlos y limpiar el valle!”

“¡Qué!” Erebus y Aobashi gritaron simultáneamente con sorpresa.

Han Shuo asintió pesadamente y aseguró, “¡estoy seguro de que es el caso!”

Aobashi tomo una respiración profunda, pero todavía parecía bastante sobresaltada por las noticias. Dijo suavemente, “por lo que sé, los líderes de la Alianza de Cazadores de Dioses son esos tres que mencionaste. Si la situación es como dices, realmente estaremos en problemas para derrotarlos. ¡Qué sorpresa! ¡Resulta que hay cazadores que son más poderosos!”

“Aobashi, enviaré mensajes y le pediré a esos dos de las otras ciudades que vengan. Necesitamos planear esto apropiadamente” dijo Erebus con una voz profunda.

“Si, debemos esperar lo mejor pero debemos prepararnos para lo peor. Si lo que Bryan dice es verdad y entramos temerariamente en el valle, realmente tendríamos un tiempo difícil. Debemos hacer que se unan a la operación”, Aobashi inmediatamente aceptó.

También había guardias divinos en Ciudad Espejismo y Ciudad Hushveil quienes se especializaban en cazar. Parecía que habían estado en contacto con Erebus y Aobashi quienes trabajaban bajo la Ciudad de las Sombras. Si los guardias de las otras dos ciudades se unían al asalto, tendrían una oportunidad más alta de tener éxito.

Erebus inmediatamente dejó el grupo y se dirigió hacia otro edificio para transmitir el mensaje.

Han Shuo, Andrina y Aobashi se quedaron. Aobashi le pregunto a Han Shuo sobre el ambiente y otros detalles del valle y él le dijo todo lo que sus generales demonios habían observado. Ella se veía grave, una señal de que creía en sus palabras.

“Bryan, encuentro bastante extraño que descubrieras el valle. ¿Por qué es que Andrina no parece conocer mucho la situación, pero tú pareces haber visto cada parte?” después de escuchar su explicación, ella le preguntó con asombro en sus hermosos ojos fijados intencionalmente en él.

“¡Tengo mis formas!” Han Shuo no estaba dispuesto a revelar mucho sobre sus demonios con Andrina, mucho menos con Aobashi quien apenas había conocido.

Ella no le presionó con la pregunta después de ver que él no tenía la intención de responderle. Sin embargo, parecía que su interés por el repentinamente había crecido. Trato de leerlo desde varios aspectos, por ejemplo, de que plano material había venido y como comenzó su enemistad con Avery.

“Debes ser más cuidadoso sobre Avery. Tengo experiencia trabajando con él y sé que no es alguien que se rinda fácilmente en nada. Si te toma como su principal enemigo, no se detendrá hasta que te derribe. Ahora que se ha ocultado, debe estar planeando algo detallado para fastidiarte. ¡Necesitas tener cuidado!” Aobashi le advirtió con gravedad.

***

Siete días después, las contrapartes de Aobashi y Erebus de Ciudad Espejismo y Ciudad Hushveil llegaron al fuerte con sus tropas.

El de Ciudad Espejismo se llamaba Blightsoar un dios alto de la destrucción, en la etapa media. El de Ciudad Hushveil se llamaba Eugene, un dios alto de la oscuridad en la etapa media.

Los dos estaban muy interesados en la inteligencia y le preguntaron a Aobashi por los detalles. Cuando finalmente les explico todo, ese dios alto de Ciudad Hushveil llamado Eugene comenzó a medir a Han Shuo con miradas de sospecha. Pregunto, “¿él es el famoso farmacéutico de la Farmacia Perla Celestial?”

«Sí. Es el hombre que descubrió el valle”, respondió Erebus.

“Es sólo un farmacéutico, ¿cómo puede estar calificado para participar en semejante operación militar tan grande? También, hemos estado buscando por muchos meses pero no descubrimos ni un rastro. ¿Cómo es que supo dónde se esconden? ¡Aobashi, Erebus, deben saber que confió en ustedes dos, pero este chico, realmente dudo de sus palabras!” dijo Eugene de la forma más descortés en presencia de Han Shuo.

Este llevaba un rostro indiferente y se encogió de hombros, “créelo o no”.

Él podía sentir que esta persona llamada Eugene tenía prejuicios en su contra desde el primer momento en que se encontraron. Nunca se había encontrado con esa persona y no tenía idea el porqué de sus prejuicios.

“Jovencito, ¿estás tratando de decir algo?” Eugene arrugó sus cejas enojado y dijo, “siendo un amigo cercano del maestro de la Farmacia Dios del Pantano, el Señor Hassling, escuche historias sobre ti. Fuiste tú quien se apropió de los bienes de su farmacia en esa ciudad. ¡Jovencito, eres una persona de corazón negro!”

‘¡Ja! ¡No me sorprende!’ Han Shuo se burló en su mente.

Han Shuo respondió, “¿Hassling? ¿Eres amigo de una persona que en secreto refina venenos y comercia con los cazadores de dioses?”

“¡No hagas acusaciones irresponsables!”, objeto Eugene, “conozco bien al Señor Hassling. ¡Su Farmacia Dios del Pantano tiene un buen nombre en el Dominio de la Oscuridad y definitivamente no haría esas cosas!”

Han Shuo tosió, sacudió su cabeza y permaneció en silencio.

“Eugene, fue la Casa Sainte quien confiscó los bienes de esa farmacia en la Ciudad de las Sombras. ¿Tienes algún problema con eso?” Erebus gritó fríamente.

«De acuerdo, es suficiente. Estamos aquí por la meta en común de acabar a los cazadores. ¡Deberíamos estar peleando con ellos, no entre nosotros!” medio Blightsoar, “los cazadores están amenazando la seguridad de nuestras ciudades. Lo más crucial que debemos hacer en este momento es darles un fuerte golpe. ¡No podremos hacer eso si no trabajamos juntos!”

“Si no crees en las palabras de Bryan, tu Ciudad Hushveil puede quedarse fuera de esta operación. Sólo necesito reportarle al Señor de mi ciudad que asigne a otro Jefe de los Guardias Divinos para que te remplace. ¡Tú decides!” dijo Aobashi. Naturalmente, ella permanecería con Han Shuo y Erebus.

“Iré contigo. ¡Quiero ver si este jovencito sólo está inventando cosas!” Eugene gruñó fríamente y continuó, “sabemos todo sobre los cazadores de dioses. ¡Nunca he escuchado la presencia de un dios alto en la etapa tardía en su alianza y no creo que exista alguno!”

“¡Créelo o no!” Han Shuo gruño fríamente.

“Chicos, menos charla y más trabajo. Vamos a reunir a nuestras tropas y vamos al valle. Si podemos purgar a esos cazadores, estas no podrían ser mejores noticias para nuestra ciudad”, dijo Blightsoar.

De momento terminaron su disputa.

Erebus, Aobashi, Blightsoar y Eugene cada uno lideraba una brigada de guardias divinos. El majestuoso ejército de cuatrocientos dioses fuertes marchó al valle con Han Shuo dirigiendo el camino. Habían sido cautelosos y solemnes en el viaje. Como se encontraban separados, Han Shuo y Eugene no tenían oportunidad de discutir.

En el día doce, el ejército llegó al perímetro del valle.