GDK – Capítulo 739

0

Capítulo 739: Misterio resuelto


Han Shuo y Andrina estaban en el gimnasio. Sus figuras eran borrosas. Había agudos sonidos tintineantes cuando sus figuras se cruzaban.

‘¡Silbido, silbido!’ Han Shuo rápidamente desplegó y recogió las Cuchillas Demoníacas. Diez salpicaduras de brillos oscuros se dispararon y se lanzaron hacia Andrina como diez pequeñas serpientes que merodeaban.

Ella respondió formando múltiples vórtices deslumbrantes que orbitaban a su alrededor, bloqueando los diez brillos que se le acercaban. Sin embargo, esos brillos comenzaron a maniobrar a la velocidad del rayo como si estuvieran vivos. Evadieron los vórtices y continuaron avanzando hacia Andrina.

Ella dejó salir un pequeño grito de sorpresa. Más vórtices aparecieron a su alrededor mientras los que orbitaban a su alrededor iban hacia ella. Las torres de energía alrededor del gimnasio repentinamente comenzaron a brillar fuertemente mientras la energía contenida en esas torres se apresuraba hacia las barreras.

Los diez brillos oscuros fueron partidos por los vórtices. Estos ya no podían ser una amenaza para Andrina.

Su pequeña figura voló suavemente hacia Han Shuo. Con sus dos pequeñas manos, creo una pantalla hecha de luz y lo atrapó con ella. Él inmediatamente sintió un fuerte dolor por todo su cuerpo. Rápidamente trato de bloquear sus ataques.

‘¡Golpe!’ La pequeña mano de Andrina atravesó la barrera y se presionó sobre el pecho de Han Shuo.

Este se tambaleo. Inmediatamente sintió que el Cuerpo Invencible del Presagio se había desplegado automáticamente. El golpe no le causó mucho daño a su cuerpo físico. Después de evitar caer, él inmediatamente empujó al frente. Su mano izquierda se volvió aterradoramente fría mientras su mano derecha se volvía abrasadoramente caliente. Lanzaba ataques que combinaban armoniosamente las dos temperaturas extremas. Eran tan feroces que incluso Andrina fue forzada a tomar medidas defensivas.

Pero era una lástima que poco después de eso, los tres minutos marcados habían pasado. Han Shuo soporto otra docena de segundos antes de retirarse. Toda la energía del Espíritu del Caldero salió de su cuerpo. Tuvo que tomar varias respiraciones profundas para restaurar su rostro enrojecido a la normalidad.

De los muchos días de encuentros amistosos en contra de Andrina, él descubrió que mientras su fuerza estaba impulsada usando la energía del Espíritu del Caldero, su cuerpo desplegaría automáticamente el Cuerpo Invencible del Presagio cuando era atacado. Pero después de regresar la energía del Espíritu del Caldero, su cuerpo no los desplegaría.

Después de realizar muchas pruebas, una larga contemplación y largas discusiones con el Espíritu del Caldero, él finalmente había dado con la causa. Identificaron dos hechos mayores, su cuerpo fortalecido por los generales demonios que entraban en su cuerpo y el enorme poder de los ataques de Andrina. El Cuerpo Invencible del Presagio se había formado automáticamente bajo el enorme estrés externo y su cuerpo en un estado fortalecido.

Con este conocimiento, Han Shuo ganó un claro sentido de cómo debía proceder con su cultivación. Al fortalecer más su cuerpo, no sólo él podría usar la energía del Espíritu del Caldero por más tiempo, también haría progresos para dominar el Cuerpo Invencible del Presagio.

Él estaba destinado a enfrentar una gran calamidad mientras avanzaba al Reino del Rompimiento del Cielo. Si su cuerpo físico no era lo suficientemente poderoso, él seguramente moriría mientras enfrentaba la Calamidad. Por tanto, en esta etapa, él no estaba mal al centrarse en templar su cuerpo. Era en su cuerpo en el que debía gastar la mayoría de sus pensamientos y esfuerzos con el fin de avanzar en el Reino del Presagio. Ahora que él conocía la dirección que debía tomar, decidió construir su cuerpo al impulsar su fuerza con la energía del Espíritu del Caldero, peleando con Andrina, descansando y repitiendo.

Después de hacer esto por un mes, él podía sostener la energía del Espíritu del Caldero por alrededor de cuatro minutos. El Cuerpo Invencible del Presagio se formaría instantáneamente cuando en su cuerpo fluía la energía de los generales demonio y se encontraba con ataques poderosos.

Mientras tanto en este estado, él podía soportar y dejar que Akley lo atacara. Sin embargo, el Cuerpo Invencible del Presagio no se activaría automáticamente. La fuerza de Akley estaba clases por debajo de la de Andrina, sus ataques simplemente no le provocarían ningún daño.

Después de haber hecho esas pruebas, él se dio cuenta de que ese estado se daba, sólo cuando había una fuerza externa suficientemente poderosa para causarle daño físico que el Cuerpo Invencible del Presagio se desplegaría automáticamente. Los ataques de Akley, muy débil para dañar el cuerpo de Han Shuo, sus ataques no eran lo suficientemente poderosos para disparar la habilidad demoníaca.

Este último había estado cultivando asiduamente en el gimnasio. Estaría en una intensa agonía mientras la energía del Espíritu del Caldero fluía en su cuerpo. Sentía que cada célula desde su cabeza hasta sus pies estaba siendo atravesada con agujas. Pero su cuerpo se volvía más resistente y soportaba más esa clase de dolor inhumano. Él estaba templando constantemente su propio cuerpo como un herrero templando una espada.

Durante esas ocasiones, él no había salido de la Perla Celestial. Phoebe y Emily habían probado por sí mismas ser más que capaces de dirigir y manejar la Farmacia Perla Celestial. Aunque a los farmacéuticos no les gustaba la pareja que no sabía nada del refinamiento de medicinas, aun así admiraban mucho la capacidad de la pareja en el manejo del negocio.

Dentro de un corto tiempo, con la pareja tirando de las cuerdas de la Perla Celestial, cada aspecto de los negocios se volvió más óptima, eficiente y productiva. Gracias al esfuerzo de ambas, las varias ramas de la Perla Celestial que permanecían cerradas todo ese tiempo debido a los talentos insuficientes ahora fueron abiertas a los negocios.

Con eso, la Farmacia Perla Celestial finalmente podía describirse verdaderamente como la farmacia número uno en la Ciudad de las Sombras. Durante días recientes, la Farmacia Perla Celestial había recolectado varios cientos de miles de monedas de cristal negro como sus ganancias. Honrando el acuerdo con la Casa Sainte, Phoebe le entregó la parte de Carmelita a la Familia Sainte de forma puntual. La Casa Sainte era la más satisfecha con su puntualidad.

Han Shuo, habiéndose liberado de la carga de trabajo de manejar sus negocios, pasó un tiempo extra en la cultivación. Su cuerpo se volvió mucho más duro.

Finalmente, Portlem y su grupo concluyó su visita y dejaron la Ciudad de las Sombras. Antes de que Doyalo iniciara su viaje, le dejó algunas palabras a Anito para que se las diera a Han Shuo, “es mejor que no dejes la Ciudad de las Sombras. ¡De lo contrario, si te encontramos, nos vengaremos por Portlem!”

Han Shuo se burló de la amenaza de Doyalo. De hecho, él ni siquiera lo consideraba una amenaza. Si no fuera por los guardaespaldas de la Familia Sainte cuidando a Doyalo, él quizás habría colocado una emboscada para ellos junto a Andrina. ¡Habiendo hecho un rápido progreso en su cultivación, él estaba tentado a poner a prueba su nueva fuente de poder!

Luego, un día, Anito, un rostro frecuente alrededor de la Perla Celestial, llegó y le entregó un saco de pergaminos. Dijo sonriendo, “¡desde este día en adelante, somos considerados como compañeros de armas!”

“¿Así que ha sido arreglado?” Han Shuo recibió el pergamino con un corazón emocionado.

“Jeje, con la ayuda de la Familia Sainte y el consentimiento de Lord Erebus, no es sorpresa que un asunto de esta clase se arreglara rápidamente. Estos pergaminos explican tu posición en el Tercer Cuerpo. Cierto, la Señorita Carmelita quiere que sepas que Lord Erebus actualmente está en el Fuerte Orquídea del Cielo. Ahora que Portlem y los otros han dejado la Ciudad de las Sombras, no tienes que preocuparte sobre la seguridad de la Perla Celestial”, Anito dijo sonriendo.

“¡Muy bien, iré al Fuerte Orquídea del Cielo en este momento!” Han Shuo estaba bastante aburrido en los días recientes e inmediatamente tomó la decisión después de escuchar las palabras de Anito.

“De momento no habrá ningún guardia divino protegiendo la Perla Celestial, pero yo estaré en los alrededores mientras estés lejos. Aun así, puedes estar tranquilo sobre la Perla Celestial. Tus enemigos no podrán ningún esfuerzo en aquellos quienes todavía tienen que convertirse en dioses menores. Irán por ti y Andrina si ellos quieren atacar”, lo consoló Anito.

“¡Gracias!” dijo Han Shuo sonriendo.

“¡De nada!” respondió Anito rápidamente. Su actuación en aquel entonces en el salón de banquetes ahora era ampliamente conocida entre los clanes de la ciudad. Anito, después de saber que él en realidad poseía la fuerza de un dios alto, se volvió incluso más respetuoso y solemne en sus interacciones diarias con él. Su mirada hacia Han Shuo estaba llena de reverencia.

“Andrina, vamos a ir al Fuerte Orquídea del Cielo. ¡Prepárate!” instruyó Han Shuo cuando la encontró.

“¡Maravilloso! ¡Finalmente, vamos a ir a hacernos cargo de esos cazadores de dioses!” Andrina quedó encantada al escuchar esas palabras. Ella de hecho había esperado eso por un largo tiempo. Sonrió mientras decía, “no hay nada que necesite preparar. ¡Pero debes llevar las monedas de cristal negro que hiciste el mes pasado!”

“¡Lo haré!” respondió Han Shuo sonriendo.

La Farmacia Perla Celestial, como su máquina de imprimir dinero, hacía para él incluso más monedas, término convirtiéndose en menos tacaño con ella. Consciente de que ella podía sanarse usando las monedas de cristal, él ya las había preparado para el viaje.

Después de haber tenido encuentros amistosos en su contra por algún tiempo, él tenía una vaga idea de la fuente de su poder. Descubrió que cuando ella peleaba en su contra, algunos de los órganos en su cuerpo se convertirían en un estado cristalino. Parecía como si ella fuera una intrincada torre de energía que podía absorber y usar la energía dentro de los cristales de energía.

Han Shuo había notado que cada vez que peleaba ferozmente, las torres de energía alrededor del gimnasio se comportarían anormalmente, lo que le dio algunas ideas sobre la energía de Andrina. Sin embargo, no le preguntó ni busco confirmación de ella, ya que ella no le preguntaba nada sobre sus secretos. Además, él no quería molestarla o enfurecerla.

“Anteriormente mencionaste que descubriste una de las bases de los cazadores de dioses. ¿Es eso verdad?” Ella repentinamente le preguntó mientras estaban dejando la ciudad.

“Sí. La última vez después de que aleje a esos cazadores, los seguí por algunos días. Descubrí un valle entre la Ciudad de las Sombras y Ciudad Espejismo que estaba lleno de barreras. Cuando Brovst llegó al área, su conducta se volvió solemne. ¡Creo que alguien más poderoso que él debe estar en ese lugar!” Han Shuo pasó a tener una expresión grave y continuó, “Brovst ya es un dios alto en la etapa media. ¡Si hay una existencia incluso más poderosa que él, entonces su Alianza de Cazadores de Dioses es realmente aterradora!”

“Es verdad. El trío de Brovst sólo está en el segundo nivel de la jerarquía. ¡El lugar suena como un objetivo realmente jugoso!” dijo Andrina.

Ella conocía mejor la Alianza de Cazadores de Dioses que Han Shuo. De sus palabras sobre el trío de Brovst, Gallas y Taylin estando sólo en el segundo nivel al ordenar, él verificó sus suposiciones.

*** Fuerte Orquídea del Cielo

Este fuerte estaba cerca de la Ciudad Espejismo y era uno de los fuertes más alejados de la Ciudad de las Sombras. Alrededor del fuerte había cordilleras, pantanos y océanos – lugares más adecuados para que los cazadores se ocultaran.

No sólo esos terrenos eran los más adecuados para que los cazadores se ocultaran, también los dioses que atravesaban entre la Ciudad de las Sombras, Ciudad Espejismo y la Ciudad Hushveil también cruzaban esas áreas, dándole a los cazadores presas abundantes. Durante el período reciente, los cazadores se habían vuelto especialmente activos alrededor del Fuerte Orquídea del Cielo. Las tres ciudades despacharon guardias divinos adicionales para revisar la región que consistía en varias docenas de cordilleras, alrededor de ocho pantanos y tres vastos océanos. Esos cazadores habían estado amenazando severamente la seguridad de las tres ciudades. No tenían más opción que tomar esa amenaza con seriedad.

En la cima de un alto edificio en el Fuerte Orquídea del Cielo, Erebus estaba sentado al lado opuesto de una mujer con un fino cabello negro que podía alcanzar sus rodillas. Tenía largas y bien formadas cejas y ojos cuyas esquinas exteriores se inclinaban hacia arriba. Parecía estar brillando con salud y vigor. Mientras se sentaba su largo y fino cabello danzaba agraciadamente con la brisa.

El caballeroso Erebus tenía ojos llenos de pasión mientras miraba a la mujer sentada frente a él. De hecho, la razón por la que se unió a la Ciudad de las Sombras como uno de los Jefes de los Guardias Divinos fue por esta mujer. De lo contrario, él quizás todavía estaría vagando por todas partes y se concentraría en la cultivación en lugar de establecerse.

“Oh, Aobashi, ¿no entiendes mi dolor y agonía?” Erebus dejó salir un ligero suspiro y dijo con una voz agónica.

Aobashi puso una ligera sonrisa. Sus hermosos ojos se entrecerraron ligeramente como si estuviera haciendo una sonrisa astuta con sus ojos. Respondió, “conozco tu dolor, pero nunca pedí que te quedaras en la Ciudad de las Sombras por mí. ¿No te gustaba vagar por todas partes? Puedes dejar la ciudad en cualquier momento que quieras. Creo que el Señor de la Ciudad no te detendrá”.

“No importa que tan lejos vague, mi corazón está aquí, contigo. No tiene caso marcharme”, respondió Erebus.

Aobashi sacudió su cabeza y dejo salir un suave suspiro. “¡Erebus, realmente no somos compatibles! He dicho todo lo que tenía que decir en estos pasados años. ¡No puedo hacer nada si quieres quedarte en la ciudad, pero eso no hará que te acepte!”

“Olvídalo, no hablemos de esto por ahora”, Erebus rápidamente cambió el tema. “Ese jovencito que mencione anteriormente llegará pronto al fuerte. No hemos sido capaces de rastrear a los cazadores de dioses, pero creo que eso cambiara después de que llegue”.

Aobashi tomó un sorbo de té, le dio una mirada a Erebus y dijo, “no hemos localizado a los cazadores, ¿pero él podrá? Jaja, ¿no es él un farmacéutico? ¿Por qué es que tú repentinamente arreglaste que estuviera en tu Tercer Cuerpo? ¿Lo contrataste para que haga medicinas por ti?”

“¡Por supuesto que no!” Erebus dijo, “el Señor de la Ciudad intenta que él tome el control del Quinto Cuerpo por el que todos los clanes están peleado. De hecho, fue la idea del Señor de la Ciudad que trabajara en mi Tercer Cuerpo para que así aprendiera”.

Después de escuchar esas palabras, Aobashi en el primer lugar de los Jefes de los Guardias Divinos, enderezo ligeramente su perezoso cuerpo reclinado mientras un brillo, destello a través de sus ojos. Preguntó confundida, “¿él? ¿El Quinto Cuerpo? ¡Manejar un ejército no es parecido a hacer medicinas! ¿Cómo va a lidiar con el trabajo?”

“Nadie sabe”, Erebus continuó sonriendo, “pero, me inclino por él. Ese jovencito es más difícil de manejar que Avery. Nunca había visto a nadie quien sea tan bueno y paciente para esconder su fuerza. ¡No es un tipo ordinario! Obviamente tiene la fuerza de un dios alto, pero desde el primer día que llegó a la ciudad, se disfrazó como un dios menor. No sólo Andre y yo fallamos al descubrir su fuerza verdadera, incluso el Señor de la Ciudad fue engañado. ¡Debe ser debido a eso que el Señor de la Ciudad está determinado a entregarle el Quinto Cuerpo!”

«¿Oh?” El interés de Aobashi se elevó. Dijo sonriendo, “él suena interesante según tus palabras. ¡Debo ver sus talentos por mí misma!”

“Él estará aquí muy pronto. Le envié un mensaje a Carmelita hace tres días”, dijo Erebus.

Mientras ellos estaban conversando, Andrina obligó a Han Shuo a que le mostrara el valle de los cazadores de dioses.

“¡Allí esta!” Él señaló a la distancia y le susurro a Andrina. Estaban ocultos en la cima de un enorme árbol.

Ella permaneció en silencio. Le tomó un largo tiempo para observar antes de responder emocionada, “¡Bryan, realmente eres sorprendente! Yo no he sido capaz de localizar ninguna base tan grande como esta en todos estos años que los he cazado. Quién sabría que tú en realidad te las arreglarías para descubrir semejante base tan enorme. ¡Esto es maravilloso!”

“¡No intentes nada estúpido!” Han Shuo dijo apresuradamente, “no importa que tanto odies a los cazadores de dioses, entrar al lugar tú sola no terminara bien. El trío de Brovst podría lastimarte severamente. ¡Además, si hay un personaje incluso más formidable en ese lugar, entrar al lugar significaría una muerte segura!”

“Pff, tan hablador. ¡Desde luego que sé eso!” Andrina arrugó su nariz y respondió.

«¡Eh!” Han Shuo repentinamente dejó salir un suave grito sorprendido.

“¿Qué ocurre?” Ella inmediatamente preguntó.

“Hay un pequeño escuadrón de guardias divinos flotando en los alrededores. ¡Quizás descubrirán este lugar! No parecen ser de la Ciudad de las Sombras. Por el diseño de sus armaduras, pienso que son de Ciudad Espejismo. ¡Me pregunto si tendrán suerte!” dijo él suavemente.

“¿Los viste usando esas formas de vida especiales?” Andrina rio y dijo, “Bryan, esas formas de vida tuyas realmente son útiles. ¿Podrías darme algunas? ¡Con esas formas de vida únicas, tendría múltiples ojos observando alrededor de la cordillera!”

«¡No!” Han Shuo se rehusó resueltamente. Cuando él vio que Andrina puso un rostro descontento, forzó una sonrisa y explicó, “tiene que ver con la energía que cultivó, la energías que tú usas es totalmente diferente de la mía así que no serás capaz de ordenarles”.

“¡Avaro!” Andrina hizo un puchero y gimoteo, “esa es sólo una excusa que hiciste. ¡Si no me das algunas, entonces eres un avaro!”

“Di lo que quiera, pero no voy a darte nada”, Han Shuo rio siniestramente. Luego, tiró de ella y dijo, “ven, vamos a acercarnos a dar un vistazo. Ellos se acercan desde otra dirección y quizás atraigan la atención de los cazadores de dioses. ¡Podríamos obtener algunas pistas de sus fuerzas!”

Andrina gruñó como si estuviera enojada con él. Después de haber sido arrastrada por un momento, ella fue con él, pero no sin arrastrar sus pies.