GDK – Capítulo 735

0

Capítulo 735: Distanciarse


Andrina podía ser considerada como la mano derecha del jefe de la Farmacia Perla Celestial. Todos los que trabajaban en ese lugar la reconocían. Anito se forzó para atravesar el denso grupo de la multitud y limpiar un camino directo hacia el edificio central para ella y su grupo.

Él midió al grupo de personas que la seguían con una mirada confundida. Como un dios medio, él podía decir que esas personas eran increíblemente débiles con sólo una mirada. No tenía idea de por qué Andrina, cuya fuerza era inmensa más allá de lo imaginable, podría llevar a esos debiluchos a la Perla Celestial.

“¡Hey! ¡Andrina, regresaste!” Akley quien estaba buscando perezosamente una puerta, gritó cuando la vio en la distancia.

Andrina les hizo gestos a las personas detrás de ella y se dirigió hacia él. Tan pronto como llegó a su lado, pregunto, “¿dónde está Bryan?”

“Él está en el salón de banquetes con los miembros de los grandes clanes. Debe estar dividiendo las medicinas entre ellos en este momento. ¿Tienes algo urgente que hablar con él?” respondió Akley.

“Lo tengo” ella señaló al grupo de personas detrás de ella e instruyó a Akley, “consigue un lugar para que vivan, todos ellos son amigos de Bryan. Asegúrate de tratarlos bien”.

Después de instruirlo de una forma arrogante, ella dio la vuelta y le dijo a Fanny y las damas, “mis hermanas, cálmense y descansen bien. Estamos en la Ciudad de las Sombras, estarán salvo en este lugar”.

El grupo estuvo asustado y de nervios a través de todo el viaje. Dejaron salir un suspiro de alivio después de escuchar sus palabras de consuelo.

Stratholme tenía un rostro lleno de reverencia mientras miraba a la animada congregación. Le susurró a Ayermike, “míralos, todos y cada uno de ellos dejan salir una inmensa aura poderosa. Por lo menos se encuentran en el reino del dios menor. Debemos incrementar nuestras fuerzas al ritmo más rápido que podamos. De lo contrario, incluso con Bryan albergándonos, sin fuerza, no podremos tener muchos logros en este mundo”.

Ayermike asintió en acuerdo. Respondió, “es verdad. No somos como las mujeres y no tenemos relaciones profundamente románticas con él. Si me convierto en una carga para él, incluso si él no me aleja, me sentiré muy avergonzado para quedarme aquí”.

Estos personajes quienes solían tener inmensos poderes e influencias en el Continente Profundo fueron perturbados y motivados por los incontables expertos poderosos que se encontraron a lo largo del camino. Nunca antes habían experimentado tal escena donde incontables expertos se reunieron. Cuando se dieron cuenta de que todos a su alrededor podrían matarlos sólo moviendo un dedo, sin más esfuerzo que aplastar una hormiga, sus corazones se llenaron de un intenso sentimiento de tristeza.

“Así que son los amigos de Bryan. Vengan, síganme, les arreglaré sus habitaciones. Jaja, nuestra Perla Celestial tiene un montón de habitaciones vacías”, Akley dijo riendo mientras guiaba a Stratholme, Emily y los demás.

Los semidioses y los dioses fundamentales no desperdiciaron un momento. Tan pronto como Akley los ayudó a establecerse en sus habitaciones, comenzaron a acumular los elementos, cultivando para elevar sus fuerzas.

Andrina no fue con ellos y en su lugar fue al salón de banquetes.

“¿Espero que todos estén felices con sus compras?” Han Shuo pregunto sonriendo después de entregar las medicinas basado en las respectivas fuerzas de los clanes que representaban.

Había una gran pila de medicinas amontonadas ante los representantes de cada clan. Todos ellos tenían grandes sonrisas en sus rostros y asintieron para expresar que estaban satisfechos.

Bolsas tras bolsas de monedas de cristal fueron arrojadas felizmente ante Han Shuo y se apilaron al tamaño de una pequeña colina. Después de que la multitud expresó que estaban satisfechos con los bienes, Han Shuo guardó las monedas de cristal. Había refinado muchas más píldoras que en las ocasiones anteriores. Después de una estimación rápida, él supo que había obtenido cerca de trescientas mil monedas de cristal negro. Esa no era una suma pequeña.

“Amigos, desde que todos están felices con sus compras, me gustaría proponer un brindis – ¡por la farmacia, para que se mantenga rentable!” Andre alzó su copa mientras sonreía. Su gentil voz se extendió a través del salón.

La multitud alzó sonriente sus copas hacia él y bebieron el brindis.

‘Tos, tos…’ Repentinamente, el sonido de una tos impertinente sonó en el salón, era como si alguien se estuviera ahogando con su vino.

La multitud quien estaba bebiendo su vino de forma alegre inmediatamente reunió su atención en la fuente del ruido. Vieron que un Portlem sonrojado estaba tosiendo repetidamente. Al parecer él en efecto se había estado ahogando con su propia copa de vino. Estaba golpeando su pecho mientras miraba hacia la entrada con un semblante sombrío.

La multitud encontró su acto muy extraño. Siguiendo la dirección de su vista, de pronto descubrieron que estaba una niña con una apariencia helada, de pie junto a la puerta.

“¡Andrina!” Han Shuo grito emocionado. Gritó, “¡es grandioso que estés bien! Estaba preocupado por ti. Escuche de Carmelita que te encontraste con problemas en tu camino de regreso. ¿Qué ocurrió?”

Andrina no le respondió de inmediato a su pregunta y en su lugar miro fríamente a Portlem. Avanzó lentamente hacia él sin mover sus ojos. Se veía aterradora. Cualquiera podía decir lo que estaba por hacer.

Aquellos en esa habitación no eran tontos. De las expresiones de ambos, la multitud inmediatamente pudo decir que había rencores entre ellos. Han Shuo, quien también se dio cuenta de ese hecho, inmediatamente puso un rostro oscuro. Barrió a Portlem con su helada y siniestra mirada.

“No conozco su nombre, pero en mi camino de regreso a la Ciudad de las Sombras, este tipo sintió deseos por mis hermanas mayores. Pensó que éramos muy débiles para defendernos y por lo tanto trato de secuestrarnos con sus guardias divinos y un anciano. ¡Casi caímos en sus viciosas manos!” Andrina respondió con una voz helada después de detenerse a un lado de Han Shuo.

Este tenía una mirada maligna. Su par de ojos que miraban a Portlem eran como espadas perforándolo. Preguntó con una voz profunda, “joven maestro Portlem, ¿fue así?”

“Bryan, hay algunos malentendidos – ¡no sabía que eran miembros de tu Farmacia Perla Celestial! Sólo algunos de ellos han alcanzado las fuerzas de dioses fundamentales o semidioses. Hay personas jóvenes y viejas junto a algunas mujeres. ¿Cómo podría saber que eran gente de tu Perla Celestial?” Portlem puso una mueca y explicó apresuradamente.

“Mencione claramente que éramos de la Perla Celestial tan pronto como nos encontramos. No me digas que tú, como un dios alto, ¿no escuchaste?” Andrina gritó fríamente.

Tan pronto como terminó estas palabras, ella de pronto ataco. Una deslumbrante pantalla hecha de luz se disparó desde su cuerpo y fue hacia él.

Portlem estaba a punto de dar más excusas cuando vio que ella atacó de pronto. Su rostro se sacudió. Su traje repentinamente se rasgó desde su pecho, revelando la armadura divina bajo este, impresa con tres huesos. Obviamente, él estaba consciente de que tan extraordinaria era la fuerza de Andrina y por ello inmediatamente desplegó todas sus defensas con toda su fuerza. Llenó la armadura divina con su energía divina de la muerte. Esta brilló con un lustre y formó varias capas de campos de energía defensivos.

Simultáneamente, agito sus dos manos y usando su energía divina, congregó un escudo de hueso blanco en el espacio frente a él.

‘¡Golpe!’

La pantalla hecha de un brillo espléndido se estrelló en contra del escudo de hueso. La fuerza de Andrina estaba muy por encima de la de Portlem, ‘grieta’, el escudo de hueso blanco se rompió completamente en pedazos. Ella tomó la oportunidad para colocar su tierna manita en el pecho de Portlem.

‘¡Golpe!’ él fue enviado a volar hacia atrás. Su rostro se volvió pálido.

‘Roto’ mientras él rodaba hacia atrás, Han Shuo fue detrás de él y apuñaló su espalda con la copa de vino en su mano. Su ataque sorpresa causó que Portlem avanzara al frente.

El repentino ataque de Andrina y el ataque sorpresa de Han Shuo, ambos ocurrieron en un destello. Había varios dioses altos en el salón, pero ninguno de ellos esperó que esos dos fueran tan impulsivos e imprudentes. No sólo no mostraron ninguna vacilación, tampoco sentían vergüenza de realizar ataques sorpresa.

“¡Paren!” Andrina y Han Shuo habían hecho sus primeros ataques cuando el grito de Andre sonó. Portlem tomó la oportunidad para retirarse hacia Charlotte. Una hebra de sangre estaba fluyendo de la esquina de su boca. Su rostro era terriblemente pálido. La calma que mostraba momentos antes se había desvanecido completamente. Sus ojos estaban llenos de luces siniestras.

‘Silbido’ Andrina cargó hacia el espacio entre Portlem y Charlotte y continuó atacándolo.

Han Shuo llevaba un rostro cruel. Su figura se volvió borrosa y se convirtió en un rastro sombrío. Atacó a Portlem desde un lado como si no hubiera escuchado en absoluto a Andre.

“Bryan, cálmate. ¡Al menos espera hasta que todo esto se aclare!” Andre gritó con una voz profunda y se lanzó hacia la pelea.

Andrina y Han Shuo continuaron atacando a Portlem sin parar. Sin embargo, Charlotte, quien estaba de pie cerca de él, repentinamente avanzó para ayudarlo a resistir los ataques de Andrina. Los dos se centraron en lidiar con sus ataques e ignoraron completamente los ataques de Han Shuo.

A los ojos de Charlotte y Portlem, Andrina era el personaje que era verdaderamente aterrador. En cuanto a Han Shuo, bueno, él era básicamente ignorado completamente. Sus ataques secretos sólo habían tenido éxito pero no dejaron ninguna herida seria en Portlem. Incluso la hebra de sangre fluyendo de su boca fue causada por Andrina.

Tanto Charlotte y Portlem se concentraron para defenderse de los ataques de Andrina. Su espalda estaba completamente expuesta, ignorando completamente cualquier amenaza potencial de Han Shuo.

Andre, quien estaba apurándose a la pelea obviamente tenía en su mira a la pequeña. Tampoco había pensado en Han Shuo.

Las esquinas de su boca se curvaron para revelar una sonrisa malvada. Su gran palma se disparó al frente a la velocidad del rayo y presionó la espalda de Portlem. La energía del Espíritu del Caldero fluyó en su cuerpo en un instante y lanzó una aterradora energía que estalló violentamente en la espalda de este.

Era el mismo lugar en el que Han Shuo había golpeado anteriormente, pero este ataque tenía además la energía del Espíritu del Caldero.

‘¡Golpe!’ Portlem fue enviado a volar en el aire mientras escupía una bocanada de sangre fresca.

Rugersey, al otro lado, rápidamente se apuró para atrapar a Portlem cuando vio que fue enviado a volar hacia él. Estaba sobresaltado al sentir la enorme fuerza cuando lo atrapo. Dio múltiples pasos hacia atrás antes de arreglárselas para detenerse.

“¡¿Br… Bryan?!” Rugersey miro hacia Han Shuo como si viera un fantasma. Su rostro estaba lleno de incredulidad.

Cuando atrapo a Portlem, había experimentado directamente qué tan aterrador era el estallido de poder. Era claro para él que la energía no se originaba de él. Cuando se dio cuenta de que en realidad fue Han Shuo el que libero esa energía extraña que lastimó severamente a Portlem, el miedo que llenó su corazón era simplemente indescriptible.

Para cada persona en la Ciudad de las Sombras, Han Shuo era un farmacéutico extraordinariamente talentoso. Nadie nunca había pensado que él era un experto, él sólo mostró la fuerza de un dios menor de la muerte. Esa también era la razón por la que Rugersey se atrevió a atacarlo en aquella ocasión en la Residencia Kisa.

Un dios menor era simplemente muy ordinario en la Ciudad de las Sombras. ¡Nadie notaría a un simple dios menor!

Por ello, cuando Han Shuo, quien, para la impresión de todos era un dios menor que era bueno refinando medicinas, repentinamente mostró una fuerza comparable a la de un dios alto, cada persona en el salón estaba en extremo aturdida y asombrada.

El salón estaba lleno de poderosos expertos. ¡Aunque no pudieron percibir directamente la aterradora energía detrás del ataque de Han Shuo como Rugersey, era claro para ellos que no fue Andrina quien envió a volar a Portlem y le causó que escupiera la sangre!

¡Eso era debido a que con la intervención de Andre y Charlotte, ella no había sido capaz de aterrizar un ataque en Portlem!

El salón se hundió en un absoluto silencio. Todos en la habitación sintieron que habían conocido nuevamente a Han Shuo. Lo miraban torpemente, mientras él llevaba un rostro cruel y frio. No fue afectado por la reacción de la multitud en absoluto y todavía estaba cargando hacia Portlem.

El Han Shuo en ese momento carecía de su usual sonrisa cordial y amable. Todo lo que había en su rostro era una fría y apática actitud hacia la vida – una conducta forjada a través de baños de sangre y masacres.

‘¡Este chico seguramente ha asesinado a muchos!’ la multitud remarcó interiormente.

Fue también en ese momento que repentinamente se dieron cuenta de que la actitud tranquila y amistosa de Han Shuo que siempre llevaba era sólo un disfraz. ¡Su actuación sombría y sedienta de sangre de este momento era su verdadero color!

Rugersey llevaba una mueca. Secretamente se alegró de que en aquel momento en la Residencia Kisa, Erebus y Andre hubieran llegado en su ayuda. De lo contrario, en contra de ese pequeño monstruo con una fuerza indomable llamado Andrina y un personaje incluso más traicionero, con una fuerza bien escondida, quizás habría acabado muerto por su provocación.

¡No era sólo Rugersey, cada uno en el salón consideró a Han Shuo como un personaje más formidable que Andrina!

¡Una persona quien podía ocultar su verdadera fuerza tan bien que nadie lo pudiera notar, que podría lanzar un golpe mortal y que no cesaría en sus ataques ante ninguna persona – esta paciencia, tenacidad, perseverancia y malignidad, enviaría escalofríos por las espinas de cualquiera que lo pensara!

“¡Bryan, por mi bien, no lo mates!” Andre gritó fuertemente. Se las había arreglado para detener a Andrina pero no fue capaz de simultáneamente detener a Han Shuo y por lo tanto intento usar la persuasión en él.

Han Shuo permaneció en silencio. Continuó cargando hacia Portlem quien todavía estaba dejando salir sangre desde su boca. Obviamente, no le iba a hacer ese favor a Andre.

‘Si lo peor ocurre, dejaré la Ciudad de las Sombras y me volveré a establecer de nuevo. ¡Y si no puedo permanecer en la Iglesia de la Calamidad por más tiempo, simplemente me dirigiré al Dominio del Espacio o al Dominio del Destino!’ Han Shuo llegó a semejante resolución cuando ataco.

“¡Todo el mundo, deténganlo! ¡Si Portlem muere en la Ciudad de las Sombras, no tendremos manera de explicarlo!” Andre rápidamente gritó cuando vio que él permaneció determinado. ¡Verdaderamente no esperaba que él, quién era educado y cortés en los días normales tendría una absoluta crueldad cuando atacaba y no se detendría por nadie!

‘Este chico es verdaderamente incluso más peligroso que Andrina. He estado en contacto con él por tanto tiempo y falle al notarlo todo este tiempo. ¡Verdaderamente aterrador! No me sorprende que Avery fallara en ambas ocasiones. ¡Este jovencito es incluso más feroz que Avery!’ Andre pensó para sí mismo.

Todos en el salón fueron despertados por el grito de Andre. El clan de Portlem era poderoso e influyente en el Dominio de la Muerte. Si fuera a perder su vida en la Ciudad de las Sombras, la Casa Sainte tendría realmente un tiempo duro lidiando con las repercusiones. Por ello, la multitud asombrada en el salón, después de volver en sí, rápidamente obstruyo a Han Shuo.

“¡Bryan, cálmate por un momento!”

“¡Bryan! Vamos a hablar, ¿de acuerdo? ¡No hay necesidad de recurrir a la violencia!”

La multitud gritó y le aconsejo. Rugersey arrojó a Portlem hacia otra persona en el salón, después, lo arrojaron a otra persona cuando vieron que Han Shuo cargaba hacia él en plan asesino…

La sangre fresca fluyó desde la boca de Portlem mientras era arrojado alrededor de la habitación. Su cabeza estaba mareada al ser arrojado en los alrededores. Cuando vio que Han Shuo lo perseguía implacablemente con un rostro cruel, el temor en su corazón creció más y más.

‘Qué demonios, ¿este tipo está loco? Obviamente conoce mi identidad y aun así, continúa atacando despiadadamente. Esta cosa retorcida es realmente traicionera. No habría sido tomado por sorpresa si él usara toda su fuerza en su primer ataque. ¡Por qué la Perla Celestial está llena de tantos maniáticos!’ Portlem pensó para sí mismo mientras era arrojado.

Han Shuo internamente suspiro y repentinamente dejó de atacar. Gritó, “¡Andrina, detente!”

“¿Por qué?” Andrina respondió mientras sus brillantes ojos seguían fijos en Andre y Charlotte.

“¡No tenemos la suficiente fuerza para matarlo!” respondió Han Shuo.

Ella gruñó fríamente y se retiró al lado de Han Shuo. Disparó una mirada con su par de ojos helados hacia Portlem, que recién había sido arrojado nuevamente hacia Rugersey y gritó, “¡te recordaré!”

“Lord Andre, ¿cómo le gustaría proceder a continuación?” Han Shuo tomó una respiración profunda antes de girar hacia Andre y preguntó.

“Tú, tú eres… ‘suspiro’. ¡No sé qué decir sobre ti!” remarcó Andre. Llevaba una expresión de indecisión. Luego, instruyó, “¡Rugersey, envía inmediatamente a Portlem a la Residencia Sainte!”

“Espera, mis medicinas se quedan aquí. ¡No voy a hacer negocios con él!” Han Shuo casualmente arrojó una bolsa de monedas de cristal hacia Rugersey quien sostenía a Portlem.

Este miró indeciso a Andre, preguntando su opinión, “esto… erm…”

“¡Y también tú!” Otra bolsa de monedas de cristal fue arrojada. Esta aterrizó ante los pies de Charlotte.

Ella llevaba una expresión de derrota mientras maldecía a Portlem en su mente. Originalmente intentaba persuadir a Han Shuo, pero cuando recordó que los actos de Portlem eran en efecto muy vergonzosos, no pronunció ninguna palabra y en su lugar suspiro. Saco sus medicinas y las colocó en silencio en la mesa. Tomó la bolsa de monedas de cristal, fue hacia Portlem y también sacó sus medicinas. Después de eso, se marchó con él y Rugersey.

‘Considérate afortunado. ¡Si no fuera por el hecho de que te perseguí por tanto tiempo, no habrías salido de este lugar con vida!’ Han Shuo remarcó fríamente en su mente mientras lo veía partir.

“¡Bryan, creo que deberíamos hablar!” Andre dijo con una mueca.