GDK – Capítulo 734

0

Capítulo 734: Una gran ocasión


Había muchas habitaciones pequeñas en la parte alta del gimnasio. Carmelita tiró de Han Shuo hasta una esquina aislada y preguntó suavemente, “¿qué te tomó tanto para regresar hasta ahora?”

“Me topé con algunos problemas en el camino y fui detenido”, él explicó casualmente antes de preguntar, “oh, cierto, fuiste a la Farmacia Perla Celestial dos veces antes para buscarme. ¿Hay algo que quieras decirme?”

“¡Por supuesto que lo hay!” Carmelita respondió, “la primera vez que te busque era para decirte que guardaras algunas de tus medicinas para esos dos tipos. La segunda vez era para contarte algo sobre Andrina. Te separaste de ella cuando regresabas, ¿cierto?”

El corazón de Han Shuo saltó un latido cuando ella mencionó a Andrina. Asintió y respondió, “es verdad, en efecto me separe de ella. ¿Cómo supiste eso?”

“Andrina contactó a los guardias divinos del Fuerte Verka y le pidió que me entregara algunas noticias. Dijo que después de que alejaste a los cazadores de dioses, mientras traía a tus amigos a la Ciudad de las Sombras, se encontró con algunos problemas y sufrió unas heridas ligeras. También dijo que no necesitas preocuparte y que tus amigos llegarán seguros a la ciudad”.

“¡Andrina está herida!” El rostro de Han Shuo se sacudió y preguntó ansiosamente, “¿dijo algo más? ¿Mencionó quien la hirió?”

“No lo dijo”, Carmelita continuó, “¡quiere que sepas que no debes preocuparte y que tus amigos lo están haciendo bien!”

El rostro de Han Shuo se volvió oscuro. “Aleje a esos cazadores de dioses de ellos. ¿Cómo pudo lastimarse estando cerca de la Ciudad de las Sombras? ¿Con quién se encontró? En la ciudad, todos los miembros de los grandes clanes saben que ella es un miembro de mi Farmacia Perla Celestial y hablando lógicamente, con seguridad no la atacaran. Pero aparte de los grandes clanes, ¿quién en la ciudad posiblemente podría lastimar a Andrina? ¡Esto es tan desconcertante!”

“No te preocupes, ella dijo que todo está bien. ¡Pienso que muy pronto regresará segura a la ciudad!” Carmelita lo consoló.

Han Shuo asintió. Él después le dijo a Carmelita, “gracias. ¡Si recibes alguna noticia sobre ella, por favor cuéntame tan pronto como sea posible!”

“Lo tengo”, ella le prometió.

«Muy bien. Voy a regresar para refinar las medicinas. Esto tomará algo de tiempo”, Han Shuo respondió e inmediatamente fue de regreso a la Farmacia Perla Celestial.

Andrina le había entregado un mensaje a Carmelita debido a que sabía de su influencia en la Ciudad de las Sombras. Además, también confiaba en ella. La mayoría de las personas en la Farmacia Perla Celestial eran simplemente farmacéuticos. El único experto que podía pelear era Akley. Andrina le entregó el mensaje a Carmelita en lugar de a Akley debido a que su fuerza era muy débil y que no poseía mucha influencia en la ciudad.

En su camino de regreso a la farmacia, Han Shuo meditó sobre si debería ir a buscar a Andrina o no. Pero al final, después de mucha vacilación, decidió permanecer en la ciudad. Los territorios bajo la influencia de la Ciudad de las Sombras eran vastos. Era extremadamente difícil localizar a alguien entre las inmensas cordilleras y valles, especialmente cuando él no podía estar seguro específicamente de en cual región se encontraba. Las oportunidades de encontrarla eran simplemente pequeñas.

Pero sobre todo, él tenía confianza en Andrina. Él estaba seguro de que si ella clamaba que llevaría a sus amigos y novias con seguridad a la ciudad, entonces lo haría. Planeaba preguntarle sobre el contratiempo con el que se encontró cuando ella regresara.

Los grandes clanes pronto supieron del retorno de Han Shuo a la ciudad. Enviaron hombres para apartar sus medicinas por adelantado cuando averiguaron que él estaba realizando un nuevo lote. Por eso la Farmacia Perla Celestial estaba llena de personas. Esto incluso elevó la venta de las medicinas normales hechas por los farmacéuticos regulares.

En este punto, Han Shuo estaba en una habitación privada dentro de sus cuarteles hechos específicamente para que él refinara sus medicinas. Dentro había enormes gabinetes montados en los muros, donde toda clase de ingredientes podían ser almacenados. También había una enorme cantidad de contenedores médicos en la habitación, mayormente con propósitos de decoración. Él instruyó a sus colaboradores de que no debía ser perturbado mientras estaba refinando medicamentos en su habitación.

Las dos encarnaciones en el interior de su Caldero de la Miríada de Demonios no permanecían ociosas mientras su cuerpo principal estaba ocupado con el trabajo de refinamiento. Ambas encarnaciones habían obtenido progresos significativos después de haber absorbido las energías divinas de esos cazadores. Su encarnación de la destrucción estaba al borde de un rompimiento al reino del dios medio. Había suficiente energía divina en su cuerpo y todo lo que necesitaba era un destello de iluminación.

La encarnación de la muerte parecía ser capaz de alcanzar el reino del dios medio de la etapa media muy pronto. Han Shuo estaba feliz por su progreso. Pensó que si incluso necesitaba más energía divina en el futuro, usaría este atajo rápido que le permitía mejoras rápidas – aventurarse alrededor de las vastas cordilleras, para cazar y consumir las energías divinas de los cazadores de dioses.

El tiempo voló. Dos meses habían pasado.

Después de haber producido un nuevo lote de píldoras medicinales, Han Shuo finalmente salió de su aislamiento. Durante los dos meses de tiempo, su encarnación de la muerte finalmente rompió al reino del dios medio en la etapa media. Sin embargo, su encarnación de la destrucción todavía estaba atorado en el reino del dios menor en la etapa tardía.

Han Shuo internamente pensó que si hubiera un alma divina pura de un dios medio de la destrucción con la que él pudiera fusionarse, el proceso de avance al dios medio sería mucho más rápido.

La encarnación de la muerte se había fusionado con el alma divina del dios medio en el Vacío. Por ello, hacer los rompimientos era relativamente fácil mientras él acumulara suficiente energía divina. Era crucial el tener suficiente conocimiento y entendimiento de la energía divina en la que cultivaba, sin tener la correspondiente comprensión hacia la energía, ninguna cantidad de energía divina permitiría un rompimiento.

Eso también significaba el final de su impulso al elevarse. El alma divina con la que si encarnación se había fusionado era simplemente un dios medio en la etapa media. Esto significaba que desde este punto en adelante, para realizar un rompimiento, su encarnación de la muerte debía confiar en su propio esfuerzo y habilidad para ganar un profundo entendimiento en la energía de la muerte. Él había ganado todo el entendimiento que tenía el alma divina sin conciencia.

Poco después de salir de su laboratorio farmacéutico privado, él descubrió que esos guardias divinos de varios clanes familiares estaban flotando alrededor de la Farmacia Perla Celestial. Algunos entraban y caminaban alrededor de su farmacia y quizás compraban algunas medicinas comunes.

Esos guardias se emocionaron al descubrirlo. Fueron rápidamente a saludarlo y expresarle el inmenso interés que sus respectivos clanes tenían hacia sus medicinas.

“Después de tres días, las medicinas que refine personalmente serán puestas en venta aquí en la Farmacia Perla Celestial. Díganles que vengan en ese momento”, Han Shuo anunció en voz alta para las docenas de guardias que repentinamente lo rodeaban.

Los guardias divinos le agradecieron y se marcharon repentinamente, desapareciendo de la farmacia en nada de tiempo. Al parecer habían ido a informar a sus maestros las noticias.

Después de que esas personas se retiraron, Han Shuo fue a hablar con Anito, le pidió que le anunciara a todos que después de tres días, aparte de los grandes clanes, cualquier dios, con suficientes monedas de cristal en la mano, podría comprar las medicinas que el refino personalmente, esto sería hasta que se agotaran sus suministros.

El plan de Han Shuo era hacer crecer la reputación de su farmacia incluso más y abrumar a todos sus competidores en la ciudad con un solo golpe.

Esos dioses forasteros y no alineados a ningún clan quienes compraran sus medicinas seguramente las promocionarían y extenderían el buen nombre de su Farmacia Perla Celestial mientras viajaban alrededor de varios Dominios Divinos. Eso sería enormemente benéfico para las ventas de su farmacia.

Aunque Anito poseía una fuerza normal, era un ayudante muy bueno. Gracias a su duro trabajo, los pergaminos promocionales fueron colocados en cada región de la Ciudad de las Sombras. Muchos de los dioses en cultivación aislada supieron las noticias.

La venta de sus medicinas repentinamente se convirtió en el tema más discutido y el evento más anticipado en la ciudad. No fueron sólo los habitantes de la ciudad quienes mostraron un inmenso interés, incluso los dioses de las tierras foráneas que iban a realizar comercio se emocionaron por la venta en la Perla Celestial.

*** Tres días después.

Una inmensa masa de personas se había reunido en la Farmacia Perla Celestial. Era como si toda la población de la ciudad se hubiera abarrotado como sardinas. Algunos llegaron solos, algunos llegaron en grupos de tres o cinco, mientras algunos llegaron como representantes de sus clanes.

Antes de que las medicinas de Han Shuo salieran a la venta, las medicinas comunes en la farmacia habían reunido cincuenta o sesenta mil monedas de cristal negro. Los empleados de la Farmacia Perla Celestial no podían estar más ocupados. Rápidamente ayudaban a los clientes a buscar y rellenaban los estantes con medicinas.

Han Shuo estaba de pie en lo alto del edificio de la Perla Celestial, observando a la multitud bajo él. Internamente remarcó que sería un logro para estar orgulloso si pudiera atraer a semejante multitud cada vez que vendiera medicinas.

Él no tenía prisa por poner esas medicinas que refino personalmente a la venta y en su lugar esperó pacientemente. Finalmente, cuando era la tarde, instruyó a Gu Li, “es tiempo. ¡Pon las medicinas que hice a la venta!”

“¿Qué hay de los miembros y representantes de los grandes clanes? ¿Tienen que estar de pie y esperar con los tipos normales?” Gu Li vaciló por un momento antes de preguntar.

“Por supuesto que no. Arregla que ellos se reúnan en el salón de banquetes donde se celebró la conferencia farmacéutica. Les daremos un tratamiento especial a esos personajes notables de los grandes clanes. ¡Después de todo, no sólo compraran la mayoría de mis medicinas, también serán mis compradores a largo plazo!” Han Shuo respondió sonriente.

Gu Li asintió, “entendido”.

Ella fue a llevar a cabo sus instrucciones. Los estantes llenos de las píldoras medicinales de Han Shuo desde hace mucho estaban listos. La multitud que había esperado por ese momento, celebro ruidosamente cuando vieron que las medicinas que Han Shuo había refinado personalmente, finalmente estaban a la venta.

Ese grupo de personas no carecía de personajes con bolsillos profundos. Después de haber escuchado los rumores sobre qué tan grandioso era él como farmacéutico, esas personas estaban dispuestas a pagar gran dinero para comprar sus medicinas. La tienda se volvió a abarrotar repentinamente. El área que vendía las medicinas refinadas personalmente por él estaba especialmente llena.

En el centro del salón de banquetes había una enorme y larga mesa oval donde delicados y finos vinos fueron colocados. Casi todos los personajes poderosos y prestigiosos en la Ciudad de las Sombras estaban reunidos en el salón. Portlem y Charlotte estaban entre el grupo.

Fue en ese momento que Rugersey quien había estado torpemente de pie mirando hacia Han Shuo le preguntó, “esto, emm, Señor Bryan, ¿todavía tienes rencores en mi contra?”

Durante ese periodo de tiempo, para rescatar su relación con él, Rugersey había estado arrojando una tonelada de dinero a la Farmacia Perla Celestial. Incluso entregaba pequeños regalos de vez en cuando para disculparse por el incidente que causó la vez anterior.

Había pasado mucho tiempo desde ese incidente y Rugersey había sido muy humilde y honesto con Han Shuo, tanto así que incluso Andre decidió hablar por él, “Bryan, sólo déjalo pasar. Rugersey ha hecho más que suficiente para remediar sus errores. En favor de que este es un día feliz para la Perla Celestial y por mi bien, déjalo pasar, ¿está bien?”

Han Shuo de hecho, desde hace mucho no sentía resentimiento y por eso, después de que Andre habló, asintió con su cabeza. Rugersey inmediatamente puso una enorme y brillante sonrisa en su rostro. Entró al salón, encontró el mismo un asiento, tomó una copa de vino y brindo por Han Shuo, “¡a tu salud!”

Él había mostrado más que suficiente de su sinceridad. Han Shuo no podía darle un hombro frio ante el público y por eso, alzó su copa y acepto el brindis. Después de eso, le anunció a la multitud mientras sonreía, “damas y caballeros, voy a anunciar que refinaré personalmente medicinas cada cinco años. Del lote de medicinas que he producido en esta ocasión, el treinta por ciento será vendido al público mientras que el resto está reservado para todos y cada uno en esta habitación”.

Después de terminar esas palabras, Han Shuo aplaudió dos veces. Un enorme contenedor de cristal fue empujado al salón. Dentro del enorme contenedor estaban muy bien ordenadas las botellas medicinales de todos los colores. Los precios estaban claramente marcados.

Los miembros y representantes de los grandes clanes se pusieron de pie emocionados y se apresuraron a rodear el contenedor.

Un grupo de personas llegó a la entrada de la Farmacia Perla Celestial. Quedaron momentáneamente aturdidos por la escena de la farmacia abarrotada con clientes.

“Andrina, ¿es esta la Farmacia Perla Celestial que Bryan opera?” Emily, llevaba una expresión asombrada y le preguntó a la pequeña a su lado.

Andrina asintió. Sonrió suavemente y respondió, “lo es. Maravilloso, ¿no es así?”

“¡Esta tan llena! Es como si todos en la ciudad se hubieran reunido aquí. ¿Cómo fue que Bryan logró esto? ¿Cómo pudo atraer a tantas personas?” Phoebe gritó ligeramente. “No recuerdo que Bryan fuera excelente al hacer negocios. ¿Cómo es posible que sea tan sobresaliente en el Elysium?”

“¡Es por qué las medicinas que producen son notables!” Andrina explicó, “en la Ciudad de las Sombras, Bryan es conocido por ser un farmacéutico dotado. Cada uno de los grandes clanes en la ciudad se vuelve loco por poner sus manos en las medicinas que refina. ¡Por lo que se ve, pienso que nuevamente debe haber puesto sus medicinas en venta!”

Habiendo estado junto a Han Shuo por un tiempo, Andrina era capaz de deducir el hecho después de una rápida observación.

“Oh, es la Señorita Andrina. Por favor, ven”, Anito quien estaba resguardando la entrada, inmediatamente la invitó a entrar después de verla.

“Síganme, vamos a buscar a Bryan”, Andrina asintió y guió al grupo en el complejo. Los mortales del Continente Profundo jadearon y exclamaron con asombro ante las escenas que vieron a lo largo del camino. ¡No esperaban que Han Shuo en realidad tuviera un enorme negocio en el Elysium!