GDK – Capítulo 733

0

Capítulo 733: Regresando a la ciudad


Después de una ronda de mantenerse a distancia de Brovst, Han Shuo aprendió que debía ser incluso más cuidadoso al rastrear a los cazadores de dioses. Afortunadamente para él, la planicie no era particularmente vasta y sólo les tomó un día el cruzarla. El terreno que siguió estaba lleno de rios, colinas y barrancos sin fondo – lugares más adecuados para que los generales demonios se ocultaran. Por lo tanto, Han Shuo fue capaz de nuevamente mantener un ojo en ellos.

Han Shuo continuó siguiéndolos. Luego, en el día trece, el grupo de los cazadores llegaron a un enorme valle donde el aire estaba lleno con niebla y el suelo estaba cubierto con pantanos y pilares de piedra de apariencia extraña.

Antes de entrar al valle, Han Shuo descubrió que había barreras de ocultamiento desplegadas por todas partes así como varias torres de energía que estaban incrustadas dentro de enormes árboles. Había una fluctuación anormal de una intensa energía llenando cada esquina. Múltiples siluetas ocultas en la oscuridad, secretamente estaban observando a los cazadores de dioses entrando.

Después de observar desde una gran distancia usando sus demonios, Han Shuo repentinamente descubrió que incluso, Brovst, Gallas y Taylin eran humildes en sus posturas después de llegar al valle. Cuando pasaban a través de los registros, incluso aunque no tenían que inclinarse o arrodillarse, eran cautelosos y solemnes en su actitud.

Han Shuo estaba sorprendido por la escena que atestiguo ya que para su entendimiento, esos tres deberían ser los jefes. Deberían tener una conducta como de reyes después de regresar a su base. Él no esperaba ver que actuarán de forma contraria.

Después de tener ese pensamiento, él se sacudió por la conclusión a la que llegó. Había sólo un posible escenario que podría explicar el fenómeno – ¡Brovst, Gallas y Taylin no eran los jefes principales de la Alianza de Cazadores de Dioses!

El trío apenas estaba en el reino del dios alto en la etapa media. Si no eran incluso los jefes reales de la Alianza de Cazadores de Dioses, entonces la fuerza de esta alianza era simplemente asombrosa.

Había centinelas localizadas por todo el valle. La fluctuación de energía producida por las torres de energía tenía cubierto todo el valle, envolviéndolo bajo capas y capas de barreras. Bajo semejante seguridad y defensas tan rigurosas, no había manera en que él pudiera infiltrarse en la base, ni siquiera su demonio podría dar un vistazo – esto dispararía la barrera superior inmediatamente e invitaría a los cazadores para que lo enjambraran desde todo el valle. Si eso ocurría, tendría un tiempo duro para escapar.

Además, si su hipótesis era correcta, bien podría haber dioses altos en la etapa tardía en ese valle. Él estaría en un problema realmente grande si enfadaba a personajes de esa clase.

Pasó un poco más de tiempo en observar cuidadosamente el perímetro del valle. Después de entender que no había forma de que pudiera infiltrarse en el valle silenciosamente, en consideración a su propia seguridad, decidió darse por vencido temporalmente de espiar en el interior del valle.

Este ya no se encontraba dentro de la influencia de la Ciudad de las Sombras, más bien se encontraba entre la Ciudad de las Sombras y Ciudad Espejismo. Como él había memorizado la localización precisa de esta base, pensó que quizás un día en el futuro, regresaría con un ejército y destruiría esta base, haciendo una contribución significativa, solidificando su posición en la Ciudad de las Sombras.

Después de llegar a esta decisión, él dejó de vacilar y regreso en silencio por el camino que había llegado.

Viajo a una distancia segura desde el valle, pasó un día memorizando el ambiente y finalmente se marchó en la dirección de la Ciudad de las Sombras.

Casi habían pasado dos meses desde que él se había separado de Andrina y los otros. Los cazadores se habían rendido de su búsqueda en la cordillera. Si todo iba bien, ellos deberían estar en camino a la Ciudad de las Sombras en una nave.

Han Shuo no regreso a esa cordillera y en su lugar se dirigió a la Ciudad de las Sombras. Como él no tenía prisa, decidió recoger ingredientes medicinales de camino a casa. Había tomado casi tres meses en un viaje que sólo requería de diez días.

Casi todos los guardias divinos de la Casa Sainte lo reconocieron. Lo saludaban respetuosamente cuando apareció en las puertas de la Ciudad de las Sombras.

“Goht, ¿has visto a personas de mi Perla Celestial entrando en la ciudad recientemente? La mayoría de ellos son sólo semidioses y sus fuerzas son muy débiles”, Han Shuo asintió sonriendo hacia un guardia que conoció antes de preguntarle inmediatamente sobre Andrina y los otros.

“No, no ha habido ningún semidiós que haya entrado a la ciudad recientemente. Debes saber que los semidioses no tienen permitido entrar a la ciudad a menos que estén en custodia de ciertos personajes especiales, por ejemplo, el Señor Bryan, así se les permitiría entrar y vivir en la Ciudad de las Sombras.”, Goht tomó la oportunidad para halagarlo indirectamente.

En efecto había una política así en la ciudad. Hablando normalmente, los forasteros quienes ni siquiera alcanzaban la fuerza de un dios fundamental no estarían calificados para entrar a la ciudad. Sólo las ciudades alrededor tomarían a ese tipo de personas. Antes de que alcanzaran la fuerza de un dios fundamental, no tendrían sus propias tablillas divinas y por tanto serían molestados después de entrar en la ciudad. Si eran asesinados, nadie sabría ni siquiera que cuerpo le pertenecía a quien.

Pero, como siempre, habría excepciones a la regla. Si los forasteros eran parientes importantes de los grandes clanes en la ciudad o estaban bajo la guardia de personajes respetados, a estos se les permitiría entrar.

El corazón de Han Shuo se hundió después de escuchar su respuesta. Le entregó a Goht una botella de la Píldora del Rejuvenecimiento y le pidió de forma sonriente, “¿podría molestarte para que revises las otras puertas de la ciudad para ver si algún semidiós ha intentado entrar?”

Los ojos de Goht brillaron. Recibió la botella emocionado e inmediatamente respondió, “¡un momento por favor, preguntaré por ti!”

Se marchó rápidamente después de finalizar estas palabras. Unos minutos después, bajó de una torre de energía, sacudió su cabeza y le dijo a Han Shuo, “lo siento, revise pero nada como eso ha ocurrido en los últimos seis meses”.

“¡Gracias!” Han Shuo se sintió muy preocupado, pero aun así, decidió entrar en la Ciudad de las Sombras.

Si todo iba según lo planeado, Andrina y su grupo debieron haber llegado a la ciudad hace unos dos meses atrás. Esto lo preocupo. Aunque la fuerza de Andrina era extraordinaria y deberían estar seguros al no tener a ningún cazador obstruyendo su camino, el corazón de Han Shuo no se tranquilizó.

Regresó a la Farmacia Perla Celestial con una mente perturbada.

Akley y Gu Li lo pusieron al tanto con los acontecimientos recientes en la ciudad. La Farmacia Perla Celestial continuó su impulso de alza, sumando monedas de cristal día tras día. Se las arreglaron para reclutar más farmacéuticos y varios talentos, permitiendo que tres ramas más abrieran para los negocios.

La posición del jefe del Quinto Cuerpo permanecía vacante. Aunque cada clan en la ciudad pedía el puesto, nadie podía encontrar donde estaba Avery. Al parecer ese puesto permanecería sin ocuparse hasta que alguien cortara la cabeza de Avery y la presentará ante el Señor de la Ciudad.

La Casa Lavers se volvió incluso más discreta. Habían evitado participar en la mayoría de las actividades de la Ciudad de las Sombras. Aparte de Felder, el patriarca, la mayoría de los miembros de la Familia Lavers habían dejado la ciudad. Esa casa continuaba en un rápido decline.

Carmelita había estado en la Farmacia Perla Celestial dos veces mientras él estuvo fuera. Le pidió a Akley que le dijera que la buscara en la Residencia Sainte tan pronto como regresara.

La Casa Sainte había estado ocupada acabando con los cazadores dentro de sus territorios. Los cazadores de dioses habían estado inquietos y causando desastre en la Ciudad de las Sombras, enfadando enormemente a Wallace. Sentía que la presencia de los cazadores había amenazado severamente las actividades de negocios en su ciudad y despacho guardias divinos desde el Quinto y Segundo Cuerpo para acabarlos.

Los miembros de los otros tres grandes clanes habían visitado la farmacia frecuentemente, preguntando cuando produciría nuevos medicamentos. Rugersey, quien tuvo un malentendido con él, compraba toneladas de medicinas cada vez que los visitaba. No sólo nunca regateaba sobre el precio, en cada ocasión les daba enormes propinas. Sus intenciones eran obvias para todos.

“¿Ha regresado Andrina? ¿Hay alguna noticia de ella?” Han Shuo arrugó sus cejas y preguntó después de escuchar las narraciones de Akley de los recientes acontecimientos.

“¡No, ninguna noticia en absoluto!” Akley después miró confundido a Han Shuo y preguntó, “¿no te marchaste con ella? ¿Por qué regresaste sólo?”

“Nos encontramos con algunos problemas en nuestro camino de regreso y para volver a la ciudad nos separamos”, Han Shuo estaba sintiendo pesar en su corazón y por tanto evito explicarle los detalles a Akley.

Este no preguntó los detalles y en su lugar lo consoló sonriendo, “no te preocupes. Con su fuerza, ¿qué podría ocurrirle?”

Si Andrina estuviera viajando sola, ¿cómo se preocuparía? Él estaba preocupado sobre el grupo bajo su cuidado. Estos personajes quienes anteriormente dictaban el alza y caída de imperios en el Continente Profundo eran como bebés en Elysium. Incluso un joven común que viviera en un pueblo normal tenía la suficiente fuerza para asesinarlos a todos.

«Olvídalo. Iré a buscar a Carmelita. Quizás ella sepa algo”, Han Shuo dijo e inmediatamente marchó hacia la Residencia Sainte sin explicarle más la situación a Akley.

Han Shuo podía considerarse como un visitante regular de la Familia Sainte. Los guardias divinos de la residencia se inclinaban humildemente y saludaban cuando lo veían. Rápidamente lo llevaron al gimnasio después de saber que estaba buscando a Carmelita.

“Jaja, la Ciudad de las Sombras ha recibido a unos cuantos huéspedes. La Señorita Carmelita está teniendo un encuentro amistoso con ellos en el gimnasio”, el guardia divino le explicó mientras lo llevaba al gimnasio.

“¿Quiénes son? ¿Por qué Carmelita personalmente les hace compañía?” preguntó Han Shuo. Temporalmente lanzó sus preocupaciones a un lado.

“Son de los otros dos Dominios Divinos. Jaja, como sabes nuestros Dominios de la Oscuridad, Muerte y Destrucción han unido sus manos en la forma de la Iglesia de la Calamidad. Sin embargo, como nuestro Dominio de la Oscuridad se unió a la iglesia al final, estos invitados, miembros de los grandes clanes de los Dominios de la Muerte y Destrucción, tienen una posición ligeramente alta en la iglesia comparados a la Casa Sainte”, los guardias divinos explicaron en voz baja.

Han Shuo estaba un poco sorprendido al saber eso. No esperaba que los miembros de los grandes clanes en los dos Dominios Divinos fueran a la Ciudad de las Sombras. Se preguntó qué negocios tenían en la ciudad.

Las instalaciones del gimnasio en la Residencia Sainte eran bastante resistentes. Había un total de ocho torres de energía en cada esquina, formando cinco capas de poderosas barreras alrededor del gimnasio, permitiendo que este soportara las tremendas olas de choque y estallidos de las energías de sus usuarios.

Han Shuo vio a Carmelita tan pronto como entro. Vio la impaciencia escrita en el rostro mientras se sentaba y observaba a dos personas teniendo un duelo. Eras un hombre y una mujer. Ambos se veían jóvenes.

El hombre tenía un largo cabello gris cenizo que se agitaba elegantemente cuando se movía. Vestía una armadura verde grisaceo que tenía un diseño de tres huesos. Al parecer era el emblema de su clan familiar. Como Carmelita, también poseía la fuerza de un dios alto en la etapa temprana. Pero a diferencia de ella, cultivaba en la energía de la muerte.

La mujer tenía un cabello largo marrón oculto en un bollo. Su apariencia era normal y se veía como la esposa de alguien. Tenía una calidad agraciada y moderada, como si viniera de un origen extraordinario. Cultivaba en la energía de la oscuridad y también era una diosa alta en la etapa temprana. Aunque había empleado medidas defensivas a través de toda la batalla, no parecía estar en perdida y estaba manejando los ataques del joven tranquilamente.

“Oh por favor, Charlotte obviamente está siendo suave contigo. Portlem, ¿terminaste?” Carmelita quien había estado observando el duelo finalmente perdió la paciencia y le reprocho.

El joven forzó una risa e inmediatamente dejó de atacar. Se inclinó ligeramente hacia la mujer y remarcó, “¡Hermana Mayor Charlotte, verdaderamente me impresiona que puedas mantener esta condición incluso después de casarte!”

“¿Qué tiene que ver el casarse o no con la caída de la fuerza?” Charlotte rio suavemente y alabo, “has estado haciendo algunas mejoras durante estos años, ¿no es así? ¡Comenzaba a tener problemas lidiando con tus ataques!”

“¡Este es el resultado de poner una tonelada de esfuerzos en la cultivación!” el joven llamado Portlem respondió sonriente. Lanzó una mirada hacia la irritada Carmelita, sacudió su cabeza, chasqueó su lengua con sorpresa, “verdaderamente no esperaba que semejante transformación te ocurriera, Carmelita. Tanto así, que ya no me aterro cuando te veo. ¡Todavía recuerdo cuando te vi por primera vez, pensé que eras de una raza extraterrestre!”

“¡Cierra el maldito hocico, Portlem! ¡Siempre me provocas la urgencia de rasgarte una segunda boca!” Carmelita maldijo enfadada y continuó fríamente, “¡no creas que debido a que ahora eres un dios alto no puedo darte una paliza!”

“Soy tu invitado. Creo que no actuarías tan impulsivamente como antes, ¿no es así?” Portlem se burló. Al parecer él no le tenía miedo a Carmelita. Quizás sentía que podía lidiar con sus ataques después de avanzar al reino del dios alto.

“¡Señorita Carmelita, el Señor Bryan te busca!” fue en ese momento que el guardia divino quien llevó a Han Shuo al gimnasio, grito amablemente desde la puerta.

Carmelita, quien estaba a punto de atacar a Portlem, inmediatamente giró su mirada hacia la entrada. Después de ver la figura de Han Shuo, agito su mano y dijo, “¡hey Bryan! ¡Ven aquí, déjame presentarte a dos personas!”

Han Shuo asintió. Llevando una ligera sonrisa, caminó hacia el grupo de forma relajada.

Portlem y Charlotte cesaron su conversación y colocaron toda su atención en él mientras se acercaba. Estos tenían sonrisas amistosas y asintieron hacia él desde la distancia. Él respondió a su amabilidad.

“Este es Portlem. Es de la Casa Batchelder del Dominio de la Muerte. Esta es Charlotte. Es de la Casa Bruckner del Dominio de la Destrucción. Charlotte es originaria de la Ciudad Espejismo del Dominio de la Oscuridad, pero ahora está casada con la Familia Bruckner. Están muy interesados en tu Farmacia Perla Celestial. ¡Una de sus metas y de las de sus enviados al venir a la Ciudad de las Sombras es comprar algunas medicinas que refinas personalmente!” Carmelita le explicó sonriente.

“Saludos”, Han Shuo asintió ante cada uno sonriendo antes de continuar, “en realidad han hecho su visita en el momento adecuado – ocurre que he adquirido un nuevo grupo de ingredientes medicinales y tendré un nuevo lote de medicinas listo en dos meses. Si todavía continúan en la ciudad para ese momento, me aseguraré de que ambos tengan una porción”.

Aunque las medicinas que él refinaba personalmente eran infames en la Ciudad de las Sombras por sus precios exorbitantes, aun así permanecían en una gran demanda. Todavía así, todas esas medicinas serían vendidas el mismo día en que se ponían a la venta. Estos dos habían permanecido en la ciudad por un período de tiempo y habían aprendido que tan alta era la demanda de estas. Inmediatamente le agradecieron sonriendo después de escuchar sus palabras.

Igual que la Casa Sainte, la Casa Batchelder y la Casa Bruckner de los Dominios de la Muerte y Destrucción eran enormes clanes antiguos. Como se localizaban en los Dominios de la Muerte y Destrucción, sus influencias en la Iglesia de la Calamidad estaban ligeramente sobre la Casa Sainte.

Teniendo miembros de esos dos clanes comprando sus medicinas, sería fantástico para promocionar sus negocios. Después de adquirir las medicinas y experimentar sus efectos, seguramente serían incluso más clanes de esos dos dominios quienes viajarían a la Ciudad de las Sombras para comprar sus medicinas. Para entonces, la Farmacia Perla Celestial se volveria más famosa, e incluso podría tener sus propias ramas en varias ciudades como lo hacía la Farmacia Dios del Pantano.

Era para su plan a largo plazo que él se los prometió sin vacilar.

“Entonces muchas gracias. Permaneceremos en la Ciudad de las Sombras por al menos medio año. ¡Definitivamente estaremos en tu farmacia cuando tus medicinas estén listas!” Charlotte inmediatamente le agradeció sonriendo.

“¡Si, el precio no es problema!” Portlem inmediatamente le aseguro. Sin embargo, su mirada hacia Han Shuo parecía bastante incierta. Era como si hubiera ocultado algo.

«De acuerdo, es suficiente. Ustedes continúen con lo que estaban haciendo. Hay algunas cosas que necesito conversar con Bryan a solas”, Carmelita arrastró lejos a Han Shuo.

Tanto Portlem y Charlotte notaron que tan relajada y directa era con él. Los dos estuvieron asombrados por un momento antes de parecer entender algo. Portlem se rio y remarcó desdeñosamente, “no me extraña. Me preguntaba cómo se las arregló él para alzarse tan rápidamente en la Ciudad de las Sombras. ¡Así que está es la razón! Jeje, al parecer le agrada a Carmelita y por ello ese jovencito en realidad se las arregló para estar cerca de ella con el fin de lograr sus metas. ¡Su fuerza de voluntad debe ser verdaderamente algo!”

Charlotte arrugó sus cejas y miró a Portlem con ojos disgustados. “¿De qué estás hablando? Deberíamos alegrarnos de que ella se las arreglará para encontrar compañía. Además, ese chico puede refinar medicinas milagrosas. Será muy popular en cualquier ciudad que vaya. ¡No todos son tan depravados como tú imaginas!”

“¡De cómo lo veo, es alguien que vive de las mujeres!” Portlem lo ridiculizo. “Pero aun así, ese tipo es extraordinario para ser capaz de tener el estómago para que le guste Carmelita. Verdaderamente, siento admiración por él – realmente sabe cómo aguantar”.

“Será mejor que te comportes. No pienses que no tengo idea de lo que hiciste en este viaje. Esas personas dijeron que eran de la Farmacia Perla Celestial y aun así atacaste. Lo peor de todo, fallaste al tratar de capturarlos y los dejaste escapar. Vas a estar acabado si regresan a la Ciudad de las Sombras”, Charlotte gruñó fríamente.

“¡Cómo podría saber que esa niña era un fenómeno!” Portlem admitió después de ser regañado por ella. Se veía molesto cuando recordó el incidente. Sonaba como si hubiera sido golpeado por esa pequeña.