GDK – Capítulo 726

0

Capítulo 726: Admito la derrota


Las acciones que Avery realizó en esa noche se extendieron a través de la Ciudad de las Sombras después de que se alzó el sol.

Con Tuyas de la Casa Buller incluido, cinco habían caído. Aunque esos cinco eran simplemente dioses medios en fuerza, eran personajes prestigiosos y renombrados en la ciudad. Su repentina muerte inmediatamente atrajo la atención pública.

La Farmacia Perla Celestial no tenía sus propios guardias divinos pero Erebus había asignado a Anito y un pequeño escuadrón del Tercer Cuerpo para que patrullaran cerca de las instalaciones. Anito fue rápidamente alertado sobre la intrusión de Avery en la farmacia esa noche. Sin embargo, llegó a la escena incluso más tarde que Akley y absolutamente no tenía pistas de lo ocurrido.

Al amanecer, el Jefe del Tercer Cuerpo, Erebus, fue personalmente a visitar a Han Shuo.

“¿Estás seguro de que fue él?” Erebus inmediatamente preguntó después de que Han Shuo lo condujo a una cámara secreta.

“Estoy seguro. ¡Era Avery!” Si no fuera por el hecho de que Andrina estaba a mi lado, me temo que habría caído en el mismo destino que Tuyas y los otros”, Han Shuo dijo como si todavía estuviera asustado por el evento. Clamo que Andrina había derrotado a Avery para evitar atraer atención no deseada de la Familia Sainte.

Incluso si él no daba una explicación detallada, Erebus lógicamente asumiría que fue Andrina quien derrotó a Avery. En aquel entonces en la Residencia Kisa, Erebus había atestiguado la fuerza de Andrina con sus propios ojos. Pensó que en toda la Farmacia Perla Celestial, sólo Andrina podría poseer esa clase de fuerza.

Erebus asintió y gruño fríamente, “¡qué indignante! ¡Parece que Avery ya no tiene la intención de permanecer en la ciudad!”

Han Shuo permaneció en silencio. Sabía que Avery tendría que dejar la Ciudad de las Sombras la otra noche. Dado que tan familiarizado estaba con la ciudad, con la ayuda de sus confidentes, incluso la Casa Sainte tendría problemas para detenerlo de escapar de la ciudad.

¡Después de todo, solía ser el Jefe del Quinto Cuerpo!

Erebus no se quedó en la farmacia por mucho. Después de preguntarle a Han Shuo sobre lo que ocurrió la última noche se marchó apuradamente.

Por los siguientes días, Han Shuo se enteró por Anito que la Casa Sainte había estado buscando a Avery con todas sus fuerzas. Sin embargo, como Avery había planeado y arreglado las cosas y se había marchado prontamente, sus búsquedas no dieron resultados.

Todas las personas de confianza de Avery se marcharon con él en esa noche. En cuanto a esos guardias divinos del Quinto Cuerpo quienes permanecieron en la Ciudad de las Sombras, después de ser duramente interrogados, fueron liberados y puestos bajo una pesada vigilancia.

Muy pronto, la Casa Sainte denunció públicamente a Avery y reveló todas las atrocidades que realizó en la Ciudad de las Sombras, incluyendo el hecho de que trato de asesinar a Carmelita. Sus acciones fueron salvajemente discutidas por los ciudadanos de la Ciudad de las Sombras.

Justo como se esperaba, el Quinto Cuerpo fue cerrado. Los miembros de la Casa Lavers fueron sujetos a un pesado interrogatorio. El patriarca de la Casa Lavers, Felder, decididamente desheredo a Avery. Para garantizar la seguridad de su Casa Lavers, Felder arrojó toda la responsabilidad sobre Avery e incluso hizo público el anuncio de que este fue desvanecido de su clan efectiva e inmediatamente. Él ya no era un miembro de la Casa Lavers.

La decidida acción de Felder quizás había salvado las vidas de los miembros de su clan, sin embargo los retorcidos actos de Avery habían afectado severamente la fuerza de la Casa Lavers. No sólo perdieron el control de su poderosa institución llamada Quinto Cuerpo, con deliberada y constante opresión de la Casa Sainte, la Casa Lavers repentinamente se volvió el clan más débil de los cinco clanes mayores.

Todos esos disturbios en la Ciudad de las Sombras no tuvieron mucho efecto en Han Shuo. Después de un período de preparación, la Farmacia Perla Celestial se las arregló para reclutar un número significativo de talentos en varios aspectos. Estos finalmente reunieron la suficiente mano de obra para abrir el negocio en la Ciudad de las Sombras.

Fue también en ese momento que Han Shuo se encontró con otro problema molesto. ¡El grupo de farmacéuticos liderados por Gu Li lo apuraban y urgían para que les enseñara los principios detrás del refinamiento de su Píldora del Rejuvenecimiento, Píldora de la Tranquilidad y Píldora del Renacimiento!

Gu Li y la unión de farmacéuticos habían viajado miles de millas y llegaron a la Ciudad de las Sombras debido a que admiraban las habilidades de Han Shuo en el refinamiento de medicina y querían aprender de él. Cuando comenzaron a trabajar en la Farmacia Perla Celestial, como estaban ocupados con montañas de trabajo, no lo molestaron con semejantes peticiones y en su lugar enterraron sus cabezas y trabajaron para llevar a la farmacia al buen camino.

Ahora que la mayoría del trabajo se había hecho y todo estaba en el camino correcto, tuvieron más tiempo libre y comenzaron preguntarla a Han Shuo sobre toda clase de problemas extraños relacionados con el refinamiento de medicinas.

Y por eso otra ronda de dolor de cabeza comenzó para Han Shuo. Él ni siquiera podía entender los problemas que los farmacéuticos le preguntaban, mucho menos tendría las respuestas. Todo ese tiempo, encontraba excusas para evitar responder sus preguntas. Pero ahora que Gu Li y el resto de farmacéuticos fueron con él a la vez, sabía que tenía que dejar de evitarlos.

Estaban en el laboratorio farmacéutico con herramientas y contenedores de cristal. Los exhibidores estaban llenos con contenedores coloridos donde toda clase de ingredientes medicinales estaban colocados metódicamente. En el centro del laboratorio había una esfera de apariencia intrincada hecha de vidrio. Estaba colocada en lo alto de una enorme cantidad de destellantes y brillantes cristales de energía.

El grupo de treinta farmacéuticos liderados por Gu Liu estaba de pie por todo el laboratorio mientras miraban a Han Shuo.

Esos farmacéuticos quienes se presionaron para unirse a la Farmacia Perla Celestial incluso antes de haber escuchado los rumores del temperamento arrogante y extraño de Han Shuo eran muy parecidos a Gu Li – eran maestros en el arte del refinamiento de medicinas. Por tanto, era absolutamente imposible para Han Shuo el mentirles. Enfrentándose a sus miradas feroces que estaban sedientas de conocimientos, él se sentía como si hubiera construido su propia perdición.

Sabía que de alguna forma debía resolver el asunto. De lo contrario, todos esos farmacéuticos dejarían la Farmacia Perla Celestial con sus aprendices. Y si eso ocurría, su Farmacia Perla Celestial que recién acababa de volverse operacional colapsaría desde el interior y fallaría espectacularmente.

“¡La verdad es que el refinamiento de medicina que yo conozco es completamente diferente de lo que todos ustedes conocen!” Él sabía que no tenía otra opción que contarles la verdad. Se animó a sí mismo y dijo, “¡de hecho, no sé mucho sobre el arte del refinamiento de medicinas que practican!”

Los farmacéuticos en la habitación lo miraron con confusión después de escuchar esas palabras pero permanecieron en silencio y continuaron escuchándolo. “No creo que ninguno de ustedes hayan escuchado o visto el arte del refinamiento de medicinas que mi maestro me enseño. ¡Erm, déjenme demostrarlo!” Sabía que debía mostrarles algo o sería el final de la Farmacia Perla Celestial. Con un pensamiento, su caldero entró en su palma.

“Su forma de refinar la medicina requiere extraer y mezclar componentes en contenedores de cristal al alterar la temperatura. La mía es diferente ya que mezcló los ingredientes medicinales directamente. Luego, utilizó métodos especiales para extraer los componentes de los ingredientes antes de reunirlos rápidamente en un sólido al…” Han Shuo le explico lentamente.

Él lo demostraba refinando una píldora mientras hablaba. Inserto algunos ingredientes medicinales en el caldero agitándolo en su palma. Justo después, un fragmento de esencia medicinal flotaba en el laboratorio. El caldero estaba estimulado por las flamas rojas viniendo de su palma y comenzó a agotarlo rápidamente. Los mosaicos en el comenzaron a brillar con un ligero halo. Se veía muy fascinante.

Para esos farmacéuticos, sus acciones eran simplemente inimaginables. Miraban a Han Shuo que realizaba la demostración como si fueran tontos. No podían entender cómo podía refinar medicina al arrojar todos los ingredientes crudos en un solo contenedor. Su forma usual de producir medicina comenzaría al extraer individualmente los componentes de los ingredientes crudos. Luego, los mezclarían en ciertas cantidades de acuerdo a los efectos que registraban. Comparado al método de cocinar todo a la vez de Han Shuo, no sólo sus métodos tenían una tonelada de procedimientos adicionales, el resultado final no era tan bueno como el suyo.

El laboratorio estaba lleno de una esencia agradable. Unos momentos después, varias Píldoras del Renacimiento salieron del caldero. Han Shuo atrapo las píldoras y las colocó en varias botellas. Se las entregó a algunos farmacéuticos y dijo sonriendo, “prueben. ¡Es muy benéfica para sus cuerpos!”

Los farmacéuticos fueron tentados sólo por la esencia. Desde hace mucho habían escuchado lo milagroso de las medicinas que Han Shuo refinaba personalmente y querían experimentarlas ellos mismos. Por lo tanto, después de su invitación, simplemente vacilaron por un momento antes de tragar las medicinas en sus manos.

Como farmacéuticos profesionales, esas personas inmediatamente pudieron detectar el efecto de la medicina en sus cuerpos. Era claro para ellos que tan potente era la medicina.

Muy pronto, los farmacéuticos tuvieron que hacer viajes urgentes al baño y defecaron como si tuvieras diarrea. Sin embargo, todos se verían mucho más saludables después de salir del baño. Exclamaron con admiración, “¡qué droga tan milagrosa! ¡Esta medicina es tan abrumadora! ¡Increíble!”

Esos farmacéuticos quienes no experimentaron la Píldora del Renacimiento también se volvieron más respetuosos con Han Shuo después de ver que sus colegas parecían estar llenos de vitalidad.

Gu Li se veía mucho más saludable después de una ronda de liberación de excrementos sólidos. Después de regresar del baño, se postró ante él y pronunció, “¡admito la derrota!”

De esas personas, ella tenía la reputación más grande. Nadie volvería a dudar de las capacidades de Han Shuo son su acto de reverencia.

“Como ninguno de ustedes es mi aprendiz, no puedo enseñarles mis métodos y técnicas de refinamiento”, Han Shuo observó las expresiones en el rostro de sus farmacéuticos. Cuando mostraron sentimientos de decepción, él añadió, “pero, puedo hablarles sobre la eficacia de ciertos ingredientes médicos únicos. Pueden no estar familiarizados con estos ingredientes, pero poseen efectos milagrosos. Si realizan investigaciones y experimentos con estos ingredientes, creo que aprenderán cosas nuevas y harán avances”.

Han Shuo naturalmente no les enseñaría sus técnicas de refinamiento ya que el proceso requería yuan demoníaco. Incluso si lo hiciera, como ellos no cultivaban las artes demoníacas, no serían capaces de producir píldoras medicinales. Sin embargo, estaba dispuesto a enseñarles sobre los efectos especiales de ciertos ingredientes medicinales como una forma de agradecerles por haber trabajado tan duramente para la Farmacia Perla Celestial.

Los farmacéuticos expresaron sus gratitudes después de escuchar esas palabras. Estaban muy contentos con esa garantía, incluso aunque ellos no aprenderían su técnica de refinamiento fuera de ese mundo.

Después Han Shuo saco algunos ingredientes que él personalmente había recogido, colocándolos en contenedores de cristal y procedió a explicarles sus unos. Él utilizó toda clase de términos profesionales que hicieron que los farmacéuticos sintieran que su conocimiento era extenso y profundo. Sus miradas hacia él estaban llenas de admiración y respeto.

Esos farmacéuticos los escucharon con una completa atención y tomaron notas en sus libretas. No podían esperar para experimentar con estos nuevos ingredientes medicinales que recién aprendieron. Parecían inexplicablemente emocionados como si fueran niños con juguetes nuevos.

“Muy bien, les he explicado todas las funciones y componentes de estos ingredientes. Lo que ocurra a continuación será por su propio entendimiento y capacidad. ¡Quizás puedan obtener nuevas medicinas usando estos ingredientes medicinales o quizás no, pero esto es todo lo que puedo hacer por ustedes!” Han Shuo dijo y dejó el laboratorio. Pensando en que había evitado la crisis, secretamente dejó salir un suspiro de alivio.

Todo continuó sin problemas en un periodo de tiempo. Algunos de sus farmacéuticos, inspirados por él, en realidad se las arreglaron para inventar algunos nuevos tipos de medicinas de los ingredientes que anteriormente nunca habían escuchado. Aunque la eficacia de sus medicinas todavía estaba muy lejos comparada a la de las píldoras de Han Shuo, estos estaban muy alegres y emocionados por tener semejante progreso tan pronto.

Con todo sobre la Farmacia Perla Celestial cayendo en su sitio, Han Shuo comenzó a reclutar más personal para manejar las instalaciones de almacenamiento para permitir que los aprendices de esos farmacéuticos recolectarán incluso más ingredientes. Estaba listo para abrir una nueva rama de su farmacia para negocios en la Ciudad de las Sombras.

Fue en ese momento que salida de la nada, Donna fue a la Farmacia Perla Celestial para buscarlo.

Han Shuo podía decir a primera vista que Donna se veía mucho más demacrada que antes. Sus ojos revelaban un intenso sentimiento de pesadez como si estuviera enfrentando un problema sin solución. Ella sólo forzó una sonrisa cuando se encontraron.

“¡Mucho tiempo sin verte, Donna!” Han Shuo suspiró en su mente después de saludarla. Había escuchado una cosa o dos sobre las condiciones recientes en la Casa Lavers. Las acciones de Avery habían afectado severamente a su casa. Como la Casa Sainte perdió la confianza en ellos, la Familia Lavers había comenzado a declinar en la Ciudad de las Sombras.

Contrario al miserable estado de la Casa Lavers, la Farmacia Perla Celestial de Han Shuo estaba creciendo rápidamente y floreciendo, incluso mostraba signos de convertirse en un nuevo clan familiar. El humor de Donna se volvió triste cuando recordó cómo fue cuando él recién llegó a la Ciudad de las Sombras.

“¡Felicidades Bryan! ¡Al parecer la Farmacia Perla Celestial se convertirá en un nuevo poder en la Ciudad de las Sombras!” Donna forzó una sonrisa y dijo.

“Gracias, Donna. ¿Hay algo con lo que pueda ayudarte?” ¡Jaja, si necesitas medicinas, dada nuestra relación, te daré el mejor precio!” Han Shuo le aseguro mientras golpeaba su pecho. Lo dijo como si los dos todavía fueran los mejores amigos.

Donna sacudió su cabeza sonriendo y respondió, “he venido a decir adiós. Voy a dejar este lugar por un largo tiempo. No tendremos mucha oportunidad de encontrarnos en el futuro”.

“¿Por qué tan repentinamente? ¿Qué está ocurriendo?» Han Shuo se sorprendió y preguntó rápidamente.

“Es poco probable que nuestra Casa Lavers logre mucho en la Ciudad de las Sombras. Jaja, cuanto más nos quedemos más seremos acosados, es mejor si nos vamos. Bryan, me alegro de haberte conocido. Tenía razón sobre ti. Verdaderamente, me siento muy orgullosa de que te hayas podido establecer en la Ciudad de las Sombras en tan poco tiempo”.

Han Shuo suspiró en su mente después de escuchar esas palabras. Dada la situación actual, la Casa Lavers en efecto tenía un futuro sombrío en la Ciudad de las Sombras. Él no sabía cómo consolar a Donna quien tenía un rostro triste. Después de permanecer en silencio por un largo tiempo, suspiró y dijo, “buen viaje, Donna. ¡Nunca olvidaré la amabilidad que me mostraste!”

“Adiós. ¡Espero que la próxima vez que nos encontremos, tu Farmacia Perla Celestial haya remplazado el lugar de nuestra Casa Lavers en la Ciudad de las Sombras y te conviertas en uno de los clanes principales!”. Donna dijo sonriendo, agito su mano y se marchó.

Han Shuo estaba aturdido debido a que sintió un resentimiento oculto en sus palabras. Pensó para sí mismo, ‘¿piensa que la Farmacia Perla Celestial se ha alzado al pisotear a su Casa Lavers?’