GDK – Capítulo 723

0

Capítulo 723: Tomando el Dios del Pantano


Al amanecer, Andre y Erebus unieron fuerzas y rompieron a través de siete capas de barreras con una ráfaga de energía, permitiéndoles localizar el camino hacia el almacén bajo tierra. Esos guardias divinos que llevaron ambos se apresuraron bajo tierra como si fueran lobos hambrientos y regresaron a la superficie con quince farmacéuticos quienes se especializaban en producir venenos. Y, desde luego, los materiales sucios e ilegales fueron encontrados y anotados.

Habiendo sido capturados con las manos en la masa, no había espacio para que Steiss discutiera sobre su inocencia. Bajo su cabeza en silencio después de saber que su destino estaba sellado.

“¡Así que fuiste tú y tu farmacia quienes lo hicieron! ¡Haz dañado la amistad entre el Señor Bryan y yo, mereces morir mil veces por tu crimen atroz!” Rugersey le gritó a Steiss. Estaba echando humo por el enojo.

Fue gracias a la trampa hecha por la Farmacia Dios del Pantano que Han Shuo tenía una pobre impresión de la Casa Kisa. En ese momento, Han Shuo había probado que era mejor que cualquier otro farmacéutico. Con eso, nadie se atrevía a cuestionar la eficiencia de las medicinas que producía. Todos estaban peleando por poner sus manos en las medicinas de Han Shuo, pero al clan de Rugersey se le había negado el acceso. De esto, él no podía estar más furioso con Steiss y habría acabado con él si Andre y Erebus no estuvieran allí.

Esos miembros de los grandes clanes quienes fueron a observar y seguir el evento sintieron que el viaje había valido la pena. Todos tenían rostros oscuros y feos cuando vieron los contenedores helados de cristal con órganos humanos en estos, siendo sacados del subsuelo. La Farmacia Dios del Pantano había estado llevando a cabo semejantes actos atroces justo bajo las narices de los cinco clanes principales. Viendo los órganos congelados siendo desenterrados era equivalente a ser abofeteados en sus rostros.

“¿Qué excusa vas a dar ahora, Steiss?” Andre gruñó fríamente mientras miraba a Steiss con un rostro oscuro.

“¡Cómo están las cosas, no tengo nada que decir!” Steiss sabía que la perdición era una certeza. Con su mano temblorosa sacó una daga que brillaba con una luz fría, listo para cortar su propia garganta para cometer suicidio.

‘¡Choque!’ Andre agitó su dedo índice. Un rayo fantasmal cruzó a través del aire y alejo la daga de la mano de Steiss.

“¡No pienses sobre morir antes de que hagamos nuestra investigación!” Andre gruñó fríamente. Luego instruyó, “¡deténganlo y pónganlo en prisión!”

Erebus agitó su mano y sus guardias divinos del Tercer Cuerpo entraron en acción. Todos los farmacéuticos productores de veneno y empleados de la farmacia fueron detenidos y capturados.

“¡Bryan, te debo un favor!” Andre le dijo a Han Shuo sonriendo después de que todos los asociados de la Farmacia Dios del Pantano fueron detenidos. Estaba visiblemente relajado.

“¡Sólo hice lo que se supone que debo hacer!” Han Shuo estaba lleno de orgullo. No sólo la Farmacia Dios del Pantano estaba acabada, también se las arregló para elevar nuevamente su reputación. Era claro que farmacia visitarían más frecuentemente los grandes clanes a partir de ese día.

“Gente, esto acaba ahora. Por favor, retírense”, Andre le informo a los civiles mientras sonreía antes de decirle a Han Shuo en voz baja, “no te vayas todavía, hay algo que necesito discutir contigo”.

Han Shuo asintió confundido. No sabía de lo que quería hablar.

Después de escuchar las instrucciones de Andre, esos miembros de los grandes clanes dieron sus despedidas sonrientes. Esas personas se volvieron incluso más reverentes hacia las habilidades de Han Shuo en el refinamiento de medicinas. Antes de irse, se le aproximaban sonriendo y trataban de volverse más cercanos con él. Sólo se marcharon contentos después de que él les prometió producir más medicinas para ellos.

“Esto… erm… Bryan, fue de hecho mi culpa por no investigar el asunto apropiadamente. Lo siento mucho. Por favor, no guardes rencor por mis transgresiones pasadas…” Rugersey fue hacia él de una forma avergonzada y se disculpó sonriendo mientras frotaba sus manos.

“No soy de los que guardan rencores, pero dado lo poco placentera que fue la experiencia, todavía no estoy de buen humor. ¡Lo siento, pero de momento, no tengo interés en hacer negocios con tu familia!” Han Shuo se encogió de hombros y respondió de una forma arrogante y poco educada.

Rugersey entendía que tales cosas necesitaban manejarse lentamente. Fue sólo un día antes que lo había ofendido y era natural que él todavía se sintiera enfadado. Sabiendo que no debía apresurar las cosas, dio una ronda de persuasiones antes de marcharse con sus hombres.

Donna y Diwen fueron los últimos entre la multitud que se marcharon. Ella miró a Han Shuo por un tiempo como si esperara para hablar con él, pero vacilaba. Después de meditar por un tiempo, no hablo con él y simplemente dejó salir un ligero suspiro antes de marcharse con Diwei.

Han Shuo entendió que ella debía sospechar que fue la persona que asesinó a Cage y Eve. También suspiró en su corazón, pero no dijo nada. Pero extrañamente, ese Diwei quien usualmente era desdeñoso y helado con él, asintió sonriendo cuando sus miradas se encontraron. Era como si estuviera intentando ser amistoso. Eso fue bastante sorprendente para Han Shuo.

“Erebus, lleva a esas personas al Tercer Cuerpo y enciérralos en la prisión. Iré allí después de tener unas palabras con Bryan”, Andre le dijo a Erebus mientras sonreía.

Erebus asintió, caminó hacia Han Shuo, palmeó su hombro y dijo con una voz gentil, “¡jovencito, bien hecho!” Luego se marchó con sus guardias y aquellos que detuvo.

Aunque él podía ser considerado como un miembro de la Casa Sainte, no era originario de la Familia Sainte y no estaba relacionado por sangre con Wallace y Andre. Era un experto que Wallace logró reclutar con su propia fuerza y métodos. Incluso aunque Erebus podía ser considerado uno de los expertos superiores dentro de la Ciudad de las Sombras, al final del día, era sólo un guardia divino de alto nivel bajo la Casa Sainte. Wallace quizás era la única persona con la que se reportaba, pero aun así todavía debía escuchar las órdenes de Andre.

Muy pronto, Erebus y su grandioso grupo se marcharon. Una porción de los guardias de la Casa Sainte quienes llegaron con Andre también se marcharon. Sólo quedaron alrededor de treinta guardias en las cercanías del área para proteger a Andre.

“Lord Andre, ¿qué ocurre?” preguntó Han Shuo.

“Salvaste dos veces la vida de Carmelita y apenas hace un momento, nos ayudaste a localizar la evidencia que pudo incriminar la Farmacia Dios del Pantano. ¡No pude encontrar la oportunidad para agradecerte por todo esto, pero al fin tengo la oportunidad!” Andre sonrió y dijo de una forma cordial.

Han Shuo quedo en blanco por un momento antes de sacudió su cabeza y dijo sonriendo, “Lord Andre, eso no es verdad. Pude establecer la Farmacia Perla Celestial en esta ciudad tan rápidamente sólo con la ayuda de su Señoría y la Señorita Carmelita. ¡No tienes que agradecerme!”

“¡No, debo hacerlo!” Andre dijo sonriendo, pensó por un momento y continuó, “después de este incidente, la Farmacia Dios del Pantano está completamente condenada. De acuerdo con las reglas, todos esos edificios e instalaciones propiedad de la Farmacia Dios del Pantano serán confiscados. Aunque los negocios de esta farmacia en la Ciudad de las Sombras están completamente arruinados, sus edificios y equipos todavía serán muy valiosos. En esos edificios hay cientos, sino que miles de herramientas y equipos para el refinamiento de medicina, por no mencionar las librerías. ¡Estas cosas serían un tremendo recurso para cualquier farmacia!”

El corazón de Han Shuo se sacudió. No pudo contener su emoción y gritó, “Lord Andre, quieres decir… Quieres decir…”

Andre asintió y dijo, “la Casa Sainte no sabe cómo refinar medicinas y no tenemos usos para esos recursos después de revisarlos. Tarde o temprano sólo serán subastados. Sin embargo, son bastante beneficiosos para otros, bien podríamos beneficiarte a ti. Además, tu Farmacia Perla Celestial ha logrado una reputación en la ciudad. Creo que si tomas los recursos de la Farmacia Dios del Pantano, será sólo cuestión de tiempo antes de que la Farmacia Perla Celestial se convierta en la mayor farmacia en la Ciudad de las Sombras. ¿Qué dices?”

Han Shuo finalmente tuvo un entendimiento del beneficio de estar cerca de personas influyentes y poderosas. Aunque la Farmacia Dios del Pantano haya caído, poseían enormes recursos en la Ciudad de las Sombras. Aparte de la ciudad misma, incluso tenían ramas en los fuertes y pueblos de la periferia. Si Han Shuo fuera a cambiar los letreros por los suyos, de la noche a la mañana su Perla Celestial sería la mayor farmacia en la Ciudad de las Sombras.

¡Al tomar todas las propiedades de la Farmacia Dios del Pantano daría un disparo de adrenalina a su Farmacia Perla Celestial!

Han Shuo tomaría decenas, sino centenares de años para hacer avanzar lentamente a su Farmacia Perla Celestial a la escala de operaciones que tenía la Farmacia Dios del Pantano en la Ciudad de las Sombras. Pero con ese favor dado por Andre, él podría cortar el esfuerzo y tiempo necesarios por varios cientos de pliegues. ¿Cómo podría él no estar emocionado?

“Esto… Esto… Es demasiado precioso…” Han Shuo tartamudeo mientras frotaba sus manos.

“¡Has probado que eres mejor que cualquier otro farmacéutico! Esos tipos seguramente extenderán por toda la ciudad lo que ocurrió por la noche. Será una gran promoción para tu farmacia. ¡Eres el más adecuado para tomar los recursos de la Farmacia Dios del Pantano!” Andre dijo sonriendo.

“Si Lord Andre lo dice, no voy a rechazar la oferta. ¡Gracias!» Han Shuo le dijo y se inclinó ante él.

“Tendré unas palabras con mi hermano mayor y te notificaré cuando esté resuelto. Cierto, prepara un número de monedas de cristal. Todavía tendremos que tomar algunas monedas de cristal a cambio para que aquellos dentro de mi familia no se quejen”, Andre pensó por un momento y continuó, “¡no necesita ser mucho, varias decenas de miles serán suficientes, muy bien pronto hablaremos de estos detalles!”

Esas instalaciones que pertenecías en la Farmacia Dios del Pantano valían por lo menos un millón de monedas de cristal negro. ¡Sumado a los ingredientes médicos, herramientas y sus ramas por toda la ciudad, el valor total sería por lo menos de cinco millones de monedas de cristal negro! Pero de las palabras de Andre, al parecer él no necesitaría gastar tantas monedas de cristal. ¡Al parecer las monedas caían del cielo!

“¡Entendido!” Han Shuo dijo, sonriendo de oreja a oreja.

“Cierto, no lo olvides, probablemente has ofendido a todos los farmacéuticos en la Ciudad de las Sombras y esos farmacéuticos del Dios del Pantano te deben odiar hasta sus huesos. Creo que los farmacéuticos que originalmente fueron empleados por el Dios del Pantano, incluso después de ser encontrados inocentes y sean liberados, no trabajaran para ti. Los bienes que posee el Dios del Pantano son enormes – tu definitivamente no podrás operar todos los negocios tú sólo y será necesario que contrates talentos. ¡Tendrás que resolver este problema de alguna forma!” Andre le recordó.

Después de escuchar el recordatorio, la sonrisa en el rostro de Han Shuo inmediatamente se volvió amarga. Incluso comenzó a sentir un dolor de cabeza.

Lo que ocurrió esa noche seguramente se extendería por toda la ciudad. La mayoría de los empleados de la Farmacia Dios del Pantano no participaron en producir venenos y no serían apresados por la Casa Sainte. Sin embargo, para la mayoría de ellos, él era un enemigo del Dios del Pantano. Era poco probable que trabajaran para él.

Los bienes del Dios del Pantano eran enormes y Han Shuo necesitaría contratar un gran número de farmacéuticos y toda clase de talentos para operarlos. Si él no resolvía ese asunto, incluso si obtenía todos los recursos de forma gratuita, no estaría haciendo monedas de cristal.

‘¡Qué gran dolor de cabeza!’ Han Shuo comenzó forzar su cerebro por una solución.

Andre palmeó su hombro y dijo sonriendo, “esto tendrás que resolverlo tú mismo, no puedo ayudarte con esto. ¡Jaja, nadie te dijo que ofendieras a todos los farmacéuticos por un momento de gloria!”

“Nadie me dijo que me entregarías los bienes del Dios del Pantano para que los manejara. Si lo hubiera sabido antes, no les habría dicho nada”, Han Shuo forzó una sonrisa y suspiró.

“Muy bien, es mejor que me retire. Sobre contratar farmacéuticos, realmente no puedo ayudarte con eso. Después de todo, no podemos forzarlos a trabajar. Si lo peor llega, puedes tomarlo lentamente y entrenar a tus propios farmacéuticos en lugar de reclutarlos. ¡Estoy seguro de que quieren aprender de ti!” Andre dijo mientras reía y se marchó con sus guardias divinos.

‘Eso no funcionara si no soy un farmacéutico’ Han Shuo respondió en su mente. Comenzó a enfadarse por el tema de contratar.

“¡Ahora vas a ser realmente rico!” Andrina había estado en silencio todo ese tiempo, pero tan pronto como todos los extraños se marcharon, rio y felicito a Han Shuo.

“Si, voy a ser rico. Pero hay demasiado trabajo por hacer y problemas por resolver antes de que sea verdaderamente rico, Las grandes cantidades de recursos sólo estarán sin uso si no hay alguien que los opere”, Han Shuo dijo con una gran sonrisa en su rostro. Incluso aunque pensaba que tenía un gran reto frente a él, de todas maneras estaba muy emocionado sobre tomar los enormes recursos.

“Ahora que vas a ganar una enorme fortuna, no significa que en el futuro, ¿no tendré que preocuparme por no tener suficientes monedas de cristal para comer?” Andrina rio y preguntó emocionada.

La sonrisa inmediatamente desapareció del rostro de Han Shuo. “Tienes que hacer uso del control. ¡De lo contrario, ninguna cantidad de monedas será suficiente! ¡Pero estoy seguro de que en el futuro, tendrás más monedas de las que has comido!”

“Jeje, te creo. ¡Al parecer el seguirte en efecto fue la opción correcta!” Andrina dijo alegremente.

El cielo se había levantado completamente. Han Shuo y Andrina charlaron mientras viajaban de regreso a la Farmacia Perla Celestial. Por alguna razón, después de regresar a su farmacia, Han Shuo sintió que era pequeña. Cuando llegó a su mente que pronto estaría en posesión de enormes recursos, se sintió tanto emocionado como exasperado.

Por los siguientes cinco días, el tema principal de discusión de la población de la Ciudad de las Sombras era lo que ocurrió esa noche. Como se esperaba, la reputación de Han Shuo sobrepasó a todos los farmacéuticos y fue conocido como el mejor de la ciudad.

La Farmacia Dios del Pantano estaba cerrada para ser investigada. Todos los farmacéuticos empleados por esa farmacia fueron revisados e interrogados. Algunos fueron liberados mientras que otros no. Esos farmacéuticos quienes fueron a la ciudad para asistir a la conferencia regresaron a sus lugares de origen.

En ese momento, Han Shuo comenzó a ocuparse con el reclutamiento de farmacéuticos. Con la ayuda de Anito, colocó carteles de reclutamiento en lugares atractivos alrededor de la ciudad.

Pero como él insultó impulsivamente básicamente a todos los farmacéuticos de la ciudad en esa noche, incluso aunque habían pasado muchos días desde que publicó los carteles, ni una persona se mostró. Naturalmente, esos farmacéuticos quienes fueron empleados anteriormente por la Farmacia Dios del Pantano lo odiaban. Les decían a todos que él era condescendiente y banal, lo que impedía todavía más sus esfuerzos de reclutamiento.

Pero de forma interesante, había muchos que no eran farmacéuticos y estaban interesados de aprender las artes del refinamiento de medicinas de él y querían ser sus aprendices. Sin embargo, Han Shuo no sabía sobre el refinamiento de medicinas no demoníaco y no podía enseñarles a esas personas. Por tanto, rechazó a cada uno de ellos.

Unos días más pasaron y todavía, ni un solo farmacéutico eficiente se había mostrado. Han Shuo estuvo asombrado por un momento.

“No te preocupes por eso y espera un poco más. Al final alguien vendrá”, Andrina consolaba al Han Shuo irritable. Ella había tomado un enorme interés en el asunto debido a que eso significaba que tendría más monedas de cristal para devorar. Incluso ayudó a Anito colocando los carteles de reclutamiento alrededor de la ciudad.

“Todo esto es mi culpa por soltar mi lengua. De lo contrario, no habría forma de que ofendiera a tantos farmacéuticos. ‘¡Suspiro!’» Han Shuo expresó su arrepentimiento. Sentía como si estuviera sentado en una montaña de tesoros, pero no tuviera anillos espaciales para llevarla a casa. Estaba increíblemente malhumorado ya que sabía que Andre pronto completaría su investigación y los enormes recursos caerían en sus manos.

Akley también se interesó en el asunto. Desafortunadamente, no pudo ser de ninguna ayuda aparte de sugerir tonterías como secuestrar farmacéuticos y forzarlos a trabajar. Dejo de parlotear después de ser reprendido por Han Shuo.

“¡Ya se me ocurrirá algo!” Han Shuo suspiró nuevamente.

Sólo sabía cómo refinar píldoras medicinales. Eran objetos de valor que no muchos podían costear. Producir medicinas de un menor valor era la clave para hacer más dinero y por eso, no podía hacerlas sin farmacéuticos.

“Ahem… Ahem…” una voz repentinamente sonó desde la entrada y esa Gu Li de extraño temperamento camino lentamente al interior de su tienda.

Han Shuo estaba deleitado al escuchar una voz, pero su rostro inmediatamente se hundió después de ver que era ella. Con un rostro helado, preguntó, “¿por qué estás aquí?”

Han Shuo no había estado de un buen humor durante los días recientes. No tenía deseos de discutir con Gu Li y estaba listo para echarla.

Gu Li señaló el cartel de reclutamiento al frente de la puerta y preguntó confundida, “¿estás contratando farmacéuticos?”

“Si, ¿pero qué tiene que ver contigo?” respondió Han Shuo sin modales.

“¿Estoy aqui por el empleo?” Gu Li pregunto con dudas.

Han Shuo quedo en blanco por un momento antes de preguntar, “quieres decir, ¿quieres unirte a mi Farmacia Perla Celestial?”

«Sí. Escuche lo que ocurrió la otra noche. En efecto eres un gran farmacéutico. Quiero disculparme por haber sido grosera contigo y agradecerte por salvar mi vida. Realmente quiero aprender del arte del refinamiento de medicinas de ti. ¡Por favor, deja que me una!” Gu Li se inclinó y dijo solemnemente.

“Erm, ¿no tienes negocios en Ciudad Espejismo? Escuche que tienes un montón de aprendices en ese lugar. ¿Estás segura de que quieres permanecer en la Ciudad de las Sombras?” El corazón de Han Shuo se sacudió y preguntó.

“¡Mientras pueda aprender más sobre refinar medicinas, lo haré, a cualquier costo! En cuanto a mis aprendices, si no te importa, ¿pueden unirse también a la Perla Celestial?” Gu Li preguntó.

“¡Claro, definitivamente, desde luego!” Han Shuo respondió rápidamente. Estaba preocupado sobre donde emplearía farmacéuticos y estaba encantado de escuchar eso. Aunque no sabía cómo o qué le enseñaría a Gu Li, en ese momento, no podía preocuparse en pensar cuidadosamente e inmediatamente aceptó.