GDK – Capítulo 716

0

Capítulo 716: ¡Quiero trabajar para ti!


Wallace asintió y entró en la habitación médica sin decir otra palabra. Claramente estaba preocupado por Carmelita.

Andre no lo siguió a la habitación. Llevando un rostro oscuro, Andre mantuvo silencio por un momento antes de que repentinamente girara para ver profundamente a Han Shuo y preguntó, “dijiste que la energía divina de la oscuridad se sentía algo familiar. ¿Qué quisiste decir exactamente con eso?”

Han Shuo originalmente no pensó mucho en ello. Pero cuando vio la expresión grave en el rostro de Andre, inmediatamente supo que estaba sospechando. Cuando él luego lo pensó cuidadosamente, esa vaga sensación inmediatamente se volvió clara y distintiva. El cansancio en el rostro de Han Shuo repentinamente fue reemplazada por una sombra. Respondió, “¡Fue él! ¡Definitivamente fue él!”

Naturalmente, Andre supo a qué persona se estaba refiriendo. Su rostro se volvió incluso más oscuro. Pasó un largo período de tiempo en silencio como si estuviera pensando el curso apropiado de acciones antes de decirle a Han Shuo en voz baja, “no reveles nada sobre este incidente. Yo investigaré a profundidad. ¡Si realmente fue él quien lo hizo, en esta ocasión, no escapara de la muerte!”

Han Shuo sabía que Wallace y Andre definitivamente no eran personajes benevolentes de la Casa Sainte para lograr ser el clan familiar más poderoso en la Ciudad de las Sombras. Supo que una vez que Andre completara su investigación y verificará que Avery era el perpetrador, este estaría acabado.

Poco después, Wallace salió de la habitación médica. La apariencia en su rostro estaba mucho más relajada después de que reviso la condición de Carmelita. Primero le asintió a Andre, indicando que ella verdaderamente estaba fuera de peligro. Luego, le dijo a Han Shuo, “has salvado la vida de Carmelita dos veces. Ya no te haré una promesa superficial, pero en su lugar quiero que sepas esto, Bryan, tienes mi gratitud”.

Con esas palabras suyas, Han Shuo sabía que después de este día, él podría hacer básicamente cualquier cosa que quisiera en la Ciudad de las Sombras, que de antemano no lastimara los intereses de la Casa Sainte.

“Hermano Mayor, hay algo que necesito discutir contigo a solas”, Andre dijo con una voz profunda.

“Bryan, gracias por tu trabajo duro de este día. Ve a casa y toma un buen descanso”, Wallace le dijo a Han Shuo con una ligera sonrisa.

Han Shuo, siendo una persona astuta, asintió y se dio la vuelta. Algunos miembros de la Familia Sainte comenzaron a acercarse a él después de que comenzó a alejarse. Querían conocer la condición de Carmelita.

Esos miembros de la Familia Sainte habían estado esperando en el exterior ya que sus estatus eran relativamente bajos. Después de que les informo que estaba fuera de peligro, él pasó a un lado del grupo de médicos y dejo la Residencia Sainte.

Esos médicos habían estado en espera para inmediatamente tomar el rescate cuando él se diera por vencido. Esas personas revelaron emociones mezcladas al escuchar que él había estabilizado las heridas de Carmelita. Ya no había ni el más ligero rastro de desdén mostrándose en sus ojos.

Después de salir de la residencia, Han Shuo comenzó a caminar hacia la Farmacia Perla Celestial. Andrina emergió de la nada y continuó siguiéndolo.

“¿Por qué no me seguiste en ese momento?” Han Shuo disparó una mirada hacia ella y le preguntó de forma confundida.

“Escuche que el Señor de la Ciudad estaba en ese lugar. Temía que pudiera descubrir la fuerza real que estoy ocultando, así que trate de evitarlo”, Andrina respondió.

Han Shuo estuvo asombrado por un momento. Continuó preguntándole, “¿por qué temes que Wallace sepa de tu fuerza verdadera? También, ¿exactamente cuál es la energía que cultivas? ¿Cómo es que puedes sanar tus heridas comiendo monedas de cristal?”

“Jeje… No puedo revelarte eso por ahora, pero te lo contaré en el futuro”, Andrina sonrió y se negó a responder sus preguntas.

Lo que era seguro era que Andrina estaba ocultando ciertos secretos y él no podía hacer nada si ella no estaba dispuesta a divulgarlo. Después de todo, en ese momento, la mayoría de sus heridas habían sanado y él no estaba en posición de insistir preguntando. Aunque él no estaba feliz por ello, no tuvo más opción que dejar el asunto.

No tomo mucho tiempo para que los dos regresaran a la Farmacia Perla Celestial. Han Shuo no esperaba que él encontraría a Gu Li, la farmacéutica que había humillado en la Farmacia Dios del Pantano, esperando en la puerta principal de su tienda bloqueando su camino.

Tan pronto como él apareció, Gu Li gritó enfadada, “jovencito, no creo que en realidad seas tan grandioso en las artes de refinar medicinas. ¡No te dejaré ir hasta que me pruebes que no hiciste esas medicinas al robar las fórmulas!”

Han Shuo estaba bastante molesto con ella, pero en su mayoría sólo la ignoró. Nuevamente la hizo a un lado y dijo, “no tengo nada que probarte. No creas que debido a que tienes una pequeña cantidad de estatus en la Ciudad de las Sombras todo el mundo tiene que inclinarse y adularte. No te damos la bienvenida a este lugar. Vete y deja de ser una presencia fastidiosa.

Han Shuo y Andrina entraron en la Farmacia Perla Celestial y cerró la puerta, ignorando completamente a Gu Li quien estaba gritando histericamente.

Después de gritar afuera de la Farmacia Perla Celestial como una lunática mentalmente deficiente por un periodo de tiempo, viendo que no obtuvo una respuesta de Han Shuo, al final, se marchó.

Era la medianoche tres días después. Han Shuo quien estaba en medio de su cultivación, repentinamente sintió que una persona se acercaba.

Él había estado en guardia ya que temía que alguien podría ir a causar problemas a su farmacia. Tenía demonios generales estacionados a las afueras de su tienda y por tanto era capaz de saber rápidamente que una persona se acercaba a su tienda. Pero antes de que él hiciera cualquier cosa, esos guardias divinos bajo las órdenes de Anito estacionados alrededor de su farmacia se pusieron en acción.

“¿Qué haces espiando en el final de la noche? ¡Muéstranos tu tablilla divina!” uno de los guardias divinos ordenó. Tenían rodeado al recién llegado.

“Estoy aquí para buscar a Bryan. ¿Qué quieren? ¿Quieren pelear?” esa persona no reveló el menor rastro de miedo y miraba a esos guardias divinos con un rostro enojado.

“¡Apréndanlo!” esos guardias divinos de la Casa Sainte usualmente eran dominantes. Al ver que ese hombre no estaba siendo cooperativo, decidieron capturarlo sin demoras.

Fue en ese momento que el demonio de Han Shuo finalmente vio la apariencia de esa persona. Aunque sus ropas estaban rasgadas y su apariencia no era diferente de un miserable mendigo, él todavía descubrió que era Akley. Era una de las primeras personas que él conoció después de llegar al Elysium. Todavía era tan terco y provocativo como siempre, esperando para comenzar a pelear por el asunto más trivial.

Después de aprender que era Akley, inmediatamente bajó del segundo piso. Se las arregló para llegar antes de que la batalla comenzara y explicó apresuradamente, “es un amigo mío”.

“Señor Bryan, ¿cómo es que tiene semejante amigo?” aunque los guardias estaban confundidos, inmediatamente bajaron sus armas después de escuchar su explicación.

En ese momento, Han Shuo era una persona popular en la Ciudad de las Sombras mientras que Akley era como un pobre indigente. No era de sorprender que los guardias divinos sospecharan de él.

“¿Cómo te convertiste en semejante desastre?” Han Shuo le preguntó a Akley de forma confundida.

Antes de que los dos separaran sus caminos, él le había dado algunas monedas de cristal. Además del hecho de que Akley estaba en posesión de algunas esencias divinas, hablando lógicamente, no debería haber terminado en semejante condición tan pobre.

El rostro de Akley se volvió indispuesto. Como si no estuviera dispuesto a discutir el asunto ante los guardias, forzó una sonrisa y respondió, “es una larga historia…”

“Entra y cuéntame”, Han Shuo les agradeció a los guardias y entró en la Farmacia Perla Celestial con Akley. Los guardias se retiraron en silencio.

Después de no verse por algo de tiempo, Han Shuo se había convertido en una celebridad en la Ciudad de las Sombras que cada clan intentaba alagar. Mientras que Akley, no sólo había fallado en hacer un uso próspero de las esencias divinas que poseía, había sido degradado a semejante estado tan patético.

“Viejo, eres realmente bueno haciendo dinero, ¿no es así? No te tomó mucho para que todos los guardias divinos en esta ciudad conozcan tu nombre. Cuando pregunté por primera vez, pensé que el Bryan que me decían era otra persona con el mismo nombre. ¡Fue después de saber que tenías una farmacia que estuve seguro de que el Bryan del que hablaban en efecto eras tú! Hombre, ¡eres verdaderamente increíble!” Akley le dijo a Han Shuo con admiración. Una vez había consumido la medicina que él le dio y supo que tan milagrosa era. Si no fuera por la Farmacia Perla Celestial, Akley no habría creído que el famoso Bryan del que escucho por toda la ciudad era el Bryan que él conocía.

“¡Jaja, es una larga historia!” Han Shuo tampoco había esperado haberse convertido en alguien tan próspero tan rápidamente. Pregunto sonriendo, “cierto, en su lugar vamos a hablar de ti. Cuando nos separamos, te deje algunas monedas de cristal. También tienes a mano esencias divinas. ¿Cómo es posible que cayeras a semejante estado?”

“No menciones esas esencias divinas. Fue debido a ellas que soy tan desafortunado…” Akley explico mientras le explicaba lo que ocurrió una vez que se separaron.

Después de que los dos fueron por sus caminos, lo primero que hizo fue localizar un lugar aislado y absorbió todas las esencias divinas de la destrucción que poseía. Tenía que hacerse notar que él era alguien dotado en la cultivación. Se las arregló para romper al reino del dios menor en la etapa tardía simplemente absorbiendo las esencias divinas que tenía.

Después de absorber todas las esencias, sintió que su fuerza estaba progresando muy lentamente, intentó comprar varias armas divinas para elevar su fuerza. Sin embargo, esas monedas de cristal que Han Shuo le dio no eran suficientes para comprar las armas divinas que él quería. Siendo la persona imprudente que era, sacó algunas esencias divinas de viento para intentar intercambiarlas por armas divinas. Fue debido a que reveló esas esencias que se metió en grandes problemas. Tan pronto como salió de la tienda con sus armas divinas, fue el objetivo de ladrones.

Siguiendo a eso hubo un prolongado período de ser cazado y escapar. Si no fuera porque él tenía experiencia en ese aspecto y había elevado mucho su fuerza, quizás habría sido asesinado por esos quienes querían sus esencias divinas. Después de un extenso periodo de agotadores escapes y ocultarse, se las arregló para escapar de esos bandidos codiciosos. Aprendió su lección y ya no se atrevió a revelar las esencias divinas.

Como el número de guardias divinos y defensas de esas fortalezas y ciudades en las periferias de la Ciudad de las Sombras no era tan bueno como la ciudad en sí, pensando que podría vender de forma segura las esencias en su posesión en la ciudad, además de que Han Shuo anteriormente le mencionó que estaría en esa ciudad, Akley decidió ir a la Ciudad de las Sombras.

Pero luego, como él tenía miedo de que pudiera ser saqueado nuevamente por bandidos, llegó a la ciudad viajando a través de montañas y pantanos remotos, por tanto, se encontró con múltiples olas de cazadores de dioses en su viaje. Estaba en esa apariencia desgastada y abismal después de llegar finalmente a la ciudad.

“… No esperaba que ese grupo estuviera tan loco para comenzar a atacarme tan pronto como estuve solo y fueron varios al mismo tiempo. ¡Si no fuera por mis habilidades de primera para escapar, habría sido asesinado por esos bastardos!” Akley dijo furioso.

“Antes de marcharme, te recordé que no fueras imprudente al revelar tus esencias divinas. ¿Por qué fuiste tan impertinente? Sería de sorprenderse si nadie intentaba robarte. Pero nuevamente, eres bastante persistente y fuiste capaz de llegar a la Ciudad de las Sombras en una pieza. ¡Verdaderamente, debo decir que estoy muy impresionado!”

“Si, si, sigue burlándote, tipo rico”.

“¿Y qué pasaba en tu cabeza hace un momento para que intentaras ir en contra de los guardias divinos? Debes saber que no eres pareja para ellos, ¿no es así?”

“Jeje… Esta es la ciudad de las sombras, ¿a qué le debo tener miedo? ¿Qué, van a matarme en el lugar?” Akley respondió sonriendo y tomó una pequeña pausa antes de lamentarse, “pero, creo que ahora al fin tengo un entendimiento de las cosas en el Elysium. No parece aceptable para mí comportarme como si todavía estuviera en el Continente Océano Profundo. Quizás debo ser más escrupuloso y modesto en el futuro”.

Después de escuchar esas palabras, Han Shuo supo que él finalmente había llegado a un entendimiento de los asuntos en el Elysium y había comenzado a cambiar de acuerdo con ello. Han Shuo estaba feliz por él de que pudiera reconocer el hecho de que el Elysium no era nada como su hogar, el Continente Océano Azul.

“¿Así que cuáles son tus planes para el futuro?” preguntó Han Shuo.

“¡Por ahora no tengo planes para el futuro, quiero trabajar para ti!” Me darás trabajo por los viejos tiempos, ¿cierto?” Akley y Han Shuo habían pasado a través de los peligros juntos. Sabía que aunque Han Shuo era un salvaje con sus enemigos, trataba bien a sus amigos. Estaba determinado a trabajar para él.

«¿Oh?” Han Shuo quedo en blanco por un momento antes de forzar una risa y decir, “sólo operó una pequeña farmacia. ¿Exactamente en qué puedes ayudarme con esta pequeña tienda?”

“¡Oh, vamos, Bryan! He escuchado todas las noticias sobre ti. Lo estás haciendo muy bien en la Ciudad de las Sombras y seguramente puedes permitirte contratar a este buen amigo tuyo, quien ha pasado a través de las dificultades y actualmente no tiene un lugar para permanecer, ¿cómo un ayudante?” Akley dijo con una sonrisa traviesa. Después miró hacia un lugar cómodo, se recostó casualmente y dijo, “maldita sea, hombre, tu lugar es bastante decente. Ha pasado un tiempo desde la última vez que descanse sin preocupaciones. Cierto, ¿qué tal si me contratas como un portero? ¿Cómo suena eso?”

Han Shuo realmente no estaba preocupado por el número de trabajadores de la Farmacia Perla Celestial en este momento. Sí Akley todavía fuera tan inestable como antes, habría rechazado el contratarlo. Pero afortunadamente, parecía haberse dado cuenta de las circunstancias en el Elysium. Más que eso, como Han Shuo tenía una impresión favorable de él, después de pensar por un tiempo, Han Shuo asintió, “Muy bien, si no te importa el pequeño tamaño de mi tienda, puedes quedarte como un ayudante”.

“¡Es maravilloso! ¡Jaja, sabía que eras un hombre quien es leal con sus amigos!” Akley estaba deleitado.

“Bien, quédate en la tienda por ahora. No tengo trabajo para realizar en este momento, pero seguramente habrá mucho en el futuro”. Han Shuo se sentía mucho más tranquilo de tener a alguien que vigilara la Farmacia Perla Celestial por él mientras no estaba cerca. Además, su meta no era tan simple como una pequeña farmacia y tarde o temprano formaría su propio clan y para entonces tendría a sus propios guardias divinos. Akley sería un buen guerrero para tenerlo entre ellos.

«Claro. Si fuiste capaz de establecerte tan rápido en la ciudad, entonces estoy seguro de que crecerás incluso más próspero en el futuro. ¡Y para ese tiempo, yo, como tu trabajador también me volveré más próspero junto a ti! Jaja…” Akley lo adulo.

Y así, después de la misteriosa y poderosa Andrina, la Farmacia Perla Celestial gano a esta persona un tanto errática llamada Akley.