GDK – Capítulo 715

0

Capítulo 715: ¡Todo mundo, salga!


“¡Maestra Gu Li, por favor deténgase!” el sirviente rápidamente detuvo a la furiosa Gu Li de que entrara en la habitación donde Han Shuo y Steiss entraron. Justo después, la puerta fue cerrada.

“Has que salga a ese chiquillo. ¡Debo aclarar las cosas con él este día! No sabe cómo respetar a sus mayores. ¡Debo enseñarle una lección!” Gu Li era infame en la Ciudad de las Sombras por su mal temperamento. Sin embargo, todos, incluyendo a los poderosos miembros de la sociedad, siempre la habían tolerado por su excelente habilidad para refinar medicinas. Esa era la primera vez que fue insultada tan brutalmente por una persona.

“Mis disculpas, el Señor Bryan actualmente está discutiendo con nuestro maestro. Si deseas hablar con él, por favor espera hasta que salga de la habitación”, ese sirviente le explicó sonriente.

“¡Muy bien, esperaré por él justo aquí hasta que salga por esa puerta!” Gu Li dijo obstinadamente. Se quedó de pie, firme como una montaña frente a la puerta con un rostro molesto, esperando en silencio. Ignoró completamente cualquier cosa que ocurriera en el salón de banquetes.

El sirviente, viendo que ya no causaba problemas, no hizo nada. Se quedó de pie cara a cara con ella mientras llevaba una sonrisa.

Algunos de los farmacéuticos en el salón en secreto se deleitaron de ver que fue humillada. Hubo también quienes desaprobaban la actitud de Han Shuo, pensando que él no sabía en absoluto como respetar a sus mayores. Todos esos farmacéuticos dejaron de intercambiar su conocimiento sobre las medicinas y en su lugar, comenzaron a discutir en voz baja sobre Han Shuo.

La habitación en que Steiss y Han Shuo habían entrado era de alrededor de treinta metros cuadrados, mucho más pequeña comparada con el salón de banquetes afuera de la puerta. Sin embargo, las decoraciones en la habitación eran mucho más magníficas y opulentas. Había frascos que contenían algunas medicinas raras que acentuaban la identidad del dueño como un farmacéutico.

Steiss el enano le sirvió personalmente a Han Shuo una copa de un vino fino después de que entraron en la habitación. La conversación inició con charlas sobre el clima y algunos de los sucesos recientes en la Ciudad de las Sombras. Luego, cuando Steiss descubrió que Han Shuo parecía un tanto impaciente, finalmente comenzó a hablar sobre el punto principal. Dijo con una ligera sonrisa, “la Farmacia Perla Celestial, bajo tu liderazgo, realmente ha estado bajo los reflectores en estos días. Básicamente cada rico y poderoso en la Ciudad de las Sombras ha estado hablando sobre tu farmacia. Están orgullosos de estar en posesión de las medicinas que produces. Jaja, es realmente impresionante que pudieras llegar a estos logros a semejante edad tan joven…”

“Jaja… Me halagas…” Han Shuo respondió sonriente.

“Pero…” Después de una ronda de alabanzas, Steiss repentinamente llego al punto de la discusión, “la Farmacia Perla Celestial ha comenzado un poco demasiado tarde. Si quieres que todo el Dominio de la Oscuridad o incluso los Dominios de la Muerte o la Destrucción conozcan sobre tus medicinas, tomaran decenas, sino que centenares de años. Sin embargo, si estas dispuesto a asociarte con nosotros, podemos garantizar que las personas conocerán sobre tus medicinas al rango más rápido posible. Subsecuentemente, tus ganancias serán incluso más amplias”, Steiss dijo con un rostro sincero.

«¿Oh?” Han Shuo puso una sonrisa brillante, tomó un sorbo de vino y preguntó, “exactamente, ¿cómo se llevaría a cabo esta sociedad?”

“Compartirás la fórmula de tus medicinas con nuestro Dios del Pantano. Luego, nosotros venderemos las medicinas producidas usando tu fórmula en cada rama que tenemos a través de todo el Dominio de la Oscuridad. Dividiremos las ganancias en un rango de veinte y ochenta. ¿Qué piensas?” Steiss propuso con una sonrisa cálida en su rostro.

“¿Veinte y ochenta? ¿Tu tomas veinte y yo obtengo un ochenta?” Han Shuo pensó para sí mismo que ese método de reparto era muy generoso. Sin embargo, él no estaba dispuesto a compartir las fórmulas de sus medicinas. Lo más que podría hacer era proporcionarles las medicinas para que las revendieran.

“¡No, no, no, me has malentendido!” la expresión en el rostro de Steiss cambió ligeramente. Rápidamente dijo, “¡tú obtienes el veinte y nosotros el ochenta!”

La sonrisa en el rostro de Han Shuo inmediatamente se volvió rígida. Justo después, se levantó de su asiento, asintió hacia Steiss y dijo, “lo lamento, hay algo que necesito atender. ¡Adiós!”

El reparto de las ganancias que propuso era inaceptable, sino que ridículo para él. No estaba dispuesto de hablar con alguien que no era siquiera sincero al tener una sociedad.

«¡Espera! Es negociable…” Steiss forzó una sonrisa y gritó cuando vio que él se levantó inmediatamente y de dirigió a la salida.

“No hay nada que negociar. No tengo interés en cooperar con tu Farmacia Dios del Pantano. ¡Adiós!” Han Shuo respondió sin incluso dar la vuelta y dejó la habitación.

“¡Tipo agitador, debo debatir contigo justo aquí y ahora! ¡Quiero ver que es tan sobresaliente en tu conocimiento del refinamiento de medicinas!” Gu Li quien había estado haciendo en guardia en la puerta, inmediata y deliberadamente se puso en el camino de Han Shuo después de ver que salía de la habitación.

“¡No tengo tiempo para tus tonterías!” Él no estaba de buen humor ya que sentía que había sido tomado como un tonto por la Farmacia Dios del Pantano. Gritó fríamente y la empujó a un lado. Luego, ignorando a la tambaleante Gu Li, pasó a través del salón con grandes zancadas y se dirigió directamente a la salida.

Gu Li nunca había sido tratada tan bruscamente. Con gran dificultad, después de que se las arregló para salvarse de caer, descubrió que él se había marchado y que la gente a su alrededor la miraba con ojos burlones. No podía estar más enfadada y chilló en voz alta, “¡esto no ha terminado, maldito muchacho!”

Después de que él se marchó de la habitación donde estaba Steiss, la puerta nuevamente fue cerrada. Justo después de eso, una puerta lateral en la habitación, se abrió repentinamente. Un anciano con un cabello blanco pero una piel translúcida entró con un rostro calmado. Miro a Steiss el enano y dijo indiferente, “este jovencito es extremadamente ambicioso. Definitivamente no compartirá sus fórmulas por unas ganancias insignificantes. Al parecer este método no va a funcionar”.

“Maestro, ¿qué hay de eliminarlo directamente y atrapar la memoria en su alma?” Steiss propuso con un rostro oscuro. Estaba furioso de que Han Shuo pasara por encima de él.

El anciano sacudió su cabeza y respondió calmadamente, “aunque, no sé cómo se las arregló para escapar de Avery, ese jovencito obviamente no es simple. No debemos usar la fuerza bruta en su contra a menos que sea el último recurso. La Farmacia Dios del Pantano ha estado operando en la Ciudad de las Sombras por muchos años. Seguramente podemos hacernos cargo de un pequeño personaje que salió de la nada. Desde que falló al apreciar nuestra amabilidad, debemos mostrarle quien manda”.

“Maestro, te refieres… “

“Justo como nos hicimos cargo de la Farmacia Hannah. Primero, arruinaremos la reputación de sus medicinas. Cuando las personas pierdan la confianza en sus drogas, no será capaz de continuar haciendo negocios en la Ciudad de las Sombras. Humph, esos grandes clanes han estado apoyándolo sólo por las medicinas que produce. Pero y si ellos supieran que hay problemas con esas medicinas, seguramente será echado de la ciudad”, el anciano explicó.

«Entendido. Jeje…” Steiss rio siniestramente.

***

“¿De qué hablaron? ¿¡Qué te dijeron para que estés tan enojado!?” Andrina inmediatamente le preguntó a Han Shuo después de salir de la Farmacia Dios del Pantano.

Ella discretamente se había retirado a un lugar antes cuando él entró en la habitación para discutir. Como ella era sólo una pequeña, básicamente nadie le prestaba atención. Luego, después de que Han Shuo salió de la habitación, ella emergió de la nada y continuó siguiéndolo.

“Esta farmacia quiere robar a mi farmacia. ¿Veinte, ochenta? ¿E incluso tengo que compartir las fórmulas de mis medicinas? Ja. ¡Deben estar soñando despiertos o piensan que pueden tomar ventaja de mí!” Han Shuo dijo furiosamente. Después de salir del complejo, Han Shuo se dio la vuelta y miró los enormes y altos edificios y pensó internamente, ‘¡un día, tu Farmacia Dios del Pantano va a ser echada de la Ciudad de las Sombras! ¡Jódete!’

«¡Bryan!” Anito se apresuró con una expresión ansiosa.

“¿Qué ocurre?” Han Shuo pregunto rápidamente. Viendo lo apurado que estaba, sabía que algo debió haber ocurrido.

Anito jadeaba por aliento y respondió, “¡Carmelita regresó a la ciudad pero está seriamente lastimada! Ha estado inconsciente incluso hasta este momento y quizás no lo logre. ¡Lord Andre sabe que tus medicinas son milagrosas y quiere tu ayuda!”

El rostro de Han Shuo se sacudió cuando escucho que Carmelita estaba herida. Sabía que ella había viajado a través de varios fuertes alrededor de la Ciudad de las Sombras para buscarlo. Inmediatamente se culpó por ella siendo lastimada.

«¡Vamos!” Han Shuo inmediatamente se apuró en la dirección de la Casa Sainte junto a Anito. Él tenía una expresión sombría.

Aunque él no tenía sentimientos románticos por Carmelita, los dos habían ido juntos a través de los caminos y tribulaciones. Sabía que ella verdaderamente lo había tomado como un amigo. Ahora que ella estaba críticamente herida, él inmediatamente tomó al atacante, quien quiera que fuera, como su propio enemigo.

‘Carmelita tenía una fuerza inmensa. La Casa Sainte era abrumadoramente poderosa en la Ciudad de las Sombras. ¿Quién pudo atacarla? ¿Cazadores de dioses?’ Han Shuo medito mientras viajaba a la Residencia Sainte.

Su mente estaba en un desastre mientras se preocupaba sobre su condición y su velocidad había incrementado, dejando atrás a Anito. ¡Este miraba confundido hacia las espaldas de Han Shuo y Andrina, incapaz de entender por qué estaban viajando a semejantes velocidades!

Cuando estaban por alcanzar la Residencia Sainte, Andrina repentinamente dijo. “Esperaré en la entrada” y desapareció.

Después de llegar, Han Shuo vio que Andre estaba esperándolo personalmente en la puerta principal. El Andre de ese momento tenía una pupila de color púrpura oscuro en su ojo izquierdo. Dejaba salir un aura aterradora y sombría, completamente diferente de su conducta calmada en los días normales.

Andre había estado pensando sobre algo dentro de su cabeza. Su expresión se relajó cuando vio llegar a Han Shuo y dijo apuradamente, “¡ven conmigo!”

Entraron en una habitación llena con un intenso aroma de medicinas. Había varios médicos cuyas manos estaban brillando con destellos que estaban cayendo en el cuerpo aterradoramente lastimado de Carmelita. Tenía cortés de la cabeza a los pies. Su piel fue rasgada y su carne fue partida. Casi no se veía humana.

Dentro de la pequeña habitación, aparte de Carmelita y los médicos, estaba el Señor de la Ciudad Wallace y algunos de los miembros más importantes de la Familia Sainte. A Han Shuo sólo le dio a un vistazo sobre Carmelita quien estaba recostada dentro de un contenedor de tratamientos y supo que tan malherida estaba.

“¡Hermano Mayor, lo he traído aquí!” Andre le dijo suavemente al Señor de la Ciudad Wallace después de llevar a Han Shuo a su habitación.

Wallace asintió y le dijo a Han Shuo, “está gravemente herida y todavía tiene que recobrar el conocimiento. No sabemos si lo va a lograr”.

“¡Necesito que todo el mundo deje la habitación!” Han Shuo repentinamente dijo con una voz profunda.

“Joven… Jovencito, ¿quién crees que eres? Simplemente eres un farmacéutico, no un médico experto. ¿Exactamente qué puedes hacer en esta situación?” los pocos quienes estaban atendiendo las heridas de Carmelita eran los mejores médicos de la Ciudad de las Sombras. Lo miraron con furia cuando él quiso que salieran tan pronto como llegó.

Andre, la persona quien lo llevó a ese lugar, también estaba asombrado. No esperaba que él pudiera ser tan atrevido. Usualmente, las heridas tan críticas como esas serían tratadas por profesionales de la medicina. Los farmacéuticos usualmente les proporcionarían medicinas especiales. Andre lo llevo simplemente para que hiciera el papel de soporte. Nunca espero que él quisiera hacer todo eso por sí mismo.

“Déjame hacerlo. Tengo la confianza de hacer que Carmelita se recupere completamente. No tengo intenciones de decir estupideces o hacer bromas en momentos tan críticos como este”, Han Shuo miró fijamente hacia Wallace y dijo solemnemente.

Este había estado teniendo un rostro sombrío, pero sus ojos repentinamente se alzaron al escuchar sus palabras. Alzó una mano para detener las protestas de los médicos y dijo con una voz profunda, “¡todos ustedes, retírense!”

Él era el personaje más poderoso en la Ciudad de las Sombras. El prestigio que acumulo durante muchos años definitivamente no era nada que esos médicos se atrevieran a desafiar. Obedecieron su orden, bajaron el equipo médico en sus manos y dejaron la pequeña habitación médica.

“¡Ustedes también, retírense!” Wallace miró a los miembros de la Familia Sainte en la habitación y les ordenó.

Esas personas también bajaron sus cabezas y se fueron. Pero cuando estaban saliendo, miraron a Han Shuo con extrañas miradas mientras le decían, “¡jovencito, si algo malo le ocurre a Carmelita, no saldrás de aquí con vida!”

“Haz lo mejor que puedas. ¡Contamos contigo!” Wallace lo ánimo mientras palmeaba su espalda antes de girar hacia Andre y decir, “hermano, vamos a salir de esta habitación”. Después de terminar esas palabras, ambos salieron de la habitación médica.

“Hermano Mayor, ¿confías en Bryan?” Andre vaciló por un momento y le pregunto después de que salieron.

“No lo sé, pero es una apuesta. Esos médicos han pasado medio día, pero Carmelita no ha mostrado signos de mejora. No creo que puedan hacer algo. Ese jovencito, sin embargo, tiene algo que brilla en sus ojos – algo que no pude encontrar en ninguno de los otros médicos. Es por eso por lo que pienso que vale la pena darle una oportunidad”, Wallace dijo con una voz profunda.

“¡Quieres decir… confianza!” Andre quedó en blanco por un momento y respondió.

“Es correcto, es confianza. ¡Esa confianza en sus ojos me hizo sentir que Carmelita todavía puede ser salvada! Pero esos médicos, todos están frustrados y asustados y constantemente nos transmiten la impotencia que sienten. ¿Cómo puedo confiar en ellos?” dijo Wallace.

Andre pensó por un momento y asintió en acuerdo. Pero poco después, suspiró y dijo suavemente, “esperemos que lo logre”.

“¿Has descubierto alguna pista o evidencia?” Wallace preguntó después de tomar una respiración profunda. Su rostro parecía aterradoramente maligno. Parecía como una bestia salvaje que podría partir a cualquier humano que entrara en su vista.

“Todavía estamos investigando. Tomará tiempo”, Andre respondió. Sintió una escalofriante sensación de la cabeza a los pies.

“¡Cuando descubras al atacante, no importa quien sea, mátalo! Esta es una provocación directa en contra de nuestra Casa Sainte. ¡Quizás hemos estado en silencio por tantos años que la gente ha comenzado a olvidar lo que implica el nombre de nuestra familia!” Wallace dio mientras su mano derecha temblaba inconscientemente.

Andre no respondió con palabras y asintió pesadamente con su cabeza.

Dentro de la habitación médica, Han Shuo estaba sentado con las piernas cruzadas con sus dos manos presionando la espalda de Carmelita. Había un ligero humo oscuro flotando alrededor de sus cuerpos. Hebras de un grueso humo negro estaban ondeando alrededor de la habitación. La escena se veía maligna y siniestra. Alguien que no lo supiera incluso pensaría que alguna clase de ceremonia oscura estaba tomando lugar.

El cuerpo de Carmelita contenía las energías divinas de la muerte, oscuridad y destrucción que no le pertenecían a ella. Esas energías se habían introducido profundamente incluso en las células y huesos de su cuerpo, casi destruyendo su vitalidad completamente. ¡Era obvio que varias personas habían unido fuerzas para tratar de terminar con su vida!

La energía divina de la destrucción que le pertenecía casi se había agotado. Lo que quedaba en su cuerpo no era suficiente para resistir las embestidas de esas fuerzas extranjeras. Mientras estaba en coma, su alma divina no podía entender o reaccionar para nivelar la condición de su cuerpo.

Han Shuo atreviéndose a clamar que podía salvar a Carmelita no era infundado. Su confianza estaba basada en lo milagroso de las artes demoníacas. El yuan demoníaco se podía tomar como una de las energías más milagrosas en el universo. Al usar el yuan demoníaco, él se las arregló para limpiar y entender completamente la condición del cuerpo de Carmelita. Inmediatamente se dio cuenta de que el mayor poder amenazante en su cuerpo era la enorme cantidad de energía divina de la oscuridad. Han Shuo no tenía forma de eliminar esa poderosa energía de la oscuridad usando el yuan demoníaco y sólo podía remover las energías de la destrucción y muerte.

Las energías de la destrucción y muerte que constantemente le causaban heridas a su cuerpo no pertenecían a Carmelita. Las características de esas energías divinas habían sido alteradas para sólo causar daño. Después de que él las succiono usando las artes demoníacas, inmediatamente las purgo al suelo. Esa clase de energías divinas no podía ser absorbida por sus encarnaciones – eso sólo les causaría daños.

Después de agotar algo de su yuan demoníaco, Han Shuo se las arregló para remover las energías divinas externas de la destrucción y muerte de su cuerpo. En cuanto a la energía divina de la oscuridad que era la más poderosa en su cuerpo, incluso él estaba impotente sobre eso.

Después de elevar el poder de su cuidadosamente por diez pliegues usando la energía del Espíritu del Caldero, él se infiltró cuidadosamente en el alma divina de Carmelita. Luego, dentro de su alma semi consciente, dejo un firme pensamiento – resistir esa energía de la oscuridad en su cuerpo con todas sus fuerzas.

Carmelita era después de todo, una diosa alta. Aunque ella todavía debía despertar, gracias al resuelto pensamiento que Han Shuo dejó en su alma divina, esta comenzó a reunir la energía divina de la destrucción en su cuerpo. Después de eso, él alimentó a Carmelita con algunas píldoras medicinales. Cuando él descubrió que la energía divina de la destrucción en su cuerpo había comenzado a reunirse poco a poco, finalmente dejó escapar un suspiro de alivio.

Después de resistir por un tiempo, él borró todos los rastros de las artes demoníacas que había empleado y abrió la puerta con un rostro débil.

Wallace y los otros habían estado esperando afuera. Tan pronto como él salió por la puerta, Wallace preguntó apuradamente, “¿cómo está?”

“Está fuera de peligro. Pero necesitará de un largo tiempo para recuperarse completamente”, Han Shuo limpio el sudor en su frente y continuó, “hay un enorme número de energías divinas en su cuerpo. La más poderosa de estas es la de la oscuridad. El atacante debió ser un dios alto. También, esa energía divina de alguna manera se siente familiar”.

El ojo izquierdo de Andre repentinamente se volvió púrpura oscuro. Su rostro se volvió homicida.