GDK – Capítulo 714

0

Capítulo 714: Conferencia Farmacéutica


Han Shuo tuvo un tiempo tranquilo por meses, después de esa venta. Andrina había estado gastando todo su tiempo comiendo las monedas de cristal una a la vez en el tercer piso como si estuviera comiendo galletas. Parecía estar mucho más saludable y era obvio que la mayoría de sus heridas habían sanado.

Han Shuo no dejó la ciudad para recoger ingredientes medicinales ni continuó refinando medicinas. En su lugar, había estado meditando en el segundo piso.

Entendió que dentro de la Ciudad de las Sombras, aquellos quienes podían comprar sus medicinas a pesar de sus exorbitantes precios eran los miembros de los grandes clanes. Sus clientes base eran simplemente un pequeño porcentaje de la población. Si fuera a producir muchas medicinas a la vez, estas quizás parecerían menos raras y preciosas para sus clientes.

Por tanto, en lugar de continuar produciendo medicinas, él le dijo al mundo que carecía de ingredientes medicinales y necesitaba descansar, por tanto, era incapaz de reabastecerlos con más.

Tres meses pasaron sin notarlo. Su encarnación de la muerte que había estado cultivando persistentemente dentro del Caldero de la Miríada de Demonios finalmente hizo un rompimiento y avanzó al reino del dios medio de la etapa temprana. Actualmente se estaba familiarizando con su nuevo reino y estaba centrado en dominar varias técnicas nuevas.

Mientras tanto, su encarnación de la destrucción se había vuelto más y más hábil con el uso del Orbe de la Destrucción. Podía manipular un orbe para que se moviera en cualquier dirección y a cualquier parte que deseara con sólo pensarlo.

Mientras tanto, después de ser destruido y reconstruido nuevamente, su cuerpo demoníaco se volvió incluso más fuerte. Su cuerpo ahora podía sostener una porción de la energía contenida en los generales demonio dentro del Caldero de la Miríada de Demonios. En otras palabras, Han Shuo podía tomar prestado el poder del Espíritu del Caldero para impulsar su propia fuerza temporalmente.

Sin embargo, hacerlo era muy arriesgado ya que estaba presionando su cuerpo más allá de sus límites. Si su cuerpo era lastimado en el proceso, recuperarse de las heridas no sería tan simple. Esto era debido a que él necesitaría usar su demonio infante para incrementar su fuerza usando la energía del Espíritu del Caldero. Las heridas recibidas en el demonio infante podrían necesitar mucho tiempo para sanar comparado a las heridas de su cuerpo.

Por tanto, él sólo podía incrementar su fuerza usando la energía del Espíritu del Caldero por un período muy corto de tiempo. Si excediera ese límite de tiempo, tanto su cuerpo como su demonio infante, pagarían un precio por eso.

Han Shuo estaba muy feliz al conocer eso por el Espíritu del Caldero. Ser capaz de elevar su fuerza, incluso por un período muy corto de tiempo, podía ser muy útil durante las emergencias, como por ejemplo un nuevo ataque de Avery.

Donna nunca fue a visitarlo de nuevo. Aunque ella no lo dijo en voz alta, él sabía que ella sospechaba de él. Él también sabía que ya no había forma de que ellos nuevamente interactuaran tan amistosamente como en el pasado. Aunque no estaba dispuesto a ver que su relación se volviera en lo que se había convertido, no había nada que pudiera hacer al respecto. Desde el momento en que Avery lo tomó como su enemigo, él supo que llegaría el día en que él y Donna separarían su camino.

Durante el período de tiempo, Andre fue a visitarlo una vez más. Peculiarmente, fue a preguntarle si tenía cualquier información sobre Carmelita ya que no había regresado a la Ciudad de las Sombras y había dejado de transmitir noticias a la Casa Sainte por un mes. Eso hizo que él se sintiera bastante preocupado por su seguridad.

Han Shuo, naturalmente, no era capaz de darle a Andre ninguna clase de apoyo y sólo pudo admitir que no sabía nada. De alguna manera él también estaba preocupado por la seguridad de Carmelita.

Avery del Quinto Cuerpo parecía estar ocupado con algunos asuntos en el exterior y no había estado en la Ciudad de las Sombras por más de dos meses. Durante los días que estuvo lejos de la ciudad, Han Shuo se sintió relajado y no necesito estar constantemente en alerta por cualquier ataque sorpresa de su parte.

Un día, mientras meditaba en el segundo piso, recibió una carta de invitación.

Esa invitación venía de la Farmacia Dios del Pantano de la Ciudad de las Sombras, diciendo que la farmacia estaba llevando a cabo una conferencia para farmacéuticos y que él estaba entre los invitados. Él originalmente quería declinar la invitación pero después de leer que la farmacia también intentaba discutir una cooperación entre los dos negocios, vaciló un poco y decidió ir a dar un vistazo.

Dos días después, por la noche.

«¿A dónde vas?» Andrina le preguntó desde el tercer piso tan pronto como él pisó la salida.

“Hay una conferencia de farmacéuticos, voy a dar un vistazo. Puedes quedarte aquí”, Han Shuo respondió casualmente y comenzó a retirarse.

“¡Iré contigo!” Andrina respondió con su adorable voz y floto suavemente desde el tercer piso. Piso suavemente en los hombros de Han Shuo con sus pequeños pies, rio y bajo.

“Mi enemigo no está dentro de la Ciudad de las Sombras de momento así que no tienes que seguirme. Estaré bien”. Han Shuo le preguntó al Espíritu del Caldero y estaba seguro de que incluso si era atacado repentinamente por un dios alto, al tomar instantáneamente prestada la energía del espíritu, por lo menos tendría la oportunidad de desplegar el Desmontaje de Sangre Demoníaca para escapar.

“¡Eso no está bien, soy tu guardaespaldas y siempre debo estar a tu alrededor!” Andrina no aceptó y poco después, dejó salir una suave risa y dijo, “¿vas a hacer algo malo como… Fornicar con una mujer? ¡Jeje… Incluso si es eso, todavía debo seguirte!”

“Compórtate”, a Han Shuo no le importaba si ella lo seguía.

Pero repentinamente, quedó en blanco por un momento como si hubiera recordado algo. Se dio la vuelta y pregunto, “ahora que tus heridas están curadas en su mayoría, ¿habría un problema para que acabes con un dios alto en la etapa temprana?”

Andrina no respondió inmediatamente su pregunta. Lo pensó con cuidado por un momento y respondió, “no me he recuperado completamente. Si ese tipo no escapa y permanece en la pelea, definitivamente puedo acabarlo. Pero si trata de escapar de inmediato después de ser lastimado, entonces no podré matar a la persona”.

“En ese caso…” Han Shuo frotó su barbilla antes de poner una sonrisa malvada y preguntar, “Pequeña Andrina, hay un tipo que me quiere muerto. ¿Qué hay de unir fuerzas y acabar con él juntos? Si eres herida por la pelea, te proporcionaré monedas de cristal para que sanes, de forma libre. ¿Qué dices?”

Cansado de permanecer en la defensiva, él pensó que también podría pasar a la ofensiva. Después de aprender del Espíritu del Caldero que podía elevar su fuerza temporalmente, una idea temeraria llegó a su mente, la cual era, montar un ataque sorpresa sobre Avery y asesinar a su mayor enemigo actual junto a Andrina.

Han Shuo tenía una ligera idea de la fuerza de la pequeña. Reconocía que combinando su fuerza con el empuje instantáneo que daba el Espíritu del Caldero, tendrían el ochenta por ciento de asesinarlo exitosamente.

“¡Eso no podrá ser, mi trabajo es protegerte, no ayudarte a asesinar gente!” Andrina se negó directamente. Cuando la expresión de Han Shuo se volvió agria, rio y dijo, “sin embargo, puedo estar allí para animarte cuando montes el acto. Si luego fallas en el intento, te puedo sacar de forma segura. ¿Qué hay de eso?”

Han Shuo rodó sus ojos y no dijo otra palabra. Se dirigió a la dirección de la Farmacia Dios del Pantano, ignorándola completamente. Han Shuo no tenía la confianza de asesinar a Avery incluso con su fuerza aumentada por el Espíritu del Caldero. Sin la promesa de ayudarlo de Andrina, él definitivamente no intentaría semejante acto tan peligroso.

Andrina rio suavemente después de ver que él estaba molesto. No lo tomo como una ofensa y en su lugar vivazmente lo alcanzó y continuó para charlar y decir tonterías con él.

Luego, cuando llegaron a la puerta frontal de la Farmacia Dios del Pantano, la vitalizada y vivaz Andrina se volvió helada. Ponía una mirada helada y poco amistosa cuando había extraños a su alrededor. Su pequeño rostro rosado ya no parecía adorable y en su lugar les daba una sensación incómoda a las personas.

Dios del Pantano era la farmacia más grande en la Ciudad de las Sombras. Han Shuo había aprendido un poco sobre la farmacia antes de llegar. Descubrió que esa farmacia era renombrada no sólo en la Ciudad de las Sombras, sino que también en todo el Dominio de la Oscuridad. Tenían tiendas en cada una de las otras ciudades enormes del dominio.

Han Shuo también escuchó que la fuerza abrumadora de la Farmacia Dios del Pantano que poseía a través de todo el Dominio de la Oscuridad podía darles a los clanes en la Ciudad de las Sombras un golpe a su dinero, con la Casa Sainte siendo una excepción. Él estaba bastante sorprendido por lo que aprendió ya que no había anticipado que un pequeño negocio como ese pudiera poseer semejante poder.

Había sido gracias a esa información que él sintió que la Farmacia Dios del Pantano mostraba un ideal para luchar. Se volvió incluso más curioso sobre esa farmacia.

La farmacia era enorme e incluía múltiples edificios. Todas y cada una de las estructuras era mucho más alta y enorme que la Farmacia Perla Celestial de Han Shuo. Las decoraciones también eran mucho más magníficas.

Han Shuo le entregó su invitación a un sirviente. Este se comportó muy amablemente después de aprender que Han Shuo era un farmacéutico de la Farmacia Perla Celestial. Incluso lo guio personalmente por todo el camino hasta el piso más alto de un enorme edificio en la parte trasera del complejo para recibir invitados.

Había un salón de banquetes de alrededor de mil metros cuadrados. También había algunos dibujos estéticamente placenteros colgados en los muros, coloridas y suaves alfombras en el suelo así como también toda clase de contenedores de cristal. Había numerosos farmacéuticos con cabellos grises charlando animadamente unos con otros.

Estos no necesitaban cultivaciones excesivamente poderosas. De hecho, la mayoría sólo consideraban la cultivación como un complemento a sus prácticas. La mayoría cultivaban en la energía elemental del fuego y agua, ya que la energía del fuego podía permitirles disolver mejor las medicinas mientras que la energía del agua podía ayudar a extraer los componentes medicinales.

Podían hacer básicamente cada uno de los procedimientos al refinar medicinas después de llegar al reino del dios menor. Por tanto, casi cada farmacéutico permanecía en ese reino. Pasaban todo su tiempo estudiando e investigando sobre el refinamiento de medicinas.

Después de barrer con una mirada a las personas de la multitud en el salón, ese sirviente que lo guio anunció su nombre. El originalmente clamoroso salón de la nada se volvió silencioso. Los farmacéuticos quienes estaban en medio de sus conversaciones, todos simultáneamente lanzaron sus miradas hacia él. Sus ojos estaban llenos de curiosidad y asombro.

Durante ese periodo de tiempo, su Farmacia Perla Celestial había estado en los reflectores de la Ciudad de las Sombras. Prácticamente cada miembro de los grandes clanes mencionaría la Farmacia Perla Celestial en varias conversaciones. Como compañeros, no pudieron evitar escuchar el nombre de Han Shuo.

Por tanto, cuando el joven repentinamente se mostró y estaba de pie ante esos viejos farmacéuticos, todos reunieron sus miradas en él. Querían ver quien era la persona detrás de la Farmacia Perla Celestial cuya fama se había alzado rápidamente.

“¿Ese joven es el dueño de la Farmacia Perla Celestial?” una anciana con el cabello gris, un rostro tan pálido como el papel y vestida con ropas coloridas gritó con sorpresa.

“Maestra Gu Li, él es precisamente el dueño de la Farmacia Perla Celestial – ¡Bryan!” Ese sirviente quien condujo a Han Shuo al salón luego señalo a la anciana que vestía extrañas y coloridas ropas y lo presentó, “está es la famosa Maestra Gu Li de nuestra Ciudad de las Sombras. En la ciudad, su talento para refinar medicinas no es segundo ante nadie. ¡Incluso los grandes clanes no conseguirán una botella de su medicina si ella no está de humor!”

Gu Li midió a Han Shuo con ojos arrogantes. Después de un largo tiempo, gruño fríamente, “mezcla Flor Celestial y Fruta Verde Plateada y cocínala a quinientos grados por tres horas. ¿Qué compuesto obtendrás?”

Han Shuo sonrió y la ignoró. En realidad no tenía idea de que produciría la reacción debido a que no era un farmacéutico.

“Cierto, ¿dónde está tu maestro? Mi invitación dice que quiere hablar de negocios conmigo”, Han Shuo le dijo tranquilamente al sirviente.

“Humph, sólo un farmacéutico que está desactualizado y sólo sabe cómo tomar monedas de cristal. De lo que se ve, incluso parece que no tiene una formación sólida”, Gu Li se burló, “quién sabe, tal vez él simplemente robo las fórmulas de alguien más”.

“Pasto Nube de Fuego, Jade Congelado y Agua Sin Fin. Mézclalas a una alta velocidad y luego congélalas a menos ciento treinta grados. ¿Qué compuesto obtendrás?” Han Shuo le disparó una mirada helada y le preguntó de la misma forma arrogante.

“¿Qué… qué? ¡Nunca he escuchado de esos ingredientes antes! Estás diciendo tonterías, ¿no es así?” Gu Li quedo en blanco por un momento y se burló.

Con un rostro desdeñoso, él dijo con frialdad, “¿ni siquiera has escuchado de esos ingredientes? Qué desvergonzada para hacerte llamar la farmacéutica que no es segunda ante nadie en la Ciudad de las Sombras. De hecho, creo que has desperdiciado tu tiempo viviendo hasta esta edad. ¡Si fuera tú, no sería tan desvergonzado para mostrar mi rostro en una conferencia de farmacéuticos!” Han Shuo se burló de ella. Luego, ignorando completamente a Gu Li que echaba humo mientras casi se desmayaba, él le dijo al sirviente, “por favor llévame con tu maestro o me retiraré inmediatamente de este lugar. Siento que es un insulto para mi dignidad estar rodeado de semejante gente tan mediocre”.

“Si… Si…” el sirviente rápidamente lo guio a través del salón y hacia una persona de baja estatura quien lucía como un enano. “Es el dueño de la Farmacia Dios del Pantano – ¡Steiss!” el sirviente le presentó al enano.

Han Shuo estaba sorprendido. No esperaba que el dueño de la mayor farmacia en la Ciudad de las Sombras pudiera ser esta persona de forma algo anormal y menospreciada. Lanzo lejos su duda en su corazón, sonrió y preguntó educadamente, “hola, Señor Steiss. ¿Eres quién me buscaba para hablar de negocios?”

Steiss, con una sonrisa cálida en su rostro, asintió y respondió, “soy yo. Me alegro de encontrarme con el joven farmacéutico de la Farmacia Perla Celestial. Jaja. ¡Si no te importa, vamos a un lugar tranquilo para discutir!”

«¡Desde luego!” Han Shuo estuvo de acuerdo.

“¡Por aquí, por favor!” Steiss guio a Han Shuo a una habitación detrás del salón.