GDK – Capítulo 698

0

Capítulo 698: Regalo del Cielo


Bajo las miradas llenas de confianza de esas personas, Han Shuo vaciló por un momento antes de decidir decirles la verdad, “aquellos quienes cultivan en el edicto de la vida tienen enormes ventajas y conveniencias cuando se rodean por la naturaleza. Actualmente, esta es la única pista que he descubierto. No tenemos mejor opción que revisar en los alrededores mientras mantenemos nuestros ojos muy abiertos”.

“Oh, ya veo. Entonces está bien, avancemos y vayamos a las profundidades de la cordillera”, Carmelita entendió que era muy difícil lidiar con aquellos quienes cultivaban en el edicto de la vida. Además con Han Shuo habiendo probado su capacidad, ella no sintió que él era incompetente y estuvo de acuerdo.

El grupo procedió a dirigirse a las profundidades de la Cordillera de la Nube Miasmática. Sus generales demonios vigilaban constantemente el área a su alrededor y se extendieron con él como su centro. Eran muy cuidadosos al hacer sus observaciones y no dejaron ni una roca sin voltear.

El grupo había entrado varios cientos de kilómetros en la cordillera y se cruzaron con muchas bestias mágicas poderosas a lo largo del camino. Sin embargo, todas esas bestias mágicas poderosas se mantuvieron a distancia del grupo de dioses con apariencias y fuerzas aterradoras.

Aunque los generales demonios habían estado volando alrededor de la cordillera, ya no encontraron ningún otro rastro de esos infiltrados. Carmelita, viendo que habían llegado al centro de la cordillera y que el gas miasmático crecía más en concentración, no pudo evitar comenzar a sentirse agitada.

“¿Algún descubrimiento más?” Karina, la mujer obesa le preguntó a Han Shuo de nuevo. Gradualmente también se volvió impaciente y obviamente estaba bastante ansiosa cuando ninguno de ellos pudo encontrar el menor rastro de esos intrusos.

“La cordillera es demasiado grande. No hay forma de que pueda encontrar ninguna pista tan rápidamente”, Han Shuo respondió con sus cejas arrugadas. Él también se sintió muy impotente sobre no encontrar nada nuevo a pesar de tener la ayuda de sus demonios. Sin embargo, no había ninguna otra mejor solución que pudiera tomar.

“Mi Señora, ¿qué tal si nos separamos? De esta manera, podremos registrar un área mucho mayor”, Karina vaciló por un momento antes de sugerirle a Carmelita.

“Eso no servirá, tendríamos mejores oportunidades de encontrarlos al dispersarnos, pero esto es muy arriesgado. Aquellos quienes se encuentren con ellos podrían acabarlos antes de que puedan extender la información”, Carmelita rechazó resueltamente. Después de dar un suspiro lastimoso, continuó, “vamos a continuar buscando. Quizás pronto encontraremos algo”.

Karina no insistió. También dejó salir un suspiro antes de unirse al resto del grupo en su deambular sin rumbo a través de la cordillera.

Sin saberlo, cinco días habían pasado. Aunque Han Shuo no viajó a través de toda la cordillera, sus demonios, sin embargo, visitaron básicamente cada región de la cordillera. Pero incluso entonces, sus generales demonio no descubrieron ningún signo más dejado por aquellos quienes cultivaban en el edicto de la vida. Sólo vieron algunas bestias mágicas vagando por los alrededores así como también algunos tesoros naturales raros.

Gradualmente, no sólo Karina, incluso Han Shuo se sintió aburrido. Incluso comenzó a albergar sospechas sobre la confiabilidad de la información de Carmelita. Sospechando que ese grupo había dejado la cordillera hace mucho, ella incluso perdió su paciencia y comenzó a bombardear al azar los antiguos árboles a su alrededor. Esto había perturbado el poder de observación de los generales demonio.

“Quizás ese grupo se ha marchado. Vamos, nos iremos”, después de otro día, Carmelita había perdido lo último de su paciencia y oficialmente dio la orden de retirada. La multitud dejó salir un suspiro de alivio al escuchar esas palabras. También estaban muy aburridos para continuar sus esfuerzos inútiles por más tiempo.

Con Carmelita habiendo tomado su decisión, nadie tenía ninguna objeción y todos estaban listos para marcharse de la cordillera.

«¡Espera!” Han Shuo que había estado en silencio todo el tiempo repentinamente gritó cuando el grupo estaba preparado para abordar la nave.

“¿Qué ocurre?” Los ojos triangulares de Carmelita giraron para verlo confundida y preguntar, “no hemos hecho ningún descubrimiento más en estos diez días o más. ¿No me digas que en realidad descubriste algo justo antes de que nos vamos a marchar?”

“Adelante, hay una montaña con árboles frondosos y exuberantes. Alberga una cueva de un tamaño bastante decente donde las bestias mágicas constantemente se alejan. No le preste mucha atención anteriormente, pero ahora que lo pienso, algo parece bastante extraño”, usando un general demonio, él notó que el número de bestias mágicas saliendo de la cueva había crecido, inmediatamente creció su sospecha. De la conducta de esas bestias mágicas, parecían haber sido forzados a salir de sus hogares.

“Oh, ahora lo recuerdo. La mayoría de las plantas en las montañas están dispersas y fragmentadas, pero esa montaña es bastante inusual – las plantas allí son muy frondosas. ¿Es esa montaña a la que te refieres?” Karina la mujer rechoncha de un ojo preguntó. De cierta forma parecía asombrada.

“¡Sí! ¡Es esa montaña!” Han Shuo dijo con sospecha, “la montaña no es sólo un lugar extraño en el que las plantas son particularmente frondosas, las bestias mágicas allí parecen haber sido forzadas a salir de sus cuevas. Hemos visitado tantos lugares a lo largo de la cordillera, pero no descubrimos nada. ¿Quizás eso es debido a que el grupo se ha estado escondiendo en esa cueva?”

Después de escuchar las palabras de Han Shuo, Carmelita quien había ordenado al grupo que se retirara, repentinamente recuperó sus esperanzas. Luego de pensar un poco, asintió y dijo, “tus palabras tienen sentido. Vamos, debemos ir a revisar. Quizás encontremos algo en la cueva”.

Bajo sus instrucciones, el grupo regresó a esa montaña donde habían pasado anteriormente. Cuando llegaron a la entrada de la cueva, vieron manadas de bestias mágicas saliendo de la cueva en sucesión. Algunas de las bestias mágicas parecían asustadas y alarmadas. Se dispersaron tan pronto como vieron a Carmelita y su grupo.

Aunque las bestias mágicas en el Elysium eran mucho pero mucho más poderosas que aquellas del Continente Profundo, por alguna razón desconocida, sus inteligencias no parecían crecer junto a sus fuerzas. Aunque obviamente habían evolucionado para pasar al rango cinco, seis e incluso siete, Han Shuo no descubrió ninguna que pudiera transformarse a una apariencia humana.

Cuando las bestias mágicas se dispersaron en todas direcciones, él envió algunos de sus generales demonio a la cueva. Después de entrar en la cueva, sus demonios pronto descubrieron que había incluso más bestias mágicas tratando de salir. Había un montón de ramas y caminos dentro de la cueva.

“Vamos dentro y demos un vistazo. Este lugar realmente parece extraño” Carmelita tomó la delantera al entrar en la cueva. El resto del grupo, incluyendo a Han Shuo, inmediatamente la siguieron.

La cueva era extremadamente amplia y grande. Poco después de entrar, encontraron una bifurcación. Carmelita, pensando que no se encontrarían con ningún peligro, siguiendo la propuesta de Karina, acepto a dejar que el grupo se separara en pequeños grupos e investigaran. Fueron instruidos para gritar en voz alta tan pronto como descubrieran algo inusual.

En la bifurcación, Karina se ofreció de voluntaria para dirigir el grupo de guardias divinos que se dividió del grupo principal. Han Shuo, naturalmente, siguió al grupo de Carmelita. Y muy pronto, nuevamente otra bifurcación apareció ante Carmelita y su grupo. Instruyó a otros de su equipo que se separaran.

Después de repetidos encuentros con divisiones, los guardias divinos que acompañaban a Han Shuo fueron reduciéndose una y otra vez. Al final, sólo dos estaban con él y Carmelita. No se encontraron con ninguna otra bifurcación después de esa.

Aquellos generales demonios que habían viajado a través de la cordillera anteriormente también habían entrado en la cueva para ese momento. Algunos vagaban sin rumbo a través de las cavernas, algunos siguiendo a Karina, algunos siguiendo a otros guardias divinos, mientras dos demonios escoltaban el camino frente a él.

Aquellas bestias mágicas que encontraron a lo largo del camino lanzaban ataques alocadamente cuando veían extraños acercándose. Sin embargo, en contra de esos poderosos guardias divinos, esas bestias no tenían oportunidad. Una tras otra, las bestias mágicas fueron masacradas en la cueva amplia y espaciosa.

Repentinamente, a través de uno de los generales demonio escoltando el camino al frente, él descubrió la presencia de un enorme lago de lava al final de la cueva. Las rocas alrededor eran asombrosamente calientes y brillaban en rojo. Esas rocas estaban incluso goteando lava como un fluido rojo que dejaba salir humo cuando tocaba el suelo.

Como los generales demonio preferían el frio y los lugares oscuros y le temían a las altas temperaturas, no se aventuraron más adelante. Sin embargo, a través de la observación de los demonios, Han Shuo descubrió que había algunas auras únicas detrás del lago de lava. Era como si alguien hubiera formado aire helado para alejar la abrasadora temperatura de la lava.

Nadie en el grupo de Carmelita cultivaba en la energía del agua, Han Shuo estaba seguro de que la persona quien producía el aire helado en la cueva de lava definitivamente no era uno de los suyos. Habiendo hecho el descubrimiento, él le ordenó a su demonio que se retirara ligeramente y rápidamente le dijo a Carmelita, “al frente hay una cueva de lava. La temperatura en ese lugar es extremadamente alta. Sin embargo, es frio y refrescante en lo profundo del interior de la cueva, quizás un dios cultivando en la energía del agua está en ese lugar. ¡De cualquier forma, estoy seguro de que algo es muy sospechoso al frente! ¿Deberíamos reunir a los guardias divinos antes de ir a descubrir la situación?”

«¿Oh? ¿¡En verdad!?” Carmelita gritó de alegría. Reveló una felicidad de corazón en su feo rostro y dijo rápidamente, “vamos, apurémonos y descubramos la situación en ese lugar. No hay necesidad de notificarle al resto. Ninguno tiene una fuerza tan buena como la mía. Incluso si están aquí, realmente no hay mucho que puedan hacer para ayudar”.

Han Shuo, pensando que sus palabras tenían sentido, no trato de persuadirla de lo contrario. Rápidamente se dirigió a la cueva de lava con Carmelita y los dos guardias divinos.

Con un destino preciso, pronto llegaron a donde el demonio estaba localizado. Tan pronto como Carmelita entró, gruño fríamente y dijo, “En efecto, Bryan estabas en lo correcto. ¡De hecho, hay un grupo que cultiva en la energía del agua! Durante tiempos recientes, la Diosa del Hielo se ha vuelto muy cercana con la Diosa de la Naturaleza y el Dios de la Luz. No es de sorprenderse que haya cultivadores de la energía del agua en su equipo. ¡Muy bien, Bryan, es mejor que te retires de momento mientras voy y acabo con todos ellos!”

La fuerza de Han Shuo era escasa a los ojos de ella. En una situación así, un dios menor no podía actuar siquiera como carne de cañón. Él, de hecho, se sintió algo conmovido de que ella tuviera pensamientos sobre su seguridad en ese momento. Interiormente asintió y dijo, “¡entiendo!”

En lugar de avanzar, él retrocedió e hizo su camino.

Como Carmelita había estado cazando a ese grupo de enemigos por tanto tiempo, estaba impaciente cuando finalmente descubrió su escondite. Inmediatamente, cargó a las profundidades de la cueva de lava. Como era una diosa alta, había un campo de fuerza de la destrucción naturalmente formado a su alrededor. La aislaba completamente del abrasador líquido caliente que goteaba en la cueva.

Los dos guardias divinos que iban con ella obedientemente la siguieron por detrás. Desplegaron sus dominios de la divinidad y usaron sus energías divinas para bloquear los peligros de la cueva. El trio rápidamente desapareció de la vista de Han Shuo.

Después de que los tres entraron completamente en la cueva de lava, él tranquilamente invocó al zombi élite de metal. Para proceder abrió un túnel separado hacia un lugar oculto y extendido en las profundidades de la cueva de lava. Su cuerpo demoníaco, tan resistente como era, era invulnerable a las altas temperaturas en las rocas a su alrededor. Luego le pidió al zombi que hiciera un pequeño agujero para que pudiera revisar la situación dentro de la cueva.

Cuando vio a través del pequeño agujero, descubrió que una feroz batalla estaba ocurriendo en el interior. Inesperadamente, los dos guardias divinos que fueron con Carmelita ya estaban muertos. Sus cuerpos estaban localizados cerca del pequeño agujero por el que estaba espiando. La Carmelita de fea apariencia en ese momento estaba enfrentando el ataque en conjunto de dos expertos. Aunque era alocada al hacer sus ofensivas, estaba claro para él que mostraba signos de fatiga.

De la pareja que combatía con ella, uno era un anciano con una enorme vitalidad. Sostenía un bastón hecho de un palo de madera seca, obviamente era un cultivador del edicto de la vida. Ese bastón de madera liberaba constantemente hebras gaseosas verdosas que volaban alrededor de Carmelita como enredaderas inflexibles y duras.

El otro atacante era una belleza fría y elegante. Tenía una figura alta y un rostro helado tan perfecto como una escultura de hielo. Sus tiernas y blancas manos estaban constantemente destellando con helados brillos divinos. Se las arreglaba para reducir las altas temperaturas de la cueva de lava por sí sola.

Ambos atacantes poseían la fuerza de dioses altos mientras que Carmelita era simplemente una diosa alta en la etapa inicial. Incluso si la pareja estuviera en el mismo reino que ella, todavía sería cuestión de tiempo antes de que ella fuera derrotada. Además, alrededor de la pareja había seis dioses medios con fuerzas extraordinarias. Estaban de pie en un arreglo hexagonal como preparándose para asistir a los dos dioses altos usando alguna clase de formación mágica. Carmelita parecía haberse vuelto mentalmente loca. Mientras lidiaba con los estruendosos ataques de los dioses altos, constantemente estaba avanzando hacia una enorme roca como si quisiera destruirla.

Viendo en la dirección de su mirada, Han Shuo descubrió un trozo de roca de color azul oscuro. La roca tenía destellos resplandecientes que eran tan brillantes como las estrellas. Esos brillos incluso se estaban moviendo lenta y rítmicamente. Emanaban constantemente rayos fascinantes. ¡Eran hermosos e inspiradores!

“¡Un Regalo del Cielo!” Han Shuo gritó suavemente con sorpresa. Su rostro estaba lleno de una evidente consternación. Mirando hacia la hermosa y destellante roca azul oscuro, él finalmente entendió por qué el anciano cultivando en el edicto de la vida pasaría a través de problemas al viajar semejante distancia tan larga y arriesgo su vida para infiltrarse en el Dominio de la Oscuridad. Era por la misma razón que Carmelita estaba tratando de destruir esa gran y hermosa roca tan desesperadamente.

La razón era, que todas esas chispas moviéndose como si fueran cuerpos celestiales en esa roca centelleante estaban viajando en trayectorias conforme al edicto de la vida. ¡Cualquiera que cultivará en ese edicto podría ganar una profunda comprensión en la esencia real del edicto de la vida al observar las trayectorias de esos puntos!