GDK – Capítulo 686

0

Capítulo 686: Portal bidireccional


Rahman era el más aterrador dirigente de la Alianza de Cazadores de Dioses que Han Shuo conocía. Para que semejante personaje apareciera repentinamente en ese lugar especialmente colocado para encontrar cazadores de dioses, ¡algo debía estar muy mal!

Después de que Barnett le permitiera irse, él no se marchó inmediatamente del área y en su lugar siguió de pie a un lado y observó las acciones de Rahman y su grupo. Quería ver que estaban preparando esos cazadores.

En ese punto, ese campo de entrenamiento había reunido a ochenta y siete personas. Aparte de esos veintiún guardias divinos de la Casa Croton, el resto eran todos cultivadores del edicto de la destrucción. La mayoría de las personas tenían que tomar y pasar la prueba. Estos no abandonaron el campo de entrenamiento y en su lugar observaron esa torre de energía frente a Barnett.

Esos cultivadores del edicto de la destrucción no se marcharon inmediatamente debido a que la presencia de los cazadores en el Fuerte Verka había amenazado su seguridad. Querían observar como la Casa Croton atrapaba y castigaba a esos cazadores.

Después de todo, si esos cazadores no eran capturados y eliminados, como cultivadores de la energía de la destrucción, seguirían siendo el objetivo de esos cazadores. ¡Naturalmente, ninguno de ellos se sentía cómodo siendo una presa!

Podía decirse que prácticamente cada cultivador del edicto de la destrucción en el fuerte con al menos la fuerza de un dios menor se habían reunido en ese campo de entrenamiento. Han Shuo estaba seguro de que debía haber algunos cazadores entre esas personas. La torre de energía no los detectó simplemente debido a que habían asimilado completamente la energía divina de sus víctimas. Sus agudos sentidos captaron que los ojos de una docena o más de dioses menores de la destrucción parpadearon tan pronto como vieron a Rahman y sus compañeros. Estaban intercambiando miradas significativas con él y aquellos quienes lo acompañaban como si estuvieran poniéndose de acuerdo.

Con un pensamiento, Han Shuo pensó que algo grande ocurriría pronto en ese campo de entrenamiento. Por tanto, estaba menos motivado a marcharse.

“Rahman, ¿por qué has venido? Cultivas en la energía de la oscuridad. Deberías estar bien”, Barnett podía reconocerlo y lo recibió en voz alta desde la distancia.

“Jaja, traigo a mis amigos para ser probados. Queremos cooperar con tus esfuerzos”, Rahman respondió con una sonrisa cordial en su rostro. Su apariencia siniestra y helada allá en su tienda no podía verse por ninguna parte.

“¡Muchas gracias!” Barnett le agradeció antes de instruir a esos alineados, “muévanse a un lado, dejen que Rahman y sus amigos tomen primero la prueba”.

Rahman era un dios medio. No importaba el lugar, las personas poderosas siempre disfrutarían privilegios especiales. Sólo había unos dioses medios que se podían encontrar en el Fuerte Verka. Como un miembro de la Casa Croton, era normal que Barnett estuviera familiarizado con él.

Rahman, lideró a su grupo quienes cultivaban en la energía de la destrucción, pasaron a través de la multitud y caminaron directamente hacia Barnett. Estas personas quienes habían leído el pergamino que Rahman deliberadamente distribuyó, insertaron su energía divina en la torre de energía uno detrás de otro. La torre no se activó. Todos pasaron la prueba.

Sin embargo, Han Shuo casi estaba absolutamente seguro de que esas personas que llegaron con Rahman eran los perpetradores responsables de los asesinatos en el fuerte en días recientes. Pasaron la prueba debido a que estos habían asimilado completamente la energía divina de sus víctimas.

“Todos están limpios. Creo que los amigos de Rahman no harían semejantes cosas despreciables”, Barnett dijo mientras asentía. Parecía ser muy cercano a él.

«¡Desde luego!” Rahman respondió y rio de corazón. Sus ojos, sin embargo, estaban vagando alrededor de Eunice. Todo sonrisas, pregunto, “Señorita Eunice, debes haber trabajado duro en estos días. El asunto debe haberte agotado un montón, ¿no es así?” Sus miradas hacia ella contenían un rastro de depravación. Una persona común sin los agudos sentidos de Han Shuo no lo habrían descubierto.

“¡Cómo miembro de la Casa Croton, es lo que debo hacer – no importa si eso me agota o no!” Eunice respondió fríamente. Por alguna razón, estaba instintivamente disgustada con Rahman y se sentía enferma cada vez que estaba en su presencia.

“Si hay algo en que pueda ayudar a la Señorita Eunice, por favor no vacile en preguntar”, las miradas del viejo viajaban constantemente alrededor del cuerpo de Eunice y flotaban particularmente alrededor de su pecho.

“¡No!” Eunice rechazó directamente. Las mujeres poseían extraordinarios sentidos en semejantes cosas. Desde hacía mucho sabía que Rahman la deseaba así como los sucios asuntos que tenía con la vendedora en su tienda. Por tanto, no importaba como la pretendiera, nunca le respondía amablemente.

Rahman no lo tomaba como ofensa y dio una risa hueca. Sin embargo, cuando bajó su cabeza, una viciosa y siniestra luz destelló desde sus ojos.

«Muy bien. Rahman, puedes irte con tus amigos”, Barnett dijo sonriendo. Sabía de sus intenciones, pero no temía que él hiciera algo para transgredir a Eunice ya que la Casa Croton estaba a cargo de todo en el fuerte.

Rahman asintió y comenzó a marcharse. Sin embargo, en el camino, sus ojos constantemente intercambiaban miradas con ciertas personas en la multitud. Aquellos cuyas miradas se encontraron con él asintieron muy ligeramente como si le dijeron que sus preparaciones estaban listas.

Han Shuo había visto cada pequeño movimiento que esas personas hicieron. Estaba siendo muy cuidadoso y en una alerta alta mientras sabía que el espectáculo pronto tomaría lugar justo allí. Como su verdadera fuerza estaba a la par de un dios medio en la etapa tardía, no estaba absolutamente preocupado sobre su propia seguridad. En su lugar, quería quedarse y observar que estaba a punto de hacer Rahman.

Este, quien estaba siendo observado de cerca por Han Shuo había caminado hacia la puerta del campo de entrenamiento y pronto lo dejaría. Han Shuo estaba desconcertado en su corazón y pensó, ‘¿Pude haber cometido un error en mi juicio? ¿Puede ser que no estaba pensando en hacer su movimiento en este lugar?’

Cuando la gran mayoría de la multitud había puesto su atención en la torre de energía de Barnett, Rahman, quien estaba a algunos pasos de salir del campo de entrenamiento, repentinamente sacó una esfera de color dorado oscuro. Barnett, Eunice y los otros de la Casa Croton reanudaron su prueba con otras personas y no notaron sus acciones en absoluto.

No dejó que Han Shuo esperará por un segundo más e inmediatamente lanzó esa esfera dorada oscura al aire.

¡Repentinamente, una aterradora aura de la destrucción fluyó desde la esfera que se extendió a cada pulgada del aire, formando un dominio de la divinidad que envolvió todo el campo de entrenamiento!

“¿Qué ocurre?” la multitud gritó con sorpresa. La aterradora energía de la destrucción que emergió repentinamente en el campo de entrenamiento causó algunos ruidos de pánico en la multitud.

“Maldita sea, ¿quién es él que desplegó su dominio de la divinidad?” algunos de aquellos quienes desconocían la situación actual maldijeron en voz alta.

Barnett, quien estaba junto al dispositivo de prueba, se sacudió. Gritó con alarma, “¿quién es? Este es el Fuerte Verka de la Ciudad de las Sombras. ¿Quién es tan descarado?” Él podía sentir que el aura de la destrucción que repentinamente emergió en el campo de entrenamiento no era algo que pudiera resistir.

“Tío, este enemigo es muy formidable. ¡Nunca he sentido semejante energía de la destrucción tan aterradora!” Eunice le remarcó a Barnett. Se consideraba bastante tranquila ante la amenaza y estaba alerta.

Esa esfera que flotaba en lo alto del campo de entrenamiento todavía estaba liberando constantemente el aura de la destrucción y mantenía ese Dominio de la Divinidad que envolvía todo el espacio. Cuando la multitud finalmente descubrió esa esfera que flotaba sobre sus cabezas, múltiples brillantes orbes oscuros repentinamente volaron desde la esfera uno tras otra y volaron hacia la barrera del campo de entrenamiento.

Todos esos orbes oscuros se adhirieron a la barrera encima del campo y comenzaron a circular rápidamente. Esos orbes dejaban atrás un rastro de luz en su camino. Estos alteraron la estructura de la barrera y causó que el aura de la destrucción creciera con más intensidad.

Han Shuo estaba extremadamente asombrado. Sus brillantes ojos estaban observando la barrera atentamente y no daba ni un pequeño parpadeo. La energía de la destrucción y su densidad con los orbes oscuros eran obvias para él. ¡Tan pronto como volaron desde la esfera, él reconoció que esos eran los Orbes de la Destrucción que él estaba intentando aprender!

Él estaba bastante confundido de por qué esos Orbes de la Destrucción estaban volando, alterando la estructura de la barrera del campo de entrenamiento así como también el hecho de que aprendió sobre el orbe desde el pergamino que compró en la tienda manejada por Rahman.

“¿Quién es la persona que hace esto? ¡Sal!” Barnett gritó con el máximo de su fuerza y su voz llevaba un tremendo poder de penetración. Al parecer intentaba llamar la atención de los guardias divinos fuera del campo de entrenamiento.

“Es inútil. Nadie puede escuchar nada del interior. ¡Incluso si gritas hasta que tu garganta se desgarre, tu voz todavía no penetrara la barrera!” repentinamente, Rahman comenzó a caminar de regreso con una sonrisa malvada. Parecía relajado.

“¿Fuiste tú?” Eunice gritó con sorpresa. Preguntó con una voz helada como el hielo, “¿Para quién trabajas? ¡Cómo te atreves a causar problemas en el Fuerte Verka!”

“¡Señorita Eunice, cariño, pronto descubrirás todo sobre mí! ¡Jeje, te explicaré todo lentamente mientras te presiono bajo mi entrepierna y juego contigo!” Rahman ya no ocultó sus deseos lujuriosos hacia Eunice y respondió imprudentemente.

“¡Despreciable!” Ella apretó sus dientes y gritó furiosamente ante sus miradas obscenas y palabras desvergonzadas.

“Rahman, ¿sabes cómo terminan aquellos quienes van en contra de la Casa Croton?” Barnett tomó una respiración profunda para calmar su ira y le preguntó con una tranquila voz amenazante.

Rahman, se encogió de hombros indiferente y rio siniestramente, “¿realmente crees que nos importa un demonio la pequeña Casa Croton? ¡Oh pobre Barnett, realmente pensaste que tu casa tiene algún peso!”

Mientras hablaban, unos veinte o más cultivadores del edicto de la destrucción en la multitud salieron y se pusieron del lado de Rahman, estableciendo claramente sus posiciones.

“¡Cazadores de dioses! ¡Todos son cazadores de dioses!” Eunice finalmente llegó a entender la situación y señaló furiosa hacia el grupo. Estaba tan enojada que su adorable cuerpo estaba temblando mientras interiormente se culpaba por no haber descubierto sus identidades anteriormente.

Todas esas personas quienes estaban de pie junto a Rahman estaban indiferentes y en silencio hacia el dedo de Eunice.

“¡Mátenlos a todos, maten a esos malditos cazadores de dioses! ¡Sus existencias son nuestra pesadilla!” Lexis quien fue llevado a ese lugar junto a Han Shuo por Eunice grito con rectitud. Siempre la buscaba y obviamente estaba tratando de ganar su corazón. Tomó esa oportunidad para ganarla. La multitud inmediatamente respondió en acuerdo y fueron tocados por su grito.

Aunque Rahman tenía a veinte o más cazadores quienes cultivaban en la energía de la destrucción a su lado, sólo los guardias divinos que Barnett y Eunice tenían podían competir en número. Además de aquellos presentes quienes no eran cazadores, Lexis pareció estar en el lado ganador.

Cuando Eunice vio que Lexis tomó la iniciativa de ayudarla, le respondió al sonreír hacia él, quizás para expresar su gratitud. Lexis, habiendo visto la sonrisa en su rostro, se emocionó más y tomó la delantera al marchar hacia Rahman. Al parecer quería ganar la aprobación de ella jugando al héroe.

‘¡Estúpido!’, Han Shuo lo reprendió en su corazón. Rahman y su pandilla atreviéndose a mostrar sus identidades abiertamente indicaba ampliamente que él tenía una absoluta certeza de la victoria. Pero ese Lexis en realidad tomó la iniciativa y cargó de frente para ganar la aprobación de Eunice. Debía estar cansado de vivir.

Y el hecho fue en efecto como él esperaba. Antes de que ese Lexis cuya sangre estaba bombeando con hormonas pudiera acercarse, tres Orbes de la Destrucción volaron hacia abajo en un patrón cruzado y lo bombardearon. Él chilló fuerte y miserablemente. Bajo las miradas de la multitud, el delgado cuerpo de Lexis comenzó a hincharse y crecer tres veces su tamaño en nada de tiempo.

‘¡Explosión!’ Su cuerpo que se hinchó más allá de sus límites se encogió a un ritmo incluso más rápido. Colapsó sin fuerza en el suelo mientras su sangre salía de cada poro en su cuerpo.

“¡Los chicos que son impulsivos usualmente no terminan bien!” Rahman remarcó suavemente. Poco después, puso una sonrisa malvada y sombría, diciendo, “¿crees que vine aquí y me mostré ante ustedes sin preparaciones?”

Después de escuchar esas palabras, el pequeño grupo que seguía el ataque de Lexis hacia Rahman y su pandilla, de pronto se detuvo en sus pasos. Ya no actuaron ciegamente sin pensar.

“No fue fácil para nosotros crear una ocasión en que todos los cultivadores del edicto de la destrucción se reunieran. Hacemos esto completamente con buenas intenciones. ¡Mientras que todos cooperen conmigo, creo que la gran mayoría de ustedes estará bien!” Rahman asintió con satisfacción cuando esas personas dejaron de avanzar.

“¡Rahman, nosotros no seguiremos tus términos! Los cazadores de dioses son un grupo de villanos que se mueven en las alcantarillas. ¡No pienses que nos uniremos a tus malos actos!” Barnett gritó fríamente y tomó la delantera al caminar hacia Rahman. Los guardias divinos de la Casa Croton y Eunice inmediatamente lo siguieron.

“Unirse a mis malos actos o no, no eres tú quien lo debe decir”, Rahman se burló. Señaló hacia los cazadores del edicto de la destrucción detrás de él y dijo, “mírenlos. Antes, no conocían el método de engullir la energía divina de otros. Pero después de que se los dije, se volvieron el mismo tipo de persona que yo. Barnett, sólo dices eso debido a que tú nunca has intentado esta maravillosa sensación. Si tomas la energía de la muerte de otra persona, sabrás lo disfrutable que es esa sensación. ¿Te gustaría saborearlo?”

“¡Quiero saborear cómo te mato!” Barnett no fue sacudido por las palabras del viejo y continuó marchando hacia él.

“Barnett, no seas tan impetuoso. ¿No tienes curiosidad de que haré en realidad?” viendo que la persuasión era inefectiva, el anciano cambio a otro acercamiento – evocando a su curiosidad.

Obviamente, ese nuevo acercamiento fue efectivo. Barnett dejo de caminar, lo miró y preguntó, “¿qué vas a hacer?”

“¡Lo descubrirás pronto!” Rahman señaló orgullosamente hacia la barrera que los envolvía y le gritó a la multitud, “la barrera ahora se está encogiendo. Si no quieren morir, es mejor que se reúnan en el centro. ¡Los llevaré a un lugar y podrán escapar de ser asesinados por la energía de la destrucción en la barrera!”

Después de escuchar esas palabras, la multitud alzó sus cabezas y miró. Muy pronto, descubrieron que la enorme barrera que sellaba completamente todo el campo de entrenamiento se estaba encogiendo poco a poco bajo el impulso de los Orbes de la Destrucción. Hebras de delgadas chispas llenas con el aura de la destrucción estaban saliendo de la barrera.

Para ese momento, esa esfera de color dorado oscuro que flotaba sobre sus cabezas dejó de escupir Orbes de la Destrucción. Se sintió como si un ojo estuviera viendo hacia abajo, dándole a la multitud una espantosa presión.

Han Shuo, quien estaba de pie entre la multitud, estaba seguro de que esa esfera era un arma divina muy formidable cuyo dueño era un dios alto cultivando en la energía de la destrucción. Sólo un arma divina en las manos de un dios alto, podría crear semejantes resultados aterradores.

Había aproximadamente trescientas Orbes de la Destrucción que salieron de la esfera. Todas se pegaron en la barrera y estaban revolviéndose. Basado en el limitado conocimiento que él tenía, reconocía que el maestro de la esfera podría ser la persona quien descubrió primero el método de ataque y autorizo el pergamino para su venta.

Fue precisamente debido a esta razón que él, quien pudo escapar al ir bajo el suelo usando al zombi élite de tierra, no tomo ventaja del caos y escapó. En su lugar, atrevidamente eligió permanecer entre la multitud, observó fría y silenciosamente como se desarrollaba la situación.

Mientras la barrera alrededor del campo de entrenamiento todavía seguía contrayéndose, Rahman, quien ya estaba de pie al centro, desplegando de la nada un Portal Bidireccional.

Este era un dispositivo divino especial usado para teletransportaciones en distancias cortas. Todas eran manufacturadas por poderosos dioses cultivando en el edicto del espacio y eran muy preciosos. Al tener un par de Portales Bidireccionales colocado, una persona podría viajar libremente desde un portal al otro. El poderoso dios del espacio quien inventó por primera vez el Portal Bidireccional originalmente lo hizo para permitir que un par de amantes viviendo en diferentes lugares se encontrarán más convenientemente.

Esa pareja no cultivaba en el mismo tipo de energía. Uno de ellos cultivaba en la parte norte del Elysium mientras la otra cultivaba en la parte sur donde la energía elemental que cultivaban respectivamente era más densa. Por tanto, si querían reunirse, debían hacer largos viajes para cruzar al menos la mitad del vasto plano material. Los Portales Bidireccionales obviamente podrían ahorrarles un montón de tiempo. Aunque estos no podían conducir transmisiones entre planos, eran portátiles y muy convenientes. Pero como estos requerían materiales relativamente preciosos y sólo los dioses altos cultivando en el edicto del espacio podrían refinar uno, eran extremadamente costosos y una persona común nunca sería capaz de poseer uno.

Rahman era sólo un dios medio de la oscuridad. Hablando lógicamente, era imposible que él pudiera poseer semejante Portal Bidireccional tan valioso. Por tanto, justo después de erguirlo, Han Shuo supo que este también debía pertenecerle al maestro de la esfera.

Rahman rio de corazón mientras Han Shuo estaba meditando en su mente. El anciano señaló hacia el portal abierto y anunció sonriente, “¡todos aquellos quienes no quieran morir entren! ¡Barnett, si quieres descubrir la situación, también debes entrar! Debo decirte que la barrera a tu alrededor fue hecha usando el arma divina de un dios alto. ¡Si no cruzas, morirás!”

“¡Humph, veamos que planeas!” Barnett gruñó fríamente y entro al portal. Su confianza, sin embargo, parecía haberse vuelto algo carente. Han Shuo sabía que Barnett no tenía ninguna otra opción.

“Después de ti, mi dulce cariño. ¡En poco tiempo estaré contigo!” Rahman dijo sonriendo de oreja a oreja cuando era el turno de Eunice.

‘¡Salpicar!’ Eunice ya no pudo contener el asco en su corazón y escupió una bocanada de saliva en el rostro de Rahman. Expresó su postura a través de esa acción.

Sin embargo, después de escupirle, ella se sentía nerviosa en su mente. Su Tío Barnett había entrado en el Portal Bidireccional y la mayoría de los que quedaban estaban del lado de Rahman. Temía que el viejo pudiera volverse violento.

Fuera de toda expectativa, él no se molestó. En su lugar, extendió su dedo índice para tomar un poco de la saliva de la chica en su mejilla y la colocó en su boca. Incluso comenzó a succionar apasionadamente justo frente a Eunice. ¡Su apariencia era extremadamente obscena!

“¡Asqueroso!” Ella entró en pánico y ya no se atrevió a mirarlo. Cruzo el portal con humillación y aborrecimiento.

“Jajaja… Jajaja…” Rahman aulló con risas y parecía muy complacido consigo mismo. Luego, cuando ella desapareció completamente en el portal, repentinamente se volvió frio. Con una mueca malvada, murmuró para sí mismo, “¡Eunice, no podrás escapar de mi palma! ¡Pronto, te dejaré saborear lo que es peor que la muerte!”

La barrera alrededor del campo de entrenamiento se encogía más y más. La aterrada multitud hizo rápidamente su camino al portal uno tras otro. Muy pronto, era el turno de Han Shuo.

«¡Eh!” Rahman lo miró por un momento antes de preguntar confundido, “te conozco. Leíste mi pergamino, pero no reaccionaste repulsivamente. Eso indica que has pensado sobre utilizar el método de engullir escrito en el. Pero ¿por qué no realizaste ninguna acción después de eso?”

Han Shuo desde hace mucho sabía que Rahman estaba observando todo en su tienda usando algunos dispositivos especiales. De lo contrario, no sería capaz de decir quien lo expondría y quien eventualmente se le uniría. Por tanto, él no estaba para nada sorprendido de que le preguntara. Respondió sonriente, “es cierto, leí el pergamino y estoy interesado en hacerlo. ¡Sin embargo, me retrase por ciertas cosas y no pude encontrar un objetivo para actuar, jeje!”

“¡Jaja, un espíritu afín! ¡Después de que entres, de seguro tendrás un objetivo!” Rahman rio malvadamente y lo palmeó en el hombro. Parecía haber tomado a Han Shuo como uno de su clase.

“¡También lo espero!” Han Shuo le respondió felizmente y rápidamente caminó hacia el portal. En su mente, sin embargo, estaba maldiciendo, ‘¡maldita sea, no me toques con esa sucia mano tuya que pusiste en tu boca!’