GDK – Capítulo 684

0

Capítulo 684: La Alianza de Cazadores de Dioses


«¿Oh?” Han Shuo miró hacia la asistente de la tienda de una forma bastante intrigada. Bastante confundido sobre sus intenciones, preguntó sonriendo, “¿qué te hace pensar que estaré interesado?”

“Tienes suficientes monedas de cristal y te preocupas mucho por la energía de la destrucción. Creo que seguramente gastaras una gran cantidad de dinero para comprar pergaminos con contenido real. ¡Me atrevo a asegurar que ese pergamino mío es más útil que cualquier otro de aquí!” la joven estaba compuesta y respondió sonriente.

“¿Cuál es el precio? ¡Debo decirte por adelantado que si no vale lo que pague, voy a pedir un reembolso!” Han Shuo dijo después de pensar por un momento.

«No hay problema. ¡Si piensas que no lo vale, te reembolsaré todas las monedas de cristal!” la joven dijo con confianza. Miró de un lado a otro, se aseguró de que nadie más estuviera observándola y cuidadosamente sacó un pergamino divino amarillento. Ese pergamino parecía haber sido repetidamente usado.

“Cuarenta monedas de cristal púrpura. ¡Ni una pieza menos!” la joven agitó el pergamino frente a Han Shuo y dijo con osadía.

“Aquí, cuarenta monedas de cristal púrpura. Toma”, Han Shuo sacó las monedas y se las entregó. Pensó que el precio del pergamino era realmente alto. Cuarenta monedas de cristal púrpura podían comprar un montón de cosas y no era una pequeña cantidad.

“¡Aquí tienes! No estarás decepcionado. ¡Puedo asegurarte eso!” la joven le entregó el pergamino amarillento en la mano de Han Shuo con una gran confianza.

Él se encontró intrigado de que la joven estuviera tan confiada y por ello abrió el pergamino y le dio una mirada. Rápidamente comenzó a memorizar el contenido del pergamino e inmediatamente después de eso, el pergamino divino amarillento bruscamente se encendió y se convirtió en cenizas.

“¡Ahora no puedo reembolsar!” la joven dama rápidamente hablo cuando vio que había quemado el pergamino divino en cenizas.

“Esas cuarenta monedas son tuyas”, Han Shuo dijo con una voz profunda mientras miraba profundamente a la joven.

“¿Te gustaría leer más pergaminos?” la dama preguntó sonriente mientras señalaba los otros pergaminos bajo la barrera.

“No gracias”, Han Shuo sacudió su cabeza. Después de murmurar para sí mismo de forma intangible, pregunto, “este pergamino que me vendiste, ¿cómo lo obtuviste?”

“Mis disculpas, no tengo comentarios sobre esto”, la joven puso una expresión de alerta y respondió. Continuó, “no debes preocuparte por sus orígenes. No tengo idea sobre que está específicamente escrito en el. ¡No tiene sentido preguntarme algo!”

Han Shuo asintió, la midió por un momento y dijo adiós.

El pergamino que la joven le vendió de hecho guardaba el método de absorber la energía divina de otro dios cultivador del edicto de la destrucción. Han Shuo no podía entender por qué le vendió semejante pergamino.

Para aquellos quienes cultivaban en las energías elementales, el método de engullir la energía divina de otro dios era muy fácil de lograr incluso sin ninguna guía. Pero cuando se trataban de las cuatro fuerzas dictatorías, esto no era directo.

Los métodos de engullir las energías divinas eran sólo poseídos por los cazadores de dioses. En la mayoría del Elysium, este tipo de personas era cazado y derribado. Una persona promedio usualmente no tenía manera de entrar en contacto con ellos.

Sin embargo, asombrosamente, ese pergamino divino que la joven le vendió en realidad guardaba el método de engullir la energía de la destrucción de otro a detalle. Han Shuo lo quemó en cenizas después de leer ya que pensó que esas cosas eran muy ilegales y prohibidas.

Él no podía decir si la joven en realidad sabía algo sobre el contenido del pergamino. Cultivaba en la energía de la oscuridad y su fuerza era escasa. Hablando con lógica, no debería ser capaz de entender que estaba descrito en el pergamino. Sin embargo, cuando le vendió el pergamino, parecía tener confianza completa, como si supiera exactamente lo que estaba escrito allí. Eso hizo que Han Shuo se sintiera muy sospechoso.

Por tanto, aunque él dejó la tienda, dejó atrás a un demonio místico para observarla y espiarla.

Han Shuo aprendió que en la corta duración de medio día, la joven le había vendido el mismo pergamino a otros repitiendo el mismo proceso. Los compradores eran todos cultivadores del edicto de la destrucción. Del reconocimiento del demonio místico, vio que esos pergaminos que vendió eran exactamente lo mismo que el que compro por cuarenta monedas. Parecía tener copias ilimitadas del pergamino sobre cómo engullir la energía de la destrucción.

Sintiendo que algo sombrío estaba ocurriendo, él continuó con una observación cercana de la joven usando un demonio místico. Finalmente, cuando el cielo se oscureció, ella se encontró con un anciano siniestro en la habitación trasera de la tienda. El viejo estaba sentado en una mecedora que constantemente se balanceaba de un lado a otro. Era un dios medio de la oscuridad. Sus ojos sonrientes estaban viendo a la joven.

Esa joven quien tenía una gran sonrisa cuando se enfrentaba a Han Shuo, llevaba un rostro aterrado cuando se enfrentaba al anciano. Reporto respetuosamente, “Lord Rahman, este día he vendido siete copias”.

Ese anciano llamado Rahman sonrió siniestramente y dijo, “No está mal. Jeje, adivina, de los siete, ¿cuántos de ellos no serán capaces de soportar la tentación y se convertirán en nuevos miembros de nuestra Alianza de Cazadores de Dioses?”

“Su humilde sirvienta no tiene idea”, la joven sacudió su cabeza.

«¡Jaja, tampoco yo, pero estoy viendo mucho a futuro para descubrir la respuesta! Si no fuera por el hecho de que es bastante duro el obtener el método de engullir la energía de la destrucción, no necesitaríamos llegar a esto. También hay muy pocos miembros en la Alianza quien cultivaba en la energía de la destrucción. No tenemos más opción que reclutar nuevos miembros de esta manera. Aquellos quienes son oprimidos en sus vidas diarias han soportado las reglas y convencionalismos sólo debido a que no tienen el método de engullir la energía divina. Una vez que aprendan cómo engullir la energía divina de la destrucción de otros cultivadores, esa tentación nublara lentamente su fuerza de voluntad. Caerán en nuestro lado poco a poco”.

“Mi Señor, algunos de ellos se han vuelto sospechosos hacia mí después de leer el pergamino. ¡Si reportan esto a la Casa Croton, estaremos en problemas!” la joven vaciló por un momento antes de decir preocupado.

“No te preocupes, me he hecho cargo de esas personas. No habrá ningún problema. Además, no hay muchos expertos en este pequeño Fuerte Verka. Incluso si en realidad somos descubiertos, podremos escapar fácilmente”, Rahman estaba tranquilo. Después de terminar estas palabras, dejó salir una suave risa lasciva. En un parpadeo, tomó a la joven en su abrazo y la desnudó completamente en nada de tiempo. Luego hizo que la jovencita abriera las piernas ampliamente y la sentó sobre su entrepierna. La mecedora luego se agitó vigorosamente.

Habiendo entendido los pormenores del plan, Han Shuo retiró su demonio místico.

Inesperadamente, incluso los cazadores de dioses habían formado una alianza para ellos. Lo que Rahman hacía en secreto era reclutar nuevos miembros para la Alianza de Cazadores de Dioses. Era bastante directo el consumir la energía divina de otros cultivadores de las ocho energías elementales. Esto, sin embargo, no era directo para los cultivadores de las cuatro fuerzas dictatorías. Con el propósito de reclutar más cultivadores del edicto de la destrucción, Rahman reveló el método de engullir la energía divina de otros dioses quienes cultivaban en el edicto de la destrucción. Luego, cuando alguno de ellos sucumbiera a la tentación, estos se unirían voluntariamente como nuevos miembros de la Alianza de Cazadores de Dioses.

Esta era la primera vez que él descubría algo sobre esa alianza. Incluso Donna no se lo mencionó. Se podría decir que los Cazadores de Dioses eran el enemigo público del Elysium. Ese puñado único de lunáticos era pesadamente cazado en cada Dominio de los Dioses Supremos. Si uno de ellos fuera a hacer el menor desorden en una ciudad grande, estos sufrirían un golpe catastrófico.

Cada ciudad tenía suficientes guardias divinos y líderes formidables. Esos cazadores de dioses seguramente no serían tan temerarios para reclutar nuevos miembros en grandes ciudades. Sólo lo harían en fortalezas como el Fuerte Verka donde la defensa y vigilancia, eran inadecuadas. Incluso si eran expuestos, fácilmente se retirarían y escaparían sin muchos daños.

Rahman era claramente uno de los miembros de la Alianza de Cazadores de Dioses, pero Han Shuo no tenía idea sobre su posición en la organización. Como Rahman cultivaba en la energía elemental de la oscuridad, él no estaba nada interesado en él.

Aunque la Alianza de Cazadores de Dioses era extremadamente repulsiva y vil, no lo habían perjudicado. Por tanto, incluso aunque estaba consciente del plan, decidió ignorar el asunto.

Ese demonio místico cruzó a través de la barrera de la oscuridad sin hacer ruido y regreso. En lugar de proceder inmediatamente a la Ciudad de las Sombras, él fue a un gimnasio y planeo permanecer allí por algo de tiempo. Intentaba pasar el tiempo investigando y dominando el Orbe de la Destrucción.

Había abundancia de gimnasios y campos de entrenamiento disponibles para su uso en el Fuerte Verka, mientras uno tuviera suficientes monedas de cristal. Con tres monedas de cristal púrpura, rento un campo de entrenamiento de varios millones de pies cuadrados que venía con una barrera de aislamiento por medio año.

Siguiendo el método de condensar una Orbe de la Destrucción registrada en el pergamino, en dos meses, había conseguido exitosamente comprimir su energía divina de la destrucción en orbes que emanaban una intensa aura de la destrucción. El orbe era oscuro en color y era aproximadamente del tamaño de una palma. La energía divina parecía estar girando en el orbe como líquido.

Cuando el orbe tomó forma, un quinto de su energía divina de la destrucción fue tomada y se reunió en ella. Para proceder, él trató de manipular el Orbe de la Destrucción en una trayectoria registrada en el pergamino. Sin embargo, era incapaz de entenderlo. Sabía que el autor del pergamino deliberadamente lo había distorsionado o dejado fuera cierta información para que así los lectores no pudieran liberar verdaderamente el poder del orbe.

Sin embargo, Han Shuo tenía una poderosa consciencia y tenía una gran paciencia. Creía que mientras él pudiera experimentar constantemente el perfeccionamiento de la Orbe de la Destrucción con la ayuda de su milagrosa consciencia, sería capaz de dominar completamente el método de ataque.

Un día, mientras él todavía estaba tratando de descubrir la manera correcta de manipular el orbe en ese campo de entrenamiento, timbres repentinamente sonaron en la puerta frontal.

Inmediatamente, Han Shuo regreso su encarnación de la destrucción en el Caldero de la Miríada de Demonios. Confundido, camino a la puerta frontal en ese campo de entrenamiento y preguntó, “Zoya, ¿no te mencione que no deseaba ser molestado por nadie?”

“Lo siento pero hay oficiales que desean verte”, Zoya respondió con una voz impotente. Era la persona a cargo del campo de entrenamiento. De acuerdo con las reglas, mientras el patrón hubiera pagado la tarifa suficiente por su duración de uso, no debería ser molestado.

“¿Eres Bryan? ¿Un cultivador de la energía de la destrucción?” una joven con un físico agraciado y un cabello rojo suelto que se veía como una cascada lo miró antes de preguntarle.

«Es correcto. ¿Cómo puedo ayudarte?” Han Shuo pregunto confundido. Podía decir que esa mujer también cultivaba en la energía de la destrucción y alcanzó la fuerza de una diosa menor de la etapa tardía. Estaba en un reino ligeramente más alto comparado a su encarnación de la destrucción.

“Durante los días recientes, muchos cultivadores del edicto de la destrucción fueron encontrados muertos en el Fuerte Verka con sus energías divinas drenadas. Debieron haber caído presas de otro cultivador con la misma energía. Estoy actuando bajo las órdenes de interrogar a cada persona sospechosa. ¡Ven a caminar con nosotros!” la joven de dio una pequeña explicación antes de girar y comenzar a alejarse. Le hizo un gesto a él y a los guardias divinos detrás de ella, indicando que mantuvieran el paso.