GDK – Capítulo 682

0

Capítulo 682: Dividiendo el botín


Akley miró torpemente y quedó con la boca abierta hacia las esencias divinas esparcidas en el suelo. Estaba absolutamente estupefacto.

El zombi élite de tierra quien vació el saco de yute lleno de las esencias divinas en el suelo miró hacia él con miradas hostiles. Era como si se fuera a arrojar sobre él y rasgarlo en pedazos tan pronto como Han Shuo le diera la orden.

Este dejó escapar un suspiro de alivio cuando supo que los dos zombis estaban bien. Se agachó para ordenar las piezas de esencias divinas una por una antes de reportar, “esencia divina de tierra – nueve piezas. Viento – treinta y dos piezas. Muerte – doce piezas. Rayo – veintiocho piezas. Destrucción – dieciséis piezas. Luz – cinco piezas. Vida – cuatro piezas. ¡Todas juntas son ciento seis piezas de esencia divina!”

“¡Son, son realmente esencias divinas! ¡En realidad lo hiciste!” después de un largo tiempo, Akley puso una expresión deleitada y gritó con sorpresa.

“De las ciento seis esencias divinas, mi hijo y yo tomaremos el 70 por ciento y tú tomaras el 30 por ciento, que son alrededor de treinta piezas. Te dejaré tener diez esencias divinas de la energía de la destrucción, viento y rayo”. Han Shuo alzó su cabeza antes de continuar, “¿tienes alguna objeción?”

Akley entendió que Han Shuo y su hijo, hicieron la mayor parte del trabajo y labor al obtener esas esencias divinas. Aparte de proveer la dirección, él prácticamente no contribuyo con nada al éxito. Más importante a eso, a lo largo del viaje, había estado confiando en él y estuvo causándole problemas para preservar su vida. Podía ser considerado como afortunado al tomar el treinta por ciento al final.

Además, dadas las actuales circunstancias, incluso si Han Shuo quisiera tomar toda la esencia divina para sí mismo, no habría nada que pudiera hacer para detenerlo.

“No tengo ninguna objeción con la repartición, pero, desde que no cultivas en el edicto de la destrucción, ¿por qué no me das las dieciséis esencias divinas de la destrucción a mí? Puedes tener todas las esencias divinas de viento y rayo. ¿Qué hay de eso?” Akley vaciló antes de salir con otra propuesta.

“No puede ser, también necesito algunas esencias de la destrucción. ¡Tengo un uso para ellas!” Han Shuo rechazó la propuesta resueltamente y sugirió, “puedes intercambiar las veinte esencias divinas de viento y rayo por monedas de cristal lo que te dará un cimiento en el Elysium o intercambiarlas por más esencias divinas de la destrucción. ¡En poco tiempo, no podrás tenerlas todas!”

“¿Qué uso tienes para las esencias divinas de la destrucción?” Akley forzó una sonrisa y preguntó. No tenía idea de por qué era tan insistente en tomar una porción de esencias de la destrucción.

“Aparte del elemento de la muerte, también cultivó en el edicto de la destrucción. ¡Es por eso por lo que también necesito esos cristales!” Han Shuo lo admitió tranquilamente y ejerció la energía de la destrucción en su encarnación y liberó el dominio de la divinidad destrucción a través de su cuerpo principal.

Akley fue sacudido tan pronto como el dominio de la divinidad de la destrucción emergió. Nuevamente gritó con sorpresa, “en realidad cultivas simultáneamente en dos energías. ¡Si lo haces, no alcanzarás el verdadero pináculo en ninguna de las energías! ¡Cómo puedes ser tan tonto!”

Han Shuo tenía tres almas que estaban conectadas, pero eran independientes una de otra, por tanto era inmune al tema que él describió. Sonrió y sacudió su cabeza antes de responder, “no tienes que preocuparte sobre eso. ¡Sé lo que estoy haciendo!”

Mientras hablaba, Han Shuo tomó la iniciativa de ayudar a Akley a dividir su porción de esencias divinas. Estaba era bastante generoso y no eligió sólo los trozos más pequeños de esencia divina para él.

Eligió treinta piezas de esencia divina de la destrucción, viento y rayo del puñado y las empujo hacia Akley, “esta es la parte que mereces. Con estas diez piezas de esencia de la destrucción, creo que al menos podrás alcanzar el reino del dios menor en la etapa tardía. ¡Te deseo la mejor de las suertes en tu búsqueda de venganza por la muerte de tu maestro!” Han Shuo le dijo a Akley con una voz profunda.

El último forzó una sonrisa y guardo las treinta esencias divinas. Suspiro, “que lástima, que lástima que no fueron ciento seis esencias divinas de la destrucción. ¡Sólo con diez piezas casi no es suficiente para lograr un rompimiento!”

“Debes estar contento con lo que tienes. Las esencias divinas son la forma segura de incrementar la energía divina que tienes. Diez piezas son consideradas como tesoros muy preciosos en el Elysium. Guárdalas seguras y encuentra un lugar seguro para absorber la energía en ellas”, Han Shuo le recordó.

“¿A dónde te diriges?” Después de escuchar esas palabras, Akley sabía que los dos pronto se separarían. Luego de haber interactuado con Han Shuo por algunos días, tenía un sentimiento muy positivo hacia él. Fue por eso que le pregunto a dónde planeaba ir.

Después de todo, si hubiera sido otra persona, en ese momento, en la mayoría de los casos trataría de asesinarlo con el fin de mantener todas las esencias divinas. Después de pensar cuidadosamente, él sentía que aunque Han Shuo era un poco arrogante, por lo menos no era hipócrita en su conducta y era un amigo digno de confianza.

“Voy a la Ciudad de las Sombras. Pero es difícil decir si permaneceré en la ciudad en el futuro”. Han Shuo también encontraba a Akley de alguna manera confiable. De lo contrario, no lo habría ayudado desde el inicio con el impuesto de cincuenta monedas de cristal azul para su tablilla divina.

“Cuídate. Encontraré un lugar cercano para recuperar mi fuerza y absorber la esencia divina de la destrucción. ¡Quizás, vaya a buscarte en la Ciudad de las Sombras después de eso!” Akley dijo sonriendo.

«No hay problema. Estas son cinco monedas de cristal púrpura. Úsalas bien. No reveles tus esencias divinas a menos que tengas absoluta confianza en el comprador. ¡De lo contrario será muy peligroso!” Han Shuo estaba preocupado de que sin monedas de cristal para usar, Akley intentaría vender las esencias divinas de viento y rayo por monedas de cristal, atrayendo la codicia de las personas a su alrededor y al final fuera asesinado.

“Muchas gracias. Lo haré no quiero atraer el peligro a mí. Si quieres vender las esencias divinas, será sólo en el Divino del Espacio o Destino, definitivamente no seré tan impertinente de revelar los cristales y tomar la oportunidad de ser asesinado”. Akley sabía que Han Shuo estaba preocupado sobre ello y sonrió asegurándolo.

“Entonces bien, si tú lo dices, puedo estar tranquilo. ¡Adiós!” Han Shuo le señaló un área oculta antes de sacudir su mano y darle un adiós.

Después de alejarse algunas millas de Akley, el zombi élite de tierra y el zombi élite de metal, estaban ante Han Shuo. Después de alguna comunicación, Han Shuo aprendió que el zombi de metal estaba ileso. Sólo entonces fue cuando estuvo tranquilo de regresar a ambos al Inframundo.

“¡Padre, este mundo es más compatible para nuestra cultivación!” el zombi élite de tierra le dijo.

Han Shuo quedo en blanco por un momento antes de preguntar, «¿qué quieres decir?»

“Los elementos en este mundo son más intensos que en cualquier otra parte y es apropiado para que viva cualquier forma de vida de alto nivel, el Inframundo es rico sólo en el elemento de la muerte mientras que los otros elementos no están ni cerca del antiguo mundo de padre. Los cinco no podremos crecer a un ritmo rápido si permanecemos en el Inframundo”, el zombi élite de tierra explicó.

Después de escuchar sus palabras, Han Shuo contempló en silencio por un largo tiempo antes de decir, “Aparte de Pequeño Metal, los cuatro están al límite de convertirse en dioses. Han permanecido en el Inframundo antes de en realidad convertirse en dioses. Discutiremos a detalle esto después de que formen sus almas divinas”.

“¡Entiendo!” el zombi asintió de forma dócil. Luego, lo miró con ojos suplicantes y le pidió, “¡Padre, por favor guarda esas esencias divinas de tierra para mí! ¡Seré capaz de absorberlas después de que forme mi alma divina y mi cuerpo divino!”

“¡No te preocupes, las guardaré para ti!” Han Shuo estaba asombrado y pensó interiormente, ‘¡estos pequeños se están volviendo más y más codiciosos!’

“Debes guardarlas para mí. ¡Muy pronto comprenderé completamente el alma divina de ese viejo dragón!” el zombi nuevamente lo exhorto como si tuviera miedo de que él de alguna forma perdiera las esencias divinas.

“¡Si, si, definitivamente las guardaré para ti!” Han Shuo le aseguro sonriendo y procedió a enviar a ambos de regreso al Inframundo.

Después de que ambos regresaron, él voló hacia la Ciudad de las Sombras siguiendo la dirección que los pueblerinos indicaron.

Su mente estaba bastante agobiada con indecisión durante el viaje. Basado en las palabras del zombi élite de tierra, los cinco zombis de élite podrían crecer mejor en el Elysium. Sin embargo, de los cinco, cuatro cultivaban en la energía de la tierra, vida, fuego y agua. Esas energías eran incompatibles en los Dominios de los Dioses Supremos de la Calamidad donde él se encontraba. Si se fueran a quedar con él, tarde o temprano atraerían problemas.

Sin embargo, Han Shuo no podía estar enteramente tranquilo de dejar que los cuatro se dirigieran a sus respectivos dominios de manera separada. Este plano era, después de todo, el Plano de los Dioses. Había toda clase de dioses poderosos por todas partes. Han Shuo estaba preocupado por su seguridad.

Con ello, Han Shuo realmente no sabía que debía hacer, él había elegido permanecer en el campo de los Dioses Supremos de la Calamidad. Si otros descubrieran sus relaciones con los zombis quienes cultivaban en los elementos de la tierra y el edicto de la vida, podría estar en un gran peligro y quizás incluso sería tomado como un traidor por la Iglesia de la Calamidad.

‘Ugh, olvídalo. Cruzaré ese puente cuando llegue el momento. ¡Luego me preocuparé de eso!’ cuando Han Shuo pudo estabilizar su mente, decidió que sólo dejaría de pensar en ello. Se apuró en su viaje a la Ciudad de las Sombras.

El Dominio de la Oscuridad era muchas veces más grande que el Continente Profundo. La Ciudad de las Sombras era una de las cinco ciudades mayores en el Dominio de la Oscuridad. Aunque era llamada ciudad, de hecho contenía varias docenas de pequeñas ciudades y fortalezas. Una fortaleza podía ser más grande que los territorios del Imperio Lancelot.

Cuando él entró en la esfera de influencia de la Ciudad de las Sombras, descubrió que todavía había un largo viaje hasta la verdadera Ciudad de las Sombras.

Había pequeños pueblos alrededor del perímetro. Después de pasar trece o más pueblos, llegó a una fortaleza en el perímetro de la ciudad.

Pero antes de que él incluso se acercara, seis enormes torres de una barrera que pasaban a través de las nubes entraron en sus ojos. El punto central de la barrera estaba brillando con un profundo brillo oscuro. Tomaban la forma de una estrella de seis puntas que extendía constantemente una poderosa barrera alrededor de la fortaleza.

Sin una tablilla divina y monedas de cristal, sería imposible entrar en ella.

Los guardias divinos podían ser encontrados estacionados en los huecos entre las torres de la barrera. Sus figuras estaban oscurecidas y sus apariencias eran indistinguibles mientras estos observaban fríamente el movimiento de todos aquellos que caminaban al fuerte.

Han Shuo se encontró a sí mismo entre una multitud de dioses cultivando en la energía de la oscuridad, muerte y destrucción que se dirigía a la fortaleza. Después de observar con cuidado sus alrededores, descubrió la presencia de dioses quienes cultivaban en otras energías como el espacio, tierra y fuego. Al parecer en el Dominio de la Oscuridad se permitía que entraran dioses que cultivaran otras energías.

Después de un momento de cuidadosa observación y de escuchar, aprendió que aparte de los dioses quienes cultivaban en el edicto de la vida y el elemento de la luz, todos los demás dioses tenían permitido entrar. Eso era debido a que los Dioses Supremos de la Calamidad eran los enemigos permanentes de los Dioses Supremos de la Luz y la Vida.