GDK – Capítulo 674

0

Capítulo 674: Cazadores de dioses


“¡Hey! ¡Hey! ¡¿Qué demonios estás haciendo?!” Akley quien estaba siendo estirado por su collar forcejeo en el aire. Parecía mortificado.

“Esos tipos tuyos han llegado. Te estoy alejando de ellos. ¡Si permanecemos aquí, es muy probable que seamos descubiertos!” Han Shuo respondió casualmente y continuó tirando de Akley.

“¿Tan pronto? ¡Maldición, son condenadamente tenaces y en realidad me han perseguido todo el camino hasta el Elysium!” Akley maldijo. Dejó de forcejear cuando escuchó que sus enemigos habían llegado.

La velocidad de vuelo de Han Shuo incrementó sustancialmente después de que él se calmó. Viajo a través de regiones remotas donde se encontraba una interminable cadena de montañas deshabitadas. Prácticamente no se encontraron con ninguna otra persona.

Después de volar por varias millas, él arrojó a Akley a la cima de una colina árida y dijo, “debimos haberlos perdido. ¡Continua con tu descanso!”

Akley no hizo una pausa al recuperar sus heridas mientras estaba siendo arrastrado en el aire por él. Gracias a la eficacia de la píldora de rejuvenecimiento, las heridas en su cuerpo habían comenzado a formar costras. Incluso su rostro recobró una ligera sombra de un rojo saludable.

La píldora de rejuvenecimiento era muy benéfica para recuperarse de las heridas. Akley, como un dios que cultivaba en el edicto de la destrucción, poseía un cuerpo divino que podía recibir los beneficios de la píldora a máxima capacidad. Por tanto, su condición había mejorado inmensamente dentro de un corto periodo de tiempo.

“También debes ser cuidadoso y utilizar esta oportunidad para recuperar algo de energía – debes mantenerte en el estado más óptimo. Aunque esta es la primera vez que vengo al Elysium, creo que este mundo no es para nada pacífico. ¡Si nos encontramos con algo inesperado, tendremos mejores oportunidades de sobrevivir si estamos en mejor condición!” Akley le sugirió a Han Shuo mientras se sentaba en la colina árida.

Después de haber experimentado incontables grandes batallas donde la diferencia entre la vida y la muerte era sólo el grosor de un cabello, Han Shuo hacía mucho había formado ese buen hábito. En el momento en que descendió, su encarnación de la muerte voló al Caldero de la Miríada de Demonios e inmediatamente comenzó a descansar.

Con el caldero, sus dos encarnaciones podían hundirse en la cultivación en cualquier momento. En el presente, ambas encarnaciones estaban en el interior del Caldero de la Miríada de Demonios y serían enviadas a su demonio infante cuando él necesitará usar sus energías.

Después de darle esa advertencia, Akley inmediatamente continuó recuperando su energía y no le prestó atención. Mientras sus encarnaciones cultivaban dentro del caldero, observó en blanco a la distancia mientras interiormente meditaba sobre su futuro.

Comparado al Continente Profundo, el Elysium no sólo era más grande, las relaciones y políticas eran incluso más enredadas y complicadas. Los doce Dioses Supremos habían dividido el infinitamente amplio Elysium en doce dominios, uno para cada uno.

Naturalmente, ningún Dios Supremo permitiría fuerzas opuestas en sus dominios. Cualquier invasor descubierto sería ejecutado sin misericordia.

Los dioses quienes cultivaban en la energía de la muerte, destrucción y oscuridad estaban estrictamente prohibidos en los dominios bajo los Dioses Supremos de la vida y luz y viceversa.

Los dominios de la tierra, fuego, viento, agua y trueno, pertenecían a una neutralidad inestable. A menudo, tendrían mezclas de dioses cultivando en varias energías, junto a una minoría de dioses cultivadores de la energía de la muerte, destrucción y oscuridad que podían ser encontrados. Esos dioses usualmente vivían alrededor de las regiones con características especiales. Por ejemplo, si la región tenía una intensidad particular de elementos de la muerte y oscuridad, eso atraería para vivir en ese sitio a los dioses que cultivaban en esas energías.

Los dominios bajo el Dios Supremo del Destino y Espacio permitían la entrada de todos los dioses. Esos dos Dioses Supremos eran básicamente permanentemente neutrales. Nunca participaban o tomaban lados en ninguno de los feroces conflictos del Elysium.

Los doce Dioses Supremos estaban divididos en varias facciones. Los Dioses Supremos de la Luz y la Vida eran equipo. Los Dioses Supremos de la Tierra, Fuego, Viento, Agua y Trueno podía decirse que estaban en un lado, pero eran la facción menos unida y la más inestable. Por ejemplo, en años recientes, el Dios Supremo del Agua se había estado acercando más al Dios Supremo de la Luz y lentamente se estaba alejando del grupo.

Los Dioses Supremos de la Muerte, Destrucción y Oscuridad también habían formado una alianza, producto de la cual estaba la Iglesia de la Calamidad. El Dios Supremo de la Oscuridad sólo se había unido a los otros dos en años recientes. Aquellos en ese bando habían amenazado severamente los intereses de los Dioses Supremos de la Vida y la Luz. Era prácticamente imposible para los dos bandos interactuar pacíficamente. La mayoría de las guerras en el Elysium involucraban a esos dos bandos.

El Dios Supremo del Espacio así como la mayoría de los cultivadores en el edicto del espacio, vagaban por todo el universo. Eran los dioses más dispersos alrededor del Elysium y eran casi siempre neutrales hacia los conflictos. Cómo eran las únicas personas quienes podían desplegar matrices de transportación entre planos, prácticamente ninguna fuerza les daba alguna clase de problemas.

El Dios Supremo del Destino era el más misterioso y usualmente no le prestaba atención a los asuntos mundanos. No importaba si los poderes estaban chocando unos con otros o si todo el plano material estaba en llamas, el Dios Supremo del Destino no mostraba preocupación en absoluto.

Sin embargo, cuando las peleas escalaban hasta el punto donde una facción no se detendría hasta que pereciera, el Dios Supremo del Destino emergería como el que resolvería el conflicto. En su mayoría, esas facciones tomarían en cuenta la opinión de ese dios y se reconciliarían, alcanzando una tregua y quizás incluso cesando completamente el conflicto.

La razón de que todas las fuerzas lo escucharan era que – se decía que el Dios Supremo del Destino era la voz para El Creador. Sus palabras reflejaban las palabras del Creador.

Han Shuo había aprendido esa información a través de toda clase de canales antes de llegar al Elysium. En ese mundo donde toda clase de poderes podían ser encontrados y toda clase de clanes familiares dominaban la extensa tierra, sin un entendimiento de las disputas y el panorama mayor, permanecer en la facción equivocada podía significar la perdición.

Debido a la enemistad que él tenía con la Iglesia de la Luz y el Santuario del Hielo, básicamente era imposible para él permanecer neutral. Como era un don nadie sin autoridad e influencias en el Elysium, esperando asegurar su propia seguridad, elegiría permanecer en el bando de la Iglesia de la Calamidad. Ese era el único acto posible.

Aunque él desde hacía mucho había deseado visitar ese plano material, ahora cuando verdaderamente se encontraba de pie en el suelo del Elysium, se sintió bastante perdido sobre su futuro. No tenía idea de donde permanecería en ese plano material de alto nivel donde poderosos expertos nivel dios podían ser encontrados en cada esquina o a donde debería ir.

“Debes pelear constantemente y volverte fuerte constantemente. Un cultivador de las artes demoníacas nunca tiene miedo de los retos – ve a futuro. Cuando te vuelvas igual de poderoso que el Glorioso Señor Demonio, podrás ir y hacer lo que quieras. ¡Incluso podrás regresar a tu hogar!” como si sintiera los sentimientos de inseguridad de Han Shuo sobre el futuro, el Espíritu del Caldero repentinamente comenzó a comunicarse con su consciencia.

“Cuando verdaderamente alcance esa etapa, todo en mi hogar habrá cambiado completamente. Todos a los que conocía habrán muerto de vejez”, cuando Han Shuo pensó sobre la Tierra, recordó a sus padres. Su corazón repentinamente pico y se sintió de alguna forma incómodo.

Después de escuchar esas palabras, el Espíritu del Caldero guardó silencio.

Luego de un largo tiempo, cuando Han Shuo todavía estaba inmerso en su dolor de cabeza, el Espíritu del Caldero repentinamente le transmitió, “hay personas acercándose. Con fuerzas bastante decentes. ¿Quieres alejarte de ellos?”

Han Shuo inmediatamente recobró sus sentidos. Después de alejar de su mente todos esos pensamientos enredados, instruyó, “envía un demonio místico. ¡Lo decidiré después de determinar la situación!”

“¡Bien!” siguiendo su orden, el Espíritu del Caldero envió un demonio místico sin forma o sustancia para que volara hacia el grupo que se acercaba.

Los demonios místicos refinados por el Espíritu del Caldero eran todos hechos de las almas de los dioses menores o medios. Han Shuo desde hacía mucho experimentó el poder de los demonios místicos y sabía que esos demonios refinados por el caldero eran mucho más poderosos que los que él refinó meticulosamente. El demonio místico incorpóreo prácticamente no tenía una lectura de vida cuando no estaba atacando. Sin poseer una fuerza extremadamente fuerte, sería casi imposible detectar las presencias de esos demonios.

El demonio voló rápidamente hacia su destino. Siendo inmaterial, no estaba afectado por la gravedad y podía volar a alta velocidad. Al demonio sólo le tomó unos momentos el alcanzar su objetivo.

Se miraba una vieja de apariencia escalofriante con cabello gris y un cuerpo que se veía como un cadáver seco. Estaba riendo siniestramente en voz baja mientras tejía rayos de la muerte y los lanzaba en todas direcciones.

Frente a la vieja estaba un grupo de cinco. Se veían aterrados y estaban escapando en cinco direcciones diferentes.

La vieja cultivaba en la energía elemental de la muerte. Parecía que era una diosa media. Los cinco que escapaban en desorden eran dioses menores. Había tres hombres y dos mujeres. Dos de ellos cultivaban en el elemento de la muerte, otros dos cultivaban en el elemento de la oscuridad, mientras que uno cultivaba el edicto de la destrucción.

“Corran hacia el valle. Hay un edificio de una matriz de transportación entre planos con guardias divinos. ¡Mientras que lleguemos al valle, esta cazadora de dioses seguramente se marchará!” una mujer que cultivaba en el elemento de la oscuridad le gritó a los dos hombres de edad media que cultivaban en el elemento de la muerte.

¡Un cazador de dioses! Han Shuo estaba sorprendido. Nunca esperó encontrarse con un notorio cazador de dioses poco después de llegar al Elysium.

Los así llamados cazadores de dioses eran dioses quienes cazaban y asesinaban a otros dioses que cultivaban en la misma energía con el fin de incrementar su propia energía divina.

Un dios podía absorber la energía divina de otro dios mientras que ambos cultivaran la misma energía elemental o edicto. Aquellos quienes estaban cansados de la larga e interminable cultivación o eran muy perezosos para viajar a un plano material para reunir poder de la fe, usualmente se asomarían en algunas zonas remotas para cazar a otros dioses con fuerzas débiles que cultivarán la misma energía y absorberían su energía divina, elevando su propia energía divina.

Sin importar el dominio del Dios Supremo, los cazadores de dioses eran despreciados y fuertemente juzgados. Había un departamento de guardias divinos especializados en la tarea de cazar a los cazadores de dioses en todos y cada uno de los doce dominios. ¡Una vez capturado, lo asesinarían en el lugar sin un juicio! Hablando normalmente, los cazadores de dioses no cazaban en ciudades o pueblos donde estaban presentes los dioses poderosos. Usualmente escogerían atacar en regiones con escasa población donde los guardias divinos tendrían dificultades para asistir. Preferían poner sus manos en dioses débiles que viajaban solos.

Ese tipo de existencias estaban dispuestas a tomar enormes cantidades de riesgos para alimentar su codicia y su sed de energía divina. Muchos de esos quienes eran nuevos en el Elysium podrían ser acabados por un cazador de dioses antes de que pudieran experimentar verdaderamente las maravillas de ese mundo.

Aunque habría guardias divinos asignados para acabar con ese puñado de lunáticos que cazaban dioses que cultivaban en la misma energía, estos estaban limitados en fuerza y números. No podían ponerle completamente final a la existencia de los cazadores de dioses.

Antes de llegar al Elysium, Donna repetidamente lo preocupo y le advirtió sobre ellos. Ella una vez mencionó que algunos de esos cazadores poseían fuerzas extremadamente grandes. Incluso había cazadores de dioses que eran miembros de alto nivel en algunos clanes familiares influyentes. Permanecían bien portados ante el público mientras no fueran capturados.

La codicia y la sed de energía divina, en las circunstancias correctas, podían convertir a una persona normal en un desquiciado cazador de dioses. Incluso tus amigos cercanos podrían convertirse en el siguiente cazador cuando estuvieras gravemente herido.

Mientras esos trozos de información fluían rápidamente a través de su cerebro, antes de que pudiera meditar cuidadosamente sobre ello, su rostro se sacudió – descubrió que por alguna razón, uno de los cultivadores en el elemento de la muerte estaba volando hacia él mientras la aterradora y siniestra anciana lo perseguía.