GDK – Capítulo 672

0

Capítulo 672: Amigo, ¿quieres ser asquerosamente rico?


Cuando la decena de guardias divinos que eran dioses menores de varias fuerzas y ese dios medio de etapa temprana llegaron, un aura austera y desolada instantáneamente lleno el área. Ese guardia divino serio y grave quien tomó la iniciativa era especialmente aterrador. Incluso aunque no liberó su Dominio de la Divinidad o demostró su furia, podía darle a la gente una intensa intimidación sólo al arrugar sus cejas.

La consciencia desplegada de Han Shuo descubrió no sólo a la decena de guardias divinos quienes llegaron siguiendo el fuerte silbido del anciano. Había hombres y mujeres, jóvenes y viejos que salieron de varios de los otros edificios. Algunos de ellos eran dioses menores, algunos dioses fundamentales, mientras que algunos de ellos eran simples semidioses.

Después de dar algunos vistazos, él descubrió que esas personas parecían haber llegado recientemente desde otros planos materiales. Estaban dentro de otros edificios y salieron a observar cuando escucharon los sonidos.

“¿Qué está mal con comprar a crédito? ¿Nunca antes se ha visto?” fuera de las expectativas de Han Shuo, incluso cuando se enfrentaba en contra de semejante grupo formidable de expertos, el joven quien poseía una fuerza de un dios menor de la etapa media e incluso estaba cubierto con cortes y moretones, no retrocedió con miedo. Por el contrario, parecía tener una apariencia asesina y quería pelear hasta su muerte.

El anciano sacudió su cabeza y suspiró. Fingió tener compasión mientras decía, “que tipo tan lamentable. ¡Su cerebro realmente fue golpeado fuera de su cráneo!”

“¡Deténganlo!” ese líder de los guardias divinos dijo fríamente e hizo un gesto con su mano.

Los dos dioses menores detrás de él se apresuraron al frente como dos rayos. Brillos oscuros fluían desde las picas en sus manos.

Los ojos azules de ese joven quien quería comprar a crédito repentinamente se llenaron de locura mientras gritaba fuertemente como si fuera una bestia enfurecida. La energía de la destrucción estalló desde su cuerpo mientras cargaba hacia los guardias divinos que iban a detenerlo. Era extremadamente salvaje.

Han Shuo encontraba muy admirables a las personas con esa clase de entusiasmo y sin miedo al enfrentar la muerte. Pero desafortunadamente, como esa persona estaba seriamente herida, ejerciendo tanto poder bajo semejantes condiciones, sólo causaría que sus heridas empeoraran.

Repentinamente, a mitad del camino de su carga, ese joven se tambaleó y cayó al suelo. Sólo así quedó inconsciente.

Los dioses no eran invulnerables a las heridas. Dadas las heridas que tenía, ya era increíble que todavía fuera capaz de caminar. ¡Y ahora, al forzarse a sí mismo, sería de sorprender si no colapsara!

Los dos guardias divinos quienes estaban a punto de castigar al joven como un ejemplo para la multitud que observaba, quedaron en blanco cuando el joven inesperadamente se desmayó. Giraron sus miradas hacia el dios medio, buscando sus órdenes.

“Arréstenlo. ¡Aquellos quienes no son bien portados deben ser encerrados y dárseles una lección de las reglas!” el líder de los guardias divinos gruñó fríamente.

Los dos guardias quienes escucharon la orden no mostraron la menor vacilación. Caminaron directamente hacia el joven desmayado, tiraron de él y comenzaron a arrastrarlo.

«¡Espera!” Han Shuo repentinamente gritó.

Los dos guardias nuevamente se sobresaltaron y sus miradas nuevamente giraron hacia su comandante. Este sin embargo, no dijo ni una palabra y más bien miraba hacia Han Shuo con sus helados ojos, como si esperara su explicación.

“¿Debes ser el jefe local de los guardias divinos, Lord Dolores?” Han Shuo pregunto de una forma amigable…

Ese jefe estaba asombrado. Fue sólo en ese momento que comenzó a medirlo cuidadosamente y preguntó, “¿no eres un recién llegado? ¿Cómo conoces mi nombre?”

“¡La hermana mayor Donna me dijo que si tenía algún problema aquí, podría buscarte por ayuda!” Han Shuo dijo tranquilamente.

La expresión de Dolores se tranquilizó tan pronto como mencionó a Donna. Pregunto, «¿cuál es tu nombre? ¿De dónde vienes?”

“¡Bryan, del Continente Profundo!” Han Shuo asintió sonriente. Antes de ir, Donna le dijo que Dolores era alguien de la generación joven de su clan familiar quien fue asignado a ese lugar para templarse y ganar experiencia. También le dijo que le notificaría a Dolores por adelantado y que no tenía nada por qué preocuparse.

Después de escuchar su respuesta, Dolores asintió. Parecía que Donna definitivamente le había notificado sobre él. Para proceder, Dolores miró los alrededores y ordenó fríamente, “¡aquellos quienes no tengan nada que hacer aquí, retírense!”

La multitud quien se reunió en los alrededores para observar el drama desaparecieron rápidamente. Algunos momentos después, aquellos quienes permanecieron fueron los guardias divinos, ese anciano a cargo de los procedimientos de las tablillas divinas y ese joven desmayado.

“Mi prima mayor me contó sobre ti. Si necesitas cualquier cosa, por favor no dudes en pedirlo. ¡Te ayudaré con todo lo que esté dentro de mis medios!” Dolores le dijo después de que los observadores desaparecieron.

“Ese tipo tiene bastante coraje. ¡Si puedes evitar hacerle las cosas difíciles, por favor hazlo!” Han Shuo le pidió a Dolores de una manera apropiada mientras señalaba hacia ese joven cultivador del edicto de la destrucción en el suelo. La conducta de ese joven de cargar temerariamente al frente incluso cuando las probabilidades estaban completamente en su contra habia impresionado bastante a Han Shuo.

«¡No hay problema!” Dolores puso una expresión bastante extraña mientras no podía entender por qué pediría misericordia por ese recién llegado quien no sabía cómo seguir las reglas. Pero Donna lo había instruido para asistirlo y ese asunto era menos que trivial, casualmente accedió a su petición.

Han Shuo puso una sonrisa, señaló hacia el viejo y pregunto, “una cosa más, escuche de la hermana mayor Donna que obtener una tablilla divina costaría sólo cincuenta monedas de cristal azul. ¿Pero por qué él me está pidiendo ochenta piezas?”

“Erm, no sabía que tú estabas de nuestro mismo lado. ¡Mis disculpas! ¡Mis disculpas!” ese viejo se inclinó y se disculpó humildemente. Su actitud era completamente inversa a la anterior. Sin embargo, cuando Han Shuo observó cuidadosamente, noto que el anciano no reveló rastros de miedo.

“¡Sobre eso, diferentes personas tienen diferentes precios!” por alguna razón el rostro grave y serio de Dolores parecía de alguna manera incómodo. Poco después, disparó una mirada hacia el viejo y le ordenó, “¡Jeff, exéntalo del impuesto de procesamiento por su tablilla divina!”

“¡Si! ¡Si!” ese anciano llamado Jeff acepto apresuradamente. Sin embargo, no parecía nervioso en absoluto.

Mientras tanto, todos los guardias divinos al lado de Dolores tenían expresiones extrañas. Algunos de ellos incluso reían en secreto.

Han Shuo claramente había captado las expresiones de todos a su alrededor. Repentinamente, entendió la situación – Dolores era la mente maestra detrás de la estafa. De lo contrario, ese viejo no habría estado tan tranquilo. ¡Esto también explicaba por qué después de que él pronunció esas palabras, Dolores parecía más incómodo que Jeff!”

“No hay necesidad de excepciones. Son sólo cincuenta monedas de cristal azul. ¡Puedo pagar!” Después de haber descubierto la situación, él no mostró ninguna intención de indagar más. Sacó una pieza de moneda de cristal púrpura y se la entregó a Jeff. Luego señaló hacia el joven quien colapsó en el suelo y dijo, “una pieza de moneda de cristal púrpura. ¡También estoy pagando la tablilla divina de ese tipo!”

Jeff no aceptó de inmediato la moneda. En secreto miró hacia Dolores como si le pidiera una instrucción. Fue sólo cuando vio que Dolores cuyas cejas estaban arrugadas asintió que aceptó sonriente la moneda y respondió afirmativamente.

“Después de que completes tu tablilla divina, deberías dirigirte al norte. Después de viajar por aproximadamente medio mes, llegarás a la Ciudad de las Sombras. Es una de las siete ciudades mayores del Dominio de la Oscuridad. Nuestra Casa Lavers está en esa ciudad. Si no surge nada inesperado, mi prima mayor debería estar en la ciudad. Asegúrate de buscarla cuando llegues. Te ayudará con tu establecimiento”, después de instruir a Jeff, Dolores pensó por un momento y le dijo a Han Shuo.

Él asintió después de escuchar sus palabras.

“Puedes relajarte. Como el jefe local de los guardias divinos, soy bastante influyente en este valle. Puedes marcharte cuando tu tablilla divina esté hecha. ¡Nadie te dará ninguna clase de problemas!” Dolores continuó.

“¡Muchas gracias!” Han Shuo sabía que esos recién llegados quienes entraban a ese valle serían timados y acosados. Sin monedas de cristal, aquellos quienes quisieran obtener una tablilla divina tendrían que servir en la mina del interior del valle por algunos años. Incluso aquellos quienes venían de planos materiales de nivel alto o medio que podrían estar en posesión de monedas de cristal, se enfrentarían a toda clase de trucos hasta que una porción de sus posesiones fuera exprimida.

Él fue muy afortunado de que Donna le hubiera dado instrucciones por adelantado. De lo contrario, habría sido casi imposible para él dejar tan fácilmente el valle.

Finalmente, antes de partir, Dolores le dijo, “si tú enfrentas algún problema dentro del valle, sólo búscame. ¡Te ayudaré a resolverlo todo con mis medios!” después de escuchar esas palabras, Dolores se marchó con sus hombres.

Mientras su grupo se retiraba, el viejo Jeff se inclinó y respetuosamente invito a Han Shuo al interior del edificio. Dijo, “por favor entra. Completaré tu tablilla divina tan pronto como sea posible. Jaja, ¿por qué no dijiste que conocías a Lord Dolores? ¡Si hubiera sabido antes que eras uno de los nuestros, no habría tantos malentendidos!”

“Estaba a punto de decirte pero ese tipo golpeado a más no poder repentinamente llegó de la nada. ¡No fui capaz de hacerlo a tiempo!” Han Shuo sonrió sin sinceridad y fingiendo amabilidad con Jeff. Entendió que un personaje como Jeff era difícil de lidiar y sería muy difícil defenderse de los trucos que esa clase de viejo astuto podría idear. Como ya se había salvado y no estaba dispuesto a discutir con él, simplemente le siguió el juego en lugar de burlarse de él.

El procedimiento para obtener una tablilla divina requería un examen del reino del solicitante, sus orígenes y una serie de procedimientos complicados. Sin embargo, con la cordial asistencia de Jeff, él completó los procedimientos muy pronto y obtuvo su tablilla.

Ese joven que había perdido la consciencia también fue despertado por el viejo. Cuando despertó, aunque tenía su cabeza aturdida, todavía estaba intentando pelear. Pero cuando escucho que el anciano dijo que lo ayudaría a obtener la tablilla, rápidamente se calmó.

Akley. Dios menor de la destrucción en la etapa media. Originario del Continente Océano Azul. ¡Han Shuo se enteró de alguna información sobre el joven cuando estaban en el proceso de obtener la tablilla!

“Akley, esta es tu tablilla divina. Cuídala bien y por ningún motivo la pierdas. No importa donde estés, una tablilla divina es tu identificación. ¡Sin una, te encontrarás con un montón de dolores de cabeza!” Jeff le advirtió cuando le entregó la tablilla a Akley

“Pff, no necesito tu recordatorio. ¡Te pagaré cuando tenga el dinero!” Akley tomó su tablilla impacientemente. Al parecer él todavía ignoraba que Han Shuo había pagado por él.

“No hay necesidad de eso. Él pagó las monedas de cristal por ti e incluso pidió piedad para ti. ¡De lo contrario, ahora estarías encerrado!” Jeff gruñó ligeramente y dijo. Si no fuera por Han Shuo, quizás Akley no habría sido capaz de entrar al edificio.

Este estaba asombrado después de escuchar las palabras del viejo y comenzó a medir cuidadosamente a Han Shuo. Después de un largo tiempo, murmuró, “¡qué coincidencia, me falta un ayudante!” Los ojos de Akley destellaban brillantemente mientras miraba a Han Shuo. Preguntó emocionado, “amigo, ¿quieres ser asquerosamente rico?”

“¡No!” Han Shuo respondió brevemente.

“Erm… Sé que mi apariencia ahora no se ve muy convincente, pero conozco un lugar donde podemos volvernos muy ricos. Es verdad. Me faltan ayudantes. ¡Ahora oficialmente te invito a unirte a mí!”