GDK – Capítulo 654

0

Capítulo 654: Dos formaciones demoníacas


Han Shuo no esperaba que Donna fuera tan valiente para entregar tal orden en el instante en que los demonios místicos se marcharon. Pero después de un pequeño momento de pensar, él descubrió que esa en efecto era una gran oportunidad.

Pero eso sería sólo con el prerrequisito de que Donna pudiera contener tanto a Eriksson como a Kaiser por sí sola. Si sólo uno de ellos pudiera tener sus manos libres, aquellos en el equipo de Donna posiblemente podrían ser destruidos.

Ambos lados estaban formados con fuerzas similares. Aparte de los tres dioses medios, el resto tenían fuerzas de dioses menores. Como aquellos en el lado de Donna sólo habían sido asediados por los demonios místicos por un periodo de tiempo más corto agotaron menos de su energía divina que los del otro lado y por tanto obviamente tenían ventajas en contra de sus oponentes. ¡La decisión de Donna de lanzar un ataque en ese momento no pudo ser más sabia!

Tan pronto como termino sus palabras, tomó la delantera y cargó de frente como la manifestación de la oscuridad. Kaiser y Eriksson intercambiaron miradas. Aunque parecían algo indispuestos, se lanzaron al frente sin vacilar.

Con Eriksson siguiendo unos pasos por detrás, Kaiser cargo al frente para encontrarse con el ataque de Donna. Su cuerpo repentinamente comenzó a estallar con un intenso brillo destellante y emergió con un violentamente fuerte elemento de la luz.

«¡Vamos!” Bolten gritó con una voz profunda. Un martillo de guerra destellando con un brillo oscuro apareció en su mano. No estaba claro que material fue usado al forjar el alma que lo hacía lucir extremadamente pesado.

Mientras tanto, un exquisito arco apareció en la mano de Li Wei. El habitualmente silencioso Bowen no uso ninguna arma pero colocó una pieza de armadura en su cuerpo. Acto seguido, Colbert manejo una aterradora lanza de hueso blanco en su mano derecha. Tenía extraños símbolos grabados en toda la superficie.

Los hermanos Brook, Li Wei y Colbert cargaron al frente. Se miraban muy emocionados y parecían estar acostumbrados a esa clase de situación.

Con Donna manejando tanto a Eriksson como a Kaiser, había cuatro dioses menores enemigos para lidiar. En el lado de Donna, excluyendo a Han Shuo, se encontraban Bolten, Bowen, Li Wei y Colbert – exactamente cuatro dioses menores. Sus números coincidían precisamente con los enemigos.

Han Shuo no cargó temerariamente al frente y se unió a la batalla. Dado que Li Wei, la más joven de ellos poseía la fuerza de una diosa menor en la etapa tardía y que la mayoría de los expertos eran similares a su fuerza, él sólo estaría buscando problemas para él mismo sí participará en el combate.

Por tanto, permaneció inmóvil cuando sus aliados cargaron sobre sus oponentes. Simplemente se quedó quieto y observó la batalla con sus helados ojos.

Donna y sus expertos en realidad no despreciaban su conducta. En sus mentes, él simplemente era un novato quien recientemente dio un paso en el rango de los dioses y seguramente perecería si fuera a participar en tal batalla. Era muy razonable y lógico para él permanecer donde estaba.

Y así él permaneció tranquilamente en el mismo sitio. Mientras observaba a los expertos divinos peleando unos contra otros, observó la Formación de Recolección del Yin Místico del Noveno Reino a través de su demonio espíritu.

En un instante, la región fue llenada con arena y rocas voladoras. Múltiples Dominios de la Divinidad chocaron unos con otros produciendo incesantes temblores y explosiones.

Todos esos expertos nivel dios viajaron desde planos materiales distantes encubiertos hasta ese lugar. Para Han Shuo, no importaba si eran aliados o enemigos, todos eran extranjeros. En secreto deseaba que todos ellos perecieran en ese lugar.

Quizás la única excepción a ese deseo era Donna. Por decir lo menos, ella había sido muy amistosa hacia él desde el inicio.

La mayoría de la concentración de él estaba en ella. Dentro de su Dominio de la Divinidad de la Oscuridad, la intensa luz producida por Kaiser sólo podía extenderse para cubrir un área muy limitada. Kaiser y Eriksson estaban de pie muy cerca uno del otro dentro del limitado pedazo de terreno. Estaban lidiando con los ataques de Donna con gravedad.

Donna parecía estar en posesión de una remarcable arma divina. Gracias a la milagrosa energía en esa pieza de arma divina, su energía de la oscuridad fue grandemente amplificada. Aunque los tres estaban en el reino del dios medio, Han Shuo presumía que ella era ligeramente más fuerte que los otros dos. De lo contrario, no parecería tan despreocupada al lidiar con los dos al mismo tiempo.

Han Shuo observó calmadamente la batalla entre dioses mientras observaba por cualquier cambio en la Formación de Recolección del Yin Místico del Noveno Reino a través del demonio espíritu. Medito interiormente las formas para acabar con Kaiser y su grupo.

Incluso si su crimen de exterminar a la raza de los dragones oscuros fuera dejado de lado, todavía no había manera en que él dejara ir a Kaiser y su grupo. Él había ofendido más allá de la redención a los establecimientos de la Iglesia de la Luz y al Santuario del Hielo de ese continente. Además del hecho que una vez lastimó el alma de Eriksson, él entendía que los agravios entre él y el par sólo podría ser resuelto cuando una de las partes muriera. Naturalmente, él no deseaba morir. Por tanto, estaba determinado a matar a Kaiser y Eriksson.

Con sus intenciones en mente, rápidamente le dio vueltas a su mente por maneras de matar al dúo. Descubrió que estaba más allá de lo adecuado el asesinar a los dos con simplemente su propio poder.

Pero repentinamente, una idea llegó a su mente. A través de ese demonio espíritu paseando de un lado a otro alrededor de la Formación de Recolección del Yin Místico del Noveno Reino, descubrió que cerca de la formación, había bastantes formaciones ocultas con poderes destructores fuera de lo común. Esas formaciones demoníacas anteriormente parecían haber sido ocultadas por alguna clase de energía- Fue después de que la docena de demonios místicos regresaron a la formación que estas se revelaron gradualmente.

Entre ellas, había dos formaciones demoníacas cuyas funciones eran claras para Han Shuo. También entendió cómo evitar ser atacado el mismo por las formaciones.

Una era llamada Humo de la Quinta Nube mientras que la otra era la Ráfaga Negra de la Perdición. Eran formaciones demoníacas con inmensos poderes destructivos. Él conocía las formaciones a detalle y por tanto tenía confianza de que podría preservar su vida dentro de esas formaciones. Para comenzar ambas formaciones eran extraordinariamente poderosas. Si fueron desplegadas por la misma persona quien desplegó la otra formación, seguramente serían más mortales.

Interiormente le dio vuelta a su mente sobre cómo llevar a Eriksson y su grupo a las dos formaciones demoníacas.

Pero antes de que él pudiera llegar a una forma de hacerlo, un sentimiento de gran peligro repentinamente se alzó dentro de su consciencia. Inmediatamente giró su concentración para localizar la fuente de la amenaza que sintió su consciencia.

Han Shuo repentinamente se sacudió. Se dio la vuelta y descubrió que había otro grupo de personas que descendían a la tercera capa del mundo subterráneo y estaban dirigiéndose hacia ellos. Este descubrimiento hizo que él se alarmará enormemente. No esperaba que otros aparte de su propio grupo y el de Eriksson supieran cómo llegar allí, especialmente con la raza de los dragones oscuros exterminada.

“¡Donna, hay más personas viniendo!” Han Shuo gritó en voz alta.

Donna quien estaba dentro de la absoluta oscuridad y le daba a Kaiser y Eriksson un momento difícil también se sorprendió cuando escuchó su grito.

Ella tenía confianza en sus palabras e inmediatamente cesó sus ataques y se retiró. No olvido instruir a sus compañeros de equipo a que retrocedieran.

Los dos grupos quienes repentinamente entraron en conflicto llegaron a una pausa de pronto. Quizás la duración de la batalla fue muy breve, que no hubo muertes en ninguno de los lados. Sólo Bolten y un enemigo recibieron heridas menores.

Bolten parecía molesto y enfadado después de ser lastimado. Después de regresar hacia Han Shuo junto a Donna, reprimió la ira en su corazón y preguntó, “¿qué ocurre?”

“¡Hay más gente viniendo!” Han Shuo respondió con una voz profunda, después de dispararle una mirada helada.

“¡Por qué es que yo no puedo sentir nada!” Bolten quien no estaba de buen humor miro enojado a Han Shuo y dijo furioso, “estoy herido y justo ahora era el momento crítico para que hiciera mi contraataque. ¡Ahora estoy lastimado por nada debido a tus tonterías!”

“¡Bolten, cállate!” Donna le gritó con una expresión grave antes de murmurar suavemente para sí misma con sus cejas arrugadas, tratando de sentir con calma la condición en la distancia. Repentinamente, sus ojos brillaron con asombro y dijo, “tiene razón. ¡Hay más gente viniendo!”

Donna tranquilizó a los miembros de su equipo y miro el camino detrás de ella en silencio.

Aquellos en el lado de Kaiser y Erikson también sintieron la anormalidad para eso momento. Todos miraron en esa dirección con rostros cautelosos. Se sentían nerviosos en sus corazones.

Esa matriz de transportación entre planos que tenía el Dragón Primordial fue destruida por Han Shuo. Por tanto, hablando lógicamente, no debería haber ninguna persona adicional de su lado quien llegara. Pensaban que los recién llegados eran los refuerzos del grupo de Donna ya que la matriz de transportación entre planos de Han Shuo seguía en una pieza.

Donna sólo estaba sintiéndose nerviosa. Actualmente, ambos lados no tenían muchas discrepancias en fuerzas aunque Donna tenía una ligera ventaja. Sin embargo, si los recién llegados fueran enemigos, ese equilibrio sería roto y su equipo sería puesto en una desventaja. Como la líder, ella sabía que aquellos de su lado no enviarían deliberadamente fuerzas adicionales antes de que hiciera su petición. Por tanto estaba sorprendida en su corazón e incluso comenzó a validar la aclamación de Han Shuo de que había destruido la matriz de transportación entre planos de los oponentes.

“¿Dijiste que habías destruido su matriz de transportación? ¿No mentiste cierto?”, a diferencia de Donna, Bolten no tenía una impresión favorable hacia él e inmediatamente dejó salir sus dudas.

Han Shuo, llevando un rostro sombrío, le disparó una mirada de enojo con sus ojos helados y no respondió.

“¡Humph, si es debido a tu mentira que causas la pérdida de esta pelea, estarás acabado!” Bolten, dijo molesto cuando vio que él lo ignoró.

Donna no dijo ninguna otra palabra. Reunió su atención para observar el acercamiento de los que llegaban. Dos siluetas gradualmente crecieron de lo vago a lo claro. Uno de ellos era un viejo con el que Han Shuo estaba familiarizado. Era el semidiós Kelly de la Orden Druídica quien había peleado a su lado en aquel entonces en el Imperio Kasi.

Además de él, estaba un hombre de edad media con un temperamento gentil y una sonrisa atractiva. Ese hombre de mediana edad parecía relajado y estaba sonriendo mientras hablaba suavemente sobre algo con Kelly. Este, quien se miraba lo suficientemente viejo como para ser el abuelo del otro hombre se comportaba extremadamente respetuoso hacia él y lo reverenciaba.

Donna quien siempre lucía calmada desde su llegada al Continente Profundo, repentinamente arrugó sus cejas profundamente. Estaba mirando a ese hombre de mediana edad como si enfrentara a un gran enemigo.

Kaiser y Eriksson tenían expresiones extrañas y complicadas en sus rostros cuando apareció ese hombre. La pareja intercambió miradas y sonrieron amargamente.

“¡Hey! ¡Kaiser, Eriksson! Chicos ustedes no querían que viniera aquí, ¿no es así? ¡Ir tan lejos como para destruir la matriz de transportación entre planos! ¿Saben cuántas dificultades tuve, cuantos planos materiales tuve que desviarme? ¡Incluso no tuve más opción que realizar una estresante travesía entre planos sólo para llegar aquí!” ese hombre de mediana edad exclamó cuando miro a ambos con una sonrisa a medias.

Kaiser y Eriksson hicieron sus saludos desde la distancia y le dieron una ronda de explicaciones con una sonrisa incomoda.