GDK – Capítulo 640

0

Capítulo 640: Fosilizarse


Para casi cualquier cosa viviente en el Continente Profundo, el Dragón Primordial, el Guardián del Plano del Continente Profundo, simplemente no era algo que pudieran resistir. Todas las bestias mágicas en el Bosque Oscuro que escucharon el miserable aullido del Dragón Primordial instintivamente se sintieron aterradas y se alejaron de la región donde la voz provenía.

Las explosiones de las Perlas de la Aniquilación no podrían romper la armadura de tierra que cubría el cuerpo del dragón. Los Perforadores del Alma que salieron de las explosiones, sin embargo, podían pasar a través de las defensas. Esa armadura con un asombroso poder defensivo físico no podía obstruir en absoluto el ataque de los Perforadores del Alma en contra del alma.

Las verdes llamas formadas por la Llama Demoníaca Cían podían quemar el cuerpo y el alma sin un contacto directo. Era un tesoro demoníaco que era incluso más maligno que los Perforadores del Alma. El Abanico de la Sed de Sangre no sólo dañaba la piel exterior. Tan pronto como el abanico alcanzó al Dragón Primordial, la circulación sanguínea en su cuerpo comenzó a volverse anormal y sintió como si sus arterias y venas fueran a quemarse lentamente.

Esos tres tesoros demoníacos fueron ocultos en la nube oscura por Han Shuo y fueron detonados a la vez durante el momento correcto. Los ataques aterrizaron completamente en el Dragón Primordial e inmediatamente le causaron heridas inmensas y un dolor inimaginable.

Las artes demoníacas y las armas demoníacas no se originaron en ese universo. Esa era la primera vez que el dragón incluso había encontrado un ataque tan bizarro. Cuando su armadura de tierra se volvió inefectiva y su cuerpo y alma sufrieron el bombardeo de ataques, se sintió pasmado por primera vez y comenzó a aullar de dolor.

“¡Como dije, no estoy planeando escapar!” La nube oscura se disipó completamente para revelar a los tres Han Shuo. Los tres estaban cubiertos con cortes y rasguños después de recibir el bombardeo de las colinas del dragón y el impacto del meteoro. Parecían bastante golpeados.

Pero en ese momento, el Dragón Primordial no escucho en absoluto sus palabras. Él estaba aullando constantemente de dolor. La armadura de tierra que cubría su enorme cuerpo estaba agrietada y caía mientras ardía con llamas verdes. Su cuerpo estaba carbonizado y achicharrado.

La encarnación de la destrucción se transformó en el Filo Cazador de Demonios y voló al agarre de su cuerpo principal. El cuerpo principal sostenía el arma, a un paso ni apresurado ni lento, voló hacia el dragón quien se había hundido en la locura. Mientras tanto, su encarnación de la muerte flotó en el aire, reunió silenciosamente su energía de la muerte para lanzar la siguiente ola de ataques.

Ambos, el cuerpo y el alma del Dragón Primordial sufrieron constantes daños bajo el asalto de las tres armas demoníacas. Bajo esas circunstancias, el dragón en ese momento era más impotente en defenderse en contra de Han Shuo. Por tanto, esa era la oportunidad dorada de que el último tomara la oportunidad de darle el golpe mortal.

Sin embargo, el dragón como alguien en el reino del dios menor en la etapa media era en efecto mucho más fuerte comparado a los cuatro Grandes Reyes Demonio que él había conocido anteriormente en el reino del Abismo. Incluso aunque estaba afectado por las energías restrictivas de las tres armas demoníacas, el dragón todavía tenía que colapsar completamente. La energía divina y el alma divina en su cuerpo no estaban completamente incapacitadas para hacer un contraataque.

Una transformación tomó lugar en un instante. Justo cuando Han Shuo estaba a punto de clavar el Filo Cazador de Demonios en el cuello del Dragón Primordial, su consciencia detectó que el alma divina del dragón y su cuerpo divino estaban formando una conexión extraordinaria. Extraños cambios también ocurrieron en el Dominio de la Divinidad de la Tierra que siempre había rodeado al dragón durante ese punto.

Justo ante los ojos de Han Shuo, el enorme cuerpo del dragón se fosilizó rápidamente a una velocidad visible a simple vista. El proceso fue tan rápido que el cuerpo del dragón del tamaño de una pequeña montaña se había fosilizado durante el breve instante en que Han Shuo se distrajo. Una gruesa capa de roca cubría todo su cuerpo mientras su cuerpo físico succionaba todos los elementos de la tierra de su Dominio de la Divinidad. Esos elementos de la tierra que llenaban cada célula en su cuerpo ayudaron a que este se fosilizara.

El dragón fosilizado todavía podía circular su energía divina a través de su cuerpo sin impedimentos. Su alma divina todavía era fuerte y poderosa. Eso hizo que Han Shuo entendiera que aunque el Dragón Primordial estaba fosilizado, su consciencia estaba presente como antes.

La Llama Demoníaca Cían y el Abanico de la Sed de Sangre tenían un inmenso poder destructivo hacia el cuerpo físico y la sangre. Sin embargo, después de que el dragón fosilizara su propio cuerpo, la gran cantidad del elemento tierra que llenaba su carne y sangre alteró sus propiedades originales, nulificando el increíble poder de daño de la Llama Demoníaca Cían y el abanico.

En cuanto a los Perforadores del Alma, como tenían como objetivo sólo el alma, aunque la fosilización evitaba los daños de la Llama Demoníaca Cían y el Abanico de la Sed de Sangre, no hacía nada para detener su ataque. Debía poder todo su esfuerzo en eliminar la energía corrosiva de los Perforadores de su alma.

Si no fuera por él haciendo repentinamente ese golpe maestro, Han Shuo creía que bajo los ataques de sus tres tesoros demoníacos, con la confianza en su agudo Filo Cazador de Demonios, el Dragón Primordial quien protegía el Continente Profundo por muchos años habría perecido ese día.

Sin embargo, en la vida, no todas las cosas eran exactamente como se planeaban. La batalla parecía como si pudiera acabar en un momento, pero quién sabría que el dragón repentinamente se fosilizaría y escaparía del efecto de la Llama Demoníaca Cían y el Abanico de la Sed de Sangre en un instante. Lo que era más, actualmente estaba dando todo su esfuerzo para eliminar el ataque de los Perforadores hacia su alma.

El proceso tuvo lugar tan rápidamente que Han Shuo no pudo llegar a darle el golpe final a tiempo. Viendo el que Dragón Primordial había completado el proceso de fosilizado, él sabía que debía asestarle ataques devastadores antes de que eliminará completamente la corrosión de los Perforadores en su alma.

De las ocho energías elementales, el elemento de la tierra era famoso por su robusto poder defensivo. Para el Dragón Primordial el entrar en la fosilización durante semejante momento crítico era una amplia prueba de su confianza en ese estado suyo. De lo contrario, nunca lo habría hecho.

Sin mucha vacilación, Han Shuo alzó e inyecto todo su yuan demoníaco en el Filo Cazador de Demonios. Combinando con la energía caótica de la destrucción dentro de este, el Filo Cazador de Demonios levantó un rastro de un brillo oscuro mientras se disparaba hacia la espalda fosilizada del dragón.

La razón por la que Han Shuo golpeó la espalda en lugar de su cabeza era que antes de que el Dragón Primordial se fosilizara a sí mismo, había enterrado su cabeza bajo su cuerpo. Había planeado usar las otras partes de su cuerpo para tomar los ataques de Han Shuo, para no darle la oportunidad de acabarlo directamente bombardeando su cabeza como un punto vital.

Esta arma homicida excepcional que había absorbido las energías negativas de cientos de miles de almas, cuando se catalizaba completamente por las artes demoníacas de Han Shuo, definitivamente podía contar como un arma divina imparable. Cuando golpeo en la espalda fosilizada, las chispas salieron.

El Filo Cazador de Demonios en efecto no decepcionó a Han Shuo. La Fosilización, una de las últimas formas de la energía de la tierra, la energía elemental que ostentaba tener el mejor poder defensivo, poseía un poder defensivo tan inmenso que hizo su cuerpo grueso y duro como la roca. Sin embargo, bajo su ataque con todo del Filo Cazador de Demonios, ese cuerpo de piedra dejó salir chispas y permitió que la mitad del arma entrara. La sensible consciencia de Han Shuo entraba mientras el Filo Cazador de Demonios penetraba en el cuerpo fosilizado, el alma del dragón tembló al mismo tiempo. Esto hizo que se diera cuenta de que aunque el Dragón Primordial estaba fosilizado, herir su cuerpo todavía le causaría dolor.

El rostro de Han Shuo se sacudió. Sujeto con fuerza la empuñadura del Filo Cazador de Demonios con ambas manos y tiró de el. El sonido de metales raspando se escuchó. Era similar a tirar de una fisura en una roca.

Viendo que esa clase de ataques eran efectivos, Han Shuo no vaciló. Se alzó en el cielo de la misma manera e imbuyo toda su energía en su arma. Hizo otro ataque y fue muy precisamente en la misma herida que le hizo al dragón.

En esta ocasión, el Filo Cazador de Demonios entró en su cuerpo hasta la empuñadura. Han Shuo sintió claramente como el alma del dragón que estaba centrada en eliminar la energía corrosiva de los Perforadores, se sacudió incluso más violentamente.

Él rio sombríamente en su corazón y repitió la misma acción. Se alzó en el cielo y bombardeó el cuerpo del Dragón Primordial, una y otra vez, haciendo una profunda herida en su cuerpo. El dragón se miraba como una roca gigante que estaba cubierta con fisuras. Se miraba extremadamente horrible.

Quizás debido al incesante bombardeo de Han Shuo, al dragón le tomó un tiempo mucho más largo eliminar los Perforadores del Alma que a los Reyes Demonio del Abismo. Su alma se estremecía constantemente y estaba en un dolor insoportable.

Han Shuo no dijo ni una palabra y en su lugar repetía la misma acción. Volar alto en el aire, se sumergía rápidamente, golpeaba y repetía.

Se aseguraba de dar tres golpes a cada corte, asegurándose que el Filo Cazador de Demonios penetrara profundamente en su cuerpo y lastimara sus órganos.

Él repitió el mismo ataque por más de treinta veces. Aparte de su cabeza, los lugares vitales del cuerpo del dragón fueron heridos profundamente por él con ese método, lastimandose de gravedad.

Finalmente, toda la energía de los Perforadores en el alma del Dragón Primordial fueron completamente eliminados.

Un rugido de dragón que sacudía el mundo sonó desde su cabeza que estaba bajo su cuerpo. Después de que se escuchó el rugido, el cuerpo fosilizado se transformó rápidamente. En un parpadeo, cambio a un chamuscado, pesadamente herido y muy magullado estado.

Han Shuo nuevamente estaba descendiendo rápidamente del cielo. En esa ocasión, como la cabeza del Dragón Primordial fue revelada, alteró su objetivo a medio camino y bombardeo hacia la cabeza mientras llevaba un rostro cruel. ¡Trataba de acabar al Dragón Primordial de una vez por todas!

‘Rugido…’ el dragón rugía furiosamente hacia el cielo. Sus garras de dragón como anclas de hierro se dispararon a la velocidad del rayo y bloquearon el golpe fatal de Han Shuo.

Siguiendo a eso, el dragón comenzó a rugir salvajemente. Justo cuando Han Shuo pensó que el dragón había perdido su mente e hizo un contraataque, el Dragón Primordial balanceo su cola y escapó miserablemente en dirección del Imperio Kasi.

En su espalda, había aterradores signos de enormes heridas que tenían sangre fresca fluyendo locamente de ellas. Su enorme cuerpo estaba fuertemente herido y tenía carne chamuscada por todo su cuerpo. Parecía estar gravemente herido.

Parecía que aunque fosilizó su cuerpo, todas esas fisuras que se formaron por el bombardeo del Filo Cazador de Demonios de Han Shuo todavía estaban presentes después de que ese estado pasó. Todas y cada una de la docena o más heridas profundas habían penetrado en lo profundo de su cuerpo. Han Shuo sabía que debió haber recibido heridas extremadamente pesadas. De lo contrario, en lugar de tratar de escapar, el Dragón Primordial seguramente habría peleado con él hasta la muerte después de ser así de humillado.

Él dejó salir un suspiro de alivio. Fríamente observó al Dragón Primordial transformado en forma humana mientras corría hasta desaparecer de la vista. No se lanzó a perseguirlo, en su lugar tomó un momento para descansar en el mismo lugar.

El dragón todavía podía moverse muy rápidamente incluso aunque había recibido varias heridas. Sin embargo, Han Shuo creía que mientras lo persiguiera con todas sus fuerzas, definitivamente podría alcanzarlo. Pero en ese momento, él había agotado una gran cantidad de su energía y necesitaba tomar un descanso. De lo contrario, incluso cuando él lo atrapara, no necesariamente tendría la energía para matarlo.

Además, tuvo una idea mucho mejor. Por ello no tomo ventaja de esa oportunidad de perseguirlo y matarlo.