GDK – Capítulo 639

0

Capítulo 639: Explosiones


Esa clase de amenaza oculta hizo que el Dragón Primordial se sintiera muy incómodo. Dejó de rugir y de pronto se volvió silencioso.

Aunque parecía desdeñoso hacia Han Shuo en la superficie, del intercambio de golpes de entonces, reconoció que en efecto poseía una fuerza que contendía en su contra. El hecho de que Han Shuo pudiera cultivar simultáneamente en la energía de la muerte y destrucción lo había asombrado especialmente.

Han Shuo se había desvanecido extrañamente sin dejar rastros justo frente a su vista. No podía detectar ni la menor hebra de su presencia. La peculiar situación hizo que el Dragón Primordial verdaderamente lo tomara seriamente como una amenaza.

Después de vigilar atentamente sus alrededores por algún tiempo, todavía falló en detectar su localización. Sin embargo, esa energía indescriptible que rodeaba su alma desde el inicio no había desaparecido. Entendía que Han Shuo estaba en alguna parte, justo a la vuelta de la esquina, preparándose para lanzar un estruendoso golpe.

Sus ojos de dragón del tamaño de linternas destellaban con un brillo. Silenciosamente peso en su mente por un momento y pensó que era difícil defenderse completamente dado el masivo tamaño de su cuerpo.

Por ello, comenzó a encogerse a sí mismo. Justo después de unos pocos segundos, el colosal dragón tan grande como una montaña se transformó en un anciano que media sólo 1.7 metros. El anciano quien pasaba sus mejores años tenía una mirada pacífica y benigna. Miraba vigilante en todas direcciones bajo el abrasador sol.

“¡Sal!” el Dragón Primordial grito fríamente después de convertirse en un viejo. Estaba buscándolo por todas partes con un rostro serio.

No hubo respuesta. Los alrededores estaban en silencio como un cementerio. La única voz que le respondió fue su propio eco.

Después de esperar por un momento, viendo que Han Shuo todavía se ocultaba en la oscuridad, el dragón se impaciento bastante. Le dio vueltas a su mente por un momento y de pronto, camino hacia el Cementerio de la Muerte paso a paso.

La distancia entre él y el Cementerio de la Muerte era simplemente de mil metros. Estaba cerrando distancia con el Cementerio de la Muerte a una rápida velocidad.

Dentro había una matriz de transportación entre planos que podía conectar con los distantes planos materiales. Mientras la matriz de transportación fuera destruida, esos dioses malvados adorados por la Iglesia de la Calamidad no serían capaces de descender en el Continente Profundo. Subsecuentemente, cuando esos expertos del Santuario del Hielo y la Iglesia de la Luz descendieran, Han Shuo quien sólo poseía la fuerza de un dios menor estaría sin lugar a dudas muerto.

El Cementerio de la Muerte era una de las instalaciones clave en la inminente batalla por el Continente Profundo. Por tanto, el Dragón Primordial creía que Han Shuo lo atacaría antes de que alcanzara el lugar.

No estaba equivocado en su juicio. El Cementerio de la Muerte no sólo albergaba la matriz de transportación entre planos, también a las tres damas que tenían profundos lazos con Han Shuo. Por tanto, él que había estado esperando por el momento apropiado para atacar no tuvo más opción que atacar antes.

Repentinamente, una bola gigante, rodante y llena de picos hecha de varios cientos de rayos sangrientos entrelazados se disparó desde la sombra de un enorme árbol. Fue lanzada con una velocidad extrema hacia el dragón quien estaba marchando hacia el Cementerio de la Muerte.

Simultáneamente, filas tras filas de densas lanzas de hueso se materializaron en el aire. Se dispararon hacia el Dragón Primordial de una forma ordenada.

“Ja, ¿¡qué uso tienen semejantes ataques!?” el dragón en la forma de un anciano gruñó fríamente. No hizo ningún movimiento aparente pero el rico elemento de la tierra en el suelo se reunió y formó una gruesa capa de un muro de tierra frente a él. Todas las lanzas de hueso fueron interceptadas y ninguna pudo penetrar su muro.

Pero sorprendentemente, la esfera sangrienta cubierta de picos que fue desplegada usando las artes demoníacas continuo disparándose hacia el dragón con un impulso aterrador justo después de derrotar el muro con un fuerte temblor.

“¿Huh?” el Dragón Primordial fue un tanto sorprendido y dejó salir un suave grito de sorpresa. Le dio un vistazo a la peculiar esfera sangrienta y repentinamente abrió su boca para dejar salir una cadena de aliento de dragón hacia la esfera.

Está se disparó hacia él en una línea directa pareciendo tener inteligencia propia. Cuando el Dragón Primordial lanzó su aliento de dragón, la esfera abruptamente maniobró lejos de este. Voló en una forma extraña y curva con trayectorias impredecibles.

El dragón realmente no estaba asombrado por el poder de fuego de la esfera sangrienta. Estaba aturdido porque la energía de la esfera no pertenecía a ninguna de las doce fuerzas fundamentales comúnmente conocidas y por eso grito de sorpresa. Luego, cuando vio que la esfera en realidad alteró su curso para evitar su aliento de dragón, su corazón se sobresaltó incluso más y tomó la amenaza de Han Shuo más seriamente.

De pronto, las nubes oscuras cubrieron el cielo brillante. Rayos sangrientos se dispararon desde dentro de las gruesas y oscuras nubes como relámpagos. Un aura siniestra y sombría estaba descargándose ligeramente desde la nube oscura. Hacía que la gente sintiera una presión intensa.

‘Temblores…’ una explosión que sonó tan fuerte como un trueno amortiguado estalló repentinamente. Inesperadamente, las nubes oscuras sobre sus cabezas rápidamente se reunieron y formaron una enorme capa que directamente cubría todo bajo ella. En un instante, toda la región cayó en una completa oscuridad.

El Dragón Primordial estaba asombrado. Alzó su cabeza para mirar el cielo anormal. Absolutamente no podía decir que clase de energía era la que Han Shuo en realidad desplegó dentro de esas nubes oscuras. Sintió la presencia del elemento de la muerte, el edicto de la destrucción y también una energía desconocida pero aun así extremadamente despiadada y siniestra.

Esas tres energías estaban mezcladas y materializaron las nubes oscuras. La aterradora energía contenida dentro se sentía como si pudiera aniquilar el mundo. Incluso el Dragón Primordial sintió una sensación extrema de amenaza.

Viendo que las nubes oscuras estaban descendiendo desde su cabeza, el dragón sabía que no tenía tiempo para vacilar. Se estampo en el piso y envió la energía divina en su cuerpo a fluir en la tierra. Bajo el efecto de su energía divina, un aterrador terremoto parecía haber ocurrido repentinamente bajo sus pies. Mientras se escuchaban sonidos retumbantes, la tierra fue partida para formar varios barrancos profundos antes de que múltiples colinas se alzaran desde el suelo, disparándose hacia la nube oscura.

La escena en ese momento se miraba como el infierno en la tierra con el cielo cayendo en la desgarrada tierra. Las energías reunidas por las dos poderosas existencias se atacaron ferozmente una a la otra creando una reacción increíblemente violenta. El liso y suave suelo que originalmente se cubría con verdes y frondosas plantas era como una bestia salvaje que estaba furiosa. Esa nube oscura en el cielo era como un fantasma en llanto. Haces tras haces de rayos sangrientos se disparaban hacia abajo como relámpagos rojos. La despiadada energía llevaba la intención de destruir todas las cosas. Era extremadamente abrumador.

El Dragón Primordial, tomando la forma de un amistoso anciano, comenzó a rugir furiosamente de nuevo. Activó alguna clase de energía y por la fuerza alteró la trayectoria de vuelo de un meteorito desconocido cayendo desde el cielo. Lo acelero unas diez veces en su velocidad y bombardeó el suelo. El meteorito arrastró un rastro rojo de varios cientos de metros de largo.

Este descendió a una velocidad extrema y llegó hacia su objetivo en un parpadeo. Golpeó ferozmente la gruesa nube oscura y presionó directamente en el suelo. Un cráter de impacto de varios cientos de metros de diámetro se produjo. Las llamas fueron enviadas a volar en todas las direcciones. Los elevados árboles antiguos que tocaban el cielo fueron partidos y colapsaron después de capturar el fuego.

La barrera que se envolvía alrededor del Cementerio de la Muerte sólo a mil metros de esa región se arqueo extrañamente por un momento para contraatacar la onda de choque producida por el aterrador ataque.

La nube oscura que debería estar flotando en el cielo de pronto fue derribada en el suelo. Sin embargo, no sólo la nube no se partió, rápidamente estaba ondeando y retorciéndose, muy similar a un demonio viviente.

“¡Eres tan retorcido!” el Dragón Primordial repentinamente dejó salir un gruñido helado y se disparó hacia el montón de nubes oscuras.

En el momento en que el meteorito empujo la nube al suelo, el dragón quien no podía detectar ni un poco del aura de Han Shuo, de pronto sintió su aura desde el interior de la nube oscura. El Dragón Primordial estaba regocijado cuando lo descubrió y se preparó para darle un golpe mortal.

A medio camino en su carga hacia la nube oscura, el Dragón Primordial se transformó de vuelta en su forma de dragón. Después de tomar una fracción de segundo para llegar a la nube, directamente salto al ataque, pareciendo esperar rasgar la nube con fuerza bruta y de esa forma descubrir y rebanar a Han Shuo quien se estaba escondiendo dentro.

«¡Jaja! ¡Déjame ver cómo vas a escapar en esta ocasión!” ese enorme cuerpo del Dragón Primordial repentinamente presiono la nube. Sus enormes garras estaban rasgando ferozmente la nube.

“¡No estoy planeando escapar!” La voz sin sentimientos de Han Shuo en realidad sonó desde el interior de la densa nube oscura.

El dragón aulló con risas, causando que el cielo y la tierra se sacudieran. Era como si hubiera visto a Han Shuo lacerado en partes por sus garras. Primero había bombardeado la densa nube al lazar colinas al cielo. Poco después, procedió a usar su energía divina para alterar por la fuerza el curso de vuelo de un meteoro y lo envió ferozmente para golpear la nube. Tenía una confianza total de que Han Shuo estaba seriamente lastimado después de recibir dos olas de ataques.

El Dragón Primordial nuevamente se enfureció cuando recordó la escena de las docenas o más de carcasas de grandes dragones. Tomando como consideración que la existencia del Han Shuo había amenazado su posición como la existencia más poderosa en ese continente, especialmente con Han Shuo estando en posesión del Cementerio de la Muerte, absolutamente no había manera de que él tolerará su existencia y le permitiera vivir.

Sin embargo, el Dragón Primordial quien era indulgente en la emoción no notó por la voz sin sentimientos de Han Shuo que él todavía estaba muy calmado y sin perturbaciones.

Justo cuando sus garras de dragón que parecían gigantescas anclas de hierro sujetaron la nube oscura y comenzaron a rascar y rasgar salvajemente, un extraño brillo pero aun así colorido, destelló desde la nube oscura. Poco después, energías extremadamente aterradoras estallaron desde la nube, las cuales repentinamente engulleron el colosal cuerpo del Dragón Primordial.

Durante la sucesión de estruendosas explosiones, los Perforadores de Alma se dispararon ferozmente en el alma del dragón. Llamas verdes surgieron violentamente desde la nube oscura y abrumaron abruptamente al dragón. Incluso esa armadura de tierra con un poder extremadamente defensivo pareció ser consumida por la llama verde. Se volvió seca, quebradiza y dejó salir sonidos de estallidos mientras comenzaba a romperse.

Todas las Perlas de la Aniquilación que tenía así como la Llama Demoníaca Cían que había refinado usando toda clase de materiales raros en el reino del Abismo fueron agrupadas dentro de la nube oscura. Todos esos tesoros demoníacos que él había refinado meticulosamente fueron colocados para estallar una vez que el Dragón Primordial rasgara la nube, abrumándolo repentinamente.

También fue en ese momento que la gruesa nube oscura comenzó a disiparse en brillos sangrientos. Después de que la nube se dispersó totalmente, el Abanico de la Sed de Sangre fue revelado. El arma que daba un hedor intenso a sangre que asaltaba las fosas nasales repentinamente voló hacia el enorme cráneo del Dragón Primordial. Rostros fantasmales malignos y lúgubres aparecían y desaparecían del Abanico de la Sed de Sangre. Estaban chillando sin hacer sonido y parecían que luchaban por liberarse. Se miraban extremadamente horribles.

Con su cuerpo y alma repentinamente recibiendo los horribles ataques, el dragón estaba completamente pasmado. Toda clase de dolores se abarrotaban en él, causando que dejara salir un estridente chillido capaz de helar la sangre. Su voz viajo lejos en la distancia. Toda clase de bestias mágicas dentro de un radio de cientos de millas escucharon la voz y escaparon de la región tan lejos como pudieron.