GDK – Capítulo 636

0

Capítulo 636: Conversando con un dios alto de la destrucción


Después de esa ronda de discursos alentadores por Han Shuo, el santuario permaneció en alboroto por un periodo de tiempo. Fue cuando la emoción de la multitud gradualmente disminuyó que el Papa gordo anunció el comienzo de la ceremonia de adoración.

Algunas bestias mágicas vivas fueron colocadas en el altar y luego sacrificadas. Su roja sangre fresca fluyo a la piscina de sangre en el centro del altar. Todos los cardenales y seguidores de la Iglesia de la Calamidad comenzaron a postrarse respetuosamente mientras cantaban suavemente en un lenguaje antiguo.

Incluso el mismo Papa se postró. Han Shuo barrio con sus ojos a través del salón. Flexiono ligeramente sus piernas para agacharse pero en realidad no se arrodillo.

Durante ese momento sagrado y solemne, todos estaban concentrados en murmurar sus oraciones. Nadie noto su conducta irrespetuosa hacia su dios. Han Shuo observó cuidadosamente el centro del altar con sus frios ojos y observo cuidadosamente los patrones en la matriz mágica. Como un dios en sí mismo, reconoció que ese altar de invocación al dios maligno era similar a uno que él anteriormente había desplegado.

Con todas esas ofrendas que sacrificaron y sus oraciones devotas pasando a través de los abstractos patrones en el altar, el dios maligno que la Iglesia de la Calamidad adoraba, localizado en otro plano material a una distancia desconocida a años luz, podía en efecto escuchar la llamada del Continente Profundo. Ahora era si el dios maligno decidía si estaba dispuesto a responder la llamada, manifestándose para comunicarse con ellos.

La ceremonia tenía una atmósfera solemne y grave. Todo iba según lo planeado.

En medio de la ceremonia, la piscina de sangre en el altar repentinamente comenzó a formar remolinos. La atmósfera más extraña comenzó a extenderse lentamente a través del santuario.

Han Shuo, quien había estado observando el altar con sus ojos frios todo el tiempo, repentinamente arrugó sus cejas. Mientras miraba de cerca los cambios que ocurrían en la piscina de sangre con sus ojos, sintió que un dios desde una gran distancia estaba inyectando lentamente su energía en la sangre a través de algún método extraño.

La piscina que estaba llena con la sangre de bestias mágicas gradualmente se arremolino más y más. Una clase de atmósfera digna e imponente comenzó a emanar desde la piscina para llenar a todo el santuario. Después de que una cantidad de tiempo desconocida paso, la sangre se reunió y tomó la forma de un humanoide con un rostro indistinto.

Un par de ojos abruptamente se abrieron. Directamente se giró hacia Han Shuo quien estaba observando atentamente desde abajo. Cuando el par de ojos aterrizó en él, para su sorpresa un sentimiento de impotencia e incompetencia para resistirse se alzó desde su corazón. Era como si la persona hecha de sangre pudiera tomar su vida en cualquier momento que quisiera.

“Soy Terokk. Un dios alto de la destrucción. Los asuntos de la Iglesia de la Calamidad dentro del Continente Profundo están bajo mi jurisdicción. Vine aquí para discutir contigo los temas que enfrenta el Continente Profundo”, una voz sonó en la mente de Han Shuo mientras el hombre hecho de sangre lo miraba.

Él no lo encontró sorprendente en absoluto. Ya tenía cierta idea antes de ir a ese lugar. Cuando la voz sonó en su mente, ni la más ligera ondulación atravesó su corazón. Él permaneció en silencio.

“Eres bastante bueno para haber cultivado para ser un dios menor en este plano material de bajo nivel. Cultivas en la energía de la muerte y destrucción. Estabas destinado a ser uno de los nuestros desde el comienzo”, Terokk continuó.

“Has ofendido al Santuario del Hielo y la Iglesia de la Luz e incluso has alarmado a esos en los niveles altos. No dejarán que un dios como tu exista en este plano material de bajo nivel llamado Continente Profundo. ¡Pero podemos protegerte y guiarte a un nuevo camino!”

“¿Qué necesito hacer?” Han Shuo quien había estado en silencio todo el tiempo finalmente preguntó.

“Únete a nosotros y haz algunas cosas para nosotros en el Continente Profundo. ¡Te necesitamos y tú nos necesitas!” Terokk, en forma de un hombre de sangre, dijo apáticamente.

“Quieres que expanda la influencia de la Iglesia de la Calamidad en el Continente Profundo y haga que los seres vivientes aquí los adoren, ¿es así?” Han Shuo preguntó.

“¡No!” La respuesta de Terokk estaba más allá de sus expectativas. Continuó, “si sólo fuera para reunir todo el poder de la fe es este continente, ni siquiera aparecería aquí personalmente. Un simple plano material de bajo nivel no vale mi tiempo y esfuerzo. Por otro lado, si te nos unes y eres uno de los nuestros, todo el poder de la fe del Continente Profundo será tuyo”.

Han Shuo recibió una sacudida cuando escucho esas palabras. Pregunto, “si no es el poder de la fe del Continente Profundo, ¿entonces qué es? ¿Cómo puedo ayudarte?”

“La población en el Continente Profundo es escasa. ¡Ese poder de la fe simplemente no vale nuestro tiempo! ¡He venido aquí a discutir algo más, es sobre el la última capa en el profundo mundo subterráneo!”

¡La tercera capa del mundo subterráneo! Han Shuo fue sorprendido nuevamente. En aquel entonces cuando él exploró la última capa del Cementerio de la Muerte, aprendió del dueño original del bastón esquelético que había algunos misterios en la última capa del mundo subterráneo. No esperaba que ese miembro de alto nivel de la Iglesia de la Calamidad quien poseía la fuerza de un dios alto repentinamente mencionara la última capa del mundo subterráneo.

¿Qué había en realidad en la última capa del mundo subterráneo? ¿Por qué el Santuario del Hielo quería entrar? ¿Por qué el dueño original del bastón esquelético lo menciono? ¿Por qué un experto con la fuerza de un dios alto localizado en un distante plano material parecía preocupado por eso?

“¿Qué hay en ese lugar?” Han Shuo preguntó.

“Algunas cosas muy interesantes. En cuanto a qué exactamente, guarda tus preguntas para después. Te he invocado aquí debido a que necesito tu ayuda en ciertas cosas. Estás en posesión del Cementerio de la Muerte. Hay una matriz de transporte mágico que puede realizar comunicación entre planos. Necesito que actives la matriz de transportación y la llenes con suficiente energía. Después de alrededor de medio mes, unas personas de nuestro lado viajaran allí y se dirigirán a la última capa del mundo subterráneo contigo. Durante este periodo de tiempo, debes tratar de encontrar el camino a la tercera capa y asegurarte que nada le ocurra al Cementerio de la Muerte. ¡Si la matriz de transportación entre planos es destruida, realmente tendremos problemas para entrar y ciertamente enfrentarás la muerte!”

La transmisión entre planos requería que ambos lados de las matrices estuvieran en línea. Si él no activaba la matriz de transportación entre planos en su lado y no la llenaba con suficientes rocas de energía incluso con las coordenadas entre planos, esos dioses de otro plano material no serían capaces de transportarse al Continente Profundo. Terokk dijo eso para aclarar la situación.

“Debes tener mucho cuidado durante este periodo de tiempo. Puede haber otros dioses quienes pueden entrar a tu continente usando otra matriz de transportación entre planos. Algunos de ellos pueden ser enemigos del Santuario del Hielo y la Iglesia de la Luz”, Terokk continuó con su explicación.

“¿Cuántas matrices hay en el Continente Profundo?” Han Shuo pregunto después de arrugar sus cejas.

“Aparte de la del Cementerio de la Muerte que tú posees, todavía hay otra. Que sólo puede ser activada por el guardián del plano en tu continente. Como perdimos esa gran batalla la última vez, no nos las arreglamos para ocupar la otra matriz. Afortunadamente dejamos el Cementerio de la Muerte como respaldo. ¡De lo contrario, incluso no seríamos capaces de participar en la batalla de esta ocasión!”

Después de escuchar esas palabras, Han Shuo repentinamente recordó que el pelea de hace cinco mil años, peleando al lado de la Iglesia de la Calamidad estaban los dioses malvados, el dueño original del bastón esquelético y los ancestros de la Raza Alma. Pero al final, sufrieron una derrota aplastante y tuvieron que escapar del Continente Profundo.

El guardián del plano en el Continente Profundo no era otro que el Dragón Primordial – su enemigo mortal. Debió de ser uno de esos en la facción opuesta a la Iglesia de la Calamidad en aquel entonces y seguramente permitiría que los expertos de la Iglesia de la Luz y el Santuario del Hielo usarán la matriz de transportación. Para entonces, él se enfrentaría con dioses verdaderamente poderosos. ¡Eso era inevitable!

“¿Y qué si puedo matar al guardián del plano y destruir la otra matriz de transportación entre planos antes de que ocurra? Entonces sería muy duro para ellos entrar, ¿cierto?” Han Shuo preguntó.

“El enemigo quizás esté pensando hacer exactamente la misma cosa que tú. Sin embargo, debes saber que la matriz de transportación entre planos no se coloca en un solo lugar y puede moverse igual que el Cementerio de la Muerte. No sólo eso, puede tener barreras únicas para prevenir que otros la descubran. ¡No será fácil para ellos localizarte y de la misma forma te será difícil el localizarlos! Bajo las circunstancias únicas de ahora, creo que el guardián del plano se ocultara y a su matriz de transportación hasta que sus aliados lleguen. ¡Realmente dudo que lo encuentres!”

Han Shuo estaba sobresaltado después de escuchar esas palabras. Después de obtener los secretos del Cementerio de la Muerte, él sabía que de hecho si podía moverlo a donde quiera que quisiera. Además, esa barrera misteriosa alrededor de la estructura era en efecto maravillosa. En aquel entonces, se las arregló para escapar del rastreo de alma del rey tribal de la Raza Alma al ocultarse en el Cementerio de la Muerte. Eso era prueba de que realmente podía bloquear la detección de otros.

Cuando Han Shuo regresó al Continente Profundo, lo primero que hizo fue bañar el Valle Dragón con sangre de dragones. Sin embargo, cuando condujo incluso más masacres en el Continente Profundo, el Dragón Primordial no fue a buscarlo. Al parecer se estaba ocultando cuidadosamente y se mantuvo escondido de momento hasta que sus aliados llegaran.

«Muy bien. Como la ofrenda es limitada, así también es nuestra conversación. Eso es lo más que puedo decirte. Recuerda, en este momento, ayudarnos es ayudarte. No tienes otra opción. ¡Pero mientras puedas manejar el asunto del Continente Profundo, me asegurare que seas bien recompensado!” La voz de Terokk en la mente de Han Shuo gradualmente se volvió más y más débil mientras la piscina de sangre que se arremolinaba rápidamente se volvió más y más lenta.

La conversación entre ambos que comenzó a mitad de la ceremonia, terminó justo cuando la ceremonia llegó a su final.

Dentro del santuario, todos esos seguidores de la Iglesia de la Calamidad todavía mantenían sus posturas de postraciones piadosas mientras recitaban en silencio sus palabras de oración.

Mientras tanto, el corazón de Han Shuo estaba agitándose con grandes olas. Después de conversar con Terokk, él sabía que debía haber algunos grandes secretos en la última capa del mundo subterráneo. De lo contrario, todos esos dioses y poderes de los distantes planos de alto nivel nunca irían a un plano material tan insignificante como el Continente Profundo.

Después de aprender ese hecho, su humor era incomparablemente pesado. Actualmente, en el Continente Profundo, el único adversario que lo igualaba era el Dragón Primordial. Sin embargo, una vez que esos expertos de planos materiales alienígenas descendieran, él quizás no tendría la suficiente fuerza para sobrevivir.

El Continente Profundo podría parecer hermoso y placentero. Sin embargo, si lo que estaba por ocurrir a continuación no era manejado apropiadamente, no sólo él, todos aquellos cercanos a él y quizá todos en el Imperio Lancelot tendrían que pagar un precio inimaginable.

Han Shuo tomo una respiración profunda. ¡Sabía que incluso si no era por él, por todos esos por los que se preocupaba, debía calmarse y darles a esos expertos de un plano material distante un infierno!

Esta era una crisis, ¿pero no era también un momento crucial? Los cultivadores de las artes demoníacas se alzaban sobre otros a través de constantes y crueles baños de sangre. ¿Por qué esta crisis era una excepción? La mente de Han Shuo se volvió más y más resuelta mientras pensaba para sí mismo.