GDK – Capítulo 627

0

Capítulo 627: Profundo dentro del desierto


Imperio Angela. Parte noroeste del extenso Desierto Tukla.

Había arena amarillenta tan lejos como el ojo podía ver. Águilas calvas que sobrevivían al alimentarse de animales en descomposición no encontraron ninguna cosa para comer por un largo tiempo. Estaban hambrientas hasta su piel y huesos. Sus ojos estaban dejando salir un destello de un hambre enloquecida mientras hacían constantemente círculos en el aire.

Una tormenta de arena dejaba un cielo relleno con arena silbante. Una gran distancia de la región estaba rodeada con una fina arena que hacía lucir el aire como si estuviera lleno de una niebla amarilla.

Había masivos grupos de hormigas tan numerosos como la arena a su alrededor. Estas se movían en grandes grupos y devoraban cualquier cosa viviente en su camino. Algunas de las bestias mágicas que vagaban en el desierto no podían escapar de esas hormigas y eran erosionadas en nada más que huesos.

A través de todo el viaje, extraños y raros esqueletos de bestias feroces podían verse en todas partes. Había peligros desconocidos escondidos por todas partes.

Era la regla de la Iglesia de la Calamidad que cada miembro y visitante debía caminar a pie por el desierto. Como un visitante amistoso, Han Shuo observó la regla de la iglesia. Siguió por detrás a Wolf y Burt Zili quienes no volaron en el aire y caminaron mientras se adentraban en el desierto.

Había hambrientas águilas calvas circulando constantemente sobre sus cabezas. Algunas de estas no pudieron soportar su hambre, se zambulleron hacia ellos pero inmediatamente fueron reducidos a cenizas por un destello de luz.

Sin embargo, incluso así, las águilas restantes no se dispersaron. Quizás estaban locas de hambre, siguiéndolos de cerca a los tres.

“Estas águilas calvas son realmente molestas. Ustedes dos han matado a siete de ellas hasta ahora. Y todavía, no han aprendido a ser cuidadosas”, Han Shuo dijo con una voz indiferente mientras alzaba su cabeza para mirar al cielo.

“Para información de su Señoría, en el Desierto Tukla la principal fuente de comida para esas águilas son los cadáveres de los comerciantes. Sin embargo, como el medio ambiente del Desierto Tukla se ha vuelto mucho peor en estos años, con tantos peligros, incluso el comerciante más avaricioso no se atrevería a cruzarlo. Y por tal, estas águilas calvas no han tenido nada para comer por un largo tiempo y están hambrientas hasta la locura. Es muy difícil para una persona el venir a este lugar. Sería una sorpresa si nos dejaran solos”, Burt Zili sonrió y le explico a Han Shuo de una forma aduladora.

“En verdad no esperaba que los cuarteles de su Iglesia de la Calamidad en realidad pudieran estar en las profundidades de este desolado desierto. Jaja, no es sorpresa que muchos poderes en el continente no pudieran localizarlos”, Han Shuo se lamentó. Incluso desde que él por primera vez dio un paso en el Desierto Tukla, se enfrentó a incesantes ataques de toda clase. Eso lo hizo reconocer profundamente que tan traicionero era el desierto. Sentía que la Iglesia de la Calamidad en efecto eligió una excelente localización estratégica.

“Aunque el Desierto Tukla es en efecto misterioso, no estaba tan lleno de peligros en el pasado. Como nuestra iglesia colocó sus cuarteles generales en este lugar, naturalmente no queríamos que aquellos con motivos secretos descubrieran su localización. Esas hormigas come hombres, abejas chupasangre y los escorpiones venenosos mutantes del desierto que su Señoría vio a lo largo del camino, una gran mayoría de ellos fueron producidos intencionalmente por nosotros después de establecernos en el desierto”.

“Con tantos peligros en cada esquina, incluso la banda comerciante más avara no se atrevería a tomar el riesgo de venir, incluso si algunos países llegan a aprender nuestra posición, debido al ambiente hostil, no tendrían manera de reunir ejércitos para rodearnos y aniquilarnos. Después de todo, el Desierto Tukla es simplemente demasiado vasto. Cuando los ejércitos entren al desierto, simplemente no podrán obtener suficientes suministros para mantenerse. Además, con tantos animales y plantas aterradores, muchos de ellos simplemente se darían por vencidos en su pensamiento”, Wolf explicó sonriente.

Han Shuo asintió en entendimiento después de escuchar sus palabras. Como el maestro del bastón esquelético, Han Shuo estaba consciente de cierta historia de algunos cientos de años. Sabía que la Iglesia de la Calamidad hizo ciertas cosas dementes y se convirtió así misma en el enemigo público de todo el Continente Profundo. En aquel entonces, cada país en el continente unió fuerzas para destruir a la Iglesia de la Calamidad por el bien. La iglesia no tuvo más opción que cambiar su modus operandi de abierta a secreta.

Como el enemigo público de todo el Continente Profundo, si los cuarteles de la Iglesia de la Calamidad fueran descubiertos, lo que enfrentarían serían los ejércitos aliados de todos los países en el Continente Profundo. Sus cuidadosas elecciones de establecer sus cuarteles generales profundo en el Desierto Tukla y tomar mucho esfuerzo para hacer al desierto más peligroso fueron las medidas necesarias. De lo contrario, probablemente habrían sido completamente erradicados desde hace mucho.

“Pero la situación en el continente es diferente ahora. Durante estos años, algunos de los países se han conectado inseparablemente con nosotros. Incluso si la localización de los cuarteles generales de nuestra Iglesia de la Calamidad fueran a ser revelados, no habría muchos países que participarían en una cruzada en nuestra contra, excepto por esos países que profesan la fe al Dios de la Luz y secretamente son apoyados por la Iglesia de la Luz”, Wolf dijo con orgullo.

“La Iglesia de la Luz debe conocer su localización, ¿cierto?”, pregunto Han Shuo. Las dos organizaciones religiosas eran enemigos mortales. Dada la influencia de la Iglesia de la Luz en el Continente Profundo, no había manera de que no conocieran donde estaban localizados los cuarteles generales de la Iglesia de la Calamidad.

«Es correcto. La Iglesia de la Luz en efecto sabe que estamos dentro del Desierto Tukla. Sin embargo, al igual que nosotros no nos atrevemos a atacar la montaña sagrada de la Iglesia de la Luz, ellos tampoco se atreven a lanzar ofensivas mayores en el Desierto Tukla. Ese estancamiento ha durado por varios cientos de años”, Burt Zili respondió. Wolf explico más mientras sonreía, “hemos estado gestionando el Desierto Tukla por muchos años y lo hemos llenado con innumerables clases de peligros. Ellos lanzando ataques a gran escala sólo harían que se golpearan su propia espalda. Pero si sólo unos expertos atacaran, no tendríamos miedo dada la fuerza de nuestra iglesia. Por tanto, aunque obviamente saben que estamos aquí, no se atreven a entrar”.

“Entonces ese es el caso. Parece que su Iglesia de la Calamidad es en efecto muy poderosa. Quizás el único poder en todo el Continente Profundo que puede hacer que la Iglesia de la Luz se sienta aprensiva es tu iglesia”, Han Shuo asintió y alabo.

“Jaja, mi Señor, has cometido un error. Debería ser ‘nuestra’ Iglesia de la Calamidad. Desde que el bastón esquelético reapareció contigo, la Iglesia de la Calamidad ha considerado a su Señoría como uno de los nuestros. No importa si tú reconoces esto o no, pero su Señoría siempre ha sido uno de nosotros. Incluso la Iglesia de la Luz te considera así”, Burt Zili rio y le dijo a Han Shuo de forma astuta. Parecía estar muy orgulloso de sí mismo.

Han Shuo le sonrió y no hizo ningún comentario por sus palabras.

Como la mayoría de los peligros en el Desierto Tukla fueron arreglados por la Iglesia de la Calamidad, tenían los medios de removerlos. Algunas de las criaturas más aterradoras como las hormigas come hombres y abejas chupasangre que habían encontrado en el camino fueron repelidas por Wolf y Burt usando un tipo extraño de incienso. Mientras las bestias mágicas que repentinamente emergieron de las dunas de arena serían una pesadilla para los comerciantes fueron tratadas sin esfuerzo por Wolf.

Aunque enfrentaron muchos peligros en su viaje, el trio pasó sin impedimentos. Soportando el abrasador sol sobre sus cabezas y la hirviente arena bajo sus pies, paso a paso caminaron hacia las profundidades del Desierto Tukla.

Aunque los tres iban a pie, su velocidad de movimiento era más rápida que una persona ordinaria corriendo. Pudieron apreciar el desolado pero aun así majestuoso escenario del desierto mientras caminaban o quizás discutían ciertos casos pertenecientes a la Iglesia de la Calamidad. Para el momento donde el viento helado de la noche estaba soplando salvajemente, Burt Zili y Wolf de pronto se detuvieron en un enorme campo de dunas de arena desiguales.

“¿Por qué se detienen?” Han Shuo preguntó con confusión cuando vio que Wolf y Burt de pronto se detuvieron. Sólo había dunas de arena grandes y pequeñas por todo su alrededor sin ninguna característica hecha por el hombre a la vista.

“Hemos llegado”, Wolf sonrió y explicó.

Han Shuo alzó sus cejas. Había estado disfrutando relajadamente del hermoso escenario y repentinamente desplegó su consciencia. De pronto comenzó a reír. Asintió y dijo, “así que resulta que está debajo del suelo. Oh, siento numerosas presencias de vida bajo tierra. Al parecer el edificio de abajo es extremadamente extenso”.

“¡Su Señoría en efecto es extraordinario para ser capaz de sentir la situación bajo tierra a través de todas las barreras alrededor de los cuarteles generales!” Burt Zili exclamó con admiración. Él estaba consciente de que tantas barreras de ocultamiento estaban desde las dunas hasta el cuartel general de la Iglesia de la Calamidad. Aunque la Iglesia de la Luz sabía que sus cuarteles estaban dentro del desierto, no podían descubrir la localización exacta. Hubo expertos quienes secretamente revisaban el desierto pero no pudieron encontrar nada. Pero inesperadamente, Han Shuo detectó inmediatamente la situación bajo tierra la primera vez que llegó. Eso hizo que Burt sintiera admiración.

Han Shuo sonrió y cerró sus ojos para sentir cuidadosamente por un tiempo. Repentinamente fue aturdido y murmuró, “¡en realidad hay varios miles de personas viviendo aquí abajo! ¡Ocupa un enorme espacio! ¡No me sorprende que la Iglesia de la Calamidad pudiera contender en contra de la Iglesia de la Luz por tanto tiempo!”

“¡Su Señoría es impresionante!” Wolf también se sorprendió bastante de que él pudiera decir el número de la población abajo cuando todavía estaba separada por capas y capas de barreras.

«¿Oh? Unas personas están viniendo. Tienen una fuerza bastante decente”, la consciencia de Han Shuo sintió que un grupo de personas estaba ascendiendo desde varios cientos de metros de profundidad. Del grupo, había en realidad un poderoso dios fundamental y un semidiós. Sabía que la Iglesia de la Calamidad debía tener un método único para vigilar la escena en la superficie desde abajo.

“Debe ser uno de los cardenales que viene a recibirnos. Jaja, los asuntos que realizó su Señoría en estos años son simplemente demasiado sensacionales. Aunque su Señoría nunca antes ha venido a los cuarteles generales, muchos jóvenes de aquí te ven como a un ídolo. ¡No tienes idea de que tanto te adoran!” Burt exclamó con una sincera admiración. Por su apariencia, era como si él fuera uno de sus fans.

Mientras Burt explicaba aduladoramente, un estallido de un temblor vino desde la arena donde los tres estaban de pie. Un tipo de energía se extendió desde el subsuelo y una duna de arena ante los tres de pronto se alzó. No tomo mucho antes de que la duna desapareciera para revelar un elevador con la capacidad de sostener a diez personas alzándose a la superficie. Un gran gordo con un cuerpo con una construcción extremadamente robusta ocupaba más de la mitad del espacio del elevador. Sus pequeños ojos estaban brillando mientras miraba hacia Han Shuo y el grupo sonriendo de oreja a oreja.

Han Shuo sintió una poderosa energía de la destrucción desde el cuerpo del gran gordo. Con sólo una mirada, él tenía la certeza de que ese gordo era un poderoso dios fundamental cultivando en el edicto de la destrucción. De pie detrás del gran gordo estaba un viejo tan delgado y pequeño como un necrófago. Su cuerpo llevaba un intenso elemento de la oscuridad. Han Shuo sabía que era el semidiós que su consciencia sintió antes.

“¡Su Santidad!”, antes de que él moviera un músculo, Wolf y Burt repentinamente se postraron en una de sus rodillas y saludaron respetuosamente.

Han Shuo fue aturdido. Él no esperaba que el Papa de la Iglesia de la Calamidad iría personalmente a recibirlo. Al parecer esa iglesia definitivamente lo tomaba muy en serio.