GDK – Capítulo 617

0

Capítulo 617: Abuso verbal sin restricciones


‘Buscador del Cielo Sombrío Reducido’ era una técnica de las artes demoníacas usada comúnmente para detectar objetos poco comunes. Cuando uso esta técnica especial, Han Shuo había identificado que un estado de vació tomó forma en un región en las afueras de la ciudad. Encontrándolo bastante extraño, decidió viajar al área y dar un vistazo.

Bajo circunstancias normales, el aire atmosférico debería llenar cada esquina en cada lugar y no debería haber ninguna región de vació que existiera naturalmente en el continente. Por tanto, la región de vació debía ser hecha artificialmente y no se produciría naturalmente.

Además, Han Shuo estaba familiarizado con el ambiente alrededor de Ciudad Ossen y él nunca había descubierto ningún campo de vació alrededor del distrito norte de la ciudad. Por ello, dedujo que la peculiaridad en la región era muy probablemente hecha por el hombre.

La ceremonia de inauguración de Fanny para nombrarla como la nueva canciller de la Academia de Magia y Fuerza Babylon se había completado. Con Ayermike Cotton, Graeae y el pequeño esqueleto vigilando y protegiendo, él creía que esos aristócratas del imperio que se encontraban en la academia no deberían estar en peligro.

Sin tener la preocupación por la seguridad de esas personas, Han Shuo se transformó en ligeros hilos sangrientos que difícilmente eran visibles a simple vista y rápidamente voló a la periferia del distrito norte de la ciudad. No vio a ninguna persona en su viaje.

La distancia entre la Academia de Magia y Fuerza Babylon y la parte exterior de la ciudad era de unas docenas de millas. A él le tomó sólo unos minutos el apresurarse a la región del vació.

Observó en silencio los alrededores tan pronto como llego. Justo después, tenía la certeza de que quienes lanzaron el ataque sobre la academia estaban justo allí.

Justo frente a él, había una barrera espacial con una energía concentrada que era como un campo de fuerza a pequeña escala. Esa cegadora luz que brillaba dentro de la barrera había obstruido su vista de lo que estaba en el interior. Un aura sagrada convergía en la forma de un enorme Grial que llenaba el interior de la barrera que formaba una delgada capa protectora que bloqueaba el muestreo de su consciencia.

Han Shuo entrecerró sus ojos que brillaban con luces heladas. Claramente podía decir que el enorme Grial hecho de aura sagrada estaba sostenido por el arma divina de la Iglesia de la Luz – el Santo Grial. En el habían varias ramas de olivo brindando luces doradas. Este liberaba constantemente energía sagrada que mantenía el escudo protector en el área.

El arma divina de la Iglesia de la Luz tenía la habilidad de amplificar la magia de luz. La energía sagrada contenida dentro podía incluso formar un milagroso poder protector. La razón por la que la consciencia de Han Shuo no podía detectar la presencia de esos atacantes probablemente era debido a esa energía sagrada.

Mirando al frente hacia la región de vació usando toda clase de energías extrañas, las esquinas de los labios de Han Shuo se curvaron para formar una mueca helada. No tenía prisa en hacer su ataque. Oculto en la oscuridad, él creía que esas personas dentro de la burbuja no podían detectar fácilmente su rastro.

Él extendió su consciencia y gradualmente la expandió por todas partes a su alrededor, buscando cuidadosamente por cualquier peligro inesperado oculto en los alrededores. Simultáneamente, él recitó algunos encantamientos. El zombi élite de madera, el zombi élite de metal y el zombi élite de tierra cruzaron desde el Inframundo. Bajo sus indicaciones, rodearon la región de vació en una formación triangular.

Los zombis élite de fuego y agua habían obtenido enormes beneficios del reino del Abismo. Ellos todavía estaban digiriendo lentamente las energías obtenidas de los dos antiguos Reyes Demonio y no serían capaces de asistirlo de momento. Por tanto, el poder completo de la Formación No Muerta de los Cinco Elementos no podía ser desplegado totalmente. Como Han Shuo no estaba seguro de que clase de fuerzas tenían los atacantes dentro del campo que poseían y sus dos encarnaciones todavía estaban recuperándose dentro del Cementerio de la Muerte, decidió ser cauteloso. Muy cuidadosamente invoco a tres de los cinco zombis élite operativos y los colocó en una formación incompleta, en caso de que se encontrara con alguna situación inesperada.

Con todo en orden, le transmitió una orden al pequeño esqueleto quien permanecía en la Academia de Magia y Fuerza Babylon para que fuera rápidamente. Justo después, sacó una Perla de la Aniquilación mientras acechaba y se apresuraba a la región de vació sin la menor vacilación.

‘Temblores…’, la Perla de la Aniquilación explotó repentinamente en esa área y causó que el espacio se distorsionara y se desmoronara en un instante. Rasgo varias grietas pequeñas y los Perforadores del Alma convenientemente entraron.

Después de lanzar la Perla de la Aniquilación, Han Shuo miró hacia la región de vació del frente con ojos helados, listo para dar una sorpresa en cualquier momento.

“Tos, tos, tos, ¿qué ocurre? ¿Por qué hubo una explosión?” una voz apurada paso a través de las fisuras alrededor de la región de vació y viajo a sus oídos.

“No tengo idea. ¿Podría ser que al mezclar varias magias diferentes ha producido un efecto adverso?” una voz helada como el hielo respondió.

“¡Hay un enemigo!”, un fuerte grito repentinamente salió desde el interior. Esas personas dentro de pronto fueron arrojadas al desorden con ese grito.

Han Shuo, quien no podía espiar en la condición dentro de la región de vació, en el instante que esas fisuras aparecieron, él fue capaz de ganar una vista clara de las fuerzas que poseían esos atacantes.

Había toda clase de energías mezcladas entre la barrera, Han Shuo no podía averiguar las apariencias de esos atacantes. Sin embargo, al confiar en los agudos sentidos de su consciencia, fue capaz de determinar sus identidades de sus auras.

Había un total de seis atacantes. Entre ellos, tres tenían el aura sagrada característica de los discípulos de la Iglesia de la Luz, dos tenían cuerpos y auras heladas como el hielo, probablemente expertos del Santuario del Hielo quienes no estaban en la tierra nevada la última vez y al final uno tenía un cuerpo lleno de una energía caótica y explosiva. Su alma era tan extraña como la de un chamán. Al parecer después de que varios cientos de miles de orcos del Reino Orco perecieron, algunos expertos decidieron participar.

De los tres discípulos de la Iglesia de la Luz, dos eran semidioses y uno de ellos asombrosamente era un dios fundamental. Los dos expertos del Santuario del Hielo eran simplemente magos de grado sagrado. Los dos tenían las fuerzas más pobres en el equipo. Parecía que después de perder a la pareja de semidioses, el Hielo Celestial Corey y la Nieve Celestial Tiana, el Santuario del Hielo en efecto estaba completamente acabado.

En cuanto al orco chamán, como su cultivación podía ser considerada como la energía no principal de la invocación, Han Shuo no podía determinar con precisión el nivel de su fuerza, aunque sentía que el orco chamán era más fuerte que un semidiós y a poca distancia de alcanzar el reino del dios fundamental.

Seis personas. Un dios fundamental, tres semidioses y dos magos sagrados que no representaban amenaza. Las fuerzas de esa banda no parecían tan formidables a los ojos de Han Shuo dada su fuerza actual.

Por tanto, él no continuó ocultándose y en su lugar se paró abiertamente. Miró fríamente hacia la región frente a él y espero a que los seis salieran.

Incluso con sólo su cuerpo principal, él creía que no habría problemas en hacerse cargo de esos seis. Además, el pequeño esqueleto, un dios menor de la muerte, se estaba apresurando y llegaría pronto.

“¡Muéstrense!” Han Shuo gruño fríamente.

Aquellos dentro de la barrera de vació inmediatamente se calmaron, causando que él riera sombríamente en su corazón. Incluso podía sentir el miedo de los dos magus sagrados del Santuario del Hielo.

Con él observando atentamente, la barrera del frente finalmente se marchó. Puñados de energías sagradas regresaron al centro del Santo Grial. La barrera espacial perdió gradualmente la fuente de poder que la mantenía.

Cuando el último puñado de luz dorada regreso al Santo Grial, el espacio del frente se partió como un cristal y la escena original apareció.

Un hombre delgado de mediana edad, sujetaba el Santo Grial que tenía ramas de olivo en el, vestía una tiara papal, mirando hacia Han Shuo de una forma afligida y asustada. De pie a su lado estaba un caballero semidiós y un magus de luz semidiós. Eran precisamente la pareja que Han Shuo había encontrado en la montaña sagrada de la Iglesia de la Luz – los dos quienes instigaron al Dragón Primordial a lanzarlo hacia el reino del Abismo en aquel entonces en el Valle Dragón.

El orco de edad avanzada con una simple y cruda piel de animal colocada sobre sus hombros. Estaba mirando a Han Shuo con hostilidad. Parecía que sentía una picazón por saltar y atacar a Han Shuo y morder su carne.

Los últimos dos magus sagrados del Santuario del Hielo también lo estaban mirando con odio. Sin embargo, sus ojos estaban parpadeando. Al parecer sus miedos hacia él eran más grandes que su resolución de venganza.

“¿Debes ser Bryan?” el delgado hombre de mediana edad llevando la tiara dijo con una voz calmada y amable.

Han Shuo sonrió e incluso realizó una reverencia amistosa hacia él antes de responderle, “¡en efecto, lo soy, Su Santidad el Papa! Jeje, ¿debes estar muy decepcionado de verme aquí?”

Han Shuo en efecto estaba muy asombrado en su corazón cuando dijo esas palabras. No esperaba que el Papa de la Iglesia de la Luz pasara a través de problemas para viajar personalmente miles de millas desde el Imperio Oden hasta el Imperio Lancelot por sí mismo e incluso sorprendentemente eligiera montar un ataque secreto. Parecía que ese Papa era definitivamente un demente quien había cualquier cosa, ya fuera cortar o colgar, para alcanzar sus metas. No era de extrañar que él se convirtiera en el líder de la religión más poderosa en el Continente Profundo.

El Papa de la Iglesia de la Luz asintió y tranquilamente lo admitió, “en efecto estoy muy decepcionado de ver que estás de pie ante mí sano y salvo – pero lo que me agravia más son las eras oscuras que pronto caerán en el Continente Profundo”.

“¿Oh? De tus palabras, estás sugiriendo que yo soy la raíz de la causa de devastación y desorden en el Continente Profundo. Jaja. Bien entonces, ¿los cientos de miles de vidas de civiles viviendo en el distrito norte de la ciudad no valen tu consideración?” Han Shuo rio hacia la desvergonzada interpretación del Papa de la Luz.

“¡Por la seguridad de todo el Continente Profundo, algunos sacrificios son necesarios!”, el Papa de la Luz gritó con una voz justa mientras lo miraba.

“¡Corta tus putas mierdas!” Han Shuo maldijo sin restricciones mientras él alzaba su dedo medio justo hacia el rostro del Papa de la Luz. Sabía que ese Papa debía ser el discípulo más ardiente de la Iglesia de la Luz. Él no podía sentir muchas de las emociones que tendría un humano normal en esa persona. Era como un robot manufacturado por la Iglesia de la Luz. Todas sus conductas y compases morales estaban basados en los intereses de la Iglesia de la Luz. Por tanto, era un desperdicio absoluto de tiempo el debatir con él.

“¡Me aseguraré de hacerte pagar por las vidas de los cientos de miles de mis queridos orcos!”, ese chamán orco no pudo contenerse y gritó violentamente cuando que Han Shuo estaba siendo tan provocativo. De su postura, él quizás cargaría al frente en cualquier momento.

Desde luego, Han Shuo no tenía miedo de él. Resoplo mientras media al chamán orco y lo ridiculizaba, “así que tus orcos son personas, ¿pero los ciudadanos de mi Imperio Lancelot no lo son? Por eras, tus orcos han estado asaltando sin fin mi Imperio Lancelot. Dime, ¿quién debe pagar por las muertes de los incontables ciudadanos del Imperio Lancelot?”

Los territorios de los orcos eran áridos y por tanto siempre habían atacado al Imperio Lancelot por su rico suelo. ¡A través de incontables años, los ciudadanos del Imperio quienes habían muerto en las manos de los guerreros orcos definitivamente eran más que algunos cientos de miles!

“¡No me importa! ¡Has asesinado cientos de miles de mis gentes, así que debes morir!”, el chamán orco bramo como una bestia salvaje y justo después, se arrojó hacia Han Shuo.