GDK – Capítulo 616

0

Capítulo 616: Dando protección


Ese suave grito de Han Shuo alerto a Ayermike Cotton y a Graeae. Reunieron su atención al extremo y se fortificaron para el impacto del Estallido Radiante.

Con su consciencia desplegada, Han Shuo tenía una imagen clara y detallada del Estallido Radiante en cada instante. Sintió que los elementos de la luz se reunían rápidamente, desintegrándose y recombinándose mientras él se preparaba calmadamente para recibir la explosión.

‘Estallido Radiante’, era una magia prohibida que trabajaba concentrando una enorme cantidad del elemento de la luz para producir luces energizadas que bombardeaban una vasta área. Basado en su observación y probando el deslumbrante resplandor en el cielo, él entendía que el poder de esa magia no debía ser menospreciado.

La capa de luz en el cielo sobre la Academia de Magia y Fuerza Babylon crecía más y más mientras el elemento de la luz se reunía más y más. Millones de llamativos rayos de luz repentinamente caían hacia abajo. Se miraban como si millones de espadas hechas de luz quisieran aniquilar a cada cosa viviente bajo ellas.

Como el Estallido Radiante fue desatado con su poder completo, un aura dignificada y sagrada fluía en el Estallido, incrementando el ya de por sí formidable poder de la magia prohibida.

El par de ojos entrecerrados de Han Shuo estaban destellando. Su corazón todavía era como una roca mientras miraba hacia arriba al Estallido Radiante que bombardeaba.

La magia que llevaba millones de brillos había envuelto no sólo toda la Academia de Magia y Fuerza Babylon, sino también más de la mitad del distrito norte de la ciudad. Cuando la capa de brillo repentinamente comenzó a estrellarse, parecía como si el estuviera cayendo. La escena era extremadamente aterradora.

Los ciudadanos del distrito norte de la ciudad habían suspendido lo que fuera que estuvieran haciendo en ese momento. Cada uno de ellos alzó su cabeza para mirar hacia el cielo con una consternación abrumadora. En un instante, un intenso sentimiento de horror fluyó por sus corazones. Ruidos caóticos de chillidos y llanto emergieron de cada esquina.

La escena no era para nada diferente del fin del mundo. Todas esas personas debajo del brillo estaban aterradas y asustadas mientras pensaban sobre qué muerte tan miserable sufrirían pronto.

Mientras los habitantes del distrito norte de Ciudad Ossen gritaban y aullaban con horror, repentinamente descubrieron que trozos de nubes oscuras habían flotado sobre sus cabezas pareciendo salir de la nada. Ese brillo cegador que estaba cayendo fue interceptado por la capa de nubes negras.

En un instante, el distrito norte de Ciudad Ossen se volvió del día a la noche. Siguiendo la aparición de las nubes oscuras, brillos sangrientos se alzaron en el aire y fuertes chillidos se escucharon. Toda clase de vistas espectaculares decoraban el cielo.

‘Temblores…’, una estruendosa explosión repentinamente rugió desde el cielo. Era como si una bomba nuclear hubiera detonado. El estallido extremadamente sonoro causó un repique en sus oídos.

Luces coloridas pintaban el cielo con toda clase de patrones extraños que siguieron la explosión. Se miraban como si el más magnífico y glorioso juego pirotécnico se mostrará.

Aunque las nubes oscuras eran densas y se reunían de cerca, aun así fallaban en algunos lugares. Varios rayos de una intensa luz se las arreglaron para penetrar a través de las nubes. Todo lo que fue iluminado por la poderosa luz estalló, especialmente para las cosas vivientes – estas fueron evaporadas instantáneamente.

Un pequeño momento después de que la docena o más de rayos de energía penetraran a través de las nubes, algunas docenas de civiles inocentes fueron asesinadas y algunos cientos de estructuras colapsaron. Han Shuo estaba sentado con las piernas cruzadas en la cima de la torre del reloj de la Academia de Magia y Fuerza Babylon. Con sus ojos cerrados, formó dos sellos de manos para manipular el Abanico de la Sed de Sangre que se conducía dentro de las nubes oscuras. Él inyectó el yuan demoníaco en el Abanico para que produjera una gruesa neblina sangrienta. Graeae la banshee luego utilizó su magia de viento para invocar huracanes que pudieran agitarse a altas velocidades, mezclando la niebla sangrienta del abanico con las nubes negras formadas por la magia oscura de Ayermike Cotton, ‘Noche Sin Fin’. Juntos, formaron una gigantesca barrera en el cielo sobre el distrito norte de la ciudad.

Han Shuo no sabía cuántos atacantes había. Sin embargo, tenía la certeza de que al menos una existencia de dios fundamental estaba entre ellos. De lo contrario, no serían capaces de desatar un Estallido Radiante que tuviera semejante poder catastrófico.

Han Shuo ajustó su cuerpo, corazón y consciencia a sus estados más óptimos mientras impulsaba al Abanico de la Sed de Sangre para que formara constantemente niebla sangrienta. Se esforzaba al máximo para remendar cada apertura, previniendo cualquier parte del Estallido Radiante cayera al suelo.

Localizado cerca de él se encontraba Ayermike Cotton quien estaba envuelto en una absoluta oscuridad. Estaba recitando rápidamente encantamientos con una expresión grave. En el techo de la librería, Graeae la banshee estaba chillando al máximo de su fuerza. Huracanes tras huracanes marchaban sin rumbo en el cielo tormentoso.

“¡Bryan, no podré soportarlo por mucho tiempo!” después de cantar un largo y críptico encantamiento, Ayermike Cotton rápidamente dio un pequeño grito hacia Han Shuo.

Este arrugó levemente sus cejas. Apuradamente canto un hechizo de necromancia. El pequeño esqueleto, montado en un dragón de hueso, apareció después de un destello de luz.

Él tenía unas luces siniestras, exóticas y heladas brillando desde sus ojos. La lápida en su pecho brillaba con una brumosa luz verde, tan pronto como llego del Inframundo una constante cadena de espectros y gárgolas fluyó. Flotaron por los alrededores con un viento silbante y formaron una segunda barrera en el cielo.

Tan pronto como tomó forma la segunda capa hecha de una inconmensurable cantidad de espectros y gárgolas que él invocó, la presión en Han Shuo, Ayermike Cotton y Graeae se redujo inmediatamente. Ya no necesitaban ejercer tanta energía en remendar cada agujero en sus barreras.

Como el área involucrada era vasta y los tres tenían una energía y fuerza mental limitada, la barrera que formaron no estaba sellada y libre de irregularidades. No podían manejar cada aspecto y por tanto más y más huecos aparecieron en la barrera.

Pero tan pronto como el pequeño esqueleto apareció, usó su energía divina para invocar una segunda capa de barrera. Esto inmediatamente redujo la presión en los tres ya que no necesitaban preocuparse mucho por las imperfecciones en su primera capa.

El pequeño esqueleto era el arma secreta de Han Shuo. Esa segunda capa que formó usando espectros y gárgolas de bajo nivel como escudo de sacrificio, verdadera y completamente protegió a los civiles y aristócratas en el suelo, resguardándolos de todos los efectos del Estallido Radiante.

Esa magia en la que los atacantes habían puesto grandes esfuerzos para desplegar tenía un poder tremendamente catastrófico. Sin embargo, era precisamente debido a que el poder liberado era extremadamente grande que la energía que el hechizo consumiría naturalmente era tremendamente asombrosa. No había manera de que la explosión pudiera durar por mucho.

Como esperaban, no tomo mucho después de que el pequeño esqueleto invoco espectros y gárgolas para formar la segunda capa que el Estallido alcanzó su final. Esporádicos fragmentos de brillos destellaron por el cielo antes de desaparecer sobre el distrito norte de Ciudad Ossen regresando finalmente a la normalidad.

Viendo que el Estallido Radiante había agotado completamente su poder, Han Shuo calmadamente le transmitió una orden al pequeño esqueleto y le dio una instrucción a Ayermike, pidiéndole que todavía no bajará la guardia. Inmediatamente después, sentado en el mismo lugar, cerró sus ojos y buscó el rastro de los atacantes con todo su poder.

Con la amenaza de la magia neutralizada, después de recibir la orden de Han Shuo, el pequeño esqueleto envió a los espectros y gárgolas de regreso al Inframundo. Él, sin embargo permaneció detrás y se ocultó en un sitio secreto.

Ayermike Cotton ya no estaba entonando hechizos de magia oscura. Con su fuerza mental relajada y con los huracanes de Graeae soplando, las nubes oscuras que flotaban sobre las cabezas de la multitud desaparecieron rápidamente.

Un claro cielo hermoso reapareció en el cielo sobre la Academia de Magia y Fuerza Babylon.

“¿Qué fue lo que realmente lo que acaba de ocurrir? No pude ver nada y sólo escuche unas fuertes explosiones. ¡Pensé que estaba muerto desde el comienzo de los estallidos!”

«¿Eh? Esa luz cegadora se ha ido. Las nubes oscuras también han desaparecido. Ahora estamos fuera de peligro, ¿lo estamos?”

“Creo que ese es el caso. Ya no puedo sentir la sofocante presión”.

La multitud discutió animadamente. Sus rostros de miedo se convirtieron en confusos. Cada uno de ellos miraba con curiosidad los alrededores, como si esperaran encontrar la respuesta de sus dudas de ambiente.

“¿¡Cielos, que le ocurrió a esas casas!? ¡Están todas en ruinas!”, después de que las nubes oscuras se disiparon, un archimago de la academia tomó el cielo usando la habilidad de levitación. Después de revisar los terrenos con sus ojos, inmediatamente gritó.

“Esa es la escena producida por el Estallido Radiante. Cualquier cosa viviente golpeada por el intenso brillo será vaporizada al instante. Al parecer el Estallido descendió pero tuvo el 99 por ciento de su poder interceptado. De lo contrario, la condición del distrito norte de la ciudad ciertamente sería mucho peor”, Amyes reportó respetuosamente hacia el Rey Lawrence después de tomar el aire y vigilar los alrededores.

“¡Esa maldita Iglesia de la Luz, tanto que hablan de estar a favor de la compasión!” Lawrence rechino sus dientes y humeaba de ira.

En todo el Continente Profundo, sólo la Iglesia de la Luz que poseía el poder y la mayoría de los magus de luz podía desplegar un Estallido Radiante con semejante poder tan formidable. Más importante que eso, como la Iglesia de la Luz no se había llevado bien con el Imperio Lancelot todo ese tiempo, no era muy difícil ver que los atacantes debían estar asociados con ella.

“Que desvergonzados y despreciables. La Iglesia de la Luz seguro es el culto malvado más grande en el mundo para en realidad hacer semejantes cosas tan faltas de conciencia”, el viejo Hahn también estaba temblando de la ira. Nunca anticipó que la Iglesia de la Luz en realidad sería tan salvaje en su conducta para liberar una magia prohibida de destrucción masiva con tanta indiferencia hacia tantas vidas de los habitantes de Ciudad Ossen.

Esa acción había violado el acuerdo tácito entre los países del Continente Profundo. Ese comportamiento de la Iglesia de la Luz no podía ser descrito con sólo la palabra, ‘demente’.

“Amyes, inmediatamente despliega tropas para tranquilizar a los civiles. ¡Cándido, investiga esto y encuentra a todos aquellos quienes condujeron este acto malvado y sin conciencia!” Lawrence no podía estar más enojado.

“Vez, se los dije. Era seguro permanecer en este lugar. ¡Si no me hubieran escuchado y se hubieran marchado apresuradamente, ahora podrían haberse convertido en un montón de cenizas!”, después del evento, Firenze dejó salir un ligero suspiro de alivio, miró desdeñosamente a esos cobardes quienes pensaron en escapar y se burló de ellos.

Esas personas todavía tenían miedo flotando en sus corazones después de escapar estrechamente de la muerte. Forzaron una sonrisa y se quedaron en silencio, sin responder a las burlas de Firenze.

Este perdió su interés en esos cobardes cuando no hicieron ninguna retórica. Entonces miro por los alrededores y preguntó, “¿dónde está ese tipo Bryan? Las cosas ahora terminaron. ¿A dónde fue?”

Después de escuchar las palabras de Firenze, todas esas personas quienes sabían que Han Shuo había salvado sus vidas, comenzaron a mirar por todas partes buscando la figura de Han Shuo. Sin embargo, no pudieron encontrarlo en ninguna parte.

Ligeras hebras sangrientas en un lugar oculto gradualmente salieron sin rumbo. Se estaban alejando del distrito norte de la ciudad.