GDK – Capítulo 603

0

Capítulo 603: Gritos en la tierra nevada


Había muchos personajes famosos que aparecieron en el Continente Profundo. Ayermike Cotton, Pegaso y Graeae eran originalmente personajes quienes estaban al frente en sus tiempos. En el escenario del Continente Profundo, los tres una vez jugaron roles extremadamente importantes. Sin embargo, el Dragón Primordial llegó a la conclusión que sus existencias habían perturbado el orden regular del Continente Profundo y por tanto por sí mismo sentenció a los tres a estar aprisionados bajo el Valle Dragón.

Aunque los tres poseían una poderosa fuerza, comparados al Dragón Primordial, el guardián del Continente Profundo estaban muy por detrás. Antes de que tomara acción, ellos siguieron descontrolandose sin repercusiones. Pero cuando tomó acción, sus manos fueron atadas y sólo pudieron esperar a ser capturadas.

El guardián del Continente Profundo, el Dragón Primordial no los exterminó. Después de capturarlos, sólo los encarceló pero no tomó sus vidas.

De la narración de Ayermike Cotton, Han Shuo aprendió que la tierra prohibida dentro del Bosque Oscuro había sido donde los tres fueron aprehendidos. Había muchas bestias mágicas desobedientes que fueron sentenciadas a muerte en la tierra prohibida por la herejía de retar la fuerza del Dragón Primordial.

“¡Quiero tomar venganza en contra del viejo dragón!” Pegaso dijo molesto después de escuchar el simple recuento de Ayermike Cotton del curso de los eventos.

Han Shuo miró hacia Pegaso desdeñosamente y dijo sonriendo, “incluso diez clones tuyos no son pareja en contra del Dragón Primordial”.

Pegaso era una mantícora quien repetidamente había tenido encuentros fortuitos. Aunque él no era una bestia mágica de súper rango, realmente era alguien afortunado. Se las arregló para obtener dos núcleos de cristal de bestias mágicas de súper rango que murieron en una pelea. Después de absorber los dos núcleos de cristal de las bestias una mutación le ocurrió. Luego, a través de muchos años de cultivación, se las arregló para hacer múltiples rompimientos en racha, dándole su fuerza que trascendía más allá del rango cinco.

El Antiguo Rey Lagarto Dagassi que Han Shuo encontró en el mundo subterráneo en aquel entonces, era simplemente una bestia mágica de rango cinco. Basado en la división de rangos de las bestias mágicas, ese Pegaso debía ser un rango seis con la fuerza de un dios fundamental.

Sin embargo, no importaba que tan poderoso fuera un dios fundamental, en contra del Dragón Primordial quien era estaba en el reino del dios menor, moriría sin lugar a dudas. Absolutamente no tenían oportunidad, ni siquiera de escapar.

“¡Maldita sea! ¿Se supone que debo tragarme el rencor por los incontables años de encierro?”, cuando Pegaso supo que el buscar venganza en contra del Dragón Primordial era una fantasía dada su fuerza, expresó enojado, “¡no me importa! ¡Debemos tomar venganza! ¡Cierto, incluso si no puedo matar al Dragón Primordial, por lo menos debo matar a sus descendientes!”

“Tampoco tendrás la oportunidad de hacer eso”, Han Shuo dijo sonriendo, señalando hacia el Valle Dragón y continuó con una voz profunda, “mira cuidadosamente. ¿Te queda alguna oportunidad?”

Pegaso miró siguiendo la dirección que Han Shuo señaló y descubrió los cuerpos de dragones por todas partes. Una docena o más de carcasas sangrientas de grandes dragones estaban tiradas desordenadamente alrededor del Valle Dragón. Desde hacía mucho no tenían ni un rastro de vida.

“¿Tú, tú los mataste a todos?”, la banshee estaba aterrada y dejó salir un grito.

Han Shuo asintió y respondió tranquilamente, “sí. Aparte del Dragón Primordial quien dejó el valle, todos los demás dragones están aquí – muertos”.

“Esto es malo. Ese Dragón Primordial seguramente no te dejará ir. En aquel entonces, fue debido a que no cometimos ninguna ofensa en contra de la raza dragón que sólo fuimos encerrados bajo el Valle Dragón. Todo el tiempo, todos esos expertos quienes cazaban a sus dragones no fueron tan afortunados como nosotros. Todos y cada uno de ellos fueron asesinados por el Dragón Primordial. ¡Creo que si el Dragón Primordial sabe de esto, te matara por todos los medios necesarios en lugar de sólo encerrarte!” Graeae la banshee dijo con sus cejas arrugadas. Parecía preocupada por Han Shuo.

“No es un gran asunto. ¡Si el Dragón Primordial no ha hecho ningún progreso en los años desde que desplegó esa barrera divina, la siguiente vez que me encuentre con él, ese será el momento de su muerte!” El rostro de Han Shuo se volvió helado y anunció orgulloso.

Si el Dragón Primordial todavía era un dios menor en la etapa media, entonces con las dos encarnaciones de Han Shuo como dioses menores en la etapa temprana, su cuerpo principal y el pequeño esqueleto trabajando juntos, tenía la certeza de asesinarlo. Por tanto, esas palabras de Han Shuo no eran aseveraciones sin base.

“¡Si tu realmente puedes matar al Dragón Primordial, entonces el Continente Profundo realmente estará bajo el reinado de nuestro Imperio Lancelot!” Ayermike Cotton puso una expresión de deleite. Parecía extremadamente emocionado.

“¡Veras ese día!” Han Shuo puso una sonrisa confiada. Poco después, miro en los alrededores y continuo, “pero antes de eso, primero debemos barrer las amenazas actuales que enfrenta el Imperio Lancelot”.

“¿Qué deberíamos hacer?” Ayermike Cotton, era el padre fundador del Imperio Lancelot, él no había terminado sus nobles aspiraciones incluso después de quinientos años. Inmediatamente preguntó después de escuchar las palabras de Han Shuo.

“Primero que nada, necesitamos destruir dos religiones. ¡Síganme!» Han Shuo dijo con un rostro de aspecto homicida mientras miraba hacia la dirección del Imperio Kasi donde el Santuario del Hielo tenía su base.

Pegaso y Graeae intercambiaron miradas y parecían de alguna forma emocionados como si estuvieran viendo al frente hacia actos barbáricos de asesinato y saqueo. Quizás era debido a que estaban acostumbrados a sus arrogantes y salvajes medios que fueron encerrados por el Dragón Primordial. Al parecer los pocos cientos de años de encarcelamiento no habían calmado ni en lo más mínimo sus temperamentos. Permanecían sedientos de sangre justo como antes.

Han Shuo floto arrogantemente sobre el Valle Dragón y expandió su consciencia para sentir por un momento. Cuando estuvo seguro de que nada había quedado atrás, llevó a los tres tipos quienes habían estado encerrados por muchos años a volar directamente hacia la tierra nevada del Imperio Kasi.

Como esos tres poseían la fuerza de dioses fundamentales, sin perder mucho tiempo, después de ir a través de una serie de transmisiones por medio del matrices de transportación, el grupo llegó a la ártica y helada tierra nevada donde el Santuario del Hielo estaba localizado.

El grupo de cuatro, Han Shuo incluido no escondió sus rastros. Descendieron a alta velocidad sobre los numerosos picos nevados del Santuario del Hielo.

“Básicamente no hay expertos. Sólo hay una mujer quien apenas y puede considerarse como una oponente”, flotando orgullosamente sobre los numerosos picos nevados del Santuario del Hielo, Pegaso observó en silencio la situación y le dijo a Han Shuo bastante entusiasmado.

“Pegaso, Graeae, pónganse en acción. Licuen las cumbres sagradas del Santuario del Hielo”. Inmediatamente después de que Han Shuo expandió su consciencia, detectó la localización de la Nieve Celestial Tiana. Cuando recordó la traición que recibió en aquel entonces en la montaña sagrada de la Iglesia de la Luz, su corazón se volvió tan helado como el clima a su alrededor.

“Esto no es en absoluto algo desafiante. ¡Jeje, me gustan los trabajos de demolición!” Pegaso dio una ronda de risas salvajes y se disparó hacia abajo antes de esperar a que Graeae hiciera su movimiento.

Las mantícoras eran un tipo de bestias mágicas carnívoras y eran crueles de naturaleza. Incluso cuando Pegaso evolucionó al rango seis, las cualidades innatas de una mantícora seguían sin cambios como antes. Innatamente amaba el asesinato.

Sin embargo, Graeae la banshee parecía estar un paso adelante. No necesitaba depender en contacto físico para lanzar ataques. Repentinamente gritó con el máximo de su voz. Su voz perforadora de oídos rasgo a través del aire y se extendió a cada cima de la tierra nevada mientras un frígido aire helado soplaba salvajemente.

Graeae la banshee cultivaba en la energía elemental del viento. Esa raza nacía con habilidades especiales para atacar y causar confusión a través de sus voces. Al fusionar su voz con el elemento viento, el grito producido por Graeae la banshee poseía un poder de fuego extremadamente fuera de lo común.

Mientras ella dejaba salir gritos que perforaban los oídos, avalanchas repentinamente iniciaron en muchos lugares de la tierra nevada. Sus estremecedores gritos reverberaban constantemente a través de la tierra nevada. Muchos discípulos del Santuario del Hielo en los picos no pudieron soportar el molesto sonido agudo y salieron de los templos donde vivían uno detrás del otro, mirando enojados hacia Graeae chillando en el cielo.

«¿Quién eres? ¡Cómo te atreves a hacer tonterías alrededor de nuestro Santuario del Hielo!”, un gran maestro de la espada con un rostro helado gritó y miró furioso hacia la banshee mientras alzaba su espada larga que dejaba salir un aura helada.

‘¡Golpe!’

Justo después de que el maestro de la espada gritara esas palabras, Pegaso cayó del cielo y aterrizó en él. Ese maestro de la espada no tuvo ni la oportunidad de reaccionar y fue pisoteado profundamente en la tierra nevada por el fuerte cuerpo de Pegaso. Ya no pudo hacer ni un sonido.

Graeae la banshee todavía estaba chillando fuertemente. El elemento viento convergía salvajemente en la tierra nevada mientras su voz reverberaba a través del área. Mientras su voz se hacía más y más fuerte, muchos de los discípulos del Santuario del Hielo con fuerzas pobres comenzaron a sangrar desde sus oídos. Estos evidentemente sufrieron varias heridas.

Las avalanchas todavía continuaban. Mientras los temblores sonaban, varios picos congelados del Santuario del Hielo gradualmente comenzaron a sacudirse.

Después de que Pegaso aterrizara en la cima congelada más alta, se transformó en su forma original de una mantícora salvaje y de cuerpo duro y comenzó a masacrar a todos los discípulos del Santuario del Hielo quienes cargaron hacia él. Siendo mucho más grande en fuerza, él se había encontrado con cero resistencia. Pateaba y golpeaba a su alrededor desinhibidamente, partiendo a los discípulos del Santuario del Hielo en pedazos uno tras otro. Ni uno solo de ellos era un oponente digno.

“En aquel entonces, Pegaso y Graeae era existencias feroces de las que cada experto en el Continente Profundo tenía miedo. Ahora que los dos fueron liberados, aparte de ti y el Dragón Primordial, me temo que no hay una existencia que pueda detenerlos”, Ayermike Cotton la explicó con indiferencia a Han Shuo quien estaba a su lado mientras observaban a los dos masacrando.

“Jeje, después de todo el Dragón Primordial es muy misericordioso. Si fuera yo, seguramente habría terminado a esos tipos alborotadores si no me obedecían, así no causarían problemas en el futuro”, Han Shuo dijo sonriendo. Algo llegó a su mente y pensó por un momento antes de decir, “oh, por cierto, tus notas personales de cultivación del elemento de la oscuridad así como el bastón mágico que dejaste en la tierra prohibida fueron obtenidos por mí. Jeje, quizás nos reunimos por el destino. Sin embargo, no creo que pueda regresarte los objetos ya que los he regalado”.

Contrariamente a sus expectativas, Ayermike Cotton parecía placenteramente sorprendido por sus palabras. Miró profundamente hacia Han Shuo y se lamentó, “realmente parece que el destino nos ha reunido. En aquel entonces, pensé que moriría sin lugar a dudas y por tanto deje esas cosas atrás, esperando que alguien heredaría mis experiencias y acercamientos en la cultivación. ¿Quién habría imaginado que estarían en tu posesión? Quizás estábamos destinados a encontrarnos”.

“¡Paren!”, mientras los dos estaban conversando, un poderoso grito vino desde el pico congelado más alto. Siguiendo a eso, una figura humana abruptamente salió. Era la Nieve Celestial Tiana quien una vez había planeado en contra de Han Shuo.