GDK – Capítulo 597

0

Capítulo 597: Convirtiéndose en leyenda


En sólo un día, dentro de Ciudad Frontera Sur, el prestigio de Han Shuo se había alzado mucho más que el de Firenze quien era el Señor de la Frontera Sur.

Por los últimos tres años, Firenze había estado defendiendo extenuantemente la ciudad con la Legión Aullante – la legión más poderosa del Imperio. Pero en contra del ejército de varios cientos de miles de orcos, había estado sufriendo derrota tras derrota. Perdiendo lentamente la tierra.

Pero Han Shuo, tan pronto como emergió de su desaparición de cinco años, usando su propio poder, extermino a los pocos cientos de miles guerreros orcos bárbaros y salvajes en menos de un día. ¡Semejante logro tan increíble no tenía precedente en el Imperio Lancelot incluso desde su fundación!

Muchos de los civiles enlistados de Ciudad Frontera Sur habían atestiguado el magnífico hecho loco y sin precedentes con sus propios ojos. Habiendo sido oprimidos por los guerreros orcos por tantos años, la emoción que sentían las personas de la ciudad al ver a los cientos de miles de orcos siendo aniquilados era absolutamente sin precedentes.

Inesperadamente, incluso sin nadie orquestándolo, las personas de Ciudad Frontera Sur todas fluyeron hacia Han Shuo para expresarle su gratitud a través de toda clase de métodos.

Algunos de ellos ofrecieron platillos cocinados por ellos mismo, algunos presentaron armaduras y armas pasadas a través de sus familias por generaciones y algunos de ellos incluso ofrecieron a sus propias hijas, esperando que él las mantuviera como sus sirvientas. Pero la mayoría de ellos sólo vitoreaban a Han Shuo una y otra vez, gritando su nombre con lo máximo de sus fuerzas. Parecían estar expresando la emoción y gratitud en sus corazones al gritar fuertemente el nombre de Han Shuo.

¡Sus acciones en ese día estaban determinadas a convertirse en leyendas en Ciudad Frontera Sur!

Con la amenaza del Reino Orco neutralizada, todas las personas de la ciudad se reunieron en las calles y animaron. Con entusiasmo pasaban la impresionante historia de cómo Han Shuo barrió a cientos de miles de guerreros orcos por sí mismo. La atmósfera de miedo que había estado rondando en Ciudad Frontera Sur había sido completamente dispersa por él.

Las personas de la ciudad habían comenzado a tratarlo como a un dios antes de que él siquiera lo supiera. Muchos de los plebeyos quienes habían sufrido y no tenían fuerza mental, incluso habían grabado el nombre de Han Shuo en tablillas para arrodillarse e inclinarse.

Para acabar con varios cientos de miles de brutales y salvajes orcos en el corto tiempo de una hora a través únicamente de su poder, aparte de un dios, ¿quién lograría eso?

Como debía ser por derecho, Han Shuo había obtenido el tratamiento más honorable en Ciudad Frontera Sur. Mientras caminaba con Firenze hacia su mansión, las personas que encontraba en la ruta estaban cayendo unos tras otros en su avidez por arrodillarse y postrarse. Estaban más que dispuestos de adorarlo como su dios.

Han Shuo no sintió mucho cuando vio que las personas de la ciudad hacían enjambre para postrarse ante él. Después de pesarlo en su mente por un corto momento, construyó un altar divino en la ciudad. Luego aterrizó en el centro del altar y desplegó su Dominio de la Divinidad. Un aura divina y dignificada tan imponente como las inmensas montañas se desplegó y se extendió suavemente por todas partes.

Las personas de Ciudad Frontera Sur así como también los soldados de la Legión Aullante quienes cayeron en el Dominio de la Divinidad, no pudieron evitar el sentirse lo más dispuestos a comprometer su lealtad para adorarlo eternamente.

“¡Ofrezcan su fe a este altar y yo les aseguro que su Ciudad Frontera Sur estará a salvo y prosperará!”, la voz de Han Shuo que fue hecha usando su energía divina reverberaba en su Dominio de la Divinidad. La voz llevaba un poder milagroso que hechizaba el alma, causando que esas personas quienes ya estaban más que deleitadas al adorarlo fueran incluso más apasionadas.

Después de ser asombrados por el poder sin par que él recién demostró y ahora siendo afectados por su Dominio de la Divinidad, las personas de la ciudad, cuya pasión fue alzada al máximo, no vacilaron en absoluto antes de que todos respetuosamente ofrecieran sus almas hacia el altar divino, convirtiéndose en sus devotos creyentes ofreciéndole su poder de la fe.

Después de que terminó con la decoración de su altar, él dio algunos discursos más en voz alta. Fue más tarde cuando él vio que las ceremonias se estaban llevando a cabo apropiadamente de acuerdo a sus instrucciones que se marchó con Firenze y Fanny, regresando a la mansión del primero.

“He trabajado muy duro por tres años seguidos para mantener segura a la ciudad. Lo máximo que esas personas hacen por mí es rezar por mi seguridad. Pero tú has estado en esta ciudad por sólo un día y comenzaron a tratarte como a un dios. ‘Suspiro’…» Firenze se lamentó mientras sacudía su cabeza con una sonrisa amarga después de que entraron en la mansión.

Fanny puso una dulce sonrisa y se sujetó de su brazo. Dijo con una voz adorable, “padre, si tú puedes neutralizar a unos cuantos cientos de miles de guerreros orcos por ti mismo, no sólo las personas en la ciudad, incluso toda la Frontera Sur te tratará como su dios”.

Firenze forzó una sonrisa, le disparó una mirada a Fanny y dijo, “¿piensas que todos son tan salvajes como ese chiquillo? Si yo tuviera esa clase de fuerza, el Imperio Lancelot desde hace mucho se hubiera convertido en el único en el Continente Profundo en lugar de tomar todas estas medidas defensivas”.

“Eso es lo que estoy tratando de decir. Nosotros sólo somos personas ordinarias pero Bryan es alguien con talento. No es nada sorprendente que él pueda subir a lugares elevados y sea adorado por la gente. ¡No tienes que sentir ningún pesar por eso! ¡Jeje!» Fanny de forma risueña consoló a Firenze. Un sentido de orgullo se alzaba naturalmente desde el fondo de su corazón.

“Me quedaré en la ciudad por tres días. Ustedes padre e hija seguramente tienen que ponerse al día el uno con el otro. Cierto, si hay algún problema en la ciudad o en la Frontera Sur que necesitan que resuelva déjenme saberlo y me haré cargo de eso por ustedes”. Han Shuo decidió permanecer por algunos días mientras su encarnación del dios menor de la destrucción necesitaba algo de tiempo para digerir la energía formada por la muerte de varios cientos de miles de orcos. Además, Fanny y Firenze no se habían visto por un largo tiempo y deberían tener algo de tiempo para pasar entre ellos.

Habiendo atestiguado el aterradoramente magnífico hecho, el Firenze de ahora mostraba mucho más reverencia y cautela cuando hablaba con él. No sólo había cortado sus imprudentes comentarios vulgares, incluso se sentía un poco inquieto.

Por un lado, era debido a que la fuerza de Han Shuo lo había abrumado al extremo. Por el otro, era la noble y divina conducta que salía naturalmente desde este después de convertirse en un dios. Bajo esas dos clases de personas, Firenze quien no le prestaba atención a ninguna clase de tabú, parecía haberse convertido en otra persona cuando se enfrentaba con él.

«Muy bien. Me asegurare de arreglar las cosas y haré buen uso de esta oportunidad. Si hay algún problema que necesite de poder bruto para resolverse, definitivamente no seré cortés al pedir tu ayuda”, Firenze rio pícaramente y dijo, “¡no importa que tan poderoso seas, todavía eres mi yerno!”

Han Shuo asintió con una sonrisa y no continuó con más charlas. Después de dejarle a Fanny algunas palabras, llegó a una habitación que Firenze había preparado especialmente para él para que digiriera silenciosamente la energía de la destrucción formada por la muerte de esos orcos.

—De regreso en el lugar extremo de fuego, en las afueras del valle de fuego.

El cuerpo principal de Han Shuo que todavía estaba sentado con las piernas cruzadas en una roca de un rojo feroz, bruscamente abrió sus ojos. Estos brillaron con destellantes luces mientras miraba hacia el suelo lleno de baches del frente.

Repentinamente, un denso y pesado sonido llegó de las profundidades de la tierra. El valle que había estado en silencio por un largo tiempo, comenzó a temblar repentinamente. El suelo que estaba cubierto con fosos comenzó a sacudirse con una magnitud que incrementaba.

Un fuerte rugido de dragón abruptamente sonó desde las profundidades bajo el suelo. Los fosos fueron partiéndose más y más mientras el suelo temblaba.

Gradualmente, el cuerpo del dragón oscuro Gilbert enterrado profundamente bajo el suelo emergió.

Nuevamente otro rugido de dragón sonó. El suelo continuó temblando mientras un ruido retumbante sonaba. Mientras que la tierra temblaba y las montañas se sacudían, una serpenteante figura de un dragón se alzó en el cielo. Desapareció en lo alto de las nubes en un instante.

“Wakaka…”, el dragón oscuro Gilbert aulló con risas. No podía contener la emoción en su corazón después de haber renacido. Vago en el aire todo lo que quiso mientras gritaba hasta quedar afónico para liberar la emoción en su corazón.

“Deja de ser tan ruidoso. ¡Baja!» Han Shuo regaño sonriente mientras miraba hacia el dragón oscuro Gilbert corriendo de izquierda a derecha en el cielo.

“¡Voy!” Gilbert respondió mientras reía de corazón. Su enorme cuerpo de dragón se sacudió y una luz oscura brillo desde este. El gran cuerpo gradualmente se encogió en la luz negra y se transformó de nuevo en esa apariencia familiar de un joven de piel oscura, cuando llegó y se detuvo justo en frente de Han Shuo.

“¡Maestro, he regresado, Gilbert ha regresado! Jajaja…”, Gilbert bailaba de alegría. Palmeaba constantemente su nuevo cuerpo y parecía muy contento.

“Moriste aquí y resucitaste aquí. ¡Finalmente he cumplido la promesa que te hice!” Han Shuo sonreía mientras miraba a Gilbert y preguntaba, “¿qué piensas de tu nuevo cuerpo?”

“¡Bien! ¡Muy bien!” Gilbert respondió directamente. Ejercito su cuello y encogió y pateó con sus dos piernas antes de añadir, “mi cuerpo está lleno de energía. ¡Aunque no es igual a la energía original, se siente mucho más poderosa!”

La consciencia de Han Shuo hizo un viaje y las esquinas de su boca se curvaron para formar una sonrisa satisfecha. Asintió y felicito, “no está mal, en realidad has derretido esas pequeñas piezas de esencia divina. Muy bien. ¡Mientras que la sientas con cuidado y la comprendas, no será un reto para ti el convertirte en un dios!”

“¡Muchas gracias maestro, jajaja gracias maestro!” Después de escuchar su cumplido, Gilbert no pudo evitar reír fuertemente de alegría. Su voz se extendió por la distancia, causando que muchas criaturas mágicas de bajo nivel se marcharan lejos.

“Es lo que mereces. Cierto, tu nuevo cuerpo tiene algunas habilidades especiales. Creo que ya puedes sentirlas. Pasa algo de tiempo para entender algunas de esas habilidades especiales. Serán muy benéficas para ti en el futuro”, Han Shuo dijo con firmeza.

“No te preocupes, maestro. Habiendo experimentado la muerte una vez, voy a atesorar esta segunda oportunidad para vivir”, Gilbert le aseguro a Han Shuo después de formar una sonrisa en su rostro.

“Bien. Creo que ahora conocerás mucho mejor la importancia de la fuerza”, Han Shuo dijo mientras asentía.

“Maestro, quiero regresar y visitar a mi abuelo”, Gilbert repentinamente dijo con una voz triste, “mi padre está muerto y muchos de mis compañeros dragones oscuros se perdieron. Quiero ver como lo están haciendo en este momento”.

“Seguro. Sí, también, revisa cómo lo están haciendo esos hombres lagarto mientras estás en el mundo subterráneo. Ayúdalos con cualquier problema que tengan”, Han Shuo una vez le prometió al Antiguo Rey Lagarto que cuidaría de los hombres lagarto. Pudo haber cambios en el mundo subterráneo debido a la resurrección de Adele. Este Gilbert renacido poseía mucho más fuerza que antes. Quizás habría cosas en las que Gilbert podría ayudar a los hombres lagarto viviendo en el mundo subterráneo.

«Entiendo, maestro. Haré mi movimiento”, Gilbert había estado extrañando a sus compañeros dragones oscuros. Estaba preocupado de que el Santuario del Hielo hubiera regresado y hubiera dado problemas a los dragones oscuros mientras él se fue en los pasados años. Por tanto, se marchó apresuradamente después de decirle a Han Shuo.

“Este chico sigue tan impaciente como siempre”, Han Shuo no pudo evitar reír cuando vio que Gilbert se marchó tan rápidamente. Sin embargo, después de un pequeño momento, su rostro se volvió helado. Recordó el odio grabado en sus huesos y tallado en su corazón cuando miro hacia las profundidades del Bosque Oscuro.