GDK – Capítulo 594

0

Capítulo 594: ¿Piensas en ti mismo como un dios?


Ciudad Frontera Sur. El muro de la frontera estaba devastado y cubierto con agujeros.

Sobre un lugar en el muro donde el humo se alzaba visiblemente, el genio militar del Imperio, Firenze, con un rostro demacrado estaba dirigiendo al ejército y civiles para trabajar. En ocasiones incluso participaría en el trabajo directamente, ayudando a mover las enormes rocas para reparar la sección dañada del muro.

Firenze, estando ocupado en la multitud, ya no estaba limpio y ordenado como se veía en aquellos años. Su cabello estaba desordenado. Su armadura cubierta con una capa de arena gris y carente de su lustre usual. Si no fuera por Han Shuo teniendo una extraordinaria memoria, hubiera sido muy difícil reconocerlo desde la multitud y lo hubiera tomado por algún pueblerino quien paso sus mejores años.

La dura batalla trajo una enorme y gigantesca presión en la población de la Frontera Sur. ¡Como el protector de la frontera, Firenze había soportado absolutamente una presión mucho más grande que el resto!

“¡Padre! ¡¿Cómo te convertiste en esto?!”, un grito lleno de tristeza vino desde Fanny. Voló hacia el lado de Firenze en un parpadeo. Las lágrimas comenzaron a acumularse en la orilla de sus ojos. Era como si fueran a comenzar a fluir en cualquier momento.

“Fanny, ¿cómo es que estas en la frontera sur?” Firenze pareció haber sido gratamente sorprendido de ver a su hija. Gritó en voz alta con una sonrisa y extendió sus brazos para darle un abrazo.

Sin embargo, como si hubiera tenido una idea repentina, rígidamente detuvo su acción, quitó la sonrisa de sorpresa en su rostro y dijo con gravedad, “¿qué estás haciendo aquí? ¿No te envié cartas diciéndote que no vinieras? Es muy peligroso aquí en la frontera sur. ¡No quiero que tomes riesgos innecesarios!”

“Apenas y estas soportando, ¿por qué te preocupas por mí?” Fanny gritó enojada con su adorable voz. Las lágrimas surgiendo en la orilla de sus ojos finalmente no pudieron ser contenidas. Dos largas hileras de lágrimas cayeron por su liso y delicado rostro mientras decía, “sé que estás preocupado por mí, pero ¿qué no sabes que tu hija está preocupada por su padre?”

Un rastro de felicidad y confort destello a través de los ojos de Firenze, pero él también escondió esos sentimientos. Señaló hacia Fanny y gritó enojado, “como la cabeza del ejército de la Frontera Sur, debo realizar mi deber incluso si fuera a morir en este lugar. Pero tú eres diferente. Tú eres una de las magas más sobresalientes del imperio y también la Decana de Necromancia en la Academia de Magia y Fuerza Babylon, con la responsabilidad de enseñar a un montón de estudiantes. ¿Cómo es que vienes aquí para tomar riesgos innecesarios?”

“Vine aquí como nada más que tu hija. ¡Vine debido a que estoy preocupada por ti, eso es todo!” Fanny camino justo a un lado de Firenze y a pesar de su resistencia lo ayudó a ordenar su cabello desordenado. Luego, antes de que explotara con rabia, dijo suavemente, “además, no vine sola”.

“¿Con quién viniste?” Firenze quedo en blanco por un momento antes de girar sus ojos siguiendo la mirada de Fanny. Repentinamente, su fantasmal rostro se sacudió y comenzó a llover con maldiciones, “¡tú mocoso! ¡Eres realmente tú! ¡No ha habido ni una sola noticia sobre ti en estos cinco años! ¿Sabes qué tan difícil ha sido para mi hija el esperar por ti? Miserable, ¿qué me prometiste en aquella ocasión? ¿Cómo puedes tratar así a la mujer que te ama tanto…?”

Un torrente de maldiciones fluyó desde la boca de Firenze. Su feroz temperamento inmediatamente salió de control tan pronto como vio a Han Shuo. No había rastro de que los gritos se fueran a detener.

Han Shuo forzó una sonrisa. Se sintió tanto admirado como impotente hacia ese temperamento de su suegro. Como sus palabras eran todos hechos, él absolutamente no pudo encontrar un sólo punto para refutar. Todo lo que pudo hacer era dejarlo ventilar la furia en su corazón tanto como quisiera.

[email protected]?#*?#$?!!*….” cadena tras cadena de maldiciones explosivas fueron disparadas desde Firenze. Su fuerza en efecto era aterradora. Después de un tiempo, viendo que aún no había indicaciones de que el bombardeo se detuviera, Han Shuo formó un campo a prueba de sonido a su alrededor usando su energía divina.

Han Shuo tenía una sonrisa en su rostro mientras asentía repetidamente. Parecía que estaba escuchando concienzudamente la rabieta de Firenze y que tenía una actitud excepcionalmente buena.

“¡Mocoso! ¡No pienses que te dejare ir sólo debido a tu buena actitud!” después de una extensa ronda de abuso verbal, Firenze finalmente ya no tenía fuerzas. Miro ferozmente hacia Han Shuo e incluso dejó en claro que aún no había terminado con él.

Han Shuo quien había estado mirándolo con una sonrisa, aunque no escucho las maldiciones, pudo sentir de la fluctuación en su alma que la inmensa presión en su corazón había sido ventilada con éxito a través de su ronda de abuso verbal. Aunque parecía estar extremadamente exhausto de sus alaridos, él sabía que su estado mental en efecto había mejorado.

Después de que completó su ventilado, Han Shuo primero dio una justa disculpa sincera antes de decir despreocupado, “no hablemos de asuntos personales en estos momentos. Vine a darte una mano – ¡para eliminar la amenaza del Reino Orco!”

“¿Qué? ¿Eliminar la amenaza del Reino Orco? ¿Te has vuelto mentalmente incapacitado después de estar perdido por tanto tiempo?” Firenze quien recién había comenzado a calmarse ligeramente, nuevamente comenzó a saltar de arriba a abajo como una dinamita encendida. Comenzó a gritarle a Han Shuo y se veía como si estuviera mirando a un lunático.

“¡Me escuchaste bien!” Han Shuo dijo confiadamente, “como estoy aquí, la crisis enfrentada por la Frontera Sur básicamente ha terminado”.

“Mocoso, verdaderamente te has vuelto loco. ¿Piensas que vas a ir en contra de uno o dos orcos? ¿Crees que solamente con tus poderes, puedes derrotar al ejército de unos cientos de miles de orcos? ¿Piensas en ti mismo como un dios?” Las palabras de Han Shuo casi habían llevado a la locura a Firenze. Sintió que esas palabras eran pura locura.

“¡Bueno en realidad, para la mayoría de las personas, en efecto soy un dios!” Han Shuo dijo orgullosamente.

Firenze salto hasta que estaba echando humo de rabia. Su rostro brillaba con rabia y lo señalo con su dedo. Cuando estaba a punto de decir algo, Han Shuo agitó su mano para detenerlo y dijo arrogantemente, “no hay necesidad de más palabras. Ver es creer. Pronto lo vas a atestiguar con tus propios ojos”.

Sin darle oportunidad a Firenze de lanzar más insultos, tan pronto como dijo esas palabras, pavoneándose camino en el aire y se alejó de la ciudad. Bajo las confundidas miradas de muchos del ejército de civiles de Ciudad Frontera Sur, voló hacia la densa masa de orcos acampando al frente.

“¿Quién es ese tipo? ¿Quién se atreve a hablarle así a Lord Firenze?” un civil musculoso preguntó con asombro.

“¡Lord Bryan! ¡Él es Lord Bryan! Tuve la fortuna de encontrarme con él cuando serví en Ciudad Ossen. ¡No hay duda de eso!” un oficial militar quien alguna vez participó en la guerra civil del Imperio Lancelot muchos años antes gritó repentinamente.

¡La multitud quedó aturdida con sus palabras!

Todo ese ejército de civiles en el muro de la ciudad que escuchó el grito del oficial repentinamente hirvió. Vitoreos de estar placenteramente sorprendidos emergieron desde cada esquina del muro.

“¡Lord Bryan apareció! ¡Aquel que retó a dos expertos extranjeros y nunca ha sido derrotado ha aparecido!”

“¡La Frontera Sur está a salvo! La situación de la frontera dará un giro para mejor. Lord Bryan es el Señor de Ciudad Brettel. ¡Como está aquí, entonces la Legión Sangre de Hierro de Ciudad Brettel también está aquí!”

“¡Sí, es correcto! ¡La Sangre de Hierro es actualmente la legión más fuerte después de la Legión Aullante! Además, la legión no ha perdido sus peleadores en la guerra. Su aparición aquí seguramente traerá nueva esperanza a Ciudad Frontera Sur. Ja, ya no tendremos que dejar nuestra tierra. ¡Fantástico! ¡Esto es fantástico!”

Entusiastas voces de discusiones reverberaron alrededor de todo el muro de la ciudad. Todos lo que escucharon de la llegada de Han Shuo estaban llenos de emoción, alegría y un sentimiento de seguridad.

“Ese mocoso que es arrogante más allá de la cura en realidad puede hacer que todas esas personas se sientan seguras. Heh, déjame ver que pensaran cuando lo vean siendo partido en pedazos por los orcos. Ese miserable realmente no conoce el límite de sus habilidades. ¿Realmente piensa que puede salvar la situación por sí mismo? ¿Resolver la crisis que nosotros no pudimos combatir por dos años?”, en voz baja, Firenze le dijo a su hija con sus dientes apretados.

“¿Quizás? ¡Nada es absoluto es este mundo!” Fanny rio con una mano cubriendo su boca. Poco después, mientras sacudía el hombro de Firenze, adorablemente suplico, “padre, Bryan ha aparecido hasta ahora debido a que cayó en una trampa de la Iglesia de la Luz. Puedes perdonarlo, ¿por favor?”

“¡Por supuesto que no!” Firenze, con un rostro firme miró furiosamente hacia Fanny y la regaño en voz baja, “¿ese miserable también se volvió loco? ¿Por qué no lo detuviste de su acto insano? Tu pequeña, ¿cómo es que también eres tan insensible?”

Fanny gruño suavemente cuando recibió la crítica de Firenze. Sabiendo que las palabras no lo convencerían, ella decidió no explicar nada más y en su lugar mirar hacia Han Shuo con luces espléndidas viniendo desde sus ojos, esperando a que atacara.

¡“Lord Bryan, Lord Bryan en realidad está cargando hacia el Reino Orco! ¡Oh, mi Dios! ¿Está loco Lord Bryan? ¡Ese es un ejército de cientos de miles de orcos!”

“¿Qué ocurre con él? ¿Cómo puede Lord Bryan ser tan imprudente? Oh dios, ¿qué deberíamos hacer?”

Cuando el ejército de civiles en el muro de la ciudad finalmente descubrió el objetivo de las acciones de Han Shuo, comenzaron a chillar. El clamor en el muro se volvió incluso más fuerte y caótico.

Justo cuando todos estaban preocupados por él en secreto, un rayo de luz brillante repentinamente destello a través del cielo. Un enorme dragón de hueso rasgo a través del cielo al siguiente momento. Montando en el dragón de hueso estaba un señor supremo de la muerte con la conducta de un ser por encima de todo el mundo.

El pequeño esqueleto, manejando una larga y delgada lanza de hueso, silenciosamente recitaba encantamientos de invocación. Como un dios menor cultivando en la energía elemental de la muerte, había obtenido una enorme mejora en la magia de necromancia.

Bajo la atenta mirada de la multitud, miles y miles de criaturas no muertas aparecieron desde brillantes destellos en el cielo. Se acomodaron en limpias y ordenadas líneas antes de marchar hacia el Reino Orco de una forma organizada.

Los brillantes destellos continuaron iluminandose en el cielo. El elemento de la muerte era extremadamente intenso. ¡Invocadas por el pequeño esqueleto, hordas de criaturas no muertas fluyeron salvajemente desde el Inframundo y estas ocuparon completamente varios campos extensos en un corto momento!