GDK – Capítulo 589

0

Capítulo 589: ¡Él ha regresado!


Imperio Lancelot Dentro del Gremio de Comerciantes Boozt.

En un área con enredaderas abundantes y montañas artificiales, se encontraba un elegante pabellón. También había un pequeño puente sobre una corriente de agua fluyendo. Las fragancias de las flores y plantas llenaban el aire. Era una escena serena y hermosa.

Phoebe, en un traje blanco, estaba balanceándose en un columpio. Su hermoso semblante estaba lleno con pesar. Después de cinco años, el tiempo no había dejado rastros en su rostro. Por el contrario, parecía haberse vuelto incluso más y más hermosa y distinguida.

Cada vez que ella completaba su tedioso trabajo, rutinariamente quedaba mirando en blanco hacia la pequeña hendidura en la montaña artificial, con su mente recordando inconscientemente la escena de años antes.

En esa estrecha grieta de la montaña artificial, dos personas una vez se apretaron piel con piel, tan cerca que la esencia el otro entraba en sus narices e incluso podían sentir el ritmo cardíaco uno del otro.

¡Incluso después de incontables años, la escena aún era clara y vivida en su mente como si hubiera sido sólo ayer!

Una ronda de rápidas pisadas se acercó. Cuando Fabián vio a la aturdida Phoebe perdida en sus pensamientos, interiormente dejó salir un suspiro antes de hablar gentilmente, “Señorita, ¿está pensando en él de nuevo?”

“Oh, estás aquí”, Phoebe puso una sonrisa de disculpa después de salir de su trance. Entonces señaló hacia la silla a su lado y dijo, “toma asiento”.

Fabián directa y casualmente se sentó con su gesto. Se sintió de alguna manera preocupado de ver el ligero cansancio en Phoebe. Después de vacilar por un momento, dijo cuidadosamente, “ese príncipe de la corona del Imperio Angela vino nuevamente”.

Phoebe quien todavía estaba mirando hacia la montaña artificial del frente, mostró exasperación en su adorable rostro tan pronto como escuchó esas palabras. Arrugó sus cejas y dijo impaciente, “¿puede ese tipo ser incluso más irritante? ¿Cuántas veces tengo que decírselo, por qué sigue viniendo?”

Fabián hizo una sonrisa amarga, pensando que Phoebe debía conocer su propósito para venir. Después de un pequeño momento de vacilación, explicó, “antes de venir, el Príncipe Hagrid visitó el palacio imperial y se encontró con Lord Karel”.

El rostro de Phoebe se volvió helado. Gruño suavemente y dijo, “ya he tomado mi decisión. Nadie puede cambiarla, eso incluyo a esos dos”.

La expresión de Fabián se contorsiono incluso más cuando de alguna forma la admiraba en su corazón. Miró profundamente a Phoebe y dijo, “pero, Lord Bryan no se ha mostrado en cinco años. Hay rumores de que…”, Fabián no termino su oración.

“¿Qué Bryan está muerto?” Phoebe resoplo y continúo desdeñosamente, “¿cómo podría morir Bryan? Solamente fue a cultivar. ¡No escuches sus tonterías!”

“Pero, fue la Iglesia de la Luz la que sacó esa información. Incluso el mismo Papa de la Iglesia de la Luz lo autentifico…” aunque indispuesto, Fabián dijo lo que era.

“¿Y qué? ¿El Papa de la Iglesia de la Luz no puede decir mentiras?” Phoebe, habiendo cultivado hasta el reino del maestro de la espada sagrado, se volvió mucho más refinada en su conducta. Sin embargo, cada vez que alguien le lanzaba este tema, se comportaría de una forma bastante anormal.

Desordenadas pisadas sonaron desde el exterior. Poco después, un grupo de personas fue visto. El grupo estaba liderado por un hombre en una edad alrededor de los treinta. Lucía sobresaliente, maduro y formal. Había un intenso aire de nobleza viniendo de su cuerpo. Obviamente, él era alguien con un estado eminente.

Siguiéndolo por detrás estaban dos gran magus y un gran maestro de la espada, tres archimagos y dos jinetes tierra. Todos ellos con una ropa suntuosa y mirando hacia ese hombre con emociones complicadas.

Phoebe, sin embargo, reveló un obvio sentimiento de odio en sus ojos tan pronto como vio a esa persona. Con una voz helada, dijo, “Príncipe Hagrid ¿por qué está aquí de nuevo?”

“Regresaremos pronto a nuestra tierra. Vine específicamente para discutir contigo algunos de los detalles en el tratado de acuerdo bilateral de nuestros dos países. ¡Verdaderamente no puedo irme tranquilo sin aclarar los detalles!” Hagrid dijo mientras miraba a Phoebe, sin esconder la ferviente llama en sus ojos en lo más mínimo.

“Hablaremos sobre esto después de reunirnos con Su Majestad mañana. No me gusta que las personas perturben mi tiempo personal”, Phoebe respondió impaciente ya que estaba consciente de sus intenciones reales. Bajo del columpio y una feroz aura emano naturalmente desde ella.

La multitud detrás de Hagrid sintió claramente el aura viniendo de ella e instintivamente asumieron sus posiciones para proteger a su maestro.

Hagrid miró hacia ella como un tonto. Fue cuando Phoebe estaba a punto de desaparecer de su vista que dejo salir una ligera tos y dijo rápidamente, “ya he discutido con el Rey de tu distinguido país. Señorita Phoebe sólo necesitamos lidiar con algunas particularidades mínimas”.

Sin prestar atención a si ella lo escuchaba o no, Hagrid rápidamente enunció los detalles del acuerdo de tratado en una rápida sucesión.

Después de escuchar sus rápidas palabras, el rostro de Phoebe repentinamente se sacudió. Dejó de caminar, aturdida por un momento, mirando hacia Hagrid con ojos confusos y dijo, “¿has perdido la cabeza?”

No sólo fue Phoebe. Incluso Fabián a su lado y algunos guardaespaldas al lado de Hagrid estaban en incredulidad.

“Su Alteza, ¿está equivocado? Para cargarle al Gremio de Comerciantes Boozt sólo el diez por ciento en ese puerto, ¡¿cómo puede ser tan bajo?! Su Alteza, si somos tan relajados con Boozt, otros gremios de comerciantes seguramente estarán en descontento. ¡Es muy difícil para nosotros el justificar este acuerdo!” uno de los espadachines dijo apurado.

Fabián el hombre de negocios experimentado del Gremio de Comerciantes Boozt, no pudo contener la emoción en su corazón. Gritó, “¡eso es grandioso! ¡El Príncipe Hagrid es verdaderamente generoso!”

Phoebe interiormente dejó salir un suspiro mientras miraba hacia Hagrid cuyos ojos la miraban brillando con fuego. No esperaba que para ganarla, ese hombre podría en realidad dejar atrás los intereses de su propio país. Si el acuerdo de tratado fuera llevado así, aunque Hagrid era el príncipe de la corona del Imperio Angela, el rey del Imperio Angela estaría furioso. Pensando que él llevaría las cosas hasta ese punto, incluso Phoebe de alguna forma fue conmovida.

Sin embargo, ella permaneció fria y firme hacia él. Contrario a las expectativas de Fabián, lo rechazó bruscamente, “no, nuestro Gremio de Comerciantes Boozt no tiene la intención de tomar esa clase de ventaja. Carga la misma tarifa que le cargas a los otros gremios de comerciantes”.

“¡Señorita!” Fabián se alarmó y rápidamente trató de persuadir a Phoebe.

“Deja eso. Nuestro Gremio siempre ha hecho las cosas justa y abiertamente”, sin dejar que Fabián terminara sus palabras de persuasión, con un rostro un tanto agotado, Phoebe se giró hacia Hagrid. Suspiró antes de decir, “Su Alteza, déjeme advertirle que deje de desperdiciar su tiempo. Yo categóricamente rechazare todos sus avances. Ha sido bastante agitado recientemente. Cuídate y ten un viaje seguro a tu hogar”.

Hagrid puso un rostro descorazonado después de escuchar esas palabras. Con una sonrisa sombría, dijo, “¿por qué? ¿Por qué tienes que hacerme esto? Esa persona está muerta desde hace cinco años. ¿Por qué aún no lo has olvidado? ¿Qué tiene de especial? ¿Cómo puede un simple señor de ciudad compararse a mí? El Imperio Angela será mío en un futuro cercano. Puedo darte todo lo que él podía darte y más de lo que él podía. ¡Sólo dame una oportunidad!”

“¡Esto no tiene nada que ver con beneficios!” Phoebe dijo mientras miraba hacia Hagrid un tanto lastimosamente. Después de una corta pausa, continuó fríamente, “¡nunca lo entenderías!”

«¡Yo entiendo! ¿Cómo no podría entenderlo?” Hagrid parecía haber olvidado sus modales e hizo un alboroto mientras miraba fijamente hacia Phoebe. Su voz gradualmente aumentó más y más mientras decía, “incluso aunque lo ames, él ya está muerto. Han pasado cinco años. Ya debiste haber salido de su sombra ¿cierto? Incluso si todavía no lo has hecho, puedo esperarte. Un año o incluso diez años, estoy dispuesto a esperar por el día en que me apruebes”.

“¡Lo siento, pero si realmente quieres esperar, puedes esperar hasta tu muerte!” Phoebe sabía que esa persona era incorregible. Aunque de alguna forma fue conmovida por sus acciones, permaneció firme en su posición y la expresó claramente.

“¡No tiene sentido! ¿¡No me digas que quieres vivir el resto de tu vida sola por un hombre muerto!?”

“Eso no tiene nada que ver contigo”, el rostro de Phoebe sólo se volvió más frio. Ya estaba bastante irritada y por ello agito su mano y le dijo a Fabián a su lado, “por favor envía a Su Alteza fuera”. Después de eso, Fabián se inclinó ceremoniosamente, señalando hacia la salida de una manera conforme a la etiqueta y dijo fríamente, “Su Alteza, honorables invitados, en esa dirección está la salida”.

Profundo en el corazón de Fabián, tampoco deseaba ver a su señora haciendo cualquier acción que traicionara a esa persona, incluso cuando esa persona parecía estar muerta.

Hagrid miró furiosamente hacia Phoebe, pero al final, indefenso dejó salir un suspiro. Mirando hacia la fria espalda de Phoebe, con una voz profunda y baja dijo, “todavía esperaré por ti, te esperare hasta que olvides a esa persona”. Después de escuchar esas palabras, Hagrid agito su mano débilmente y comenzó a salir con sus hombres.

Fue en ese momento, que nuevamente, el sonido de pisadas apuradas fue escuchado. Después de un corto tiempo, vistiendo una capa negra, Chester el bandido apareció. Primero se inclinó hacia Phoebe y dijo respetuosamente, “Señorita Phoebe, la Señora Emily tiene un mensaje para usted”.

“Entrégamelo”, Phoebe demandó mientras extendía su mano. Mientras tanto, murmuró en voz baja, “ugh, ha sido casi medio mes desde que vino a visitarme. ¿Con qué diablos puede estar tan ocupada? Que tipa tan despiadada…”

Phoebe rasgó casualmente la envoltura. Su adorable cuerpo tembló con el primer vistazo del contenido. Su limpio y blanco rostro era increíblemente emocional e inconcebiblemente rosado. La emoción en su rostro era de un sesenta por ciento sorpresa, treinta por ciento esperanza y diez por ciento timidez. La Phoebe de ese momento enviaba seductores rayos por todas partes, haciéndola ver incomparablemente hermosa.

Hagrid inmediatamente quedó estupefacto y su corazón se abarrotó con dudas. Habiéndola pretendido por tan largo tiempo, él nunca había visto esa clase de emoción en su rostro. Estaba aturdido sin ninguna pista de que le ocurría.

Fabián de pie muy cerca de ella. Lleno de curiosidad, giró su cabeza para dar un vistazo. Descubrió que sólo había tres palabras bellamente escritas en la carta sostenida en la mano de Phoebe – ‘¡él ha regresado!’